Angau Noticias

Miércoles
30 de Julio
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Econom铆a >> La definici贸n de amar

La definici贸n de amar

E-mail Imprimir PDF
Share

Si alguien que jam谩s haya tenido siquiera un contacto remoto con un perro decidiera, intentando saber lo que es un perro, recurrir a un diccionario, obtendr铆a, obviamente, un conocimiento muy pobre. Lo mismo sucede con el significado de la palabra 鈥渁mor鈥. No estoy desestimando los conocimientos que el diccionario nos ofrece. Me importa subrayar que una palabra carece de la posibilidad de evocar una experiencia que nunca hemos tenido.

Los conocimientos que las palabras nos trasmiten s贸lo pueden alcanzar su mejor forma en la medida en que marchamos a su encuentro 鈥渆n la mitad del camino鈥, cuando esas palabras nos evocan las experiencias previas que nos depar贸 la vida.

Agreguemos a esto que tenemos miles de palabras para designar a los objetos, muchas, aunque no tantas, para categorizar a las acciones, y unas pocas, muy pocas, para nombrar los sentimientos. Sabemos que los sentimientos no dependen de las palabras para acceder a la conciencia, pero adem谩s sucede que hemos progresado mucho en 鈥渃osas鈥 como la utilizaci贸n del rayo laser o el conocimiento de los anticuerpos monoclonales, pero nos conmueven todav铆a los conflictos afectivos que nos describen obras literarias que han sido escritas en una peque帽a aldea del a帽o 1600聽 o en la Grecia antigua.

El Diccionario Encarta lo mismo que el Diccionario de la Real Academia Espa帽ola, se帽ala que la palabra 鈥渁mar鈥, en su primera acepci贸n significa 鈥渢ener amor a alguien o algo鈥, y en su segunda acepci贸n, en desuso en nuestro idioma, 鈥渄esear鈥. Despierta curiosidad el ver que el verbo 鈥渁mar鈥, consignado en el diccionario como un verbo transitivo, lo cual supone una acci贸n que se ejerce sobre algo o sobre alguien, sea definido 煤nicamente como un sentimiento聽 que un sujeto 鈥渢iene鈥.

En cuanto a la palabra 鈥渁mor鈥 se la define, en lo esencial, y en diversas acepciones, como tendencia, atracci贸n y sentimiento, que conducen hacia la entrega y el encuentro.聽 Qued茅monos entonces, sin el 谩nimo de ser completos o exhaustivos en los pormenores de la definici贸n, con la idea de que el amor es un sentimiento que nos inclina hacia la cercan铆a y la uni贸n con lo que amamos, pero no omitamos se帽alar que ese sentimiento incluye los deseos y los actos que procuran el cuidado, la conservaci贸n y 鈥渆l bienestar鈥 de lo que amamos.

El odio es en cambio definido (en el Diccionario Encarta) como 鈥渁ntipat铆a y aversi贸n hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea鈥. Dado que se lo considera como el ant贸nimo por excelencia del amor, corroboramos entonces que dentro del amor se incluye tambi茅n la simpat铆a, y el reciente descubrimiento de las neuronas 鈥渆spejo鈥 nos revela que esos sentimientos se arraigan fuertemente en la estructura misma de nuestros sistemas org谩nicos.

Hace poco, en el libro "Las cosas de la vida", dec铆amos:

"Hablamos de la amistad y del cari帽o que se construyen con los聽 a帽os y con los recuerdos compartidos. Hablamos de la familiaridad y de la confianza que genera la convivencia estrecha. Hablamos del compa帽erismo que surge cuando se tienen las mismas necesidades, intenciones y proyectos. Hablamos de los deseos de una uni贸n genital, y tambi茅n del deseo de estar cerca, o de ser consolado, acariciado y confortado. Hablamos de los dos grandes afrodis铆acos que conducen al orgasmo: el 谩ngel de la ternura y el demonio de las fantas铆as perversas.

Hablamos de la simpat铆a que nace en un instante dado en la ocasi贸n de una mirada, un gesto, una actitud, y de la excitaci贸n que se experimenta frente a la desenvoltura de una conducta er贸tica. Hablamos de la aceptaci贸n de nuestra persona, tal cual es, impl铆cita en la sonrisa con la cual nos estiman. 隆Y a toda esa diversidad la llamamos 鈥渁mor鈥, con una misma palabra!

Digamos, sin 谩nimo de definici贸n, que el amor adquiere en muchos casos la apariencia de una figura esquiva, inalcanzable, y que en otros se nos presenta como una cierta forma de 鈥渋luminaci贸n鈥, moment谩nea y transitoria, que forma parte del misterio de la vida. Produce entonces una sensaci贸n de curiosidad, respeto y maravilla, que nos lleva a ubicarlo en el lugar de lo sublime.聽 [鈥 Podr铆a decirse [鈥 que el hombre enamorado se vuelve capaz de conmoverse ante la luz de la luna o ante la magnitud del cielo estrellado [鈥 pero existe tambi茅n una capacidad de enamorarse, y es la misma que nos hace sensibles a la belleza de un crep煤sculo.[鈥.

Es cierto que el adolescente se enamora desde sus impulsos juveniles, pero son los mismos impulsos que alimentan las diferentes formas de su entusiasmo entero. [鈥 Cuando el adulto, o el anciano, pierden la curiosidad del ni帽o y la pasi贸n del joven, su mirada no se apaga porque se han tornado a帽osos, sino porque en el transcurrir de su vida su vitalidad se ha arruinado".


驴Qu茅 se ama cuando se ama? 驴Existen formas 鈥渘ormales鈥 y 鈥減atol贸gicas鈥 de amar?

El diccionario, como hemos visto, consigna que, como la experiencia muestra, sentimos amor hacia algo o hacia alguien, pero no es menos cierto que cuando profundizamos en las circunstancias que acompa帽an nuestro amor, o si queremos dar raz贸n a sus motivos, descubrimos que si amamos a quien amamos es 鈥減or algo鈥 que solemos denominar sus cualidades.

No siempre esas cualidades ser谩n las que nuestro pensamiento alega, porque aunque una parte importante de nuestro sentimiento de amor nos conduce a identificar las cualidades que amamos y llevarlas a nuestra conciencia en el af谩n de deleitarnos, entusiasmarnos o extasiarnos con ellas, no es menos cierto que nuestro amor, y con 茅l la inclinaci贸n de nuestro 谩nimo, nace muy frecuentemente mucho antes de que nuestra conciencia pueda atribuirlo a las cualidades que aducimos.

El elenco de cualidades que solemos amar en cosas y personas puede ser muy amplio pero, m谩s importante que entrar en su detalle, me parece subrayar dos circunstancias generales que lo caracterizan. La primera de ellas es que se trata de cualidades hacia las cuales deseamos acercarnos porque nos 鈥渉acen falta鈥, y la segunda, corolario de la primera, es que nos hacen falta 鈥減ara algo鈥, se trate de construir el nido que llamamos familia, de tener hijos que puedan ser amados, o de 鈥減oner en obra鈥 nuestra vida, en nuestro entorno, en la plenitud de su forma.

Mientras que la palabra 鈥減atol贸gico鈥 se refiere sin lugar a dudas a la enfermedad, la palabra 鈥渘ormal鈥 posee dos acepciones diferentes. Es cierto que normal es lo que coincide con la norma, pero la norma puede ser trazada con el criterio 鈥渋deal鈥 que procura elegir aquello que funciona mejor, o con el criterio estad铆stico que la dise帽a a partir de lo que predomina.

Desde este 煤ltimo punto de vista, tal como lo ha se帽alado Weizsaecker, la enfermedad es normal. Limit茅monos entonces al hecho escueto de que hay amores que funcionan bien y otros que funcionan mal, y agreguemos enseguida que los primeros nos 鈥渉acen bien鈥 porque enriquecen placenteramente nuestra vida y la conducen hacia su plenitud, y que los segundos nos 鈥渉acen mal鈥 porque entorpecen gravemente su trayectoria y nos llenan de sufrimientos.

Muchos autores han subrayado la diferencia entre el enamoramiento y el amor, se帽alando con acierto que el primero se construye desde una forma 鈥渧oluntaria鈥 de ceguera que conduce inexorablemente hacia la desilusi贸n, mientras que el amor se teje por entero con las hebras de la realidad. Por otra parte todo aquel que alguna vez se haya enamorado,聽 no dejar谩 de suscribir la sentencia que sostiene que de ilusi贸n tambi茅n se vive.

Dejaremos de lado sin embargo la cuesti贸n que diferencia el enamoramiento del amor, sobre la cual tanto se ha dicho, para dedicar unas pocas palabras al hecho, que se reconoce menos, de que el amor no existe separado del odio. Aclaremos primero que, a pesar de las costumbres del lenguaje, hay una importante diferencia entre el querer y el amar.

Los italianos tienen una hermosa expresi贸n que no existe en castellano, para decir 鈥渢e quiero鈥 dicen ti voglio bene, 鈥渢e quiero bien鈥, con lo cual reconocen que hay una forma mala del querer y, efectivamente, 鈥渉ay amores que matan鈥. Quiz谩 el ejemplo m谩s claro del querer posesivo podemos encontrarlo pensando que el que quiere una rosa la pondr谩 en el florero de su escritorio, mientras que el que la ama la dejar谩 vivir en la planta.

"...no todos los que nos aprecian nos aman ni todos los que nos desprecian nos odian.

En "Las cosas de la vida" dec铆amos:

"Es imposible saber cu谩n profundos ser谩n nuestros cambios, pero no todos los que nos aprecian nos aman ni todos los que nos desprecian nos odian. Muchas veces el que aprecia vende y el que desprecia compra. Es necesario distinguir la bondad de la maldad tanto en las cr铆ticas como en los elogios. Debemos resignarnos a que nuestra vida se realice entre el odio y el amor, porque ninguno de ellos se dar谩 sin el otro. Ambos existen tambi茅n dentro de nosotros y las aguas navegables de nuestra existencia cotidiana transcurren, con apacible inocencia, entre dos filosos escollos: el odio a lo bueno, por querer lo mejor, y el amor a lo malo, por miedo a lo peor".

Pero, m谩s all谩, de la particular coexistencia del odio y el amor que all铆 se帽al谩bamos, nos interesa destacar ahora que, de un modo m谩s general e inevitable, como una condici贸n inexorable de la trama compleja y multifac茅tica que constituye el mundo, el amor conlleva el odio y el odio el amor. 驴No es cierto acaso que cuando amamos algo sentimos odio por todo aquello que puede destruirlo, y cuando odiamos, amamos a quienes comparten nuestro odio?

No se agota sin embargo en este punto el encuentro inevitable del amor y el odio. No siempre podemos diferenciar con claridad entre los sentimientos de amor y de odio que se condensan en el 谩nimo durante el cotidiano convivir. No se trata de una mezcla que nos permite divisar sus componentes, sino de una combinatoria estrecha en la cual rec铆procamente ambos transforman sus facciones. As铆, con esa 鈥渁mbivalencia鈥, se construyen la envidia, los celos, la rivalidad y la culpa, esos cuatro gigantes que habitan nuestras vidas y de los cuales nunca logramos liberarnos del todo, y tambi茅n se construyen nuestra 鈥渄efensas鈥 frente a ellos.

En un trabajo que realizamos en el a帽o 2003 (El valor afectivo) escribimos: "Lejos hoy [鈥 de ese campo ingenuo en el cual, frente a la sempiterna danza de Eros y T谩natos, cre铆amos otrora identificar sin dudas las virtudes del bueno y los desplantes del malo, hemos aprendido que la vida [鈥 transcurre en un 鈥渂orde鈥 de equilibrio inestable [鈥 Ese borde en el cual la vida es activa y en el cual inevitable y fatalmente se vive, es tambi茅n el lugar [鈥 donde la creatividad suele despertar al odio y el odio, a veces, se vuelve creativo."

Ya no se trata entonces de seguir insistiendo, desde un romanticismo ingenuo y anacr贸nico, en la supuesta pureza de los grandes y eternos valores. Parafraseando a Freud tal vez pueda decirse que se trata de mezclar el oro puro de los ideales con el cobre del pragmatismo que la biosfera toda nos ense帽a. Pero tampoco la cuesti贸n reside, es imprescindible aclararlo, en construirse para cada ocasi贸n, a la manera de una pr贸tesis desechable, un valor conveniente y 鈥渙portuno鈥. Como ocurre con colores y sabores, tambi茅n entre al amor y el odio hay mezclas y combinaciones que mejoran los valores 鈥減uros鈥. Es necesario aprender a distinguir las combinaciones insalubres de aquellas otras que nos hacen bien.

Luis Chiozza

El autor naci贸 en Buenos Aires en 1930 y se gradu贸 como m茅dico en 1955. Fue Miembro Titular en funci贸n did谩ctica en la Asociaci贸n Psicoanal铆tica Argentina y Titular de la c谩tedra de Psicofisiolog铆a de la Universidad del Salvador de Buenos Aires. Fue Miembro fundador del Centro de Investigaci贸n en Psicoan谩lisis y Medicina Psicosom谩tica.

Es Director del Centro Weizsaecker de Consulta Medica y del Instituto de Docencia e Investigaci贸n de la Fundaci贸n Luis Chiozza. Presidente Honorario del Istituto di Ricerca Psicosomatica-Psicoanalitica Arminda Aberastury de Perugia, Italia.

Miembro del Comit茅 Asesor del International Journal of Neuropsychoanalysis (Karnac, London-New York) y del Analytic Psychotherapy and Psychopatology, publicado por la Cl铆nica Psiqui谩trica de la Universidad de Roma.

Miembro del Comit茅 Promotor de Seminarios, en el Istituto di Psicologia, Facolta Medica, Universit脿 degli Studi di Milano, y Miembro del Comit茅 Consultor Internacional de la Rivista della Societ脿 Italiana di Antropologia Medica.

En 1996 le fue otorgado el Premio Konex en Psicoan谩lisis

En 2004 la Comuna de G茅nova le otorg贸 el "Grifo D鈥 Argento".

En 2009 la Universidad Nacional de R铆o Cuarto le otorg贸 al Dr Luis Chiozza el t铆tulo de 鈥淒octor Honoris Causa鈥 en reconocimiento por sus desarrollos cient铆ficos y sus cualidades personales..

Ha publicado numerosos libros sobre los significados inconcientes de los trastornos org谩nicos y sobre la t茅cnica psicoanal铆tica en Argentina, Espa帽a, Italia, Brasil y EE.UU.

El art铆culo publicado fue enviado por el doctor Gustavo R. Bonz贸n.

 

Comentarios   

 
0 #16 Ramoncito 29-08-2009 15:32
Mila:

No sab铆a que hablabas portugu茅s y lo traduc铆as tan bien.

Tampoco sab铆a que hab铆a viento norte.

Pero igualmente destaco tu impecable traducci贸n aqu铆:

"Y hay las que pierden el amor por amorosa delicadeza..."

Vaya un beso delicado para vos.

Ramoncito
Citar
 
 
0 #15 Juan Pe 29-08-2009 15:21
Espectacular el comentario de Mila escrito en la siesta del s谩bado, "mientras la mirada se zambulle en una lluvia de flores de lapacho que vuelan como mariposas arrastradas por el viento norte". Gracias a su esp铆ritu inquieto y buceador y el otros angauceros como Ramoncito, los dem谩s podemos tener buenas lecturas y ser "鈥渄ulcemente pornogr谩ficos鈥. Gracias y sigan alimet谩ndonos.
Citar
 
 
+1 #14 Ramoncito 29-08-2009 10:00
Mila:

Respecto a tu comentario sentimentaloide:

"Pero no tengo la agraciada suerte de ser tan bella como Dana para que Ramoncito relinche y corcovee m谩s."

Te digo:

A muchos varones les place contemplar la belleza exterior de una mujer.

A pocos hombres les place disfrutar de la belleza integral de una mujer (la que muestra y la que oculta, t铆midamente).

A ese tipo de mujeres las respeto y amo a rajatabla.

Al resto, las empomar铆a sin m谩s tr谩mite, si pudiera.

Creo que las mujeres deber铆an hacer algo parecido.

Separar la paja del trigo.

Un buen comienzo para un lindo final.

Tal vez Don Am铆lcar o Mirkka puedan decirnos algo al respecto.

Mientras tanto, adhiero a lo resaltado por Alex:

"Los italianos tienen una hermosa expresi贸n que no existe en castellano, para decir 鈥渢e quiero鈥 dicen ti voglio bene, 鈥渢e quiero bien鈥, con lo cual reconocen que hay una forma mala del querer y, efectivamente, 鈥渉ay amores que matan鈥. Quiz谩 el ejemplo m谩s claro del querer posesivo podemos encontrarlo pensando que el que quiere una rosa la pondr谩 en el florero de su escritorio, mientras que el que la ama la dejar谩 vivir en la planta."

Abrazos angauceros.

Monchito (el que lo tiene chiquitito)
Citar
 
 
0 #13 DOSSO MILA 29-08-2009 09:42
Otras frases de este texto que env铆o Ramoncito y que omit铆 incluirlas, por resumir, al releerlas se encienden como rel谩mpagos que iluminan la noche:

"S茅 que la gente est谩 saltando en la yugular de la otra"

"La delicadeza no es s贸lo una categor铆a 茅tica. Alguien deber铆a lanzar un manifiesto afirmando que la delicadeza es una categor铆a est茅tica"
Citar
 
 
0 #12 Gustavo B 29-08-2009 09:29
Les dejo un comentario, indigno de este foro que versa sobre si el amor es verso o es un verso el amor, por el que espero que no me maten a "negas":

http://periodismomedico.blogspot.com/2009/08/el-pedo-es-sinonimo-de-amor.html

Nadie puede decir que fue escrito por un trasnochado, me levant茅 a las 9 de la matina por ser s谩bado.

Abrazos angauceros.
Citar
 
 
0 #11 DOSSO MILA 29-08-2009 09:22
Vaya texto que nos desaf铆a a la reflexi贸n, Ramoncito (as铆 que desensill谩 y dej谩 de relinchar!)

Una reflexi贸n lenta, profunda, "indagante"


Considerado por la cr铆tica brasile帽a como el poeta "m谩s brasile帽o" de los 煤ltimos a帽os, Affonso Romano de Sant' Anna, dice:

鈥淪茅 que vivir es cada vez m谩s dificultoso. Pero tal vez por esto mismo o tal vez debido a ese mayo azulino, a ese oto帽o fuera y dentro de m铆, el tema de la delicadeza comenz贸 a infiltrarse, digamos delicadamente, en esa cr贸nica diaria, abordando los tiroteos, los secuestros, las palabras 谩speras y los gestos groseros que ocurren en las esquinas de la televisi贸n y del cine con la vida.

Tal vez debiera lanzar un manifiesto por la delicadeza.

Drummond dec铆a: 鈥淪eamos pornogr谩ficos, dulcemente pornogr谩ficos鈥

Parece que aceptaron exageradamente su invitaci贸n, y la cosa acab贸 en 鈥済roseramente pornogr谩ficos鈥.

Por esto, es necesario revertir po茅ticamente la situaci贸n y con Vin铆cius de Moraes y o Rubem Braga decir en tono de eleg铆a ipanemense:


鈥淓ndurecer, sin jam谩s perder la ternura.鈥 Esa la contradicci贸n del ser humano. Vean nuestro seductor y ejemplar Vin铆cius, que hace 20 a帽os nos dej贸, delicadamente.

Era un profesional de la delicadeza.

En aquella su punzante 鈥淓leg铆a al primer Amigo, nos dec铆a鈥: 鈥淢ato con delicadeza. Hago llorar delicadamente.

En verdad, soy un hombre de muchas mujeres, y con todas, delicado y atento.

Las abandono delicadamente, desprendi茅ndome de ellas con una dulzura de agua....

Soy un tierno energ煤meno. No soy bueno. Ni malo: soy delicado. Necesito ser delicado. Porque dentro de m铆 vive un ser feroz y fratricida. Como un lobo.

Est谩 ah铆: y porque somos feroces necesitamos ser delicados.

Los que no puedan ser puramente delicados, que lo sean ferozmente delicados.


Hay personas que pierden lugar en la fila, por delicadeza. Otros, hasta el empleo. Hay las que pierden el amor por amorosa delicadeza. S铆, hay casos de personas que hasta perdieron la vida, por pura delicadeza.

Confieso que, buscando programas de televisi贸n para escapar de la opresi贸n cotidiana, vuelta y media acabo dando con pel铆culas inglesas del siglo pasado.

M谩s que los verdes paisajes, que el elegante guarda-ropa, quedo all铆 es escuchando palabras educad铆simas y gestos elegantemente nobles.

Los ingleses tienen una manera tan suave, tan fina de ser crueles, que parece un privilegio sufrir en las manos de ellos. Todo es cuesti贸n de estilo.

Aquel detestable Bukowski, siendo abominable, sin embargo, en un poema delicado dec铆a que le gustaban los gatos, porque los gatos ten铆an estilo.

Es eso. Es necesario, con cierta presteza, recuperar el estilo felino de la delicadeza. La delicadeza no es s贸lo una categor铆a 茅tica.

隆Quien tuviese la delicadeza pueril de algunas arias de Mozart. En verdad, carecemos de la delicadeza de los adagios 鈥淚 love you鈥濃 arremeten los 鈥渇uck you鈥.


La historiadora Denise Bernuzzi de Sant鈥橝nna anda haciendo entre nosotros el elogio de la lentitud, denunciando la ferocidad de la cultura de la velocidad.

Es bueno pensar en esto. Por la prisa de vivir las personas est谩n olvidando de vivir. Est谩n todos apresurados yendo a lugar ninguno.

Curioso.

La delicadeza tiene a ver con la lentitud. La violencia tiene a ver con la velocidad.

El otro d铆a tropec茅 con un libro 鈥 El descubrimiento de la lentitud 鈥 donde Sten Nadolny hace la biograf铆a del navegador John Franklin, que viv铆a investigando el Polo Norte

Era lento en aprender las cosas en la escuela, pero cuando indagaba algo lo hac铆a con m谩s profundidad que los dem谩s.

S茅 que van a decir: 鈥淟a burocracia, el tr谩fico, los salarios, la polic铆a, las injusticias, la corrupci贸n y el gobierno, no nos dejan ser delicados.鈥

Pero de nuevo os digo: seamos delicados. Y se necesario ser cruelmente delicados.

Remarco: "La historiadora Denise Bernuzzi de Sant鈥橝nna anda haciendo entre nosotros el elogio de la lentitud, denunciando la ferocidad de la cultura de la velocidad.

Al que quiera entender, que entienda.鈥
------------------

Solo extraigo alguna de las frases que me impactaron como dardos en el medio del pecho:

鈥淪eamos pornogr谩ficos, dulcemente pornogr谩ficos鈥


"Por la prisa de vivir las personas estamos olvidando de vivir. Vamos todos apresurados yendo a lugar ninguno"

"Hay personas que pierden lugar en la fila, por delicadeza. Otros, hasta el empleo.

Y hay las que pierden el amor por amorosa delicadeza.."

隆Vaya texto Ramoncito"

Vale esta siesta de s谩bado para gozarlo, hacerlo rodar en la con lento placer, tragarlo dulcemente sintiendo el gozo de su sabor penetrante

Mientras la mirada se zambulle en una lluvia de flores de lapacho que vuelan como mariposas arrastradas por el viento norte
Citar
 
 
0 #10 Ramoncito 28-08-2009 18:07
Ch茅, Milanesa, un motomandado me dej贸 una carta vieja para vos. Como no entiendo un joraca de ning煤n idioma que no reconozca el "empomming" (la RAE se resiste, pero ya caer谩 ante el Poder de AN), te la copio y pego como vino, porque creo que vino o viene al caso ... 驴o hay que hacerle caso al Dios Baco? ...

Atajate:

"Tempo de delicadeza

Affonso Romano de Sant鈥檃nna (Estado de Minas 鈥 21/09/2003)

Sei que as pessoas est茫o pulando na jugular umas das outras.

Sei que viver est谩 cada vez mais dificultoso. Mas talvez por isto mesmo ou talvez devido a esse maio azulzinho, a esse outono fora e dentro de mim, o fato 茅 que o tema da delicadeza come莽ou a se infiltrar, digamos, delicadamente nessa cr么nica, varando os tiroteios, os seq眉estros, as palavras 谩speras e os gestos grosseiros que ocorrem nas esquinas da televis茫o e do cinema com a vida.

Talvez devesse lan莽ar um manifesto pela delicadeza.

Drummond dizia: 鈥淪ejamos pornogr谩ficos, docemente pornogr谩ficos鈥. Parece que aceitaram exageradamente seu convite, e a coisa acabou em 鈥済rosseiramente pornogr谩ficos鈥.

Por isto, 茅 necess谩rio reverter poeticamente a situa莽茫o e com Vin铆cius de Moraes e ou Rubem Braga dizer em tom de elegia ipanemense:

Meus amigos, meus irm茫os, sejamos delicados, urgentemente delicados.

Com a delicadeza de S茫o Francisco, se pudermos.

Com a delicadeza rija de Gandhi, se quisermos.

J谩 a delicadeza guerrilheira de Guevara era, convenhamos, discut铆vel. Mas mesmo ele que andou fuzilando pessoas por a铆, tamb茅m andou dizendo: 鈥淓ndurecer, sem jamais perder a ternura.鈥

Essa a contradi莽茫o do ser humano. Vejam o nosso sedutor e exemplar Vin铆cius, que h谩 20 anos nos deixou, delicadamente.

Era um profissional da delicadeza. Naquela sua pungente Elegia ao Primeiro Amigo, nos dizia:

鈥淢ato com delicadeza. Fa莽o chorar delicadamente. E me deleito, Inventei o carinho dos p茅s; minha alma 脕spera de menino de ilha pousa com delicadeza sobre um corpo de ad煤ltera. Na verdade, sou um homem de muitas mulheres, e com todas delicado e atento. Se me entediam, abandono-as delicadamente, desprendendo-me delas com uma do莽ura de 谩gua. Se as quero, sou delicad铆ssimo; tudo em mim desprende esse fluido que as envolve de maneira irremiss铆vel.

Sou um meigo energ煤meno. At茅 hoje s贸i bati numa mulher. Mas com singular delicadeza. N茫o sou bom. Nem mau: sou delicado. Preciso ser delicado.

Porque dentro de mim mora um ser feroz e fratricida.

Como um lobo.

Est谩 a铆: porque somos ferozes precisamos ser delicados. Os que n茫o puderem ser puramente delicados, que o sejam ferozmente delicados.

Houve um tempo em que se era delicado. Em Rimbaud, que aos 17 anos j谩 tinha feito sua obra po茅tica, 茅 quem disse um dia: 鈥淧or delicadeza, eu perdi minha vida.鈥

Intrigante isso. H谩 pessoas que perdem lugar na fila, por delicadeza. Outros, at茅 o emprego. H谩 as que perdem o amor por amorosa delicadeza.

Sim, h谩 casos de pessoas que at茅 perderam a vida, por pura delicadeza. N茫o 茅 certamente o caso de Rimbaud, que se meteu em crimes e contrabandos na 脕frica. O que ele perdeu foi a poesia. E isso 茅 igualmente grave.

Confesso que, buscando programas de televis茫o para escapar da opress茫o cotidiana, volta e meia acabo dando em filmes ingleses do s茅culo passado. Mais que as verdes paisagens, que o elegante guarda-roupa, fico ali 茅 escutando palavras educad铆ssimas e gestos elegantemente nobres. N茫o 茅 que entre as personagens n茫o haja as p茅rfidas, as perversas. Mas os ingleses t锚m uma maneira t茫o suave, t茫o fina de ser cru茅is, que aprece um privil茅gio sofrer nas m茫os deles.

Tudo 茅 quest茫o de estilo.

Aquele detest谩vel Bukowski, sendo abomin谩vel, no entanto, num poema delicado dizia que gostava dos gatos, porque os gatos tinham estilo. 脡 isso. 脡 necess谩rio, com certa presteza, recuperar o estilo felino da delicadeza.

A delicadeza n茫o 茅 s贸 uma categoria 茅tica. Algu茅m deveria lan莽ar um manifesto apregoando que a delicadeza 茅 uma categoria est茅tica.

Ah, quem nos dera a delicadeza pueril de algumas 谩rias de Mozart. A delicadeza luminosa dos quadros dos pintores flamengos, de um Vermeer, por exemplo. A delicadeza repousante das garrafas nas naturezas-morta s de Morandi. Na verdade, carecemos da delicadeza dos ad谩gios.

Vivemos numa 茅poca em que nos filmes americanos os amantes se amam violentamente, e em vez de sussurrarem 鈥淚 love you鈥, arremetem um vir贸tico 鈥渇uck you鈥.

Sei que algu茅m vai dizer que com delicadeza n茫o se tira um MST 鈥 com sua foice e f煤ria 鈥 dos pr茅dios ocupados. Mas quem poder谩 negar que o poder tem sido igualmente indelicado com os pobres desse Pa铆s h谩 500 anos?

Penso nos grandes delicados da hist贸ria. Deveriam a fazer filmes, encenar pe莽as sobre os memor谩veis delicados. Vejam o Marechal Rondon. Militar e, no entanto, como se fora um m铆stico oriental, cunhou aquela express茫o que pautou o seu contato com os 铆ndios brasileiros: 鈥淢orrer se preciso for, matar nunca.鈥

A historiadora Denise Bernuzzi de Sant鈥橝nna anda fazendo entre n贸s o elogio da lentid茫o, denunciando a ferocidade da cultura da velocidade. 脡 bom pensar nisto. Pela pressa de viver as pessoas est茫o esquecendo de viver. Est茫o todos apressad铆ssimos indo a lugar nenhum.

Curioso. A delicadeza tem a ver com a lentid茫o. A viol锚ncia tem a ver com a velocidade. E outro dia topei com um livro 鈥 A descoberta da lentid茫o 鈥 onde Sten Nadolny faz a biografia do navegador John Franklin, que vivia pesquisando o P贸lo Norte.

Era lento em aprender as coisas na escola, mas quando apreendia algo o fazia com mais profundidade que os demais.

Sei que v茫o dizer: 鈥淎 burocracia, o tr芒nsito, os sal谩rios, a pol铆cia, as injusti莽as, a corrup莽茫o e o governo, n茫o nos deixam ser delicados.鈥

E eu n茫o sei?

Mas de novo vos digo: sejamos delicados. E se necess谩rio for, cruelmente delicados."

Remarco:

"A historiadora Denise Bernuzzi de Sant鈥橝nna anda fazendo entre n贸s o elogio da lentid茫o, denunciando a ferocidade da cultura da velocidade. 脡 bom pensar nisto. Pela pressa de viver as pessoas est茫o esquecendo de viver. Est茫o todos apressad铆ssimos indo a lugar nenhum."

Al que quiera entender, que entienda.

Ramoncito (v铆a Blackberry Bold from Jamaica) 隆Qu茅 potras hay ac谩, pordi贸贸贸! ...

Yes, honey, just wait a few seconds ... WTF !!! Where are the WiFi or go to the fucking conch of the lora !!! ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

Monchi says: "Amar es eso mismo. Amar lentamente, que te duela esperar el reloj aguardando su venida tranquila a tu vida. Y esperarlo sin expectativas. El Amor se revela a s铆 mismo de muchas maneras, tal vez inesperadas. Estate atento, 隆pelotudo de mierrr ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

T谩 bien, AN crece y tiene gente de mala onda por todos lados ... me las banco y te voy a re-cagar:

"Amame en c谩mara lenta ... "

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

Pero, Adm de Jamaica, no me cach谩s un pomo porque no habl谩s espa帽ol, turro de mier ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

DELIVERED FOR COMPASSION OF THE ADMINISTRATOR OF AN JAMAICA, IN KINGSTON:

... guachitas, atiendan y entiendan ... Monchi (el que siempre est谩 detr谩s de un Amor) ... que puede ser de atriq ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

T谩 bien, me rindo ... por dos horas nom谩s ... despu茅s, "Nenitas" a bancarse la que ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

Est谩 bien, Don Kingston. Acepto sus reproches y banneos.

Pero (siempre hay un pero): 驴 No cree Usted que deber铆amos hacer un "mensaje angaucero" onda VAL脡S POR DIEZ a todas las minas que valen su peso en oro u otra cosa m谩s valiosa a los ojos de la gente com煤n (entre los que me incluyo) ?

Es nada m谩s que para cacharles los n煤meros de celu e invitarlas a una empomada ....

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

La puta ... c贸mo funca este sistema pedorro ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

T谩, bien. Por hoy me ganaste, pero no me derrotaste. Vemos ma帽ana c贸mo arreglamos esta situaci贸n con unos mangos...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

Dale nom谩s vos ... segu铆 as铆 y .... j铆o, j铆o, j铆o, no me vas "editar", no me vas a "editar" ....

JUAS, JUAS. JUAS !!!

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...

From the Averno Blackberry Bold, Monchi says:

驴Sin bater铆a? 驴C贸mo que "sin bater铆a"? ... 驴Y qu茅 carajo hago con la ida al telo con ...

BATTERY EMPTY.

隆C贸mo que "empty", aparato de mierrr ...

MESSAGE CENSORED FOR THE ADMINISTRATOR OF AN IN KINGSTON, JAMAICA ...
Citar
 
 
0 #9 DOSSO MILA 28-08-2009 04:14
Perd贸n, el anterior comentario se me fue con un "nickcito" inventado para el foro "la nueva temporada de Los expedientes X".

Pero no tengo la agraciada suerte de ser tan bella como Dana para que Ramoncito relinche y corcovee m谩s.

Amaneci贸 un viernes cuyo cielo diviso, desde arriba,salpicad o de rosados y lilas perlados de flores de lapacho

Me sumerjo en su lluvia de besos buscando una quimera, ese sue帽o constante que me acosa

Una raz贸n mas para que vuelva a nutrirme de magia y de misterio.

Compa帽eros de ruta angaucera. De vuestras manos abrevo la ternura y este fuego que me enciende la sangre sin descanso
Citar
 
 
0 #8 Alex 28-08-2009 02:25
Rescato especialmente esto:

"Los italianos tienen una hermosa expresi贸n que no existe en castellano, para decir 鈥渢e quiero鈥 dicen ti voglio bene, 鈥渢e quiero bien鈥, con lo cual reconocen que hay una forma mala del querer y, efectivamente, 鈥渉ay amores que matan鈥. Quiz谩 el ejemplo m谩s claro del querer posesivo podemos encontrarlo pensando que el que quiere una rosa la pondr谩 en el florero de su escritorio, mientras que el que la ama la dejar谩 vivir en la planta."

Let it be (if you love it)
Citar
 
 
0 #7 DANA SCULLY 27-08-2009 20:32
Ahijuna con el relincho del Monchi!!!!

Lean, 驴te parece que a Palermo Freud?

Yo creo que a Ramoncito no lo "controla" ni un simposio de psicoan谩listas de todas las orientaciones y corrientes

"Froidianas", biologistas, lacanianas, conductistas, sist茅micas, cognitivas, neuroling眉istas , etc茅ra

Es un caballo indomable, salvaje, que no responde a los procedimientos habituales en los aspectos psicoterap茅utic os, psicofarmacol贸g icos y psicosociales

No hay bozal, ni anteojeras, ni herraduras que paren su galope desenfrenado ni su relincho

Creo que padece una extra帽a psicopatolog铆a a煤n no descritpa

Tal vez fuera m谩s efectivo derivarlo a un exorcista o confinarlo en la Sociedad Rural

Pero eso lo matar铆a, che...

驴Y que hacemos los angauceros sin su galope y su relincho libertarios y libertinos?

隆Gracias por el sombrero Marchi (si viene con moneditas adentro, mejor)

Pero mis espectaculares palabras son m谩s bien vacilantes intentos de aproximarme, desde mis experiencias y b煤squedas, a ese c煤mulo de sentimientos aparentemente contradictorios o excluyentes que, sin embargo, el doctor Chiozza parece sintetizar y unificar con claridad meridiana, sumando experiencias a conocimientos.

Sentimientos que seguramente coexisten en nuestros balbucientes pasos hacia el encuentro del amor que nos esquiva, nos atropella, pasa de largo, nos llama, dejamos ir...

O nos para en mitad de la calle y desnudos...

En el anhelado Encuentro
Citar
 

Escribir un comentario


C贸digo de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni帽o estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr谩s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga煤 fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupaci贸n real o abierta, que incluye la encubierta que est谩 formada por los inactivos (desalentados), supera los dos d铆gitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration