Angau Noticias

Lunes
30 de Noviembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Economía >> En el Día del Maestro, homenajearon a Chuñi Beníte por su labor docente en el Paraje La Gomuda

En el Día del Maestro, homenajearon a Chuñi Beníte por su labor docente en el Paraje La Gomuda

E-mail Imprimir PDF
Share

En el Día del Maestro, pocos recuerdan la labor de aquellos docentes que el siglo pasado, y aún antes, renunciaron al confort de las ciudades para entregarse enteros al oficio de enseñar en los parajes más alejados de nuestra patria. En pueblitos olvidados por los mapas, ellos aceptaron vivir en precarias condiciones y asumieron como propias funciones que estaban mucho más allá del mundo escolar. Fueron maestros, pero también asistentes sociales, enfermeros, psicólogos y hasta mediadores en disputas de vecinos.

Uno de esos personajes extraviados de la memoria colectiva es nada menos que nuestro querido Chuñi Beníte, el escritor chaqueño que revolucionó la literatura con el "realismo ñeri" y que todavía hoy es mirado de reojo por muchos integrantes del establishment cultural argentino. Entre 1962 y 1973 tuvo a su cargo la escuelita rural del Paraje La Gomuda, en plena región de El Impenetrable. Ayer, ex alumnos suyos le rindieron un merecido homenaje por aquellos años de sacrificio y amor.

"La verdá memocionaron esto sijo deputa", dijo Chuñi al recibir la plaqueta que le entregaron esos niños que hoy ya son hombres y mujeres que andan los más diversos caminos de la vida. Subido a una tarima preparada para la ocasión, y mirando hacia las mesas en que se distribuyeron 70 ex alumnos con sus respectivas familias, Beníte les agradeció la recordación. "Por lo que hablé con usteden ante de empezar el acto de mierda éste, a casi todo les fue para el orto, pero me pone bien saber que me recuerdan nomateígo", expresó al borde las lágrimas.

 

Años duros

 

Angaú Noticias, al enterarse de la preparación del homenaje, decidió asistir a él y captar, en la medida de lo posible, ese flujo de emociones que circuló durante toda la noche en el salón de usos múltiplos de cuatro de la Municipalidad de Miraflores, donde se realizó la cena. A 30 kilómetros de allí está el Paraje La Gomuda. "Se llamaba así -rememora Chuñi, ya sentado en una de las mesas- porque al principio el lugar lo único que tenía era las casita de los croto esto y una despensa que atendía una colorada que tenía unas teta impresionante. Hasta gente de Neuquén iba hasta ahí a comprar el pan sólo por verle las semejante goma".

"La escuelita no tenía práticamente nada. No tenía pizarrón ni bancos ni tiza ni mapa ni regla. El aula no tenía techo, y de las cuatro parede teníamo sólo una. Cuando hacía frío nos poníamo de un lado de la paré o del otro, asegún de dónde soplara el viento", sigue Beníte en el desandar de los recuerdos.

Raúl Francisco González fue uno de los primeros niños en llegar hasta la pared cuando se supo que al paraje había arribado un maestro. Hoy recuerda aquel día de su vida con los ojos brillantes. "Me acerqué y le dije 'Seño, soy Raulito, mi mamá me manda para aprender a leer'. Me dio tal sopapo que me hizo rodar como nueve vueltas sobre el suelo polvoriento, y me dijo 'Andá a decirle seño al puto de tu viejo'. Ahí aprendí que le tenía que decir 'maestro' o 'señor Beníte'", relata Raúl, que hoy vive en Santiago del Estero y maneja un taller mecánico.

Antonia Esquivel deja por un momento la tira de asado quieta en su plato, y suma su testimonio. "El maestro Chuñi nos dijo que él no pensaba 'romperse el culo consiguiendo un pizarrón', como nos dijo el primer día, así que lo que hacía era enseñarnos las letras, los números, las palabras, todo, escribiendo con el dedo en el aire. Así que nos teníamos que imaginar lo que escribía, y concentrarnos bastante para no olvidarnos de lo primero cuando ya llevaba un rato escribiendo. Yo, la verdad, por culpa de eso nunca aprendí la regla de tres compuesta", confiesa.

"No aprendiste por bruta de mierda nomá", interviene Benite, salpicando algunos pedacitos de chorizo masticado sobre el mantel. E, incómodo con el relato de la mujer, pone énfasis en aclararle al cronista de AN que sus condiciones de trabajo eran adversas. "Tené en cuenta que ésto eran como treinta pelotudo todo los día, y se la pasaban haciendo preguntas boluda todo el tiempo. Mirá vó si yo viandá tratando de conseguir un pizarrón en el orto del mundo", dice.

 

Tensión entre mesas

 

"Eran otros tiempos, y lo importante es que todos poníamos lo mejor de cada uno, jeje", corta Juan Carlos Pedrozo, organizador principal del agasajo. "Es verdad que el maestro tenía una forma de enseñar que por ahí chocaba, como cuando se armó lío con algunos padres porque en el cuaderno nos hizo poner que la polinización era 'cuando la abeja se la garcha a las flore y las deja preñada', pero también se preocupaba mucho por todos. Y si alguno faltaba a clase, él en persona iba a la casa a ver qué había pasado", acota.

"Sí -reaparece Antonia con cierto tono de fastidio-, pero no iba a cualquier casa. Vos decís eso Juanca porque iba a la casa de Gutiérrez cuando faltaba, pero después resultó que era porque se la recontra clavaba a la madre en el gallinero a escondidas de él y del padre". De la mesa alguien se levanta con rudeza y se marcha lanzando la servilleta sobre el plato. Pedrozo se enoja: "Qué pelotuda sos, Antonia, ¿no viste que estaba Gutiérrez acá?"

"Que San Puta se lo lleve", minimiza el literato homenajeado antes de mandar un trago de tinto hacia la garganta. "Miren, chico -agrega-, no pueden vivir en la recontraloma del culo y esperar que llegue un maestro como el de la familia Ingal. Yo hice lo que pude y al que no le guste que me chupe bien los huevo. ¿Pero quién carajo se creen que son?¿O ahora resulta que porque me dan una placa de mierda que les habrá salido 25 mango y compran un asado más duro que mi poronga cuando la veo a Sabrina Roja yo les tengo que acectar que me falten el respeto?¡Pero por favorrrrrr!"

 

Lamentable epílogo

 

"Jeje, este maestro Beníte", dice Pedrozo, de nuevo intentando apaciguar el incipiente incendio. En las demás mesas se hizo silencio para seguir cada palabra de la discusión. "Lo importante -sigue Pedrozo, mirando con ansiedad al cronista- sería que los medios rescaten el gran esfuerzo que se hace en los lugares más recónditos de..."

"Porque lo otro que tenemo que sincerarno -retoma Benite, ahora de pie, quitándose pedazos de carne de entre los dientes con un tenedor parrillero- es que usteden eran más bruto que un arado de palo. Y ni hablar de la catinga que tenían. Tuve que aprender a aguantar la respiración cuarenta minuto seguido con usteden. Y cuando digo catinga hablo de vó, Antonia, de vó, de vó, de vó, de vó, de vó", dice el escritor, mientras su dedo se mueve apuntando a varios de los presentes.

"Chupame ésta a ver si tiene catinga también", grita un tipo robusto desde el fondo, y se pone de pie dificultosamente, los ojos enrojecidos, afectado por una sobredosis de Talacasto. "Lo que faltaba, el pajero de Ramíre; hasta por la mamá de Bambi se pajeaba", acota Chuñi. "Má pajero será vó, viejo puto, que me rompiste tó el cuaderno en la jeta", contesta el otro. Beníte, ignorándolo, le habla al hombre de AN: "Cómo no le voy a romper el cuaderno si estábamo haciendo oracione con la letra S y el pelotudo escribió 'El oso meloso se relame goloso'. Ya estaba grande yo como pandar perdiendo el tiempo con pelotudece así".

El grandulón se viene al humo, algunos se le cruzan, tratan de pararlo, pero el gordo empuja y empuja, se caen tres sobre una mesa, las mujeres gritan. Benite rompe una botella y grita "¡sueltelón al jeropa ése!". Antonia le tira al artista la panera encima. Gutiérrez vuelve y logra embocarle una piña en la oreja al escritor. Ya no hay remedio, y se arma la podrida entre mesas que de pronto toman partidos opuestos.

Pedrozo amablemente nos lleva hasta la puerta del salón, y nos despide. "Por ahí lo importante sería destacar el acto, la esencia de este tributo, ¿sí, amigo periodista?", dice antes de cerrar, y agrega algo más que el griterío de adentro nos impide entender.

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #10 Deluchis 12-09-2016 20:05
Siempre me hacen reír, cosa que se agradece muchísimo, pero me parece que se pasaron esta vez con las palabrotas. No es a lo que nos tienen acostumbrados, el humor chabacano ya no va, o por lo menos no a las personas inteligentes, gracias por este espacio para expresar mi opinión y por las veces que me rio con ustedes.
Citar
 
 
+2 #9 HERETIC 21-09-2009 19:33
Estuve a punto de enviarle mis respetos, Lorena PEREZ... pero no. ¿Sabe por qué? Porque he aprendido que en este País los que hacen Patria, lo hacen Anónimamente. Tengo un Tío y una Tía muy viejitos que hicieron País allá en la Ruta 7 al fondo en medio de la nada como Maestros. Las historias de sus logros son interminables. Demuestran su grandeza silente sin quejarse jamás por las cosas que no tenían, y comparten la sabiduría de contarnos cómo se las ingeniaban para salir adelante en medio de la nada. La Grandeza de nunca esperar que 'alguien diga'... "che, pero qué valiente y sacrificado que sos". Y yo viví eso muy de cerca, desde que tuve uso de conciencia.
Dos consejos:
1) Trate de escribir "ocasiones", y no "ocaciones". Por el bien de sus alumnos.
2) Trate de entender que el Humor es más pleno cuando se ríe de usted misma, y no sólo de los demás (egoísmo).
Disculpas, Administrador.
Saludos.

ADMINISTRADOR: Saludos, Heretic. Y también para Lorena, que con o sin humor, finalmente seguro que hace cosas más valiosas que nosotros.
(Y felicitaciones por sus tíos, Here)
Citar
 
 
-1 #8 Lorena PEREZ 16-09-2009 16:12
Me dirijo al poseedor de una inteligencia "superior" quie ha sido el autor del tan elaborado ertículo sobre "Chuñi Beníte". Quisiera saber en primer lugar si usted tiene una mínima idea de lo que significa ser docente, y sobre todo, docente rural. Yo entiendo que el objetivo de este diario es humorístico pero, hay cosas que sobrepasan el humor y rayan en el MAL GUSTO. Le comento, señor ?????, que yo sí soy docente rural, tengo 31 años y desde hace varios años desempeño mi labor en una alejada localidad del "Impenetrable" llamada El Espinillo, la cual sí existe y se encuentra a 80 km. (por caminos de tierra), del centro urbano más cercano que es Juan José Castelli. Tal como lo hago en repetidas ocaciones, hoy me dispuse a ojear los artículos de AN, con el fin de reírme un poco (y así olvidar por un momento de que a esta altura del mes todavía no cobro mi sueldo), y me encuentro con esta nota que para mí es un insulto a los docentes en general, y aún más a quienes sabemos del sacrificio que significa trabajar en estos lugares, resignando comodidades, familia, poniendo en riesgo nuestra salud de diversas maneras, tratando incansablemente de sacar a estas comunidades de la ignorancia en la que viven (luchando contra la corriente, léase: contra los verdaderos fines de los gobiernos de turno), muchas veces sin los recursos mínimos. y todo eso que usted señor???? cree saber pero que yo sí sé porque lo vivo a diario.
Así es que, quiero manifestar mi desagrado y apelar a su sentido común para que en adelante, cada véz que su mente "superior" se ilumine y se inspire para dar como resultado un artículo de este tipo, se detenga un instante a reflexionar y tal vez se dé cuenta de que el RESPETO es un valor que enaltece a la persona. En fin, hoy ten´´ia ganas de reírme un poco pero... no pudo ser. Gracias, hasta la próxima...

ADMINISTRADOR: Lorena, acá el problema no fue la inteligencia superior de nadie, sino el sentido del humor inferior de alguien.
Es medio tonto tener que explicarlo, pero la sátira no es "sobre los maestros rurales", sino sobre un personaje de ficción como Chuñi. Sería como si en el primer artículo inventado con el mismo personaje se tuvieran que considerar ofendidos los escritores.
El señor???? Administrador.
Citar
 
 
+3 #7 Ashodi. 14-09-2009 04:55
Uy que buena cronica del homenaje, me hizo acordar a "deportes en el recuerdo":

Y en el final, la hecatombre, la debacle total, la seguidilla de hechos bochornosos que involucran a los ex alumnos, al maestro, a los organizadores y al cronista de AN.
Citar
 
 
0 #6 Waldo 13-09-2009 15:54
Me lo imagino al Chuñi borrándole las faltas del cuaderno a la Antonia, en ese entonces de unos 14 años, a cambio de una empomada y con la promesa de no contarle a los viejos que se rateaba.

Para lo que nunca estuvieron en el Impenetrable les cuento que a los 13 las chicas ya en general ya tienen su historia de aventuras, fuman, toman alcohol como agua y cuando salen a correr, el que la alcanza primero... gana... Es triste, pero es así.
Citar
 
 
0 #5 HERETIC 12-09-2009 21:28
Por supuesto que cuando me empieza a gustar un personaje, lo que menos hago es felicitar al Autor. Le quito el derecho de perfeccionarse.
Chuñi: ¿refiere a la chuña por su naríz... o por algún otro eh.. dispositivo genital? ¿o al consabido 'chuñar' para recomponer el estómago luego de tanto alcohol?.
Beníte: si bien alude casi perfectamente a su orígen criollo manchado con verruga en la cerneja... le sigue ganando en ñerismo el apellido Báe (Baez).
Pero ya está, ya existe. Chuñi Beníte.
Tomar en cuenta los nombres de sus compañeros de promoción: Devora Cabezas - Elba Zurita - Solomeo Paredes - Teorino Elhoyo - Julio Conesa Cara.
PD: Hablando de promoción, Felices 75 Años, mi Colegio Nacional José María Paz. Saludos.
Citar
 
 
0 #4 Rubén0,0001 12-09-2009 11:02
Se puede decir que el Chuñi es un pionero de la evolución de nuestro sistema educativo. Cuando se habla de la escuela actual todos se acuerdan de Méndez y su eficaz tarea destructiva, pero no se tiene en cuenta la invalorable contribución de prohombres como Beníte. ¡Gloria y olorrr!
Citar
 
 
0 #3 gladys 12-09-2009 05:41
y llegó un Pepe!!!! :-)
Citar
 
 
+2 #2 JuanPe 12-09-2009 03:52
Che, pero al fin Benite, consiguió el pizarrón???

ADMINISTRADOR: No, pero sí las tizas.
Citar
 
 
0 #1 Ramoncito 12-09-2009 02:33
GENIAL !!!

Cuántas cosas no se dicen en los homenajes pedorros ...

Ni hablemos de los velorios ...

La verdad, cuando pare de reírme de esta nota, tal vez haga un comentario. Digo "tal vez", porque no creo que supere la maestría del autor, el ex sacerdote Debespipul Ofdeuorl Pepe.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration