Angau Noticias

Domingo
27 de Septiembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Economía >> El Síndrome del Bronce, enfermedad típica entre los abogados

El Síndrome del Bronce, enfermedad típica entre los abogados

E-mail Imprimir PDF
Share

Como muchos, cuando uno es niño sueña cosas sobre su futuro, luego las va forjando y acentuando o descartando en la adolescencia, hasta llegar ese crucial momento, al terminar la secundaria (los que pudimos terminarla en este mundo de mierda) en que tenemos que decidir sobre nuestro futuro.

 

 

 

Como todos los de mi generacion, alguna vez uno soñó ser corredor de fórmula 1 o astronauta... en lo particular, descartadas ambas posibilidades (por motivos que darian para un foro: "Por qué no fui astronauta"), las opciones se iban achicando y llegado el momento crucial, yo en particular, estaba entre Ingeniería Hidraulica y Sociología. También la abogacía me interesaba.

Me incliné más a las ciencias sociales, y como no tenía posibilidades de estudiar Sociología por razones económicas, me fui decidiendo por el Derecho. Mirando Petroccelli, forjé una idea.

Al cabo del tiempo, miré con espanto el espejo roto en el que jamás me quería ver reflejado, que eran los colegas, no sólo los frustrados, sino principalmente los presuntamente exitosos, y se me generó una duda:
¿Son así por alguna cuestión congénita (positivismo Avilista)?¿O es una enfermedad adquirida (iuris forum psepticus) u otra cuestión o motivo patológico?¿O son así de puro pelotudos nomás?

La última tesis fue ganando espacio, aunque, puesto a investigar, quedó finalmente desvirtuada, y quiero compartir los resultados de la investigación, que concluyeron en descubrir la existencia de un particular sindrome que afecta a la mentada especie del género humano... ¡El Síndrome del Bronce!

 

El SDB

 

Síndrome del Bronce: Dícese del conjunto sintomático que presenta una patología gradual, con un grupo significativo de señales que afecta específicamente a los abogados,  seres que, pese a que no lo parezca tuvieron familia, amigos, fueron sensibles, tenían sueños y principios.

El proceso suele comenzar en el acto mismo de la graduación, donde súbitamente se sustituyen zapatillas por mocasines, endureciendo la planta de los pies y modificando la marcha de aquel relajado paso, casi rockero, a uno más tenso y elegante. Con el tiempo avanza gangrenando los tobillos, lo que da sin dudas un "toque de distinción forense" al "novel sindrómico" que ya más lejos de las declaraciones, derechos y principios de la parte dogmática de la Constitución, piensa algo más en las concesionarias  de automóviles y los Vips de los pubs a los que antes entraba de colado.

El SDB sube a las rodillas, con el recorrer de los juzgados, civiles, penales y de paz,  con mandamiento de embargo bajo el brazo cual Biblia; llega a las caderas, momento clave donde se gana en prestancia para reemplazar el vaquero por el pantalón de vestir aun a costa de perder esa cierta cadencia que tantos placeres le diera con anterioridad  (con variantes lo sufren también algunas colegas las cuales también pueden adquirir dicho síndrome).


Ascendiendo, probablemente dando inocultable punto de inflexión, toma la cintura, pues allí se da una condición óptima para llevar maletines y otros accesorios (ver obra "Sobre maletines y otras yerbas”, del mismo autor). Luego remonta a la espalda (¡ufa, pensar que algunas tenían tan rica espalda!!! Ufaaaaaaaaaaaaaa... Comentario marginal, inapropiado para gente como nosotros, ¡tenga cuidado, doctor.!).


En ascenso y casi sin ser advertido por el poseedor del síndrome, llega el período en que ocupa los hombros, momento en el cual se endurecen (cual bronce) los mismos, lo que hace que ese “pedazo de doctor” pueda caminar sin mover otra cosa que no sea el cuello, dando un efecto al abogado en su caminar por las calles de tribunales saludando gente con las palabras "Buen día doctora” o “Buen día doctor" con un leve, casi imperceptible pero sin dudas elegante, giro de cuello en dirección al destinatario de tan dignificante saludo.


Con el tiempo ocupa, como ya es obvio la nuca (ver la escena de “Carta Abierta a mi Futura Ex Mujer”,  de Dalmiro Saenz, en que él mira la nuca (aunque son pensamientos impropios de un doctor). Entonces, como era de esperar invade el cerebro  (observe el lector  que no se relata su paso por el corazón pues la especie  en cuestión, no es pacífico que lo posea).


Cuando invade el cerebro el encuentro de Bronce con Bronce alerta de que más allá de las manifestaciones físicas, resulta evidente que allí había comenzado la patología. Tal vez aún antes de ser abogado/a, ya sea  en el mismo momento en que comenzaba la carrera o cuando decidió sobre sí mismo, si es que lo decidió, y será una mierda, pero al mismo instante ya es un "distinguido abogado" digno del Bronce, su sueño, su realización, su maldición...

 

Dr. Marius Armstrong

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #10 cristian_ 10-12-2009 04:25
Un antídoto para el síndrome que describe Armstrong es cierta clase de locura: una amiga y compañera de laburo la tiene y no se le galvanizó nada. Es más, a pesar del paso del tiempo, sus tetas son cada vez más humanas... casi diría que hablan... y nadie piensa ni por un segundo que se trata de una abogada.

Calculo que a más de un avenegra merquero le vendría bien fumarse un caño de Antigarcandia para encontrarse en el espejo con lo que queda de humano en él.
Citar
 
 
0 #9 DanielZal 09-12-2009 11:39
Che Pedro, cual Ramonita? la de Fatos? cobro un herencia?? y bueno, no hay mal que por bien no venga...
Citar
 
 
0 #8 Pedro: 09-12-2009 09:45
Un hombre llega a un cabaret y pregunta por un ramonita, que es la mas cara, la madama le conesta mire que esa chica es muy cara, cobra 4.000 $, no importa le dice el tipo y le paga por adelantado. Asi tres noches seguidas, hasta que ramonita le pregunta, de donde es ust ? el tipo le dice de un pueblito que se llama san andres. Ah que coincidencia dice ella, yo tb soy de alli. Si, ya lo se, soy el abogado de su flia que me envio a pagarle los $12.000 de la herencia ! jua jua jua
asi son todos los abogados te rompen bien el toor, y los honestos, no sirven para nada. Un abogado honesto no gana un caso ni jugando al chin chon
Citar
 
 
0 #7 Ramoncito 09-12-2009 03:34
Mario B: una vez más me saco el sombrero (sí, manga de malpensados, no tengo nada en la frente que me impida ponérmelo ... siempre y cuando emboque los agujeritos) con vos. Ya escribí alguna vez que me gustaría que me defiendas vos. Lo que escribiste es muy real y, como acota Waldo, es aplicable a muchas profesiones, pero en la que más se nota (en general) es en la abogacía y en eso coincido con vos. Debe ser por eso que el maltrato y mobbing a los empleados judiciales no abogados es tan fuerte y les caga la vida y la salud.

Un abrazo.
Citar
 
 
0 #6 Waldo 07-12-2009 19:59
Menos en las adjetivaciones referidas al administrador, concuerdo con Ramoncito.

Respecto al autor tiene una visión muy parcializada en cuento a su objeto de análisis, pienso que una gran mayoría de los profesionales sufren de un mal semejante, al que yo llamaría Síndrome del Empalado con un Palo de Escoba, que los lleva a caminar tiesos y mirando de soslayo a todos, incluso a los de su misma especie.
Citar
 
 
0 #5 Mario B 07-12-2009 19:17
Che Ramoncito...nos volvemos a encontrar jajaja
En realidad, la nota no habla sobre honestidad, sino sobre postura ante la vida, las cosas y la gente...
Un abrazo
Citar
 
 
0 #4 Ramoncito 07-12-2009 18:18
DanielZal ... aflojá, Macho.

Acá la cuestión es que el Admin pedorro que nos tocó en suerte (debe ser puto, rarito y zurdo) nos recibió esta madrugada (sin Operativo Madrugada, típica y esperable Rozística jugada) con dos artículos paralelos (que tienen mucho que ver entre sí) de dos abogados de fuste. Uno se pone las jinetas más que suficientes como para cagarse en sus "colegas" truchos. El otro asume la defensa de los no defendidos por nadie.

Es obvio que el camino para hacer "chistes fáciles" está abierto, incluso para cagarse de risa.

Pero (siempre hay un "pero"), ¿no te parece que es algo medio "raro" que "salgan" en forma simultánea dos notas de abogados (la puta madre, no puedo escribir "primera línea", mi psiquiatra me lo prohibió y le hago caso) que defienden los Derechos Humanos, cada uno a su manera pero en una muy sutil concordancia ?

No digo que se hayan puesto de acuerdo, nada de eso.

Digo que es GENIAL tener a dos tipos como éstos, que piensan, reflexionan, actúan y ... encima ... lo escriben así !!!

QUIERO MIL ABOGADOS COMO ESTOS !!!

No hay ? Y bueno, habrá que buscarlos ... a los 998 que faltan.
Citar
 
 
0 #3 DanielZal 07-12-2009 15:13
Es comun que haga bromas con el estilo de esta nota y de los comentarios que anteceden, pero fiel a mi espiritu, no estoy de acuerdo, o en todo caso supongo que los abogados no son mas que el fiel reflejo de nuestra sociedad. Que mal no?
Citar
 
 
0 #2 Alex 07-12-2009 10:03
Chiste fácil:

¿Qué son 1.000 abogados en el fondo del mar?

Un buen comienzo ... jio, jio, jiooo ...
Citar
 
 
0 #1 Ramoncito 07-12-2009 10:02
No, Señor !!! Yo conozco un abogado honesto y no subido a ningún pedestal de bronce !!! Y me gustaría que opine acá ... pero vive en Alaska y no tiene Internet ... me dijo que se tuvo que rajar para allá cuando quiso defender a un derecho humano o a un humano con derechos, no lo entendí bien porque se iba a los pedos después de decir en un alegato "Perdón por el salvaje exabrupto, impropio de su digna investidura, su pedorra, chorra y mamerta SS" ...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso