Angau Noticias

Jueves
22 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Economía >> Estudio AN: una pormenorizada clasificación de los personajes que se ven en la Bienal de Escultura

Estudio AN: una pormenorizada clasificación de los personajes que se ven en la Bienal de Escultura

E-mail Imprimir PDF
Share

La Bienal de Escultura es un certamen internacional que se realiza en Resistencia y que durante una semana pone a trabajar al aire libre, y a la vista del público, a artistas de distintos países del mundo. Como era de esperar en una ciudad que tiene menos atractivos que Juanita Viale, la movida hace que miles de personas visiten el lugar.



En ese escenario, hay personajes variados. Un estudio financiado por el Grupo AN identificó las siguientes tipologías:



El erudito marketinero: Sabe del tema, y es uno de los pocos que observa las obras disfrutándolas o padeciéndolas de verdad. Pero no le basta con saber, lo que él necesita es que se sepa que sabe. Por eso, siempre va acompañado de un segundo que le permite hacer comentarios en voz alta -muy alta- que en teoría van dirigidos a explicarle cosas al otro, pero que en realidad él pronuncia para que lo oigan los simples mortales que están mirando la misma obra en ese momento.

Habla con términos técnicos, elabora sofisticadas metáforas, juega en el aire con las manos como si el artista fuera él, y cuando el sonido de alguna sierra o de una amoladora aplasta su brillante lección, se fastidia. Ah, y si el grupo que estaba cerca se va, se pone peor todavía, y espera la llegada de otro lote de potenciales admiradores para volver a empezar. Es más trucho que billete de cien con la cara de Silvio Soldán.

 



El burro culto. Con la Bienal se transforma. Lo más profundo que mira en la tele es el programa de José María Listorti,; en materia cinematográfica sigue diciendo que la mejor película que vio en su vida fue "Así no hay cama que aguante", con Jorge Porcel; y leyó dos libros: "Platero y yo", a los nueve años, y "El libro de los mundiales", a los 30. Pero por una extraña razón, la Bienal, para él, es una cita ineludible.

Varios estudiosos sostienen que la explicación está en una intención expiatoria del sujeto, que cree que su larga trayectoria de borrico se puede compensar con 45 minutos de mirar con cara de experto a bodoques de los que no entiende un sorongo. Si tiene la desgracia de pararse justo al lado del erudito marketinero cuando éste hace su exposición autobombística, asiente cada cinco segundos con su cabeza, como diciéndole al mundo "yo comparto lo que dice éste". Después sí, vuelve a su casa rápido, para poder ver tranquilo en qué termina la pelea más reciente de Aníbal Pachano.



El sojuzgado.
No va por propia voluntad. Casi siempre es hombre, y casi siempre es llevado por su mujer, que lo extorsiona amenazándolo con no cocinar ni una cazuela de mondongo en todo el invierno o echándole en cara que ella lo perdonó la vez que lo sorprendió apretándole una teta a la vecina.

Son fácilmente identificables porque aunque ceden a la presión conyugal, se la cobran haciendo visible su total desagrado con la actividad. Así que mientras ella va cebando el mate y lanzando expresiones de admiración ante cada obra en marcha, él lleva una perfecta cara de ojete. Mira el reloj con la misma frecuencia con la que una canilla vieja gotea, y si recibe alguna llamada en el celu, se le oye decir a su interlocutor: "No, en la Bienal, mirando las pelotudeces éstas".



El espectador barrilete. Todas las paredes de su subconsciente están pintadas con el mismo graffiti popular: "Comamos mierda, millones de moscas no pueden estar equivocadas". Así que va a la Bienal porque todo el mundo en todas partes habla del certamen. Las obras, como productos artísticos, lo impresionan tanto como un huevo duro, y en realidad hace todo el recorrido por los puestos de los escultores enviando mensajes de texto. Antes de irse, se compra un llavero con el logo de la bienal.



El referente acomodaticio. Es parte central de la organización. Sus primeros viajes por el mundo fueron gracias a la dictadura militar, y siempre se llevó bien con todos los gobiernos, demostrando que el artista no tiene por qué ser un tipo al que le va mal hasta que se muere.

En una importante medida, lo suyo logra difusión gracias a laburantes de medios que son explotados por sus empresas periodísticas, pero cuando el gremio del sector le pide un stand en la muestra para exponer esa situación a los visitantes, dispuesto a pagar por ese espacio, él responde que no. O peor, no responde nada, sólo dilata la respuesta con indefiniciones para ganar tiempo hasta que la Bienal termine. Pero eso sí: a los propietarios de los medios les ofrecerá stands gratuitos. ¡Oh, el arte, el arte!



El que no pierde la esperanza.
Personaje que forma parte de un cardumen de solos y solas que ya intentaron levantar algo en los videoclubes, en los gimnasios, en las proyecciones de cine alternativo, en charlas académicas, en la ronda de caminantes de alguna plaza y -ya desesperados- en congresos sobre ollas Essen, pero no consiguieron nada. Se zambullen en la Bienal, donde no miran ninguna obra, porque todo el tiempo están escaneando el entorno para ver si aparece una presa potencial en la mira.

Si ubican una, se acercan y buscan sacar conversación con penosos recursos, como comentarios del tipo "Lindo, ¿no?", chantadas en la onda "Es impresionante todo lo que está diciendo el tipo con este cilindro", y repeticiones parciales y mal recordadas de frases que le escucharon decir al erudito marketinero cuando se lo cruzaron unos minutos antes.



El hombre realista en equilibrio con el universo. Va a mirar culos, y punto.

 

 

Y tú, oh, inculto amigo lector, ¿qué otros especímenes has advertido en esas playas?

 

.

 

Comentarios   

 
0 #8 juli 02-08-2010 05:35
Si, si!!!!!! creo que lo saqué al referente acomodaticio!!!
Citar
 
 
0 #7 pepe 24-07-2010 14:30
Yo tengo para rescatar dos casos que vi este año y son precisamente de gente que viene de afuera. Es decir, todos los años veo estos casos lamentables que la bienal arrastra y junta:
1) El caso del escultor, lamento no recordar de dónde era, que dijo algo así como "uds. no saben lo que tienen acá". Después de 20 años de vivir en Rcia y ver los concursos me resulta de una ceguera tremendamente ofensiva el comentario.
2) El "maestro chocolatero" que no tuvo peor e infeliz idea que "crear" la escultura de un "indio toba" de chocolate y exponerlo con una banderita del Chaco en su mano. Todo para homenajear el Chaco y a la bienal. Qué lástima que nadie le informó lo mal que cayó su idea en mucha gente que en esta provincia respeta mucho a los pueblos originarios, a sus costumbres y al presente difícil que están viviendo. Lo peor era ver cómo la gente amontonada se cagaba de risa de la estatua mientras comía de garrón el chocolate que regalaban en el stand. En fin.

A: ¡Pepe Argento!¡Uilcam !
Citar
 
 
0 #6 mambru 24-07-2010 01:32
Hey viejo, nos estamos olvidando del vengador enmascarado. Es el típico marido entusiasta que desde varias semanas antes de la bienal empieza a hacer marketing casero, para lograr consenso y que la flia no se pierda un día de bienal. El objetivo real es violar con la mirada a promotoras y señoritas de generosas curvas.
Citar
 
 
0 #5 Pajaro_Jako 23-07-2010 18:09
El que va a llevar a sus hijos para ganar tiempo como sea.

Ref. http://www.angaunoticias.com.ar/variete/1923-niniosenvacaciones.html

A: Bien, Pájaro, bien, vemos que ha estudiado.
Citar
 
 
0 #4 Mildredgaula 23-07-2010 17:31
Ma' siiiiii, vo' y yo Admin, somo los equilibrados con el Universo entero...,o no me vas a decir que no había culos que merecían el Primer Premio de la Bienal?! hasta ser declarados Patrimonio Cultural del Chaco!

P.D: no me digas Ud Sr. Administrador que no...bien que lo ví admirando la belleza femenina..tímid amente...con la misma miradita del Lobito Feroz!!!!!!

A: Sí, pero trataba de entender qué nos quería decir cada autora con semejante toor.
Citar
 
 
0 #3 Ramoncito 23-07-2010 17:10
El culo del señor de la foto está apuntando al Norte o a Sarmiento y Paraguay ?
Citar
 
 
0 #2 Nando Berardi 23-07-2010 13:07
Faltarian agregar los y las sufridas empleadas y empleados públicos obligados a ir y simplemente estar en los stands.
y los anfitriones naranjas de la Municipalidad que no saben decirte nada de nada, son simples chicas y chicos sandwiches publicitarios de Aida.
Citar
 
 
0 #1 Daniel Zan 23-07-2010 08:58
Como? no es Soldan el de los billetes e 100? Con La Alfano y Pachano no me voy a meter porque hay un bozal legal ¿...? Creo que salvo el "Referente Acomodaticio" todos somos partes en un momento u otro de alguna de las tipologias enumeradas, mas aun cuando se trata de mirar culos. Retomando lo el Referente Acomodaticio, me parece que mas que una categoria el redactor se referia a una persona perticular, no se me dio la sensacion. Finalmente, y reitero que me reconozco un poco en cada tipo, estamos los que vamos porque nos gusta, porque por unos dias la ciudad tiene algo mas que piqueteros y lomos de burro para mostrar.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration