Herida al sentirse opacada por Alicia Azula, la Presidenta anunció obras por la mitad de los 5.000 millones anticipados por Capitanich

Martes, 30 de Diciembre de 2008 00:53 Britney Pepe
Imprimir
ShareTweet

La presidenta de todos los argentinos, Cristina Fernández de Kirchner, terminó anunciando como "reparación histórica" para el Chaco sólo la mitad de las inversiones por 5.000 millones de pesos que venía anticipando el gobernador Jorge Capitanich. ¿El motivo? La jefa de Estado se calentó mal al llegar a Barranqueras y descubrirse totalmente opacada por la intendenta local, Alicia Azula.

 

"Son pelotudeces de mujeres, pero qué le vamos a hacer. Así son. Y es verdad, cuando Cristina llegó a Barranqueras y la vio a la Azula, lo llevó a un costado a Coqui y le dijo, muy cortante, que cómo podía permitir que esa rubia estuviera ahí, sacándole cámara y atención", contó un integrante del gabinete provincial que vio la escena.

"Coqui quedó mal -siguió relatando la fuente, que pidió que se mantuviera en reserva su condición de subsecretario de Subsecretario de Culto del Ministerio de Gobierno-. Entonces él intentó que la Azula se retirara, primero con el viejo truco de decirle que la estaban llamando desde su casa, y después ya ofreciéndole unos adelantos de coparticipación municipal. Pero la Azula dijo que por el acto se había pasado toda la tarde en la peluquería y estaba a dieta desde el jueves para que le entrara su vestido, así que no se iba a ir ni miércoles".

En el acto en el puerto, fue visible la tensión entre las dos mujeres. "Qué liindo vestido, ¿lo sacaste en un huevo Kinder?", disparó Cristina a la jefa comunal, atacando el conjuntito ridículo pero dignamente planchado que exhibía Azula. "Por lo menos no me operé los labios para dejármelos como los de Larry Holmes", retrucó la representante barranquereña.

En esos minutos fue que la presidenta decidió recortar drásticamente las inversiones que pensaba anunciar a modo de "reparación histórica" para el Chaco.

"Es una cagada lo que pasó -admitió un integrante del Ministerio de Infraestructura de la provincia-, porque por la calentura que se agarró Cristina ahora el plan de obras tiene siete rutas menos, 22 escuelas que se van al carajo y el ramal del Belgrano Cargas va a llegar sólo hasta el Barrio 500 Viviendas. Desde ahí hasta el puerto las cargas se van a tener que llevar a pulso o con carritos fleteros".

Una versión incluso afirmaba anoche que una vez que bajaron del escenario armado en el muelle, frente al riacho Barranqueras, y antes de que la presidenta subiera al vehículo que la iba a llevar al aeropuerto, Cristina y Azula se agarraron de las extensiones capilares y forcejearon en el suelo, mientras Capitanich sólo atinaba a pedir a los gritos baldes de agua para arrojar sobre ambas mujeres.