Tras los hechos en la playa de estacionamiento del gobierno, el Consejo de Seguridad Vial pide la intervención federal al Chaco

Sábado, 28 de Febrero de 2009 09:37 Lole Pepe
Imprimir
ShareTweet

Los pequeños estrellamientos automotrices protagonizados el jueves por la ministra de Salud de la provincia tuvieron una impensada derivación política e institucional a nivel nacional, ya que ayer, en una reunión extraordinaria, el Consejo de Seguridad Vial de la Nación decidió pedir la intervención federal al Chaco.

 

"Es evidente que la seguridad vial de los chaqueños no está garantizada, si funcionarios del propio gobierno provincial protagonizan choques múltiples dentro de la Casa de Gobierno. Frente a ello, el remedio federal aparece como urgente, necesario e ineludible", dice la declaración aprobada por el plenario del CSV.

Ahora, el pedido será elevado al gobierno nacional, y luego girado al Congreso, donde serán los legisladores los que decidirán si disponen o no la intervención. Si se avala el planteo, se designará a un interventor que reemplazará a Jorge Capitanich. En este caso en particular, el Consejo pidió también que en el mismo acto de intervención se nombre como ministro de Salud a Juan María Traverso.

Angaú Noticias pudo saber que el debate en el Consejo fue extenso y por momentos áspero, ya que la representación chaqueña, encabezada por los ministros Aldo Leiva y Domingo Peppo, hizo una encarnizada defensa del gobierno provincial y rechazó de plano la idea de que en el Chaco no está garantizada la seguridad vial.

En un discurso tan polémico como encendido, Leiva dijo que "todo el mundo sabe que las mujeres no saben manejar, y eso debería ser considerado al momento de evaluar las condiciones conductivas de una ministra. Me juego la cabeza a que, por ejemplo, Lady Di y el macho se hicieron moco en París porque ella le pidió que la dejara manejar un ratito", y reforzó su planteo con el golpe de efecto de extender su mano abierta sobre la mesa de la reunión y preguntar: "¿Qué jugamos que fue así?".

Peppo, en cambio, optó por una línea más contemporizadora, y pidió a las demás representaciones provinciales "un tiempo prudencial de monitoreo" antes de decidir pedir la intervención. Buscando apoyo para esa idea, prometió que antes de junio la gestión Capitanich colocaría semáforos dentro de la playa de estacionamiento de la Casa de Gobierno y dictaría un decreto estableciendo "que los ministros de Salud sólo pueden circular en bicicletas balonas".

Pese a todo, la votación terminó con un abrumador apoyo a la intervención federal, iniciativa contra la que hubo un solo voto en contra. Fue el de Formosa, ya que Leiva y Peppo también terminaron apoyando el proyecto mayoritario.