Investigan por qué la expectativa de vida de los chaqueños es de más de 60 años cuando no deberia superar los 40

Martes, 11 de Agosto de 2009 02:04 Disesteitsacs Pepe
Imprimir
ShareTweet

Científicos de varios países se encuentran desde la semana pasada en el Chaco, encarando un estudio encomendado por la Organización de las Naciones Unidas, dirigido a determinar por qué los chaqueños tienen una expectativa promedio de más de 69 años, cuando no debería superar los 40.

"La capacidad del chaqueño para resistir condiciones culturales, políticas, institucionales y de otra naturaleza, tan adversas todas, es verdaderamente asombrosa, y encontrar las cualidades genéticas que dan origen a esa capacidad podría servir para alargar de manera increíble la vida de personas que viven en otras partes del mundo y que quieren prolongar su existencia", dijo a AN el doctor Ludwig Von Nierstentein, catedrático austríaco que encabeza la delegación.

AN: ¿Cómo surge este interés por estudiar las condiciones de vida de los chaqueños en particular?

LVN: Es una larga historia, que comienza c...

AN: No, si es larga olvide la pregunta, o nos va a cagar la nota. ¿Qué es lo que van a  estudiar concretamente?

LVN: Permítame al menos hacerle una síntesis de la respuesta que le iba a dar a su pregunta anterior, porque es necesario para contestar la segunda. El interés surgió al ver que en todas las categorías de atraso que explorábamos nos aparecían listas en las que figuraba el Chaco. El Chaco no es el peor estado en materia de hambre y pobreza, por ejemplo, pero figura. No es el peor en materia habitacional, pero figura. No es el peor en términos de transparencia política, pero figura. No es el peor en exterminio étnico, pero figura. Y, a diferencia de otros estados, justamente, figura en todos los rubros, aunque no lidere ninguno a nivel mundial.

AN: ¿Y entonces?

LVN: Entonces, todos quienes trabajamos en este tipo de relevamientos globales,  nos imaginamos que la expectativa de vida de los chaqueños no sería de más de 38 o 41 años. Permítaseme un tecnicismo si le digo que nos caímos de culo al ver que el promedio de vida aquí es de 69 años y algunos meses.

AN: ¿No están exagerando? Porque acá hay salud, hay educación, hay políticas sociales...

LVN: ¡Claro, es eso mismo, justamente ésa es mi teoría!

AN: No le entiendo.

LVN: Usted es chaqueño, y encima periodista, y fíjese lo que me decía recién: "Hay salud, hay educación...". Mi teoría es que como ustedes realmente se creen que eso es cierto, esa idea que se hacen en la cabeza, de que realmente tienen los servicios básicos, genera una sugestión colectiva que alarga la vida. En cambio, si fueran conscientes de que están tan en bolas como los habitantes de Biafra o Namibia, reventarían a los 35 años como renacuajos apretados con un cascanueces.

AN: Pero es que verdaderamente no estamos como ellos.

LVN: ¡Ja!¿Lo ve? Es increíble cómo funcionan.

AN: ¿Usted quiere decir que vivimos en una especie de ficción?¿Que la realidad que vemos no es la realidad?

LVN: Bueno, el concepto de que no hay "la" realidad ya es viejo. Pero tomando el sentido de su pregunta, sí, viven en una ficción, pero en una ficción concertada, que todos en mayor o menor medida acuerdan y aceptan. Eso es lo asombroso. El alcance de ese pacto, el cual, justamente por esa cualidad de ficción-convertida-en-realidad-por-consenso tiene tanta o más fuerza que una "realidad real", por llamarla de alguna manera. Le digo más: tiene más potencia y solidez una fantasía que todos dan por verdadera que una verdad que todos consideran fantasiosa.

AN: ¿Podría ir a algo práctico para explicarlo?

LVN: Usted decía "tenemos educación". Olvidemos la educación privada, que sólo puede ser pagada por un 10% de la población de su provincia, y hablemos de la escuela pública. ¿Un niño, al finalizar primer grado, ya sabe leer y escribir fluidamente?

AN: Fluidamente no, pero bastante sabe.

LVN: ¿En qué nivel diría que sabe hacerlo fluidamente?

AN: En tercer o cuarto grado.

LVN: Entonces no tienen educación. Tienen una institución llamada "sistema educativo", pero es una fachada. Pero vayamos a salud, el otro tópico que mencionó usted.

AN: Está el Hospital Perrando, que es un modelo regional, se inauguró en 2004, es...

LVN: ¿Qué porcentaje de la población es pobre?

AN: Depende de quien lo mida, puede ser entre el 50 y el 70%.

LVN: ¿Indigentes?

AN: También dependiendo de quien lo diga, del 10 al 30%.

LVN: ¿Me puede decir de qué sirve un hospital modelo si el 30% de la población no come?

AN: Por eso le decía que también hay políticas sociales, planes para desocupados.

LVN: Los bolsones de alimentos de la época de la Alianza servían para que una familia se alimentara cinco días, pero se entregaban cada mes. Las tarjetas alimentarias que da ahora el peronismo cubren las demandas calóricas de cuatro días. Los sociales en, promedio, cubren un 30 al 50% del costo de la canasta alimentaria familiar real.

AN: Bueno, pero usted focaliza en una pobreza urbana que no es toda la pobreza provincial tampoco.

LVN: Si la rural se va urbanizando, a razón de unos 15.000 pobres rurales que dejan el interior por año para ir hacia las ciudades, es justamente porque ahora la pobreza rural es peor. No debería serlo, con políticas adecuadas, pero como no las hay, sí, es peor. La gente no es idiota. Si se va a las villas urbanas es porque ahí al menos se incorpora a un movimiento piquetero y haciendo lío recibe algo más de comida, alguna beca y, con mucha suerte, hasta una vivienda. Es decir, sube un peldaño sin salir de la miseria. En el campo, en cambio, no existe, ningún movilero radial le pone un micrófono en la boca, ningún funcionario encuentra razones para atenderlo y darle una respuesta. Entonces terminar en un asentamiento urbano es el tipo de promoción que permite lo que usted llama "políticas sociales".

AN: Lo suyo es tremendista. Llevamos recién 29 años de democracia ininterrumpida.

LVN: ¿Seguro democracia?¿Como la que dice su Constitución?

AN: Y sí.

LVN: ¿Los poderes del Estado son independientes del sistema de partidos?

AN: No, la verdad que no.

LVN: ¿Se respeta el principio de igualdad ante la ley?

AN: Eeeh... no. Los que vaciaron el Estado están todos libres. En cana van los chorizos villeros.

LVN: ¿La Corte provincial está integrada por prestigiosos juristas?

AN: No, pero son prestigiosos amigos de caudillos locales.

LVN: Los organismos de contralor, como el Tribunal de Cuentas, ¿condenan a los funcionarios que malversan fondos?

AN: En teoría sí, y eso los inhabilita para ser candidatos en el futuro, pero inventaron un sistema de "refinanciaciones", y si pagan la primera comodísima cuota, ya están hablitados para todo.

LVN: Bueno, por lo menos vi que en vuestra Constitución los usuarios tienen un representante en las empresas públicas de servicios.

AN: Sí, pero desde 1994, cuando fue la reforma constitucional, están sin ser elegidos.

LVN: ¿Y por qué no lo denuncian al Defensor del Pueblo?

AN: Fue elegido recién el año pasado, con 17 años de demora, y todavía no tiene oficina.

LVN: Recurran a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

AN: Pusieron a un ex funcionario del gobierno anterior.

LVN: ¿Ve? Es lo que le decía, la realidad formal aquí es una cosa, y la realidad real es otra muy diferente. Al menos, leyendo los diarios, veo que se respeta el sistema de licitaciones para las grandes inversiones del Estado.

AN: Tampoco es tan así, francamente. Las empresas constructoras, por ejemplo, arman acuerdos para turnarse en la presentación de las ofertas más bajas. Así, todas pueden quedarse con una obra, y la ganadora puede sobrepresupuestar para que las viviendas Fonavi se paguen al doble de su valor real y haya con qué pagar los retornos correspondientes. Lo hicieron y lo hacen todos los gobiernos.

LVN: Bien, comprenderá ahora por qué nuestro interés. Todo eso, mezclado con el calor pegajoso la mayor parte del año, los mosquitos, las pestes de otros siglos, la ausencia casi total de bellezas naturales (salvo la de la región que menos conocen, que es El Impenetrable), la mugre, los lomos de burro, los semáforos que nunca están sincronizados en ninguna ciudad de la provincia, los intendentes patéticos, la anomia social que hace que no exista ley, la inundación que es seguida de sequía antes de una nueva inundación, la pasión de todo el mundo por los cortes de rutas, etcétera, etcétera y etcétera... Que con todo eso lleguen a los 69, es increíble.

AN: ¿Y una vez que logren descifrar de qué modo esto serviría para alargar la vida de la gente que vive en otros lados, qué más tienen en mente?

LVN: Para que no sufran tanto, ver qué podemos hacer para acortar la de ustedes.

 

 

.