Angau Noticias

Martes
29 de Septiembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> Otra jornada de pleno encanto en niños de jardín de infantes que pudieron hablar con el señor gobernador

Otra jornada de pleno encanto en niños de jardín de infantes que pudieron hablar con el señor gobernador

E-mail Imprimir PDF
Share

Días atrás, AN fue testigo de un encuentro quizás algo ríspido entre el señor gobernador de todos los chaqueños, Jorge Hilton Capitanich, y niños analfabetitos que asisten a un jardín de infantes de Fontana, para los cuales el primer y segundo mandatario provincial construyó con sus propias manos un nuevo edificio.



Aquella vez, el estrés de JHC y la actitud nada comprensiva de los pequeñuelos conspiraron contra una exitosa y fructífera comunicación. Pero ahora, en la inauguración de otro jardín, todo fue distinto, y este portal volvió a verlo en vivo y en directo.

Lo que seguramente será recordado por los niños como el día más feliz de sus miserables vidas comenzó con la llegada de Capitanich al Jardín de Infantes 143, donde inauguró remodelaciones, habló con algunos padres, intentó levantarse una maestra y se sentó en la sala de 4 para hablar con los niños. Este es el cálido y simpático diálogo producido:

JHC: Holaaa, holaaa, buen día chicossss...

(Todos): Buenos días señor gobernador de tooodos los chaqueños.

JHC: No los escuché, eh, jio jio, a ver: ¡Buenos días chiicoooss!

(Todos, sin mayor entusiasmo): Buenos días señor gobernador de todos los chaqueños.

JHC: Hmmmm... me parece que acá no están tomando la sopa, jio jiooo. Vamos de nuevo: ¡Buenos días chiiicoooos!!

(Silencio total)

Maestra (al oído de Capitanich): Gobernador, son chicos, no pelotudos.

Un nene: Seño, ¿ya nos podemos ir?

Maestra: No, a ver, les dije que iba a venir el gobernador, ¿no? Bueno, acá lo tienen, así que pueden hablar con éllll, pueden preguntarse cosiiitaaasss, pueden averiguar qué hace un gobernadorrr (carraspeos entre los padres presentes), lo que quieran.

Los chicos juegan con sus manos o con elementos que tomaron de las cajas de juguetes de la sala.

Maestra: A ver vos, Ceci, que dijiste que le querías hacerle una pregunta al gobernador.

-¿Usted qué le pidió a Papá Noel?

JHC: Jaja, nada, porque Papá Noel no existe, es un fideicomiso.

(Varios chicos se ponen a llorar, y son retirados de la sala)

Otro nene: ¿Es difícil ser gobernador?

JHC: Si estás casado, sí.

Una nena: ¿Pol qué las maestlas dicen que usted es un guacho de mielda?

Maestra (nerviosa): Chicos, vamos a ir haciendo las últimas preguntas porque el señor gobernador tiene muchas cosas importantes para hacer. Bruno, vos habías levantado la mano, me parece, ¿no?

-Gobednadod, ¿uzted zabe el cuento de Zenizienta?

JHC: Claramente y objetivamente sí.

-¿Y noz puede contadlo?

JHC (mirando el reloj con gesto agrio): Okay. Cenicienta vivía en una solución habitacional provista por el gobierno de Chaco a través del programa ANSeS junto a dos hermanastras y su madrastra, que la tenían como personal de servicios domésticos no registrada, pese a los beneficios que el gobierno había establecido para quienes regularizaran esas relaciones laborales. En ese contexto, claramente Cenicienta debía cuidar la relación recursos-egresos para no desfinanciarse, ya que en virtud de la crisis internacional se encontraba con un escenario de alta relación deuda/presupuesto por un lado, y por otro con tasas elevadas que la obligaban a desembolsos claramente onerosos en materia de compromisos con acreedores. Si bien ella se daba cuenta de que el gobierno estaba tomando medidas adecuadas, sin generar nuevo stock de deuda y buscando mantener el superávit fiscal primario, sus hermanastras, que habían sido parte de los doce años de la Alianza en el poder, permanentemente buscaban ponerle palos en la rueda, razón por la cual Cenicienta vivía cayéndose de la bicicleta, lo que a su vez recargaba la presión sobre la red sanitaria estatal, obligando a gastos de atención que consumían recursos que el Estado bien podría haber destinado a otros fines más productivos en términos de incentivo a la actividad económica. En ese contexto, claramente Cenicienta tenía los ovarios inflamados, de modo tal que objetivamente decidió que asistiría a uno de los Cabildos del Bicentenario organizados por el gobierno en pos de lograr puntos básicos de consenso para la elaboración de un Plan Quinquenal que garantizara diecinueve ejes de gestión: inversión en infraestructura básica, inversión en infraestructura no básica, inversión en infraestructura ni básica ni no básica, conducta fiscal, control del gasto público, polinómicas para la definición de reajustes salariales, matriz de apuntalamiento de emprendimientos productivos no industriales, captación de radicaciones terciarias, mejora del sistema institucional mediante asistencia de organismos internacionales, cooperación regional con intercambio comercial equilibrado, amplio relevamiento territorial para la definición de unidades de desarrollo, sustitución progresiva de exportaciones...

-¿Ella quedía ved al pínzipe?

JHC: Te voy a pedir que no me interrumpas. Cuando vos hablaste yo te escuché, respeté tu alocución y te escuché atentamente.

(Silencio tenso)

JHC: Yendo a tu pregunta, sí, ella va al Cabildo del Bicentenario, gracias a un hada madrina que le convierte el vibrador en un Toyota Corolla y le transforma en prendas Kosiuko la ropa que ella había comprado en Ipuny. Pero el hada le advierte que a las doce todos los objetos iban a volver a su condición original, y ella iba a dejar de ser monotributista para volver a ser una laburante en negro del montón. La pelotuda, de calienta que estaba con el príncipe, se olvida del dato, se pasa de hora y después tiene que salir cagando para su casa.

Maestra: Gobernador, la boca.

JHC: No, ahora no puedo, señorita, esperemé un cacho. Entonces, cuando Cenicienta se va, se le cae una factura, y el príncipe se queda con el número de Cuit, y a partir de ahí va casa por casa viendo si encuentra a una chica que tenga la misma característica fiscal. Y así varios meses, hasta que el pajero se da cuenta de que poniendo el número en la página de la ANSeS, le sale al toque el nombre de la mina. Entonces la ubica, se casan, forman un fideicomiso y son felices.

(Silencio)

Maestra: ¡Muy bieeeeen!¿Nocierto, chicos?

(Silencio, los chicos juegan abstraídos)

JHC (molesto): Ah, ¿son vivos? Bueno, ya van a ver.

El gobernador se gira, y ordena a su asistente: "Que venga Ivanoff".



.

 

 

Comentarios   

 
0 #2 DanielZan 24-03-2010 12:20
"intentó levantarse una maestra" - Lamento no hayan profundizado en este incidente, aparentemente el cortejo comenzo con la formula de rigor, "¿Llegas hasta aqui manejando o con algun medio de transporte?" Como dice el refran, el que se quema con leche...

ADMINISTRADOR: Jejeee
Citar
 
 
0 #1 Peppo2023 23-03-2010 06:18
Es cierto que algunos de los chicos que escucharon a Jorge Hilton ahora toman la sopa y hacen los deberes mucho mas rapido.????????
Hay serias sospechas de que los padres utilizan la Television con discursos de Hilton como presion. En vez de Ahi viene el cuco, le dicen Ahi viene el coki.
A veces tambien juegan a los rompecoches con una foto de tia sandra pegada en el autito.
Otra medida que esta dando mucho resultado para hacer dormir a personas que sufran de insomnio es someterlos a observar las sesiones de la Legislatura.
Uno quiere escribir estas cosas en broma, pero mira la realidad y la supera.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso