Angau Noticias

Viernes
23 de Abril
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> Roberto Lugo sin anestesia: "Jamás voy a olvidar lo feo que fue descubrir que Biancalani es malo"

Roberto Lugo sin anestesia: "Jamás voy a olvidar lo feo que fue descubrir que Biancalani es malo"

E-mail Imprimir PDF
Share

El presidente de la Federación Económica del Chaco, Roberto Lugo, fue la sorpresa política del verano, y por partida doble. Primero, el 4 de marzo, cuando anunció que sería precandidato a intendente por la lista de Fabio Biancalani. Luego, cuando diez días después, el lunes 14, informó que desistía de su postulación. A partir de alli, se abrió una novela de contrapuntos con su ex referente en la fugaz participación política.


 

Es que tras la salida de Lugo, Biancalani dio una conferencia de prensa en la que denunció que la renuncia de RL se debía a "aprietes" del gobierno de Jorge Hilton Capitanich, dando a entender que Lugo había comenzado a tener problemas en su actividad comercial por haberse sumado a la lista del senador, quien competirá en la interna peronista con Capitanich por la candidatura a gobernador.

Lugo salió al toque a desmentir a Biancalani. “Yo no creo en la política que difama, que agravia, de excusarse y de atribuirle a otra persona el fracaso de uno. Uno se da cuenta por ahí cuando no comparte un proyecto, cuando entra a algún lugar y ve que eso no era lo uno tenía pensado. Es simple. Tampoco uno puede quedarse a que termine la fiesta. Uno se puede ir antes”, dijo el titular de Fechaco, dejando abiertas varias lecturas posibles.

 

La crudísima verdad

Tras las ambiguas explicaciones de Lugo, todos los interrogantes quedaron en pie. Por eso, AN buscó un mano a mano con el ex candidato. Éste es el resultado.

-¿Qué quiso decir con eso de que "a veces uno entra a algún lugar y ve que eso no era lo que uno tenía pensado"?
-Que yo pensé que el tema de la interna y el trabajo en el Frente Amplio, la agrupación de Biancalani, se iba a manejar de otra forma.
-¿Qué esperaba?
-Bueno, por ejemplo Fabio me había dicho que íbamos a elaborar un plan de gobierno con los equipos técnicos.
-¿Y qué pasó?
-Que yo le iba reclamando eso, y el se ponía... no sé... como fastidiado, con mi insistencia. Así que un día, a la siesta, me dice de mala gana "¡bueno, ta bien, ya llamo a los equipos técnicos!"
-O sea que se reunieron.
-Sí, pero los equipos eran un muchacho que tenía metidas cuatro materias en Ciencias Económicas, para elaborar un plan de desarrollo y una reforma fiscal; un plomero amigo de un tío de Fabio, para ver el tema del nuevo acueducto; un chico que atiende el teléfono en Femechaco, para ver lo del programa de salud; un repartidor de Amarilla para analizar la marcha del gasoducto del NEA; y, en fin, todo así.
-Le pareció improvisado.
-Sí, un poco. A mí el plan que salió de ahí no me convenció mucho.
-¿En qué consistía?
-Había dos niveles. Uno era el plan de gobierno provincial, por si ganaba Fabio. Me pareció que le faltaba profundidad.
-¿Por qué?
-Planteaba cinco medidas "de shock", como las definía Fabio, que eran: 1) Remover la tierra de los arbolitos que están al costado de la Casa de Gobierno; 2) Apagar las luces del patio de la residencia oficial para mejorar la oferta energética; 3) Pedir una reparación histórica para la comunidad eslovaca de la provincia; 4) Reemplazar la asignación universal por hijo por la entrega de máquinas de coser; y 5) Un rígido control de precios sobre los cepillos de dientes.
-¿Y el plan municipal?
-Era ambicioso, eso no se puede negar. Se planteaba, por ejemplo, trasladar a todas las familias que viven en la zona norte hacia la zona sur, para prevenir eventuales inundaciones.
-Pero la zona sur está saturada. ¿Cómo iban a meter ahí a toda esa gente?
-Se iba a mandar a la gente de la zona sur para el norte.

-¿De Biancalani como dirigente también sufrió una decepción?
-Sí, yo pensé que tenía una formación política más sólida, digamos.
-¿Y no era así?
-No. Conversando, al final se enteró por mí de que Evita e Isabel eran dos esposas distintas de Perón, por ejemplo. También lo pillé una vez diciéndole a un militante que la revolución china había sido liderada por Bruce Lee.
-¿Ahí comenzó a pensar en bajarse?
-Más o menos. En realidad, lo determinante fue darme cuenta de que Biancalani no era lo que yo pensaba. Jamás me voy a olvidar de lo feo que fue descubrir que él era malo. Descubrir eso me hizo bolsa.
-¿Cómo malo?
-Sí, había sido que no se estaba postulando por el bien común, por la grandeza de la provincia y el progreso de la nación. Es más, en algunos momentos tuve la impresión de que lo hacía sólo por dinero y poder. Ojo, es una impresión mía, eh.
-Un golpe duro.
-Sí, totalmente. Hasta le confieso que me dio la sensación de que la plata de los actos, de los afiches, de los pasacalles, del traslado de gente, no salía de la venta de empanadas ni de la organización de rifas, como me había dicho él.
-Es probable. ¿Después de esta experiencia ya no va a volver a militar?
-Hay dos cosas para responder a esa pregunta. Primero, que yo creo que todo el tiempo militamos. Militamos al trabajar, al pagar un impuesto, al darle la mano a los que menos facturación tienen, al sonreírle a la dulce anciana que le tira migas de pan a los pelícanos en la plaza 25 de Mayo, al acariciar las mejillas del ninio que cual gota de rocío busca su destino sobre la tersa hoja verde de la vida.
-Qué lindo.
-Y en segundo lugar, sí, creo que voy a seguir militando en política. Me llamaron el señor gobernador Capitanich y el doctor Rozas, y me dijeron que no tengo que bajar los brazos, que hay políticos malos, que no piensan en el pueblo, pero como me dijeron ellos: "Habemos otros que jamás tendremos paz hasta que el último de nuestros hermanos chaqueños lleve en su corazón la dulce miel de la felicidad".
-La culpa no es de la política, sino de los políticos.
-¡Exacto!¡Qué gran síntesis la suya! La voy a anotar, déme un momento.

Lugo desprende una lapicera del bolsillo de su saco, y anota detrás de una boleta de telefonía móvil. Antes de irse, nos completa:
-O sea, hay políticos malos, así como también hay periodistas malos, médicos malos, maestros malos, otorrinolaringólogos malos, fabricantes de fideos tirabuzón malos y sapitos cro-cro-cro que tampoco luchan por el Bien. ¿Pero bajaremos los brazos por ello? ¡No, no y no!

 

Artículos relacionados:

¡Buenísimo, dale!

Te tengo que decir algo

 

.

 

Comentarios   

 
0 #2 Rubén& 28-03-2011 08:04
"darle la mano a los que menos facturación tienen"

¡Juaaaaa! ¡Qué slogan para la pxma campaña Más por Menos, Oumaigot!
Citar
 
 
0 #1 Ramoncito 28-03-2011 07:33
Qué mal la piña que ligó con un cross de izquierda el pobrecito de Luego, che ... (es "Luego", ¿verdad?). Lindas las mandíbulas y los dientes de Tiburón Blanco Biancalame (cada tanto se NARANPOL FRAMBUESAS PSICODÉLICAS, EL SABOR QUE TE ENLLENA LA ALMA el picarón) ... jio, jio. jiooo ...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso