Angau Noticias

Viernes
17 de Agosto
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> El periodismo en la era de la vociferación

El periodismo en la era de la vociferación

E-mail Imprimir PDF
Share

Ni modo. Tampoco ingenio o compromiso del real, es decir, ese compromiso con alguna causa que puede llegar a poner en riesgo el empleo, la reputación, el buen pasar, la vida fácil. El compromiso, en todo caso, hoy está fundado en la conveniencia, en el provecho; tiene que ver con el empleo y con la certeza de una tranquilidad absoluta. No hay voces impares que suenen en alguna parte de los medios de comunicación que toman partido, a toda hora, por una u otra parte. Porque hay dos partes. Una tiene la verdad absoluta, y al que no esté de acuerdo con esa verdad, ni bola, ni empleo, ni jota. Y la otra mitad, también.


Un duelo de mandatarios del relato de la presunta realidad en el que no tienen cabida las voces que disienten con esa mirada jerárquica y absolutista de la vida. Los de un lado, el lado oficial, cometen el terrible error de dárselas de hacedores de una historia en la que buena parte de ellos poco y nada participaron. Los del otro lado, oligarcas de cuarta, publicistas de la dictadura, de la época dorada del menemismo, sin ferrocarriles, ni rutas, ni petróleo ni nada, lo mismo. ¿En qué lugar buscar respiro?

El periodismo argentino se ha convertido en una resaca de lágrimas, en una carrera de vociferadores que trata como estúpidos, pelotudos, funcionales a esto o aquello, a los que vacilan, a los que dudan de la veracidad del relato. El periodismo argentino es riquista: “La duda es la jactancia de los intelectuales”.

Así las cosas, escribir se ha convertido en un drama. Escribir, digo, lo que uno quiere escribir; decir lo que uno cree más apropiado decir; gritar lo que uno cree que se debe gritar. Para escribir hoy una nota en la Argentina siento la necesidad de incluir un prólogo, suerte de “Aclaración al lector”. Tipo: “El autor de este artículo cree oportuno aclarar que no tiene militancia partidaria. Que tanto abatimiento le causan los arrebatos de 6,7,8, El Argentino, Página/12 y Miradas al Sur, como los arrebatos de La Nación, Clarín, Perfil, Noticias y demás. Simplemente pretende contar o decir algo y que no lo encasillen”.

Hace tiempo que no publico artículos en medios argentinos. Mucho tiempo. No porque no quiera hacerlo. Siempre me asaltan ganas de decir algo, de contar algo, de referir cosas o cositas. Estamos en la era del periodismo militante, expresión que no llego a entender porque, me parece, el que milita no puede cobrar un sueldo. En mis años de militancia estudiantil, años setenta, pagábamos de nuestro bolsillo los aerosoles para escribir consignas, ideas de las que estábamos muy convencidos, en las paredes y muros de la ciudad; pagábamos de nuestro bolsillo el esténcil para imprimir en el mimeógrafo los volantes y los folletos; pagábamos el boleto del colectivo, del tren, o, en caso de extrema urgencia, el taxi para llegar a tiempo a un acto, a una marcha, a una reunión; buscábamos en las zapaterías las cajas de zapatos sobrantes para armar las cajas volanteras; comprábamos en las librerías esos autoadhesivos, que llamábamos obleas, en los que escribíamos consignas revolucionarias y después pegábamos en las puertas de colectivos y subterráneos.

Y nadie se quejaba por hacerlo. Al contrario. De nuestros sueldos de cadete, obrero, oficinista, lo que fuere, sacábamos esos pesos sin pensarlo dos veces. Era algo natural. Nos movían ideas, convicciones. Ganas de agarrar el río con una mano. Me refiero al espacio en el que yo militaba, la Unión de Estudiantes Secundarios, alineada con Montoneros.

Periodistas militantes de uno y otro lado. Porque hay un lado y hay el otro. Y, en el medio, muchos que, como yo, no saben qué mierda hacer. He ofrecido mi oficio a diarios y revistas de toda naturaleza, hasta les he propuesto hacer a un lado la cosa política y escribir crónicas, es decir, textos despojados de política cruda, apenas crónicas. Y nada. Silencio. Entonces escribo libros. Las editoriales nunca jamás me han censurado. Sí, desde luego, y en contadas oportunidades, me han aconsejado eliminar alguna adjetivación para ahorrarnos demandas. Bien, todo bien eso. Pero la política editorial de las revistas y los diarios argentinos causa pavor.

A uno le quitan las ganas de escribir. A uno le quitan las ganas. A uno. Un loco kirchnerista, amigo de mi cuñada, me mandó decir: “¡Y si no consigue publicar en ningún medio, entonces que escriba en un blog!”. No tiene nada de malo escribir en un blog, claro. Pero no me da plata, no gano un centavo. El blog, en todo caso, es verdadero periodismo militante. Se escribe porque sí, para sí, y para el lunático que de pronto cae, de puta casualidad, en ese espacio.

Me cago, definitivamente, en ese mamarracho que hoy llaman periodismo. Escriben con los codos. No tienen la menor idea de lo que están diciendo. No hablan de las cosas que interesan. Nos meten, esos bandos, en un lupanar de la información. Y cobran buenos pesos por hacerlo. Creo que el periodismo es otra cosa. Ni una ni la otra. Otra. Difícil de definir. ¿Tiene que ver con el bien público? Uno presume que sí. ¿Tiene que ver con la advertencia, con la vigilancia, con el control del poder político? Tal vez. El buen periodismo no debe declamar ni gritar ni ocultar ni amenazar ni sostenerse en la chicana. Creo que debe estar del lado de lo que considera más justo. El periodista, no el periodismo, porque el periodismo es una categoría vaga, evanescente. Ahora se habla de periodismo como si el periodismo no fuera otra cosa que un altar al que llegan los iluminados.

El periodismo es un oficio al que se entregan personas que quieren contar las cosas que les pasan a las personas. No es tan difícil entenderlo. No es una profesión a la que se entregan, a cambio de un buen salario, personas que quieren contar lo que consideran que deben contar para satisfacer la gula de un patrón o de un gobierno o de un partido político. Para eso, que militen, organicen actos, tomen un megáfono, digan lo que quieren decir, y nada de centavito a cambio. Porque la militancia es otra cosa. No nos sometan, los de uno y otro lado, porque hay uno y otro lado, al martirio de escuchar o leer sus divagues ideológicos. Está muy bien que eviten el contrabando de ideología y a los gritos declaren que son oficialistas u opositores, pero, por favor, háganlo con una cuota de decoro, de talento, de lucidez, de propiedad. No asesinen la semántica, la gramática, el calor de la palabra. De la declamación al patetismo hay menos de un paso, o quizá ninguno.

Ya no quedan en los diarios y en las revistas artículos de personas que escriban de modo libre, independiente, con algo de estilo y soltura. Todo es chirle, sometido a urgencias políticas. No hay cronistas. No hay tipos que al menos deslicen una idea. El último que lo hacía, se fue. León Rozitchner, y, por suerte, todavía anda por ahí Grüner. De José Pablo Feinmann ha quedado su nombre, su estuche. Sus afiches de página entera en Página/12 que semejan la publicidad de las charlas de un evangelista de la filosofía.

El periodismo se ha convertido en espectáculo. La noticia, en mercancía. De uno y otro lado. Porque, cosa de mierda, hay uno y otro lado. A veces escucho decir a algunos periodistas: “Yo siempre escribí lo que quería, nunca me censuraron”. Lo ha dicho Morales Solá, lo ha dicho Lanata, lo ha dicho Caparrós, lo han dicho muchos. Y claro, hombre, porque nunca jamás escribiste algo que incomodara al medio en el cual publicabas. O publicás. ¿Eso es libertad de expresión? No. Eso es acomodamiento animal al medio ambiente con el único propósito de cobrar unos pesos, o de ganar fama, o todo eso.

Recuerdo que cuando Morales Solá escribió una nota en la que decía que Ernestina de Noble había adoptado a sus hijos en buena ley, le respondí con una carta que envié a La Nación. Una carta muy educada y, creo, con fundamentos. Jamás la publicaron. Pero Lanata tiene espacio en ese diario. El revolucionario Lanata, que cuando llamábamos a asamblea en Página/12 para, tal vez, ir a un paro, aparecía en la redacción a los gritos diciéndonos que ese era un diario progresista, que lo hacíamos entre todos, y que no cabía ningún tipo de huelga.

Y los jefes de redacción inclinaban la cabeza y sin reparo alguno se ponían a hacer el diario entre ellos, a los ponchazos, porque el diario debía salir. Algunos de esos jefes andan por la redacción de revistas y diarios de uno u otro lado, porque hay uno y otro lado. Saben comer de toda mano.

¿Qué diferencia notoria hay entre Página/12 y Clarín a la hora de informar, de titular una noticia? Me refiero, claro, a la intencionalidad política. ¿Y entre La Nación y Miradas al Sur? Ninguna. Todos, los unos y los otros que cada día pretenden informarnos desde sus páginas independientes y objetivas, caen en el pecado de la vociferación. Unos nos dicen que estamos en plena revolución; los otros nos dicen que estamos en pleno proceso de desintegración y autoritarismo.

Nadie nos permite decir que estamos a la espera, reflexionando, contemplando este amasijo de la información, este descuartizamiento del sentido común, esta cosa melancólica de la decrepitud de la palabra. Asunto que en estos días cobró el grado sustantivo de la hipocresía: todo el periodismo, absolutamente todo, el de una parte y de la otra, echando lágrimas y mocos por lo que ocurrió en diciembre del 2001. Paf! Hablar de las cosas terribles que ocurrieron es cosa fácil cuando te lo permiten, cuando no está en juego tu empleo.

 

Hernán López Echagüe

 

Publicado en enREDando

(gracias Bruno Martínez por el enlace)

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #8 SuMajestad 17-04-2012 03:48
La contratapa de NORTE de hoy, martes 17 de abril de 2012
parece hecha por los directivos de REPSOL, es increíble!!! pareciera que están deseando nos vaya mal, o pareciera están deseando meternos miedo, solo una cosa digo a NORTE:
CIPAYOS
CIPAYOS
No es de extrañar, tilinguito como es seguidor de clarin y lanaZion, con la mayoria de los clables provistos por NA (del grupo clrin) con sus principales redactores corresponsales de clarín y lanaZion. Bueno eso no es periodismo lo que hacen es lobby para REPSOL, NORTE pierde credibilidad, es vocero de clarín y confunde. Pero esto de titular y adjetivar contra la medida de la presidenta es muy, pero muy de CIPAYOS.

A: Es que como El y Ella no habrá otros revolucionarios iguales. Fijate:
http://economia.elpais.com/economia/2012/04/16/actualidad/1334611432_059942.html
Citar
 
 
0 #7 josé raúl 10-04-2012 21:17
Uno de los mejores artículos serios e independientes. Gracias Señor PERIODISTA.
Citar
 
 
0 #6 roque 08-04-2012 08:45
Me gusta este gobierno, me gusta este proyecto nacional y popular, me gusta este momento histórico, me gusta todo esto mucho mas que en ningun otro momento. Y es por eso que me gusta tu reflexión. Estoy totalmente de acuerdo. El periodismo clarinesco es de cuarta y secante, y el periodismo de pagina 12 aprovecha la bolada con su posición contraria. Ahora, no me olvido que los periódicos imprimen lo que el público quiere leer. El 54 % no dice unicamente que ganó Cristina y punto, dice además que hay tambien un 46 % que esta en contra de la gestión presidencial. Está en contra del reparto, del gasto público, de los DD HH, de las condenas a los genocidas, del matrimonio civil entre personas del mismo sexo, de la ayuda para embarazadas, etc, y vería con buenos ojos la destitución de Cristina, aunque sea a través del Comando Sur. Me gusta tu posición, pero si yo fuera periodista escribiría como los de pagina 12. Este partido que se esta jugando, nos pone contra la pared a todos.
Citar
 
 
0 #5 carozotrucho 30-03-2012 04:38
La mayoría de los medios periodísticos no cumplen específicamente con el periodismo en sí sino más bien responden a una lógica de empresas capitalistas.
Es lógico, se desarrollan en una sociedad capitalista.
Resistencia, como nuestro país todo, está dentro del capitalismo.
No somos una comunidad ni socialista no organizada bajo la tutela del Estado.
Actualmente tampoco estamos en presencia de un "estado bobo" como en el menemismo que dejaba la libre acción a las grandes compañías aunque aún falta muchísimo por hacer en materia de regulación para asegurar que la "mano invisible" del dios mercado deje de llevar ganancias para los que más tienen.
Pero volviendo al tema, los medios periodisticos se establecen para ganar guita.
Diario NORTE por ejemplo, difícilmente volcará editoriales contra empresarios locales, la Cámara de Comercio de Resistencia, la Federación Económica del Chaco, la Sociedad Rural, la FAA, etc, etc. Sí en cambio es factible encontrar notas contra el "chavismo", la "intervención estatal", contra Fidel Castro, y también es común encontrar notas a favor de la SIP.
Es lógico.
También es lógico que para NORTE sea digno de meter en tapa asaltos a comercios, motochorros, porros de marihua y no martillar por ejemplo con las viloaciones en las comisarías, los empleados en negro de los comercios, la evasión de todo tipo de muchos comercios, la violencia contra mujeres y menores.
Es lógico.
NORTE engarza con la ideología de comerciantes y es por ello que es más importante el afano a un comercio que la violació a una menor.
NORTE como muchos otros medios es parte de la burguesía local, no es que sea su vocero, es parte de ella, tiene lazoas con el Rotary, con las Cámaras anteriormente nombradas y participa de esa forma de ver la vida y la economía.
Su visión de la realidad como la de todos es parcial, incompleta.
El asunto es que hay que saber desde donde se habla.
La Iglesia por ejemplo ella misma dice que habla en nombre de Dios, y bueno, ya está, el que le crea que le crea y el que no. Pero la mayoría de la prensa no dice "mire, nosotros pensamos así y así-2, excepto los periódicos de partidos políticos.
Pero el imaginario del público tiene incrustada la idea de que la prensa que no se define por ningún partido es "independiente".
Y tiene ensartada la idea, muy bien martillada por muchos medios periodísticos, de que los "oficialistas" son "malos".
No interesa si lo son o no.
Lo interesante es que casi nadie se cuestiona si ser parte de la ideología dominante es o no malo. De "Ambito Financiero" no se cuestiona a voz en cuello como vocero de la banca, tampoco de La Nación como expresión de la oligarquía, y es lógico: la mayoría de la s empresas periodísticas participan de la lógica capitalista.
Son como "grandes hermanos" parafraseando un libro de Eduardo Anguita.
Y mucha prensa del sistema se aplica para que la mayoría siga sin reflexionar demasiado, mientras tanto, como no son tontos, no muerden las manos de quienes le dan de comer; los otros, ah los otros! que les importa, seguirán titulando temas de inseguridad y declaraciones de los titulares de las cámaras empresariales, para decir que todo está como el tuje o agrandando la gravedad de la sequía haciendo presión a favor de los terratenientes.
Difícilmente en NORTE se haga una investigación sobre la evasión, o sobre el origen de fondos que construyen tremendos y caros edificios que después casi nadie habita, o tampoco van a investigar por qué los comercios de acá son tan caros o las propiedades, o porque nunca son cuestionados los profesionales que cobran el plus medico.
Difícilmente lo hagan porque para los patrones de las empresas periodísticas eso sería escupir para arriba.
Y los trabajadores de prensa están muy cercados.
Por un lado con la línea patronal y por otro lado con la incapacidad que muchos muestran, la cobardía ante los verdaderos poderes que no son precisamente los públicos sino los privados.
Citar
 
 
0 #4 rikiraton 29-01-2012 04:16
Fuera de joda

Esta nota no tiene nada que ver con el tema expuesto pero la basura no es joda.

No es joda la proliferación de basurales por toda la ciudad.
Hermosa de hechura de resistencianos y resistencianas, todos y todas bregando por mantener una ciudad mugrienta, cagándose en tutti cuanti.
Ya espichó una persona por enfermedad llevada por ratas.
Hay más pestes disponibles, así que, compoblanos ¡a seguir tirnado basura a la vìa pública!
Resistencia, ciudad trucha fenicia, donde lo único que importa es hacer guita, especulación inmobiliaria, juntarla con pala e ir a veranear al exterior, después volver y quejarse de la mierda que es esta ciudad mientras desde las 4X4 o desde carritos (conchabados por dueños de 4X4) tiran desperdicios en cualquier esquina o cantero central.
Solo faltan cadáveres humanos.
Encima con la populosa fauna de perros callejeros, la mugre se reproduce a sus anchas.
Las municipalidades deben tomar de una vez la solución integral al problema, llevarlo adelante a través de una gran planta recicladora y de tratamiento, incorporar como recolectores-cl asificadores a los mismos ciudadanos que hoy se la rebuscan en los carros formando una especie de sociedad mixta donde el estado municipal sea mayoritario, a la vez concientizar con continua educación sobre los residuos, establecer días y contenedores para distintos desechos y por último penalizar gravemente a quienes incumplen.
Ya hay trabajos realizados (y muchos!!) respecto de la basura, al solo modo de ejemplo: "Ideas para un manejo sustentable de residuos sólidos urbanos. Experiencias de tratamiento de residuos sólidos domiciliarios en las ciudades de Córdoba, Campinas, Sao Paulo, Curitiba, Santiago" (en la web: http://www.lombricultura.cl/lombricultura.cl/userfiles/file/biblioteca/compost/Experiencias compost.PDF)

Esta nota no tiene nada que ver con el tema expuesto pero la basura no es joda.
Citar
 
 
0 #3 rikiraton 28-01-2012 08:26
Fuera de Joda:
Viva la mugre de Resistencia.
Ya cagó la fruta una persona por enfermedad llevada por ratas.
Leptopirosis.
Viva el celestial espectáculo de vecinos/as, todas y todos, que sin empacho largan mugre a la vía pública.
Viva la fantochada de la municipalidad que "prepara" festejos para una colonización mentirosa de tanos, mentira continua y de acomplejados en donde todos somos negros, y en vez de esa pavada ni se les ocurre como MEJORAR EL TRATAMIENTO DE LA BASURA.
Si copiamos al derecho federal yanqui para nuestra constitución, ¿por qué no copiamos los que se hizo, por ejemplo, en Córdoba, Campinas, Curitiba, Santiago?
(solo de ejemplo: "Ideas para un manejo sustentable de los residuos sólidos urbanos. Experiencias de tratamiento de residuos sólidos domiciliarios en las ciudades de Córdoba, Campinas, Sao Paulo, Campinas, Curitiba, Santiago"
Link:http://www.lombricultura.cl/lombricultura.cl/userfiles/file/biblioteca/compost/Experiencias compost.PDF)
Todos están en la boludez, a nadie le importa Resistencia.
Es sólo el lugar para comer, coger , dormir, hacer guita, MUCHA guita con la especulación inmobiliaria, irse de vacaciones a Brasil y después putear y reputear a la ciudad que la enchanchan, la enchiquerean una y mil veces tirando mugre de todo tipo (falta sólo cadáveres humanos) a la vía pública.
Somos mugrientos, y tenemos la soberbia del ignorante, vivimos embobados con moldes aprendidos de la televisión y no miramos verdaderamente nuestro entorno, hablamos mil veces de derechos de originarios, de la madre tierra, de la ecología, del calentamiento,, de la corrupción y la puta madre y seguimos primereando el ranking roñoso de tirar basura donde se nos cante el orto.
Cuando proliferen las epidemias todos los hijosputa que ya desde 4X4 o dándoles (o permitiendo) a carritos arrojan basura, se van a quejar, van a decir que esto y aquello, que la salud, que el estado, que el municipio, que Dió y la Virgen, pero mientras tanto déle tirar desperdicios a la vía pública que junto a los perros vagabundos hacen del paisaje de Resistencia, UNA VERDADERA RESISTENCIA A LA PULCRITUD.
Citar
 
 
0 #2 Rubén& 09-01-2012 04:01
La de los medios vendría a ser como una dictadura, intolerante a todo lo que no esté contemplado en su "estatuto", y el periodista un ciudadano de ese país, debatiéndose en permanente fluctuación entre la adaptación o la resistencia. Será que a la profesión liberal le ha llegado la autocracia que siempre imperó en la fábrica y el comercio, donde a los trabajadores se los uniforma: acá se viene a producir, a vender, se hace de este modo, y cualquier otra cosa es subversión...
Citar
 
 
0 #1 Analton 04-01-2012 21:16
Gracias. Nada mas que gracias.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso