Así como USA posee la tecnología para provocar terremotos, el Chaco ya tendría la que permite subdesarrollar sociedades del Primer Mundo

Lunes, 14 de Mayo de 2012 11:44 Uiardechempions Pepe
Imprimir
ShareTweet

Tras el terrible terremoto sufrido por Haití en 2010, y antes del que sacudió a Chile, varias voces se alzaron para denunciar que el sismo fue provocado deliberadamente por el gobierno de los Estados Unidos, el que contaría con la tecnología necesaria para inducir movimientos telúricos en distintas partes del mundo. El Chaco, en tanto, ya estaría en condiciones de subdesarrollar sociedades avanzadas, confesaron fuentes oficiales a Angaú Noticias.


"Los yanquis poseen equipos que emiten poderosas señales en ultra frecuencia que sacuden capas geológicas y así desencadenan temblores en donde se les canta el orto. Nosotros, en cambio, estamos obteniendo resultados sorprendentes. Ya logramos que en dos regiones de Suiza los estados locales, como nosotros, también quemen toda la guita en pagar sueldos de empleados públicos y contratos súper sobredimensionados con empresarios amigos", contó, pidiendo la más estricta reserva, un ministro de Infraestructura.

El proyecto norteamericano (conocido por sus siglas, HAARP, Hasta Ahora Andamos de Re Putamadre), habría sido utilizado para destruir zonas urbanas de Haití y también una región de China, en ambos casos con fines políticos y económicos. La operación fue denunciada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, que siempre tiene la posta, y por voceros extraoficiales del gobierno ruso. La intendente de Resistencia, Aída Ayala, también sostiene que es por el HAARP que las calles de la ciudad están hechas mierda.

 

Un poco de historia, amigos


En el Chaco,  la temible herramienta en fase experimental es el CHAAAF (Chaqueñizamos Aaah Aaaah Aaaaaaah Fiuuuu), y las fuentes consultadas por AN indican que funciona debajo del monumento al Perro Fernando, a unos 55 metros de profundidad. Es una cámara blindada, de unos 1.100 metros cuadrados, donde trabajan más de 4.000 científicos (pero en rigor de verdad, sólo 15 van todos los días y marcan tarjeta).

El sistema opera a través de un complejísimo dispositivo, cuya base de funcionamiento es prácticamente imposible de explicar en el lenguaje de quince palabras que manejan ustedes después de tanto chat y tanto celular. Pero haremos el intento. Consiste en un potentísimo generador (tan potente que logra una erección con ángulo de 86°) que emite un tipo de ondas electromagnéticas que sólo percibe el cerebro, en el área del subconsciente, de tal modo que por esa vía asimila información y códigos que la persona no sabe que está incorporando.

"Cuando estas ondas llegan a un ser humano, su cerebro es como una computadora que se conecta a internet y comienza a bajar y actualizar programas sin que el usuario se entere de ese proceso. Pero luego, la persona queda 'cargada' con esos nuevos sistemas. De ese modo, un alemán, un coreano o un esquimal empiezan de un día para el otro a comportarse como chaqueños", señaló un neurólogo especialista en sistemas informáticos que trabaja en el CHAAAF por las mañanas y en las tardes maneja un remís.

Toda la estructura habría comenzado a armarse en 1985, durante la gobernación de Florencio Tenev, y en principio, si bien sus objetivos científicos eran los mismos, la meta subalterna de los funcionarios de turno era bastante modesta: paralizar a los agentes de Aduana para que distintos secretarios de la Gobernación pudieran pasar videocaseteras y otros elementos de contrabando desde el Paraguay.

Durante las gobernaciones de Danilo Baroni y Rolando Tauguinas, en cambio, el poderío tecnológico, ya bastante desarrollado, se mantenía trabajando a máxima potencia durante el día, con el exclusivo fin de mantener despiertos a ambos mandatarios. Pero llegaría la gobernación de Angel Rozas, y por fin el CHAAAF adquiriría su perfil más productivo.

 

Un éxito tras otro



Según distintos testimonios, fue entonces que el CHAAAF comenzó a avanzar casi a la par del HAARP estadounidense. "Al final, les ganamos por robo", le dijo a AN, envanecido, un ex subsecretario fanático de Pete Sampras, motivo por el cual siempre se lo conoció como "El Gordo Petero".

Fue sobre el final de la gestión rozista y el inicio de la de Roy Nikisch que se encararon las experiencias más alentadoras. En esa etapa, por ejemplo, dirigiendo las emisiones de ondas chaqueñizantes hacia Burdeos, se logró que el electorado de ese distrito francés reeligiera a sus autoridades sólo por decir, en actos mensuales, cuándo pagarían los sueldos de los empleados del Estado. En Osaka, Japón, el gobierno comunal logró una imagen positiva del 87% con apenas pavimentar una cuadra cada dos semanas e inaugurarla haciendo recitales con artistas decrépitos por los que se pagaba el importe de ocho cuadras de asfalto.

En la gestión de Jorge Capitanich el proyecto tuvo una pausa involuntaria, ya que el nuevo gobernador no permitió el afianzamiento de ningún equipo, al renovar cada diez días el elenco de científicos y técnicos. A mediados de 2009, por fin, el proyecto retomó su ritmo anterior, y fue allí que se hizo un interesante trabajo sobre El Cairo, donde la esposa del presidente egipcio casi destroza una de las pirámides atropellándola una y otra vez con una camioneta oficial, atribuyendo luego el episodio a "un pico de varicela que le hizo perder el control".

No obstante, el mayor logro para los artífices de CHAAAF está en la zona oeste de Bonn, en Alemania. Los habitantes de allí coimean hasta para entrar a espectáculos gratuitos, manejan como el orto, tienen jueces formidablemente turros, empresarios ratas que negrean a sus laburantes pero siempre piden subsidios oficiales "para mantener el empleo", y en los comicios el 90% de los sufragios son para los partidos más corruptos.

Y así, poco a poco, van generando pobreza y atraso en maravillosas proporciones. Son, como diría Julio Lacarra, nuestros verdaderos mellizos del alma.

 


Artículo relacionado: El terremoteador a pilas

 

 

 

.