Angau Noticias

Martes
21 de Agosto
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> Exclusivo: el duro entrenamiento físico y mental al que son sometidos los funcionarios de Capitanich para servir en cualquier cargo

Exclusivo: el duro entrenamiento físico y mental al que son sometidos los funcionarios de Capitanich para servir en cualquier cargo

E-mail Imprimir PDF
Share

"Es un tarado, pasea funcionarios por áreas tan distintas entre sí que es imposible que hagan un buen papel"; "No tiene carácter como para rajar a los inútiles y entonces no los echa sino que los reubica en donde raye"; "Su gestión tiene menos previsibilidad que el vuelo de un alguacil".


¿Quién no escuchó alguna vez en su entorno de conocidos alguna de estas expresiones sobre el señor gobernador de todos los chaqueños, Jorge Hilton Capitanich?

Injustas sentencias que vuelven a arreciar ahora que, finalmente, JHC no repondrá a Francisco Teté Coustarot Romero al frente del Ministerio de Educación, como había anunciado hace apenas diez días, sino que en su lugar designó a Raúl Codutti, hasta aquí ministro de Planificación. Y a Romero, como consuelo, le quedará la titularidad de la cartera que deja Codutti.

No es la primera vez que Jorge Hilton hace algo así. Sobran los ejemplos de funcionarios que no rindieron en sus áreas y en lugar de ser despedidos fueron colocados en otros cargos. Este nuevo episodio, con Romero, lleva el agravante de que el ministro se quedó afuera de Educación por decisión del señor vicegobernador de todos los chaqueños, Juaneff Carloff Bacileff Ivanoff, y que evidentemente Capitanich no se animó a contradecirlo.


Lejos del ruido


Las críticas a la supuesta irresponsabilidad del señor gobernador por las rotaciones de su equipo, sin embargo, son totalmente injustificadas. AN tuvo acceso exclusivo al organismo que Capitanich creó tan pronto asumió el poder, en diciembre de 2007, y que tiene a su cargo la capacitación de los funcionarios polivalentes. Se trata del INFOMESAP (Instituto de Formación en Más Especialidades que la San Puta), una institución que jamás había sido presentada en público y funciona en un apartado centro de retiros situado en cercanías de Puerto Tirol.

Llegamos allí luego de numerosas idas y vueltas. Había un notorio interés por evitar la cobertura periodística, aunque finalmente las excusas cayeron. Ahora nos acercamos lentamente, luego de atravesar una tranquera, a la vieja y amplia casona que alberga al INFOMESAP. La edificación, de un blanco límpido, está en un predio parquizado de  hectárea y media. Alrededor, monte y cielo. Los gorriones gritan desde la arboleda.

Al detener el auto, vemos aproximarse a un hombre calvo, de rasgos asiáticos, envuelto en una túnica naranja. Lo acompañan dos jóvenes vestidos sencillamente, con vaqueros y remeras blancas que llevan en el pecho el corazón del Frente Chaco Perece Más, y en el centro la inscripción del apodo del señor gobernador de todos los chaqueños.

"Bienvenidos", nos dice el chino que no sabemos si es chino, juntando las palmas de las manos sobre el tórax y con una leve inclinación de cabeza. "Es nuestra hora del té, ¿nos acompañan?", nos pregunta con un suavidad que nos suena forzada. Son las nueve de la mañana y el calor ya aprieta. "¿Algo fresco no puede ser?", pide el fotógrafo, que vive cagando notas con su tendencia a creer que la amabilidad de los entrevistados es siempre sincera y siempre ilimitada.

El chino baja dos rayitas en su potenciómetro de agradabilidad, gira hacia uno de los muchachos y le dice: "Decile al Pungui que agarre la Dax y vaya al pueblo a traer dos Cabalgatas".

Al entrar a la casa sentimos el placer inmediato de una temperatura muy inferior a la de afuera. Un fresco que parece estar allí desde hace décadas reptando por las salas. La luz rebota desde las ventanas con discreción. De algún otro sector llegan sonidos de utensilios y porcelanas, a veces acompañadas de tenues murmullos.

Suena un celular con "Mueve tu cucu" como ringtone. El chino hurga en la túnica y atiende. Habla bajito, y dándonos un poco la espalda. "Sí, están, después te llamo".


Preparados para todo


Algo huele mal. Ming (así llamaremos a partir de aquí al chino) guarda el teléfono, se apresta a guiarnos hacia el interior de la casona y se detiene. Luego nos mira las zapatillas, y finalmente levanta su pie derecho hacia atrás. "Perros de mierda", dice luego de observar la suela de la sandalia.

Tras salir un momento y fregar el calzado contra una columna, Ming regresa y con un ademán nos autoriza a avanzar. A la sala de acceso le sigue un gran salón, muy luminoso, con una pizarra, un escritorio, y aproximadamente ochenta sillas ordenadas enfrente. Luego de cruzarlo, llegamos al comedor. Unos treinta hombres desayunan en él y al vernos nos dedican miradas neutras.

"Los señores son de Pacú Noticias y vienen a hacer una nota sobre el instituto", dice Ming con otro pico de amabilidad. "De modo que los insto a que les den toda la información que ellos necesitan, y para que vean que acá no tenemos nada que esconder. Muy por el contrario, nos encanta que la ciudadanía pueda ver esto", agrega. Luego extiende la mano. "Este es el comedor, y los funcionarios presentes están desayundando té con galletitas Criollitas y Macucas. ¿Necesitan saber algo más o ya se van?".

Creo ver un microgesto de fastidio en Ming cuando le decimos que nos gustaría que nos contara más, como por ejemplo qué trabajo concreto se hace en el instituto. Los otros vuelven a tomar sus tazas y a murmurar. "Básicamente es un adiestramiento vital. No olvide que un funcionario es, en cierto modo, un ser humano", plantea el chino, que ahora camina con parsimonia hacia la salida posterior de la casa.

Llegamos a una galería de unos 30 metros de largo, con arcos contiguos que dan al resto del predio. De nuevo el verde, con la gramilla cortada a no más de dos centímetros del suelo. Y otra vez el célu de Ming. Habla, se enoja, susurra rabioso: "Sí, pelotudo, Levité también puede ser".

"La vida es una escuela. No llegamos a ella a otra cosa que no sea aprender. No podrá decir 'he vivido' quien haya pasado por la existencia sin convertirse en un ser distinto, superior, de mayores aptitudes. La ignorancia no es otra cosa que una de las formas de la muerte, y los límites son el disfraz de la agonía. Quizás ustedes me preguntarán por la felicidad. Oh, la felicidad. Déjenme decirles algo: lo que llamamos felicidad es ese estado en el que estamos preparados para todo". Ming lo dice sin mirarnos, con la vista hacia la barrera de lapachos que se erige al fondo.

Después vuelve a atender el teléfono: "¡Sí, pera, ananá, lo que puta sea!"


Abrir las mentes


Las palabras de Ming nos llevan al silencio, pero éste se deshace de inmediato por el sonido de sillas que viene del comedor. Los que estaban adentro salen. "Acomódense", instruye Ming, y todos se quitan los calzados y se quedan, de pie, sobre el pasto, formando un rectángulo de cuatro o cinco filas de ocho personas. El chino nos deja para ubicarse frente a ellos.

"Introspección", ordena. El grupo comienza a respirar profundamente, con los brazos moviéndose como describiendo olas. Ming retrocede y se nos aproxima como quien va a hacer una confidencia. "Ochenta minutos de esto y es impresionante cómo se abren las mentes". Luego nos deja e ingresa a la casa. Nos quedamos mirando el pequeño mar de funcionarios. Por un ventiluz se oye una metralla de pedos. A los diez minutos reaparece Ming, suspirando con satisfacción.

Al rato ordena cesar el ejercicio. Saluda con una reverencia y los demás le responden. "Sentarse", dice. Todos se colocan en posición de meditación, con los ojos cerrados. Ming comienza a caminar entre ellos. "Ayer decíamos que el rol es una mutilación. Si a mí me dicen: 'vas a ser pintor', me están dando, en apariencia, la posibilidad de ejercitar un don. Sin embargo, lo que hacen es prohibirme que también sea alfarero, o aviador, o podólogo. Si me dicen 'vas a ser ministro de Economía', me privan de ayudar al mundo también desde el Ministerio de Producción, o desde Infraestructura, o desde la Subsecretaría de Seguimiento Territorial de Proyectos Tecnológicos Secularizados Coordinativos Articulatorios".

De a ratos el viento norte nos impide escuchar con claridad. Ming sigue caminando despacio entre ellos, y el fotógrafo comienza a trabajar. Le hago señas de que lo deje para después, porque Ming deja de hablar, se queda quieto, pone los brazos en jarra y mira a la cámara con una sonrisa artificial, lo que le quita naturalidad a la escena.

El chino retoma: "El rey ignorante coloca en su corte sólo a la gente que considera capaz para las misiones que deben cumplir. El rey sabio pone a cualquiera. Sabe que es la única manera de dar con ese genio que se esconde entre otros cien millones de seres humanos inservibles. Sí, son muchos, ¿verdad? Pero si nadie buscara, ¿cómo llegaríamos a ese iluminado que podrá salvar a nuestra especie? Recuerden que Leonardo Da Vinci fue artista, ingeniero, biólogo, anatomista, subsecretario de Ganadería y vocal de la Fiduciaria del Norte".


Los valientes marcan el camino


Alguien levanta la mano en la fila de atrás. "¿Por qué critican tanto que Coqui lo haya sacado a Baquero de Salud y lo haya mandando al Banco del Chaco?" Ming sonríe con sarcasmo. "Porque no saben -responde-, porque encierran sus mentes en la estrecha caja de lo que se considera usual. ¿Alguien puede decirme qué hace cuando va a un cajero automático y el artefacto le informa que no tiene dinero para expender?" Uno de adelante se anima: "Yo digo '¡la concha de la lora!" Ming le acaricia la cabeza. "La vagina de la lora, exacto. ¿Qué es el doctor Baquero? Ginecólogo. Pero la gente estúpida no ve estas cosas".

"¿No lo cagó a Tete el gobernador al no restituirlo en Educación y en vez de eso mandarlo a pelotudear en Planificación?", pregunta otro desde un costado. "En Juan Salvador Gaviota lo que impide al ave llegar a velocidades jamás pensadas es el miedo. El señor gobernador lo sabe. Yo lo hablé con él. Lo hablé también con el señor vicegobernador. 'Quiero que Romero vuele', dijo el doctor Bacileff Ivanoff. Y pronto veremos al profesor Romero jurando en Planificación, con sus hermosas plumas adornando nuestros ojos".

"Son los valientes los que marcan el camino, nunca olviden eso -remarca Ming ahora con gestos enérgicos-. San Martín jamás hubiera liberado a Chile y Perú si hubiera pensando que cruzar la Antártida a caballo era imposible. El contador Capitanich jamás hubiera buscado la gobernación si se hubiera puesto a pensar que su gestión tenía que servir para algo".

Algunos en el grupo parecen en trance. En la fila de adelante, vemos llorar contenidamente a Julio Sotelo, José Valentín Benítez, Miguel Aquino, Néstor Avalle, Julio Lorenzo y Juan Chaquires. "Descansen", permite Ming, y todos se van a hacer vueltas carnero a la sombra de un sauce.

Ming se nos acerca en el preciso momento en que llega un chico en una motito, con dos Levité pomelo. El chino sonríe. Le palmea con firmeza los hombros. "Cuando los veo con esta capacidad de adaptarse a los cambios que se producen en el mundo, siento que todo esto tiene un sentido". Después abre una botella, bebe del pico y nos avisa que, si queremos, al mediodía hay lechón a la parrilla.


 

 

Artículos relacionados:

 

El 82% (del gabinete) móvil

 

Angaú Noticias, el único medio que anticipó la movida (ver subtítulo "Plan B")

.

 

 

 

Comentarios   

 
0 #8 H.E. 04-02-2013 04:37
Y si, aunque somos una Provincia condenada al ÉXITO, estos funcionarios se están encargando de presentar los amparos y todas las apelaciones posibles para que el fallo final en última instancia sea FRACASO.
Citar
 
 
0 #7 Fernando P 29-01-2013 09:55
Estos muchachos son los que en el barrio llamamos " Indias Viejas " ya que saben de todo un poco.
Citar
 
 
0 #6 Sor Presa 29-01-2013 06:40
La parte más difícil del entrenamiento es, de frente a toda la clase, hacer declaraciones negando lo evidente, anuncios de obras-chupete, y presentaciones de cifras acompañadas de palabras altisonantes... todo esto sin reírse ni esbozar siquiera una mueca de sonrisa. Lleva tiempo, pero se puede dominar.
Citar
 
 
0 #5 RAR 29-01-2013 05:42
Gracias por el trabajo periodístico de AN, ya que nos sirve para interpretar las decisiones de Milton a través de la filosofía oriental, madre de todas las ciencias.
Me permito hacer futurología. Teniendo en cuenta la acertada designación de Baquero en el Banco, muy bien fundamentada por Uds.
El gober va a designar a la brevedad a un ginecólogo en el directorio de SECHEEP.
Me manejo con la certeza que la historia me dará la razón.
Citar
 
 
0 #4 CLETO 29-01-2013 05:11
Parte del entrenamiento mental está dado por la frase, aprendida a fuego por estos futuros egresados para ser transmitida al prójimo, que está cagado, pero bueno, todo no se puede de entrada. Y dice así: “si YO estoy bien, podré hacer el bien para hacerte sentir bien, por lo que tu estarás bien y no me recriminarás el no estar bien, luego, YO estaré bien. Ahora, si no es el momento o las condiciones no están dadas, espero de VOS que seas paciente, te sientas bien a pesar de todo Y NO ME ROMPAS LAS PELOTAS PIDIENDO ALGO hasta que YO mejore. Luego hablamos. Llámame”.
Citar
 
 
0 #3 Peper 29-01-2013 01:58
"La base del entrenamiento son los saltos de paracaidismo con los ojos vendados" - dijo un ex ministro de gobierno que habia denunciado microfonos ocultos en su despacho.
Citar
 
 
0 #2 Ramoncito 28-01-2013 18:14
"Pichones" ... cuando lleguen a mi nivel ... veremos quién miente mejor ...
Citar
 
 
0 #1 Reiki 28-01-2013 17:14
cualquier semejanza con la realidad....
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso