Angau Noticias

Miércoles
21 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> De muros, cercos y otras divisiones

De muros, cercos y otras divisiones

E-mail Imprimir PDF
Share

"El muro de Berl√≠n era la noticia de cada d√≠a. De la ma√Īana a la noche le√≠amos, ve√≠amos, escuch√°bamos: el Muro de la Verg√ľenza, el Muro de la Infamia, la Cortina de Hierro‚Ķ

Por fin, ese muro, que merecía caer, cayó. Pero otros muros han brotado, siguen brotando, en el mundo, y aunque son mucho más grandes que el de Berlín, de ellos se habla poco o nada. Poco se habla del muro que Estados Unidos está alzando en la frontera mexicana, y poco se habla de las alambradas de Ceuta y Melilla.

Casi nada se habla del muro de Cisjordania, que perpet√ļa la ocupaci√≥n israel√≠ de tierras palestinas y de aqu√≠ a poco ser√° quince veces m√°s largo que el muro de Berl√≠n.

Y nada, nada de nada, se habla del muro de Marruecos, que desde hace veinte a√Īos perpet√ļa la ocupaci√≥n marroqu√≠ del Sahara occidental. Este muro, minado de punta a punta y de punta a punta vigilado por miles de soldados, mide sesenta veces m√°s que el muro de Berl√≠n.

¬ŅPor qu√© ser√° que hay muros tan altisonantes y muros tan mudos? ¬ŅSer√° por los muros de la incomunicaci√≥n, que los grandes medios de comunicaci√≥n construyen cada d√≠a? En julio de 2004 la Corte Internacional de Justicia de La Haya sentenci√≥ que el muro de Cisjordania violaba el derecho internacional y mand√≥ que se demoliera. Hasta ahora, Israel no se ha enterado (...)".

"Muros", de Eduardo Galeano.

Me encontr√© con este texto de Galeano hace algunos a√Īos y lo redescubr√≠ hace unas semanas.

Esta vez, como el Principito cada tanto, me descubrió, él a mí, de manera distinta.

Entablamos nueva relación justo unos días antes de la navidad, antes de los anuncios de la "reparación " histórica, y antes de las noticias de Gaza. Y allí noté con cuántos, tantísimos muros convivimos a diario. Aquellos lejanos, que nos llegan al abrir las ventanas al mundo, o estos más próximos, que a veces nacen como cercos , que al menos nos permiten ver a través y luego se consolidan en ciegos y altos murallones.

Todos, sin pensarlo demasiado, construimos muros.

Algunos de aire, pero muros al fin.

Esos de aire obran de barrera en el día a día para que no nos hagamos tan permeables y esas miradas o aquellas actitudes no nos afecten en demasía.

Los otros, los mas s√≥lidos son la concreci√≥n de estos primeros. Son la muestra clara de que , con el paso de los siglos, en vez de unirnos en la b√ļsqueda de m√°s espacios comunes, cercamos los sitios que creemos nos pertenecen por alg√ļn derecho t√°cito otorgado a nuestra igualdad grupal tan alejada de los "distintos" del otro lado.

Y así, despacito y en silencio, van creciendo los dolores, casi a la par de los muros. Y los de un lado del muro son eternos turistas del dolor del otro lado y el muro se convierte en abismo.

A estas alturas de las palabras muchos creerán que un clericó pasado de fechas afecta mi coordinación, pero no creo que sea así.

Es que por estos d√≠as noto que los muros se evidencian casi de manera obscena. Como los de aire que trasladaban los consumistas en su loco galope por la peatonal entre chiquitos ro√Īosos de hambre esperando que se vac√≠en los cartones, pasaporte a la comida pr√≥xima. Y claro, los muros de los consumistas no saben de delicadezas a la hora de esquivarlos.

O los otros, un poco más espesos, de políticos con anteojeras y muros rodeando su ombligo y el de sus bien conocidos.

Largo hablar√≠amos tambi√©n de los muros propiamente dichos de las fastuosas casas a escasos metros de un rejunte de chapas de cart√≥n sin un ba√Īo digno.

Y después, aquellos lejanos. O eso queremos creer. Los que vemos en diarios, portales o TV que nos muestran la absoluta capacidad de turismo en el dolor ajeno que poseemos. Pero ojo, no están tan lejos. Hace unos días apenas, se decidió la construcción de uno en Río de Janeiro. Sí, acá, a unos pocos miles de kilómetros, uno que impida que la detestable pobreza de las favelas inunde la mejor parte de la ciudad.

Los muros son asi, tienen la macabra facilidad de simplificar los miedos.

En una provincia en la que poderosos recitan igualdades y forjan disparidades, ¬Ņdeberemos cuidarnos de los muros?

Y a modo de plegaria

El amor:


Cuando de toda la tierra
haga su patria el amor,
¬Ņqui√©n dibujar√° murallas,
en ese mapa de Dios?

(Aledo Luis Meloni)

Amílcar Cajadas

 

Comentarios   

 
0 #11 Bedu 17-01-2009 08:47
El muro más terrible hoy , es la brecha que hay y que deja a la luz, a tantos solos y solas que mirándose, no se ven, no se encuentran entre sí...justo en tiempos de avance tecnologíco y facilidades para establecer comunicación.
Citar
 
 
0 #10 luis 16-01-2009 17:18
y el muro de carrefour que esconde las miserias de Villa Odorico como los milicos en el 78 con los mamotretos de los
canteros centrtales de la Avenida Avalos.Ellos nos disimularon, estos nos taparon.Est√° a doce cuadras de la plaza central.vengan a ver.
Citar
 
 
0 #9 mirka 16-01-2009 12:59
Que buena descripción de los muros.
Si nos habremos dado murazos!!
Hace poco descubri esta pagina y empece matandome de risa.
Con mas tiempo estoy leyendo estas otras notas y la verdad que como me dijo mi novio este sitio no tiene desperdicio.

ADMINISTRADOR: Gracias, Mirka, y bienvenida.
Felicitaciones
Citar
 
 
0 #8 Alexia 15-01-2009 04:43
Tiene razon ahh Milcar,los muros que levantan las mentiras entre los seres humanos son infranqueables. Los muros representan lo oscuro,lo insensato,lo injusto,lo oculto,lo cruel e innecesario que se esconde detras de una mentira,(sea mucho,poquito,o nada).La mentira hiere,de ella no se vuelve,lastima. ..y finalmente el mentiroso,queda confinado a su propia soledad.Una pena,los que mienten pierden cosas valiosas que seran irrecuperables, si pudieran parar a tiempo...
Citar
 
 
0 #7 mark 14-01-2009 04:47
reenvie el articulo a varios contactos muy bueno
Citar
 
 
0 #6 ahh...mílcar 13-01-2009 11:37
Reconozco que aun estoy impresionado por el sitio en el que Administrador decidió acomodar mi aporte, este es algo así como el botín con el que se hacen aquellos pases mágicos.

Gracias ruborizadas a todos los que me dejaron ver su parecer luego de leerla.

Aprovecho el deambular por aquí para mencionar un muro cotidiano, al que no referí, quizá por implícito en tanto y tantos que nos rodean. Maldita costumbre que le dicen.
El muro en cuesti√≥n es el levantado por tanta mentira, mentirita, mentirota. Aunque en verdad la mentira muchas veces es un se√Īuelo colocado en el momento apropiado para que apliquemos la justa velocidad que nos lleve a chocar ferozmente contra un muro. Erigido en su nombre, claro.
Citar
 
 
0 #5 Jordana 12-01-2009 06:42
cuando alguien quiere dividir es que le tiene miedo a la union de los que divide. ojala alguna vez lo aprendamos y no le hagamos juego a su plan
Citar
 
 
0 #4 Elena 12-01-2009 03:09
y como cambiamos todo eso es lo que me pregunto?
conocia el texto de galeano de hace mucho pero me gusto mucho que Amilcar lo refiera a cosas nuestras de todos los dias
Citar
 
 
0 #3 Santi 12-01-2009 03:08
Es exactamente asi felicitaciones por la nota y por la pagina.
Citar
 
 
0 #2 felix 12-01-2009 03:07
muy buen articulo es verdad que todos llevamos muros adentro que cada cual a su manera los pone para aislarse del dolor y la necesidad de los demas.
por eso pienso que ahora que todos dicen que nada se puede hacer por cambiar el mundo yo pienso que lo primero es demoler esos muros que llevamos adentro y evitar que crezcan en nuestros hijos.
seria el principio del cambio y me parece que el cambio no podria tener otro principio
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration