Angau Noticias

Viernes
30 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> La salud p煤blica del Chaco a la deriva

La salud p煤blica del Chaco a la deriva

E-mail Imprimir PDF
Share

La demanda de salud p煤blica creci贸 en forma continua y progresiva durante los 煤ltimos a帽os. Recrudecieron viejas enfermedades y aparecieron otras, m谩s complejas.

Al mismo tiempo que la comunidad chaque帽a se empobrec铆a, aumentaba considerablemente la concurrencia a los hospitales; sin embargo, no se actualizaron las pol铆ticas p煤blicas, ni se destinaron los fondos apropiados para garantizar una aceptable atenci贸n para las mayor铆as sociales que en el Chaco deben contar con la asistencia sanitaria p煤blica en virtud de que al no tener trabajo estable y registrado,聽 carecen de obra social.


La realidad reflejada en los presupuestos 2008 y 2009 pone en evidencia que la salud no es una cuesti贸n del Estado, como tampoco una prioridad en el men煤 de las actuales pol铆ticas p煤blicas. Lo m谩s grave, es que no existe una pol铆tica de salud basada en criterios de equidad, solidaridad, eficacia, eficiencia y calidad, con punto de apoyo en la atenci贸n primaria. Es evidente que se contin煤a utilizando a la salud p煤blica como variable de ajuste del inmenso gasto del estado, independien-temente del color pol铆tico del gobierno de turno.

Gesti贸n Rozas

En el a帽o 2003 realizamos un an谩lisis integral de la ejecuci贸n presupuestaria correspondiente al periodo 1996/2003. Para esa 茅poca, gobernada por 脕ngel Rozas, el 70% de los chaque帽os eran pobres; la indigencia superaba el 40%. La salud, as铆 como el resto de los servicios p煤blicos, se encontraba en abierta situaci贸n de colapso. Advert铆amos que el gasto/inversi贸n en salud no estuvo entre las prioridades del gobierno de la 茅poca; as铆 lo demostraba la participaci贸n relativa del gasto respecto del total presupuestado, a帽o a a帽o. Toda la gesti贸n se caracteriz贸 por la falta de planificaci贸n, por la improvisaci贸n permanente, por la burocracia y por la corrupci贸n estructural del sistema.


Tambi茅n se帽al谩bamos que con la devaluaci贸n aplicada en el a帽o 2002, la desinversi贸n fue estructural; puntualizamos que fue una de las decisiones m谩s desacertadas e inhumanas del gobierno de entonces, ya que los indicadores socioecon贸micos exig铆an una fuerte inversi贸n p煤blica a ra铆z de que grandes grupos sociales presentaban debilidades que profundizaban las vulnerabilidades hist贸ricas de estos sectores frente a la pobreza, al hambre y a las enfermedades.

Gesti贸n Nikisch

La gesti贸n de Roy Nikisch (2003/2007) se caracteriz贸 por la precariedad de la infraestructura sanitaria, la obsolescencia e inexistencia de equipamientos, la falta de personal m茅dico, enfermeros y agentes sanitarios, hasta que se lleg贸 a la burocratizaci贸n total del sistema, lo que desemboc贸 en la ineficiencia del servicio, atrapado en un fuerte proceso de deshumanizaci贸n y apat铆a, aunque tambi茅n de trato dis-criminatorio. El octavo piso de la casa del gobierno se serv铆a a si mismo. Mientras tanto, se desencadenaba la serie de fallecimientos en el mundo ind铆gena, produci茅ndose muertes prematuras y de causas evitables o altamente evitables.


Durante el mandato de este gobernador se reprodujo un comportamiento similar en el gasto/inversi贸n en salud, a pesar de que los ingresos recibidos por la provincia se incrementaron notablemente producto de la devaluaci贸n posterior a la convertibilidad, y el consecuente crecimiento del pa铆s ante la posibilidad concreta de mayores exportaciones, lo que provoc贸 el aumento de ingresos de divisas con una estructura de costos atrasada, lo que a su vez gener贸 importantes ganancias para algunos sectores, entre ellos el estado nacional, que mejor贸 notablemente su recaudaci贸n.


En nuestra provincia, nuevamente se desaprovech贸 la gran oportunidad creada a partir de la devaluaci贸n, que se sabe que forma parte de procesos puntuales y c铆clicos. Los mayores recursos ingresados al sector p煤blico fueron destinados, en su gran mayor铆a, a financiar el sostenimiento del aparato estatal, cada vez m谩s costoso, burocr谩tico e ineficiente. Salud p煤blica no fue la excepci贸n; el gasto en personal creci贸 casi un 300% (de 70 a 218 millones de pesos). El gasto en servicios no personales aument贸 de 17 a 58 millones, lo que signific贸 un incremento del 333%, en especial en la partida parcial honorarios de terceros, que esconde los famosos contratos de obra, denominaci贸n que cobija la forma de contrataci贸n de personal en negro, que generalmente fueron y son punteros pol铆ticos, afiliados, amigos, parientes y otros allegados del poder del turno.


La inversi贸n en obras de infraestructura tuvo un incremento sobre el final del periodo, y fue destinada a la construcci贸n de hospitales de complejidad menor, de los cuales dos todav铆a no pueden inaugurarse por la falta de equipamiento. La inversi贸n en equipamiento fue pr谩cticamente nula. Lo mismo ocurri贸 en materia de capacitaci贸n de personal.


Continuaron siendo equivocadas las pol铆ticas de asistencias instrumentadas por el estado nacional; no obstante de ello, fueron importantes los recursos que nos enviaron, que lamentablemente no fueron bien aprovechados.


Lo positivo de esta gesti贸n, fue la apertura del Hospital Perrando, que se manten铆a cerrado a pesar de que se encontraba en perfectas condiciones para ser habilitado; durante la gesti贸n de 脕ngel Rozas, los intereses econ贸micos determinaron que este hospital no abriera sus puertas, con claros beneficios para las corporaciones.


Sobre el final de la gesti贸n del gobernador Nikisch, se produjo un importante aumento de salario y bonificaciones para el personal de planta, especialmente para m茅dicos, y una sustancial incorporaci贸n de contratados de obras que provoc贸 el crecimiento exponencial del gasto en personal.

Gesti贸n Capitanich

Durante el 2008 se deterior贸 el funcionamiento del Ministerio de Salud, especialmente por la vigencia聽 de dos autoridades al mando de las estructuras, lo que produjo un profundo divorcio y confrontaciones operativas, menguando radicalmente los resultados.

El Hospital Perrando funcionaba por fuera de la 贸rbita de decisi贸n del ex-ministro Holzer, de modo que no se pod铆a contar con este establecimiento estrat茅gico para la formulaci贸n de una pol铆tica sanitaria integral para toda la provincia. Era sorda la lucha por el poder y nefastas las consecuencias, en un hecho sin precedente en la historia pol铆tica institucional del Chaco. Todo esto desemboc贸 en la profundizaci贸n de la brecha de desigualdad e inequidad en salud; era y contin煤a siendo notable las diferencias entres las atenciones en Resistencia y en el resto de la geograf铆a chaque帽a, que adem谩s de dispar es absolutamente desigual y discriminatorio.

Un dato preocupante lo constituye el hecho de que si bien disminuy贸 la mortalidad infantil durante el 2008, en el mismo periodo aument贸 la desnutrici贸n infantil respecto al 2007, en el segmento de ni帽os de 2/5 a帽os.


En la pr谩ctica, el presupuesto 2008 puede considerarse como la ejecuci贸n del ejercicio, ya que contempl贸 la modificaci贸n requerida por el poder ejecutivo en el mes de diciembre de 2008. No existi贸 conducta presupuestaria. Se trabaj贸 el gasto; en la mayor铆a de los casos, de manera muy desordenada.


Se pudo apreciar que la tendencia porcentual del gasto en salud no sufri贸 variaciones de consideraci贸n, con el agravante de que aument贸 marcadamente el gasto en personal de planta (62%), entre otras razones por el aumento concedido a fines del 2007 y la mayor incorporaci贸n de agentes contratados.


El gasto en bienes y servicios no personales se mantuvo, sufriendo una importante reducci贸n en materia de construcciones y de adquisici贸n de maquinarias y equipos. El monto inicial destinado a construcciones fue de 8 millones; posteriormente fue reducido a 3,2, mientras que el gasto en personal creci贸 de 319 a 355 millones.


Tambi茅n la compra de medicamentos se ajust贸 notablemente. No pudieron adquirirse veh铆culos (fundamentalmente ambulancias), ya que no se contemplaron las compras en el presupuesto, adem谩s de ciertas irregularidades detectadas en las posibles operaciones, que finalmente se frustraron.


En definitiva, la ejecuci贸n en salud pr谩cticamente se congel贸 en el mes de septiembre del 2008, como ocurri贸 con las restantes jurisdicciones, fundamentalmente por el crecimiento del gasto en personal, que oblig贸 a un ajuste generalizado.

Infraestructura muy deteriorada

Del total de los 43 centros de salud ubicados en el 谩rea metropolitana, no menos del 25% debe ser reconstruido. La situaci贸n en las zonas sanitarias del interior, es mucho peor. Las condiciones m谩s graves se dan en El Impenetrable, que a lo largo de muchos a帽os arrastra una fuerte desinversi贸n en infraes-tructura, equipamiento, personal, medicamentos e insumos.

Muchos puestos sanitarios son verdaderas taperas y otros est谩n en v铆as de desaparecer, rodeados de yuyales. El a帽o 2008 no fue la excepci贸n, sino la repetici贸n de la misma matriz de desinversi贸n y ausencia de pol铆ticas p煤blicas sustentables.


La construcci贸n del nuevo Hospital G眉emes de J.J. Castelli, adem谩s de las enormes deficiencias t茅cnicas que presenta en su proyecto, no resiste ni supera las reglas m铆nimas de transparencia en materia de contrataciones. Ni a煤n la emergencia sanitaria autorizaba la contrataci贸n directa por la que se inclin贸 el actual gobierno, por lo que esta obra -indispensable para la red sanitaria de la zona VI- ser谩 construida y habilitada bajo las sospechas permanentes y generalizadas de corrupci贸n. Una obra de esta enverga-dura, por su volumen, complejidad y valor final, mereci贸 la convocatoria de una transparente licitaci贸n nacional, e incluso internacional聽 Es lamentable lo que ha ocurrido y lo que suceder谩 con esta obra tan esperada.

A帽o 2009

El presupuesto en salud de 2009, a valores relativos, se mantiene en la media hist贸rica del gasto; inclu-so, muestra una leve reducci贸n respecto de los valores correspondientes al 2008 (del 9,8%, se reduce a 9,3%), lo que refleja la restricci贸n fiscal y el ajuste presupuestario aplicado en el sector p煤blico, lo que inevitablemente impactar谩 de manera negativa, con lo cual pareciera que no aprendimos suficientemen-te de la crisis del 2001, porque no dirigimos las inversiones hacia los sectores m谩s vulnerables, con lo cual es de esperar la consolidaci贸n y el retorno de enfermedades que afectan a estos grupos sociales, sobre todo cuando el estado resigna su funci贸n en manos privadas, tal cual ocurre en materia de asis-tencia social en Misi贸n Nueva Pompeya.聽


La situaci贸n actual es m谩s que preocupante; el 72% del presupuesto se destinar谩 al pago de personal de planta permanente (372 millones de pesos), y no menos del 15% (78 millones) al personal con contra-tos de obras. En conjunto, el gasto para financiar el pago de la mano de obra del ministerio superar谩 el 87% (450 millones).


Se aprecia una peligrosa reducci贸n en la partida bienes de consumo, entre los cuales se encuentran los medicamentos e insumos; los montos presupuestados son absolutamente insuficientes tom谩ndose en cuenta la demanda real que se producir谩 en el curso de este a帽o, m谩xime si tenemos en cuenta el fuerte aumento de los precios de los medicamentos, especialmente el que se produjo en el mes de octubre de 2008.

El monto presupuestado solamente asegura poco m谩s del 50% de la demanda real en toda la red de salud p煤blica, lo que supone un largo desabastecimiento, salvo que se asignen fondos suplementarios y el presupuesto termine con modificaciones a fin del a帽o.


En igual situaci贸n se encuentra el gasto destinado a combustible, tan necesario para el traslado de enfermos y profesionales en toda la provincia. Los fondos asignados son totalmente insuficientes, de modo de que se van a producir situaciones hasta dram谩ticas en casos de urgencias o emergencias.


No existe partida destinada a la adquisici贸n de bienes de capital, como ser equipos m茅dicos, maquinaria, automotores (fundamentalmente ambulancias), tan necesarios en la actual situaci贸n de crisis y de atraso.


Tampoco se presupuestaron partidas destinadas a la reparaci贸n y/o construcci贸n de obras de infraestructura. No obstante ello, se previ贸 en la jurisdicci贸n del ministerio de infraestructura, obras y servicios p煤blico un total de 4,8 millones de pesos destinados a la salud p煤blica (centros de salud: 2,2 millones; puestos sanitarios 1,2; refacci贸n hospitales p煤blicos 1,4;). Algunas de estas obras fueron ejecutadas por los municipios, como es el caso de los puestos sanitarios, a raz贸n de 15 mil pesos por unidad. Esto implica que solamente podr谩n repararse 80, adem谩s de que el monto permitir铆a refacciones m铆ni-mas e insuficientes. En definitiva, la cifra es absolutamente insuficiente ante el calamitoso estado en que se encuentran los puestos sanitarios, los centros de salud y los hospitales, producto de la hist贸rica desinversi贸n, que lamentablemente continuar谩 en el curso de este a帽o.

El total del gasto en construcci贸n previsto en el presupuesto 2009 es de 541 millones, lo que implica que en salud se invertir谩 solamente el 0,88% (4,8 millones), lo que pone de manifiesto que la salud p煤blica no es prioridad, con lo cual seguimos aportando a la inequitativa distribuci贸n de los recursos frente a una poblaci贸n en extrema pobreza y de alta vulnerabilidad, lo que har谩 que muchos sectores no accedan a un servicio de salud m铆nimamente aceptable, con lo que se retomar谩 inexorablemente las tendencias negativas de los 鈥90 durante los pr贸ximos a帽os.


El esquema trazado no toma nota que la salud no se puede postergar porque est谩 en juego la vida. La poblaci贸n va a presionar dado que se ha acentuado la gran visibilidad pol铆tica y medi谩tica de los indicadores de salud, que est谩n vigilados por la poblaci贸n. El escenario actual y futuro nos permiten entender que se instalar谩 y crecer谩 fuertemente la demanda social por un sistema de salud eficiente, justo y equitativo.聽

Siguen las muertes de beb茅s ind铆genas

El 9 de febrero del corriente a帽o falleci贸 la beb茅 toba Marina Soledad Medrano, veinticinco d铆as despu茅s de haber nacido. Su familia es del paraje El Canal, ubicado a 2 km. de Villa R铆o Bermejito. El 5 de febrero ingres贸 con v贸mitos al puesto sanitario de aquella localidad. Despu茅s fue derivada al Hospital Pedi谩trico de Resistencia, donde finalmente falleci贸.

Cuando la beb茅 ingres贸, el puesto de Berme-jito era un verdadero caos, a煤n mayor que lo habitual. Su directora estaba de vacaciones y el m茅dico a cargo es una persona muy rechazada por las comunidades ind铆genas. La ambulancia no funcionaba. Algunos partos se efectuaron en los ranchos del paraje El Colch贸n. Otra parturienta fue trasladada en un veh铆culo policial. Las urgencias no generaron respuesta por parte del sistema, que presentaba defi-ciencias en todos sus puntos.


El s谩bado 28 de febrero falleci贸 Irene Ch谩vez, de dos meses de vida. Vivi贸 con su madre sola en el paraje 10 de Mayo, en la m谩s profunda pobreza. El abuelo refiri贸 que la beb茅 ten铆a fiebre. Falleci贸 en el camino, entre La Rotonda y Fort铆n Lavalle, a 10 km. de Bermejito, cuando se dirig铆an al puesto sanitario de esta localidad. Le diagnosticaron muerte s煤bita.


El jueves 5 de marzo falleci贸 otro beb茅 de cuatro meses, de apellido Mariani. Es hijo de Alicia V谩zquez, madre de 14 a帽os de edad. La abuela, Tima Medrano, se hizo conocida en nuestra provincia cuando se llev贸 adelante el largo acampe ind铆gena frente a la casa de gobierno durante la gesti贸n de Roy Nikisch. Viven en el casco urbano de Villa R铆o Bermejito, en extrema pobreza.


Todos los beb茅s que murieron en el curso de los 煤ltimos siete meses en el 谩rea de cobertura del puesto sanitario de Villa R铆o Bermejito, diez en total, fueron ind铆genas de la etnia toba, menores de un a帽o. Un verdadero genocidio.

Documento del Centro de Estudios Nelson Mandela

publicado en: http://www.centromandela.com.ar/news.html

 

Comentarios   

 
0 #10 miguel 28-04-2009 23:25
soy trabajador de salud, contratado y la verdad es una verguenza la pol铆tica empleada, no existe respeto por el trabajador de salud, es vergonzoso el manoseo. los condiciones laborales son precarias y siempre se encuentra presente la posibilidad de quedarse sin trabajo. es una pena

ADMINISTRADOR: Y que a esa precariedad la imponga el mismo Estado, es de cuarta.
Citar
 
 
0 #9 lapapa 22-03-2009 12:02
y si yo, tambien conozco un personal de maestranza, asi es, del 8潞, ahora en la senadur铆a, no por su cargo, digo, sino que siempre fue un inutil. Estas cosas me ponen loca. y no llego a entenderlas.
Citar
 
 
0 #8 yo 21-03-2009 16:20
siento una profunda tristeza, pensar que llevamos de diputado a uno del octavo piso encargado de la caja chica y quien dijo algo para bajarlo al contrario se ve que manejo bien los fondos por que le alcanzo para comprar su sillon en la legislatura, meritos tal vez no hacer nada, que lo pario es tambien mi culpa se muchas cosas de salud pero es como mear contra el viento si queres hacer bien las cosas, deben saber cual es el dipu si viven en resistencia
Citar
 
 
0 #7 Alex 21-03-2009 16:04
Tranqui ... el lunes vuelve con todo la de los autitos chocadores.

Con todos los autitos pero ... sin todos los caramelos en la bolsa, como siempre.
Citar
 
 
0 #6 carozo 18-03-2009 12:56
Ahora se sum贸 el caso de vejaciones y pedofilia a las abor铆genes a cambio de comida denunciadas hechas por la dip. Charole y el Centro Mandela 驴 Diario Norte y Canal 9 tambi茅n saldr谩n a desmentir esto a cambio de contratos de publicidad por parte del del estado ?
Citar
 
 
0 #5 lapapa 17-03-2009 04:45
mientras lo expresado m谩s arriba es la pura realidad, pintemos de blanco el 8潞 piso para disimular un poco los manchones irreparables que la indiferencia ( falta de amor) refleja en nosotros mismos y en nuestro pr贸jimo. Sugiero que volvamos a los valores de los abuelos y nos humanicemos mucho pero mucho m谩s. y aflojen los pol铆ticos con querer ser demasiado ricos. Ojal谩 que el Dengue no sea lo que determine un caos social y econ贸mico por soberbia y omnipotencia.
Citar
 
 
0 #4 Mary-Mar铆a Irene 17-03-2009 03:35
Creo, creo, no me peguen, porque ya me han sacudido por decir esto, pero hace meses vengo desde algunos sectores chillando por lo siguiente: Estoy frente a una ONG y por supuesto, la mayor parte de ellos, son gente desocupada o con planes jefe de hogar, me da por el 煤ltimo fo... del c...o que tengan que ir a amancer en la salita y que de all铆 lo deriven recien al hospital y despues, te borr贸 del turno un paraguayo, porque el pobrecito, vino hoy y se va hoy, vos que viv铆as aqu铆, ven铆 otro d铆a o esper谩 2 horas m谩s.
Conste, no tengo nada contra los hermanos paraguayos, pero si no podemos cubrir las demanda de nuestra poblaci贸n, como es esto que nos hacemos cargo de la salud de los extranjeros? Y GRATIS! Se que lo mismo pasa con Salta, Jujuy, y todas las prov. de frontera, pero con una diferencia, en esas prov. se les cobra una " colaboraci贸n", que me parece perfecto. Aqu铆, se nos mueren los pr铆ncipes de estas tierras, como les llamaba Bartom茅 de Las casas y somos generosos con los de afuera! Y ojo! Salud, es estar sano. Para estar sano, hay que estar bien alimentado, de tal modo que tu organismo cree los anticuerpos que necesita, cuando esa gente llega al hospital, de Villa Bermejito o de donde sea, aunque vengan en un concorde, hay poco por hacer, sin贸 mir谩 la foto. No tienen anticuerpos. Y no es una disculpa, pero el paso anterior pasa por otras areas y no se soluciona con fideo y polenta, lleva mucho m谩s que eso. Y por sobre todas las cosas, la conciencia de haber perdido la capacidad de ser solidario. Ser solidario no pasa por regalar ropa usada o la comida que sobra, si n贸 la distribuci贸n equitativa de las riquezas que est谩n en manos de 4 vivos, es respetar su idioncicracia y no violentarlo a " evolucionar", mir谩 para lo que les sirvi贸 la evoluci贸n.
Soy catequista de "vacaciones", cuando explico el g茅nesis, ad谩n y eva, les digo que me lo imagino al Chaco antes de los "colonizadores" , con las tribus viviendo en paz en medio de TANTA Y TANTA abundancia, y ellos que con tanta sabidur铆a cuidaban la tierra. Cazaban animales y recolectaban frutos en un predio de aprox.1 km, para su subsistencia, excepto, aquellos ejemplares que estubieren pre帽ados. Despues, por 4 a帽os, ese predio era zona sagrada, nadie pod铆a cazar, ni recolectar, para que la naturaleza reponga lo que ellos tomaron. Eso, se llama Chac煤, por eso CHACO. Cuando llegaron "nuestros abuelitos"...ar rasaron con todo...y continuan...otr a tribu extranjera, dice que la tierra nos prestaron nuestros hijos y debemos por tanto devolversela as铆 o mejor...Y DESPUES SE EVOLUCIONO y viene todo esto...puaj!
Citar
 
 
0 #3 carozo 16-03-2009 18:30
El periodismo tambi茅n es culpable de este genocidio porque le otorgan todo el espacio period矛stico a los funcionarios que se dedican a dementir la realidad en vez de investigar las muertes de nuestros aborigenes, para los politicos es m谩s facil desmentir desde su c贸modo sil贸n y su aire acondicionado cafecito ect. que internarse en el impenetrable a trabajar y para los periodistas lo mismo, es m谩s facil hacer un llamado telef贸nico a su amigo funcionario para que desmienta que ir a internarse en el monte a investigar porque en el impenetrable no hay hoteles 5 estrellas y encima te pueden cortar la publicidad, los que ayer levantaban su voz indignados se insensibilizaro n inmediatamente cuando se le otorgaron las partidas a ellos para terminar con el flagelo y la utilizaron para mejorar su nivel de vida ( yates, casas en Paso de la Patria ect.) si los ciudadanos comunes no buscamos la forma de castigar a estos h. de p. el pr贸ximo gobierno le echar谩 la culpa a Capitanich y la joda va a seguir, nosotros como sociedad si no cambiamos de mentalidad tambi茅n seremos culpables porque estamos engendrando este tipo personajes en el poder.-
Citar
 
 
0 #2 Waldo 16-03-2009 15:20
Est谩 visto que la mentalidad genocida de la colonizaci贸n iniciada en el siglo XVI goza de muy buena salud, ya no se trata de leerles la Biblia en lat铆n ni darles la opci贸n de convertirse al cristianismo en espa帽ol (idioma que no conoc铆an), sino de excluirlos, en el m谩s amplio sentido que se le pueda dar al t茅rmino, social, cultural, laboral, sanitario, pol铆tico, legal, jur铆dico y tantos m谩s...

No nos van a alcanzar otros 500 a帽os para pedirles perd贸n.
Citar
 
 
0 #1 Lacra 16-03-2009 08:51
Y pensar que est谩n preocupados por no largar la teta!!!! Reverendos H... de P.......
Citar
 

Escribir un comentario


C贸digo de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni帽o estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr谩s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga煤 fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupaci贸n real o abierta, que incluye la encubierta que est谩 formada por los inactivos (desalentados), supera los dos d铆gitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration