Angau Noticias

Domingo
25 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Informe AN: los pequeños grandes martirios de estos días en que hace un frío de cagarse

Informe AN: los pequeños grandes martirios de estos días en que hace un frío de cagarse

E-mail Imprimir PDF
Share

Los días de invierno han sido exaltados por los poetas como casi perfectos: el gris, las hojas muertas, el aliento dibujado en el aire, la tristeza plúmbica de cada atardecer, la dulce esperanza del sol. Pero que se vayan a cagar. Claro, si sos "poeta" y te podés quedar durmiendo hasta el mediodía, hasta en Alaska te da onda el período de frío.


Sin embargo, a aquellos ciudadanos y empresas a los que de verdad les interesa el país, el invierno les significa un voluminoso combo de trastornos, contrariedades y padeceres. Aquí, un breve compendio de ellos.


La salida de la cama. Que no es estrictamente "de la cama", sino "de la camucha", denominación más frecuente que se le da al lecho en esos días en que amanece con una temperatura de menos de cinco grados.

Pues eso, salir de la camucha en invierno es una autoflagelación que nos hace revivir, una y otra vez, aquel formidable trauma de haber tenido que salir de la panza de mamá para pasarnos al lado inhóspito del universo. La sola ilusión de liberarnos algún día de esta tortura justificaría que todos, ya mismo, corriésemos a sumarnos a las filas del anarquismo.


La preparación de la salida de la camucha. Lo separamos del punto anterior porque es todo un proceso aparte. Es decir, por un lado está la tortura de saber que hay que dejar el vientre mat...., perdón, la camucha (hoy estamos un poco regresivos), y la asunción de la inevitabilidad de ese hecho (lo cual es casi admitir la inevitabilidad de la muerte). Por otro lado está el patético intento del ser humano por negar su destino.

La manifestación de esta modesta sublevación está en el recurso del "cinco minutos más", que ha generado una de las polémicas más extensas de la historia de la filosofía. Para los antiguos griegos (y sobre todo para los que tenían agencias de seguridad en Esparta), apagar el despertador y regalarse a uno mismo un momento extra bajo colchas y frazadas era un acto de suprema debilidad. En ese sentido, adherían a la corriente que sostiene que la forma más eficaz de salir de la cama es intempestivamente y sin pensarlo, como quien se retira un apósito de un tirón, en lugar de hacerlo lentamente y arrancándose los pelitos del brazo o de la pierna de a uno.

En la Modernidad, en cambio, resurgió la idea de los "cinco minutitos más", postura que en realidad esconde la profunda convicción de que, sí, es verdad, a la muerte no se le puede ganar la batalla final, pero se la puede joder bastante con un esquema de pequeñas guerrillas cotidianas. Una de ellas es extender todo lo posible la estadía en la camucha.

Adeptos a esta línea de pensamiento, por eso, ponen su despertador diez o quince minutos antes de la hora a la que en realidad deberían levantarse, justamente para poder permitirse esos instantes adicionales de reposo antes de tener que apoyar el pie en suelo, que está más frío que Cristina cuando el Néstor le exige que cumpla con los deberes maritales.

Sin embargo, esto dio lugar a una penosa deformación, practicada por quienes, por ejemplo, en plan de hacer cada vez más largo el período de remoloneo, abusan de la programación anticipada de su despertador. Así, por ejemplo, si deben levantarse a las siete de la mañana, colocan la alarma para las dos y cuarto de la madrugada, con repetición cada cinco o diez minutos, con lo cual se prolonga la agonía matinal de un modo exasperante, y además la constante interrupción del sueño deriva en cuadros de paranoia y oligofrenia.

Eso sin contar el tremendo embole que se come el vecino que tiene en su casa su propia habitación pegada a la del adicto a los "cinco minutos más".


La lavada de cara. Según un relevamiento de AN, sólo un 4% de los argentinos tiene canilla de agua caliente en la pileta del baño. El resto, tras salir de la cama en la etapa invernal, se tiene que lavar la jeta con agua helada. Y ahí te quiero ver.

Una técnica que ayuda en estos casos es la del lavado simbólico, que si bien es cuestionable desde el punto de vista de los fundamentalistas de la higiene, no deja de ser una manifestación de buena voluntad. Consiste en pegar apenas una cachetadita con cada mano al chorro de agua que baja del grifo, y luego pegar otro par de palmaditas en nuestras mejillas. Luego se secan las manos con la toalla y nos frotamos el rostro con la lámina de líquido que nos quedó en los costados.

Es importante advertir que esto obliga a un paso extra, que es la extracción a dedo de los "quesos" matinales -que se formaron durante el descanso sobre glándulas lacrimales y párpados-, ya que el tenue lavado hídrico no los elimina. Si no hay ánimo para quitarlos, al menos darles una pinceladita en tono turquesa, que quedan muy lindos.


El cepillado de dientes. Otro momento desagradable, por lo que se señaló en el punto anterior en cuanto a la indisponibilidad de agua caliente en la bacha del baño. En estos casos, conviene trabajar adecuadamente el concepto de culpa, y después comprar un Mentho Plus Strong.


El uso del bidet. Si la utilización del higienizador orteril es inevitable (consejo: no coma verduras ni tome Activia en las cenas, y déle un lugar privilegiado en sus dietas a los quesos tipo fontina, pategras o reggianito), las opciones son pocas, y diríamos que se reducen a dos: 1) Pensar en Julieta Díaz o Jesica Cirio al momento de abrir la canilla; 2) Si tiene agua caliente en la ducha, lavarse el ojete haciendo "la vertical" debajo de ella.


La empomación. Verdadero tema tabú de los inviernos. Un asunto que flota en la pareja pero nadie se atreve a plantear. De hecho, si una de las partes inicia una aproximación bajo las sábanas por la noche o la madrugada, la otra intentará con todo tipo de recursos desalentar la cópula pensando -no sin razón- que por muy glorioso que sea el encuentro sexual, luego llegará el momento de "pegarse una lavada", trámite que conlleva como mínimo dos desgracias: la salida de la camucha y el posterior contacto con el agua helada en una zona tan sensible como la genital.

Generalmente la parte más comprometida en estas situaciones es el hombre. La mujer, luego del enhebramiento, suele hacerse la relajada/dormida para eludir el lavaje y diferirlo hacia la mañana. Un hombre que se precie, en cambio, jamás dejará a su mejor amigo en banda, solitario y pringoso.

En estos casos algunos recomiendan encontrar excusas equivalentes a la femenina sobre el dolor de cabeza ("me dieron un rodillazo en el estómago jugando el fulbo, y no te voy a poder bombear"), plantear condiciones que uno sabe inaceptables para ella ("bueno, pero primero la cola") o proponer juegos que arruinarán el clima y derrumbarán el intento cogeril ("dale, pero hagamos de cuenta que vos sos tu hermana, ¿sí?").


Y tú, oh, amigo lector, ¿qué otros sufrimientos agregarías a la lista?



.

 

Comentarios   

 
0 #7 leocba2005 05-08-2010 20:04
Bueno,me acaba de suceder,estoy en pleno dilema existencial. Fui a jugar a la pelota con amigos,volví,la bruja esta acostada,dormid a.Llego y me acomodo un toque en el sillon a ver Sportcenter,me duermo ahi mismo.Me despierto al rato,y....miro: o la cama,o la ducha.La bruja,ya profundamente dormida,no va a sentir el olor a chivo,mas si clavo un desodorante al toque.Ma´si,me voy a apolillar chivado....porq ue la ducha debe estar helada!

PD: Y presiento una evacuacion intestinal...oj alá sea un flato,sino voy a tener que ir a garcar,y la tabla del inodoro..sabemo s de su baja temperatura.

A: Exacto, el asiento del inodoro es otro enemigo en la garcación. Y ni hablar de si te echás un poco hacia atrás y la espalda toca la tapa del ino, instalada verticalmente detrás de uno.
No, si hay que ser muy macho en el invierno.
Citar
 
 
0 #6 Marcel-o 05-08-2010 16:14
Uhhh justamente estaba pensando en que mañana me tengo que levantar a las 6 AM y sufrir como un condenado el baño. La ducha hija de re mil puta no calienta nunca y si cerrás un poquito la llave del agua empieza a hacer un ruido de amenaza de "saltada" de la térmica. Es un verdadero martirio la higiene matutina. Estoy re podrido de la ola polar; es hora de que vuelva el calorcito chaqueño.
Citar
 
 
0 #5 Daniel Zan 05-08-2010 12:49
Juicio y castigo a los que te abren en la cocina la canilla de agua caliente cuando estas en en baño en plena ducha, tengas termotanque o calefon resulta cuasi mortal. Ahora, mas me enojan los que en enero se quejan del calor, yo me quejo del frio con razon, porque vivo en el Chaco justamente por sus 36 grados a la sombra. ¿Que hace Capitanich que no decreta que termino el invierno? ¿Que ruta hay que cortar?
Citar
 
 
0 #4 Heraa 05-08-2010 01:42
Ya estas vestido, desayunaste (con la excusa que hace frío comiste hasta cerdo frito), y queda la gran prueba de intrepidez…. Salir de la casa, ja descubrís que hace más frío que en el polo, y no que no son suficientes los cuatro pares de media con la calcita de lana, y los ocho pulóveres, campera, bufanda, guante, gorra no son suficiente y caminas como un robot… y esa camita que quedo solita
Citar
 
 
0 #3 Ramoncito 04-08-2010 18:55
Algo me dice que alguien no se ha encontrado casualmente con una shegua envuelta en campera, pulóver, bufanda, guantes y anteojos de sky ... con nada más que una calza abrigadita abajo ...

Eso es TRAICIÓN ... las muy turras se aprovechan del fresquete polar para seducirnos vilmente !!!

Claaarooo, la señorita prentende darnos un beso y un abrazo fraternal y que después de palpar (por descuido, lo juro) y por franelear al mango (por descuido, lo juro) mesejante merca, se la dejemos pasar, más calientes que un ruso en el bosque !!! (tá en interné, Admin)

No, Señorita !!! Jamás !!!

Los Hermanos Angauceros (Machistas - Leninistas) por siempre y por el fin de los tiempos sostrendremos a nuestra bandera, la del Chuni Beníte, como nuestra !!!

AN Al Palo !!! (ANAP, sí señó) !!!

A bajar las calzas y a subir los mástiles !!! No calienta el frío, es una Orden, carajo !!!

Qué ??? No se enteraron de que Maldonado anuncia el Fin del Universo mañana ???

A: Monchi, tomate un café caliente y ponete una bolsa de hielo en la cabeza, no te queremos perder.
Citar
 
 
0 #2 Anakin. 04-08-2010 11:15
Pantalón y camisa arribas del caloventor/radi ador un toque.
Otra es dormir con la ropa puesta...
Citar
 
 
0 #1 Emilio_CH 04-08-2010 04:55
otra cosa terrible es, despues de levantarse de la camucha, ponerse el jean y/o pantalon de vestir congelado debido a las bajas temperaturas de la noche, hay que actuar simil a salir de la cama como proponen los griegos, subirse el pantalon de una, sin asco!

A: Jaja, sí, tenés razón. ¿Y las minas que usan pollera en estos tiempos?¿Nos cuentan cómo miércoles hacen?
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration