Angau Noticias

Sábado
24 de Junio
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Steve Jobs en el recuerdo de Chuñi Benite: "Lo ocsesionaba inventar la torta parilla guai fai"

Steve Jobs en el recuerdo de Chuñi Benite: "Lo ocsesionaba inventar la torta parilla guai fai"

E-mail Imprimir PDF
Share

Apolinario Fitzgerald "Chuñi" Benite succiona la bombilla de su tereré lentamente. En parte porque los recuerdos corren como criaturas bullangueras en el pasillo que hay entre la cabeza y el alma, en parte porque el intelectual de Villa San Juan está tan al pedo que en lo que va de la mañana ya es el quinto termolar de tres litros de agua helada que se toma bajo los mangos de la vereda.

Las patas descalzas sobre la tierra todavía fresca por la humedad de la noche, el pantalón de gabardina arremangado hasta las rodillas, la camisa de un color indefinido abierta y flameando con las brisas que bajan desde las vías, Chuñi amaga comenzar el relato como si fuese un zapateador que espera un acorde en particular para empezar a hacer sonar las tablas del escenario.

Este escritor profundamente chaqueño, nada menos que el creador del realismo ñeri, fue el argentino que más conoció a Steve Jobs, el genio de las nuevas tecnologías al que el mundo evoca con una admiración que crece día a día. "Era un guacho de la san puta, no había con qué darle, tenía un bocho ma grande que el culo de Moria Casán", recuerda el Chuñi.

Entonces sí, las anécdotas brotan una tras otra: el día en que Jobs convirtió un viejo ventiladorcito de mesa de Benite en un aparato de diálisis para todos los enfermos renales del barrio; cómo los vecinos -agradecidos- le pagaron una flor de ordeñada con la Candil, la puta más célebre de la historia de Resistencia; y la confirmación de que todo genio tecnológico es un croto insalvable en el fútbol. "De un penal a favor te podía sacar un córne en contra", describe el maestro.

"Algo que le ocsesionaba era poder hacer la torta parrilla guai fai -cuenta, sonriendo mientras echa dos hielos más sobre la yerba dentro del vaso-. Hizo algunas prueba pero como a mí no me interesaba un sorete el tema de interné y todo eso, no me acuerdo bien cómo era la cosa. Pero él hacía una masa que vo le ponía en la parrilla y despué mientra le comía te servía pablar a celulare y abajar música si vostaba en un lugar con guai fai. Si vó no pensaba comer la torta, tenía la ocsión de ponerle un tecladito de celu roto y entonce podía escribir testo y correo elétrico. Pero acá ninguno le dimo bola porque no se podía llamar a los teléfono fijo, y entonce no no servía pa pedir tema de Los Conti o de Los Wawancó en las radio de por acá".

 

Ideas y debates

 

Jobs estuvo en el Chaco entre 1995 y 1996, poco antes de volver a Apple, de donde había sido despedido en 1985. Por una cadena de decisiones suyas y de casualidades del destino, vivió ocho meses en la casa de Benite. "Él decía que andaba haciendo un viaje esploratorio lento, pa conocerse a sí mismo. Yo le ije que me parecía que si se la pasaba tratando de conocerse a sí mismo perdía tiempo pa conocer mina, que es lo importante. Fijate que cuando él vino acá tenía como cuarenta año y recien se habia cogido sei mina. De acá se jue con 29 loba bien bombiada", recuerda el escritor.

Según él, Jobs "era demasiado idealita vamoecí. Él tanbien andaba con esa boludez de que 'no tiene sentido el seso sin amor'. Por suerte lo vago logramo hacerle entender que una vez que vo lográ que una buena loba te dé el culo, el amor llega solo".

Ya por entonces, Jobs, muy influenciado por su perfeccionismo y por las líneas filosóficas aprehendidas en su viaje por la India, comenzaba a compilar algunas de las reflexiones, consejos y "mandamientos" que hoy son parte de su legado.

Benite dice tener muy presente la siesta en que, chupando mangos junto a la cuneta tras un fulbito, Jobs pronunció una de sus frases más conocidas: "Si vives cada día de tu vida como si fuera el último, algún día realmente tendrás razón". Ñacaniná Alvarez, un viejo cerrajero, fotógrafo y vendedor de pollos que se sacaba cera de las orejas con una cuchara sopera, le contestó lo que todos pensaban: "¿Y de qué puta te pué servir vivir cada día como si juera el último, si te va dentrá una depresion de la san cajeta? Hay que viví como si uno juera eterno, o como si niquesea te quedaran cuatro o cinco año, así se pué tomar tranquilo el vinito despué del guiso; se le pué echar un buen mandioqueo a la patrona y se pué dormí la siestonga más tranquilo que gato de viuda".

 

La despedida

 

Tampoco falta algún reproche amable. "Eso de 'ma vale ser pirata que estar alistado en la Marina', que angaú dijo él, le afanó al Negro Gutiérre, que siempre le decía 'ma vale preñarle a tu jermu y cobrar el plan ante que ser empleado del mes de Madonals'. Pero güeno, él le dio su forma lenta. Ademá era un vago que aprendía rápido. A la mujer del Negro le clavó, y eso que él era yanqui y ella era de la Corriente Clasista Conbativa", cuenta el Chuñi.

Jobs, aparentemente, decidió regresar a los Estados Unidos cuando su pasión por la creación tecnológica se fue quedando sin espacios en Villa San Juan. "Nos ojreció que pusiéramo un cien cada uno de nuestros plane pa financiarle unos invento como el Aipod, la Imac y no sé qué otras pelotudece, con el argumento de que despué íbamo a tené el 50 por ciento de las ganancia. Juntamo la guita, pero cuando le vimo toda junta octamo por aprovechar y comprar el decodificador para ver los canale porno del videocable. El se cabreo y se jue", relata el maestro.

Después llegó la parte conocida de la historia. Jobs fue el gurú tecnológico por excelencia, y un tiempo después llegó a la casa de Benite una encomienda con una carta de Steve. "Saludaba a todo lo vago, no sagradecía la ayuda y la senseñanza, preguntaba por la Candil y mandó unos televisore grise raro, con una manzanita de marca. Se ve que eran berreta, porque cuando le pelamo los cablecito para enchufarle, se quemaron. Pero bueno, el pendejo hacía lo que podía. Cuando se murió, no juntamo todo acá, sin hablar, abajo de los mango, y nos tomamo unos bueno Talacasto acordándono del gringo. Medio boludazo, pero un pibe con la alma así de grande".

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
+2 #2 Juan1 07-10-2013 09:27
Las gallinas de ramon que amargas que son!!!
La heladera mas grande del mundo: el mudomental!!
son de la BB
Citar
 
 
+3 #1 Rubén& 15-10-2011 04:03
"Juntamo la guita, pero cuando la vimo toda junta octamo por aprovechar y comprar el decodificador pa ver los canale porno"...

Como los grandes maestros que te enseñan sin que te des cuenta, el Chuñi nos plantea una vez más la eterna disyuntiva argentina entre lo urgente y lo importante...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration