Angau Noticias

Jueves
22 de Abril
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> El inodoro, ese integrante fundamental del hogar y de la sociedad occidental y cristiana

El inodoro, ese integrante fundamental del hogar y de la sociedad occidental y cristiana

E-mail Imprimir PDF
Share

El inodoro es uno de los inventos más importantes de la historia humana, aunque no sea valorado como tal. Basta con imaginar qué hubiera sucedido con nuestra especie en caso de no haber sido creado, para darse cuenta de esa dimensión. Con todo, prácticamente no hay datos certeros sobre quién fue el autor de este verdadero hermano del destino.

Si bien el inodoro suele ser de car√°cter humilde, su sufrida labor le forj√≥ una personalidad fuerte, a veces colmada de giros antojadizos y de maldades repentinas. Se equivoca quien cree que el de los inodoros es un universo homog√©neo. Aqu√≠ Anga√ļ Noticias expone algunas tipolog√≠as:

 

El inodoro bipolar. Nos acostumbra a un funcionamiento fluido y normal hasta que un día, de buenas a primeras, nos sorprende con una actitud de franca mala predisposición.

No hace desaparecer todo lo que tiene que borrar de nuestra vista, aparecen goteos que recién se solucionan al cabo de pagar cinco plomeros, y de repente todo vuelve a la normalidad. Imprevisible.

 

El inodoro femenino. Un inodoro-mujer, es decir indescifrable. El botón de descarga de agua no se puede apretar de cualquier modo, sino mediante una fina técnica que lleva meses aprender, y que una vez adquirida se modifica espontáneamente, obligando a un nuevo y extenso proceso de comprension.

Hace dif√≠cil y tortuoso lo que parece f√°cil, y simple lo que semejaba ser intrincado y complejo. El modo de tratarlo que ayer fue exitoso hoy es totalmente in√ļtil y aun contraproducente. Cualquier acci√≥n tiene un resultado totalmente opuesto al que se hab√≠a calculado.

 

El inodoro depresivo. Insufrible tipo. Sólo de tanto en tanto su funcionamiento es llano y entusiasta. La mayor parte del tiempo lanza el agua con notoria ausencia de energía, alargando hasta el fastidio los epílogos.

Generalmente son inodoros frustrados que de chicos querían ser fuentecitas de agua para decoraciones feng-shui.

 

El inodoro dependiente. La ausencia de temple lo volvió extremadamente dependiente de los demás. Prácticamente obliga a que uno haga la mitad de su trabajo.

Es uno el que tiene que arreglar la tapa y el anillo de apoyo antes de sentarse, es uno el que tiene que acomodar todo el dispositivo de descarga de agua antes de accionarlo, es uno el que tiene que desmontar -antes de retirarse del ba√Īo- todo lo que arm√≥ para que no se desmorone solo y se pierdan piezas, es uno el que debe echar baldazos de agua ante la falta de fuerza suficiente en el dispositivo.

Sólo falta que uno también tenga que llevar el sorete hasta la cloaca.

 

El inodoro ladino. No tiene códigos. Demostrando una repudiable ausencia de lealtad, provoca trancamientos cuando menos posibilidades tenemos de resolver la situación.

Suelen ser inodoros de casas ajenas, que ocupamos luego de pedir permiso a los anfitriones, y que al advertir que no queremos hacer pipí, sino popó, atrapan los submarinos digestivos en la primera curva, con lo cual éstos quedan en el fondo del recipiente y con el 30 a 50% de sus longitudes a la vista. Sin un balde a mano como para echar más agua, debemos recurrir a ignominiosos y traumáticos procedimientos para remediar la situación.

Si el mismo inodoro estuviera en tu casa y expulsaras exactamente los mismos teresos, no suceder√≠a nada anormal, lo que confirma que se trata de un ensa√Īamiento extorsivo deliberado.

 

El inodoro excluido social. Es el t√≠pico caso del inodoro de ba√Īo p√ļblico. Totalmente marginado por el sistema, exhibe muestras claras del maltrato que la sociedad capitalista le dispensa innumerables veces en cada jornada.

Desde hace a√Īos luchan por un r√©gimen previsional propio, que les reconozca el derecho a retirarse a corta edad.

 

El inodoro de fierro. Un inodoro que no se tranca nunca, m√°s que sanitario es un amigo. El inodoro de fierro jam√°s nos deja en banda ni nos averg√ľenza.

Incluso en aquellos casos en que no podemos evitar la autocrítica y admitimos que lo estamos poniendo en una situación dificilísima, él resuelve todo sin la más mínima ayuda. Dan (o reciben, en realidad) todo sin pedir nada a cambio.

 

El inodoro con marea. Amenazante artefacto, que siempre nos mantiene tensos. En general funcionan con normalidad, hasta que en alg√ļn momento la descarga de agua no fluye correctamente y da lugar a un ascenso lento pero sostenido del nivel de l√≠quido dentro del sanitario, acompa√Īado de un movimiento arremolinado que le confiere a la escena mayor dramatismo.

De la pericia y la sangre fría del usuario depende que no se produzca una catástrofe.

 

El inodoro Yacyret√°. Solemos sorprendernos con √©l tambi√©n en domicilios de otras personas. Despu√©s de hacer lo nuestro, y sin estar preparados para nada fuera de lo com√ļn, accionamos el bot√≥n, manija o cadena para la descarga de agua, y √©sta se produce con tanta potencia que nos estremece el estruendo de las corrientes de l√≠quido chocando contra las paredes del inodoro a m√°s de 300 km/h.

La falta de aviso previo sobre esta característica suele provocar salpicamientos más o menos graves.

Los usuarios habituales de estos sanitarios aprenden a regular la liberaci√≥n de agua desde la mochila, para evitar que la furia h√≠drica acabe dejando el techo del ba√Īo lleno de tigres estrellados contra el cielorraso.

 

 

.

 

Comentarios   

 
+2 #5 El Marucho 22-02-2012 07:06
Inodoro de Portland: es √ļtil como elemento de comparaci√≥n cuando alguien realiza un acto re√Īido con el buen gusto. Y as√≠ decimos: "Es ordinario, como inodoro de Portland".
Quien haya visto uno de esos inodoros sabrá que a lo largo y a lo ancho de su anatomía aloja el ADN de todos los que en él hicieron sus deposiciones, dada la naturaleza de su superficie. Es notable el olor a amoníaco (NH3) que quema hasta el hocico más distraido, incluso hasta el más avisado.
Todav√≠a se los puede encontrar en ciertas letrinas campestres o en ba√Īos de clubes.
Utilizar sólo en caso de peligro de derrame.

A: Vale el homenaje.
Citar
 
 
+1 #4 mauro nicolas 22-02-2012 02:07
Agrego el Inodoro Linyera

De esos que estan todos sucios, salpicados y con fuerte olor que hasta por ahi te sacan las ganas mas fuertes de "despedir" al quetejedi...

y pocas veces segun la urgencia se soluciona o poniendole unos papeles y sentandose sobre ellos o, algo mas superficial, como no llegar a apoyarse y solo largarlos desde el aire cual bombas explosivas las cuales caen y aproposito salpican, siempre apelando a la buena punteria,
seria algo asi como cagar en el aire, y nunca mas literal que embocarle de culo!!!

a mi no me paso eh, solo me lo contaron... :D

A: :-D
Citar
 
 
+2 #3 Fleder 21-02-2012 18:06
El inodoro tímido:

Ayudado por una presi√≥n de agua deficiente, este particular ejemplar, pariente cercano del inodoro depresivo, tiende a tirar agua de forma constante pero insuficiente para hacer pasar los amiguitos de cualquier tama√Īo, color y consistencia que uno tiene la virtud de dejarle. Hay que llevarle un psic√≥logo (en forma de balde) para que ayude a empujar lo que no quiere dejar salir de s√≠ mismo.

A: Pobechito inonoditooo!
Citar
 
 
+1 #2 Sor Ethel 21-02-2012 08:24
Ah, si, el can√≠bal lo conozco. Obliga a tomar posturas nada c√≥modas para tratar de evitar la rajadura (del inodoro), lo que echa a perder el momento de relax. De vez en cuando, entre el apuro, la distracci√≥n o el sue√Īo apoyamos completo y volvemos a caer en sus fauces. Maldito.

A: Nos mató lo de Sor Ethel.
Citar
 
 
+1 #1 Ramoncito 21-02-2012 06:46
Aporto dos:

Inodoro caníbal: si bien puede pertenecer a cualquier especie, cuando uno se sienta a disfrutar de un gran placer de la vida la asentadera chota de plástico se raja y uno siente que "algo" lo ha mordido en un cachete del toor y lo atrapa, cual cocodrilo hambriento. El tema pasa porque la rajadura nos ha atrapado medio cachete y cuando queremos levantarnos la tenemos prendida y masticando. Hay que quemarlas para que aflojen y liberarnos de su apetito voraz.

Inodoro Facebook: uno va tranqui, hace lo suyo y despu√©s mira ... dos soberanos le√Īos capaces de hacer una jangada. Uno se tienta y les saca una foto con el celular, para mand√°rsela a todos sus amigos del f√©ibuc (para que envidien) ... pero te aparece el mensaje "Inodoro Pereyra no es tu amigo y no comparte cierta informaci√≥n. Si conoces a Inodoro, env√≠ale una Solicitud de Amistad" ... y as√≠ esper√°s 3 a√Īos, porque Mendieta hacke√≥ la cuenta de Inodoro y el perro de mierrr puso a todas las Caniche Toy putarracas en su listado de "Amigas Para Matraquear". Traidor hab√≠a sido el perro de Inodoro ...

En fin, nada m√°s que aportar a las 1250 de hoy.

A: Im-presionante aporte.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos