Angau Noticias

Viernes
10 de Julio
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Sorprendente revisionismo histórico de Chuñi Benite: "La megamatraca que tenía fue una maldición para Rasputín"

Sorprendente revisionismo histórico de Chuñi Benite: "La megamatraca que tenía fue una maldición para Rasputín"

E-mail Imprimir PDF
Share

En el Museo de Erotismo de San Petersburgo la gran atracción de las últimas semanas fue el frasco dentro del cual, sumergido en formol, reposa el pene de Gregori Rasputín, el misterioso monje ruso que tuvo una influencia enfermiza sobre la dinastía Romanov. La garompa, fue adquirida en 8.000 dólares por un urólgo que la deseaba como objeto de colección (hmmm...). El miembro despertó parejas dosis de admiración y envidia entre los visitantes de la muestra.


Igor Kniazkin es ahora el dueño del miembro de Rasputín. En diálogo con AN, hizo gala de un fino humor. "Acá sí que podemos decir que medía 28 centímetros 'muerta', jiov jiov jioooovv", bromeó el médico ruso. Según distintos porongólogos de renombre internacional, si el pene de Gregori mide eso durmiendo su sueño eterno en un frasco, en acción pudo haber llegado a una longitud cercana a los 40 centímetros.

"Le gustaban muchos los tríos -dijo Kniazkin a Angaú Noticias en una comunicación telefónica realizada ayer-, aunque los practicaba de un modo no convencional. En lugar de penetrar alternativamente a una y otra mujer, atravesaba a una de ellas y con lo que le sobraba del otro lado se la mandaba a guardar a la restante".


Sorprendente investigación de Benite

 

Lo que pocos saben es que uno de los más escrupulosos biógrafos de Rasputín es el escritor chaqueño Chuñi Benite. "Masallá de que se le almira la semejante garcha que tenía, esa megamatraca jue una maldición para el pobre infelí",  afirma el creador del realismo ñeri.

Benite dice que las dotes sexuales de Rasputín eran muy conocidas en toda Rusia, pero especialmente en San Petersburgo. "Vo saé que si algo las mina de cualquier lugar hacen circulá enseguida é la información sobre la esistencia de cualquier súper poronga que estea a meno de 15 kilómetro de distancia, y siempre lo hacen precisando esatamente dónde está ubicada, el nombre del dueño y en qué horario se le puede encontrá", dice Benite.

Como ejemplo cita su propio caso. "Cuando vine a viví a Villa San Juan, a lo die día me levanté una tetona de acálavuelta. Ustén sáen que yo tengo lo mío -dice el intelectual, extrayendo el miembro de debajo de su pantalón de grafa y haciéndolo girar como si fuera la paleta de un ventilador-. Bueno, le guasqueé un rato a la yegua ésa, y vo no va creé: veinte minuto despué de que se jue la tetona yo ya tenía una fila de catorce pendeja y vieja del barrio que angaú me venían a preguntá si yo sabía dónde paraban lo coletivo de la Línea 8".

Según la investigación histórica realizada en 1965 por Benite mediante una beca obtenida del ex Prado Asturiano (y que dio lugar a su obra biográfica "Rasputín, la esperansa blanca", escrita en medio del furor que generó la aparición de los primeros actores negros en películas pornográficas), algo similar ocurrió a principios del siglo pasado con Gregori, cuando regresó a Rusia tras un peregrinaje por otras tierras en las que mezcló creencias populares, dogmas religiosos y ritos orgiásticos de supuesto poder redentor.

"Enseguida las tipa de San Peterburgo hicieron corré la bola y le caían mina a rolete. Lo que nadie sae -dice Benite- e que Rasputín era un apodo. En realidá era guei, pero toda su vida jue un guei reprimido. Reprimido por las mujere, que lo cagaban a piña pa que no dejara de ser heterosesual y así las siguiera clavando a ella".

 

Numerosos trastornos

 

Benite dice que además la extraordinaria dimensión de su falo provocaba numerosos trastornos al monje. "A vece andaba tan esitado que si era un dia que tenia que caminá mucho, se le irritaba la cabeza de la poronga de tanto frotarsele con el tobillo", cuenta.

Según el escritor, Gregori era odiado por las prostitutas de otras ciudades, a las que él abordaba aprovechando que no lo conocían y les preguntaba "¿cuánto me cobrás por meterte sólo la puntita por atrás?" "Las trola -dice Benite- le hacían precio y despué, cuando ya era tarde, se daban encuenta que 'la puntita' del loco era pior que andar de novia con Platero".

"También era muy frecuente que se agarrara la matraca con el cierre del pantalón. Por culpa de eso tenía todo lo cierre hecho mierda", añade.

Rasputín, además, padecía inconvenientes en algunos lugares públicos. "Una vez -reseña Chuñi- hacia una calor de la san puta y él se jue a una playita lenta que tenían lo ruso ahí cerca y que era como Paso de la Patria masomeno, o sea cortita la playa y muchísima gente reventando por todo lado. Güeno, Gregori se metió al agua pa refrescarse un poco las bola y mientras estaba ahí tuvo una ereción. Había tanta gente encimada que sin queré violó a tres vieja y un herrero".

El misterioso personaje sufría también frecuentes enfermedades venéreas. "No conseguía condón de su talle, y su única manera de protegerse era colocarse globos para piñata. Pero era un produto que casi no se conseguía en Rusia en aquello año", describe el intelectual de Villa San Juan.

El sino trágico que Rasputín percibía en sí mismo se acentuaba por episodios dramáticos que sucedían en su entorno y que él atribuía a una maldición personal. "Ante una peritoniti que sufrió cuando tenía 42 año, padeció una larga depresión por el sentimiento de culpa que le generó la muerte de sei enfermera que se pelearon a cuchillazo entrella pa decidir quién lo iba a bañar mientra estaba internado", recuerda Benite.

"Yo te puedo asegurá que esa poronga le dio má tristeza que satifacione", sostiene el escritor. "Eran mucha cosa junta: si iba a un ato protocolar a vece tenía una ereción y se le desataba solo el nudo de la corbata, si iba a un baño público tenía que pararse contra el espejo de las pileta de lavarse la cara pa llegar al mingitorio, si se quería hacer una manuela necesitaba que los amigo le prestaran ocho mano, si de pendejo jugaban a ver quien mea más lejo a él siempre lo dejaban que mire y nada má, ecsétera, ecsétera, ecsétera".

 

 

Artículo relacionado: Matá esa, Tecnópolis

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #3 WaldoChaco 26-05-2012 06:26
Lo que lo condenó a Rasputín fue que la zarina se confesaba entre dos y tres veces al día... hasta que se enteró el zar de porqué cuando estaba con él en vez de orgasmos ella tenía ataques de risa
Citar
 
 
0 #2 BB 25-05-2012 20:41
eredamo lojo seleste, la cara blanca, la tendensia a engorda, loproblema de vista a corta edá. avé, porque mierda no eredamo lodecendiente de ruso esa semejante matraca. vida perra la deloestranjero, ¡sráka! (que viene a sé "mierda") juná tocó la tradusión admi.
Citar
 
 
0 #1 RAR 24-05-2012 13:05
Interesado en este artículo, hiceuna investigación de la vida de Rasputín ( en Internet se puede conseguir mucha información ) y me enteré que el nombre de Rasputin se origina de la unión de dos palabras:raspa y puto. O sea que cuando penetraba raspaba a los putos y a las mujeres.

A: La ciencia nos sorprende día a día. O sea que era mentira eso de que vendía raspaditas de Lotería Petersburguesa y a veces las regalaba a cambio de favores sexuales.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso