Angau Noticias

Martes
20 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Homenaje a don Raúl Polimani, el coreógrafo mayor del fútbol

Homenaje a don Raúl Polimani, el coreógrafo mayor del fútbol

E-mail Imprimir PDF
Share

El Stjarnan FC, un equipo de la liga de fútbol de Islandia, se hizo famoso en estos últimos años por sus ingeniosas maneras de festejar los goles convertidos por el equipo. Sin embargo, es justo recordar que no son los primeros en poner tanta organización en la cuestión, ni tampoco los más brillantes, y que el Chaco tiene aún con vida a un verdadero prócer en la materia: Raúl Polimani, un auténtico artista de la celebración futbolera.

Las nuevas generaciones poco y nada saben de él, aunque el Concejo Municipal tuvo la buena idea de nombrarlo Ciudadano Ilustre. A los 89 años, y con una envidiable lucidez, don Raúl recibió la noticia con la humildad de los grandes.


Un adelantado a su tiempo


Polimani inició su carrera futbolística en 1938, en el Club Sarmiento. Tenía 17 años, y aunque su llegada al juego de lilga había sido relativamente tardía, pronto comenzó a destacarse como wing derecho. "Tenía una velocidad asombrosa en el pique corto, y una pegada de animal. Lo único que le fallaba con frecuencia era la puntería. Pero si la pelota iba al arco, había un 80% de posibilidades de que fuera gol", recuerda uno de sus compañeros de generación, Benigno Cañete.

El buen juego de Raúl tranquilizó a su padre, Robustiano Polimani, quien en realidad había metido a su hijo al club porque estaba espantado con la decisión del chico de tomar clases de baile y teatro en una academia que estaba ubicada a algunas cuadras de la estación de ferrocarril en la que hoy funciona el Museo de Ciencias Naturales. "¡Eso es cosa de nenas!", bramó el hombre en la discusión con su esposa, que consentía la vocación del adolescente.

Nadie sabe bien en qué momento Raúl se dio cuenta de que podía compensar su sueño frustrado de ser parte del mundo del ballet con esos módicos segundos en los que el festejo de un gol lo habilitaba a desplegar rituales similares a los que hubiese vivido sobre un escenario.

Probablemente el registro más antiguo de todo esto sea un recorte del diario El Territorio, del 19 de abril de 1942, donde se lee la crónica del partido entre Sarmiento y San Fernando: "A los 27 minutos -dice el texto que guarda don Raúl- el marcador se desniveló merced a una imparable incursión de Polimani, quien desde un ángulo incordioso lanzó un furibundo zapatazo que llegó a las mallas rozando el parante derecho del guardameta. Llamó la atención a los plateístas el festejo del artillero, que dio unos pasos con los brazos en alto, en puntas de pie y girando sobre su propio eje. Dicen los entendidos que era un fragmento de 'El lago de los cisnes'. No nos consta, ni al referee tampoco, ya que le sacó la amarilla".

A partir de allí se encuentran otros relatos sobre las celebraciones de Polimani, que pareció animarse cada vez más a liberar su instinto artístico. En otras publicaciones se leen comentarios -algunos elogiosos, otros duramente críticos- al jugador. "Señor Polimani, la gente fue a ver Sarmiento-Don Orione, no su insoportable representación de Hamlet luego del 3 a 1", se decía en una crónica de 1947.

Poco a poco, y pese a la incomprensión de algunos entrenadores, de la mayoría de los árbitros y de parte de la prensa, Raúl se anima a profundizar su compromiso de conectar al más popular de los deportes con el arte. Su fama crece, y los estadios comienzan a llenarse de hombres y -sobre todo- mujeres que nunca habían ido a las canchas pero desean ver las coreografías y representaciones del puntero.

Eso genera situaciones contradictorias. Cuando Raúl no convierte, su público se retira frustrado, y a veces manifiesta su insatisfacción abucheando los festejos clásicos de los demás jugadores. En cambio, si Polimani lograba marcar, su actuación era cada vez más osada y producida, su compromiso artístico cada vez mayor, y las ovaciones llovían sobre la gramilla. El jugador respondía a los pedidos de bises, y los hinchas llegados desde los arrabales futboleros insultaban, exigían que el partido continuara, cruzaban algunas trompadas con circunsepctos señores de saco, moño y prismáticos. Sobre el césped, pese a todo, el wing se abstraía y obsequiaba la reiteración solicitada.


Un fenómeno inmanejable


La dirigencia de la Liga Chaqueña de Fútbol de aquel tiempo se encuentra con un fenómeno ante el cual no sabe qué hacer. Todos le reconocen a Polimani sus cualidades como goleador, pero ninguno de aquellos hombres educados en la ortodoxia escolar y familiar de la época aprueba sus festejos teatralizados. Además, en 1949 la celebración de un penal contra Independiente Tirol, en el que representa un fragmento de Romeo y Julieta junto al marcador central sarmientista, un rudo obrero mosaísta, genera un pequeño escándalo, acompañado por el reclamo airado del arzobispado y de la Liga de Madres de Familia.

En los bares, en los paseos públicos, en las oficinas, Polimani se convierte en centro de una polémica que entretiene y rompe el aburrimiento de la ciudad. En 1950 las discusiones se reavivan cuando la Liga suspende al jugador por 15 fechas, a raíz de haber arruinado la cancha de Estudiantes por festejar un gol con una representación de la liberación del pueblo judío en Egipto, para lo cual inundó el campo de juego a fin de hacer la división de las aguas del río Jordán. También lo multa la Dirección Provincial de Recursos Hídricos, por haber canalizado sin autorización la laguna Argüello para ese fin.

Con el paso del tiempo, el delantero logra que varios de sus compañeros se animen a sumarse a sus coreografías. Los entrenadores y los jefes de la hinchada lo acusan de "corromper" al resto del equipo. Además, llueven las críticas en agosto de 1957, cuando un festejo que representaba el bombardeo sobre Guernica termina con tres mediocampistas muertos y un marcador de punta gravemente mutilado.

En 1960, ya acercándose a los cuarenta años y pese a estar próximo a su retiro, Polimani es adquirido por el Bayern Munich. El pase se realiza en 37.000 dólares, un récord para aquellos tiempos. Raúl regresa a las tres semanas, y luego es demandado por el club alemán, que lo denuncia por no cumplir la relación contractual. Se equivocan quienes piensan que Polimani había sido un fracaso: convirtió ocho goles en tres partidos. Pero el público lo miraba impasible y sin ninguna emoción cuando luego de cada conversión montaba -casi siempre junto al banderían del corner- Otelo, Crimen y castigo o el Don Quijote.

"Gente fría, muy fría", dice hoy don Raúl, afinando los ojos como si eso le ayudara a atravesar las brumas que rodean a los recuerdos. Del fútbol actual dice no querer ni opinar. "¿Messi el mejor del mundo?¡Ja! -exclama-. ¿Usted vio cómo festeja? Así, así", dice con tono burlón, y mueve la cabeza como un payaso, de hombro a hombro, mientras levanta los índices al cielo. 


Video relacionado: Los herederos de don Raúl

JavaScript no está habilitado!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.



.

 

Comentarios   

 
0 #2 Ramoncito 28-07-2012 14:38
Curioso lo de los Exodos. Pese a que todo el pueblo convaleciente social está huyendo por el Río Negro hacia nuevos terrenos abiertos hay un tal Carozo que quiere volver. Ya se detectaron unos panfletos antibíblicos típicos de él en algunas cunetas de Villa Fabiana.

A: >D
Citar
 
 
0 #1 sur5717 27-07-2012 23:28
Yasduit Pepe: usted de historia futbolera sabe mucho, pero de historia general y geografia... hum.....

En el exodo del pueblo judio, lo que atravesarin abriendo Moises las aguas, fuel el mar rojo (sur de la peninsula del Sinai,) y NO el rio Jordan que nace al norte del lago de Tiberiades, sale por su parte sur y llega al Mar Muerto)

A: Convalidamos lo que decís. Incluso el texto original de Yasduit era todavía peor, ya que decía que el pueblo judío no huía de Egipto, sino de Guatemala.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration