Angau Noticias

Domingo
09 de Agosto
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> La maldición del martes 13: se casó ayer y hoy ya no la ama

La maldición del martes 13: se casó ayer y hoy ya no la ama

E-mail Imprimir PDF
Share

Las expresiones populares a veces enarbolan mitos sin base fáctica, y en otras ocasiones guardan una sabiduría que no conviene desdeñar. Es lo que aprendió Pascual Bratero, quien ayer hizo caso omiso a aquel dicho que advierte que cuando es martes 13 no hay que casarse ni embarcarse.

Bratero, pese a ello, decidió contraer ayer matrimonio con su novia, y hoy ya descubrió que no la ama. "Encima, por casarme con ésta, no me enganché en un viaje en barco a Dinamarca que tenía servido", lamentó. Dramático.

 

Los hechos

 

Pascual tiene 34 años, es empleado administrativo en una empresa de colectivos y llevaba un año y medio de noviazgo con Adriana Karlen. Ella tiene 29, estudia un profesorado en Geografía y además trabaja en un estudio contable. Se habían conocido en un boliche de Corrientes, aunque ambos viven en Resistencia.

"Fue un poco como que un amor a primera vista", coinciden los dos ante la consulta de AN. "Él me pareció centrado, atento a las emociones del otro, muy comunicativo, abierto, reflexivo y volcado a comprender antes que a cuestionar", recuerda Adriana. "Ella tenía un culo de novela", rememora Pascual.

Los dos venían de las rupturas de largas relaciones (en ambos casos sus parejas anteriores se rompieron por completo en accidentes de tránsito). "Hubo una afinidad muy grande desde el principio -cuenta ella-, al punto que esa misma noche esperamos a que amaneciera para ir al Banco Hipotecario a sacar un crédito y así construirnos algo".

El préstamo no fue aprobado, pero fue lo de menos. La relación se encaminó y se tornaron inseparables. Las dos familias, además, aprobaban entusiastas el nuevo vínculo. "Ella a mis viejos les cayó re-bien", dice Pascual, mientras que Adriana acota que en su caso "mi mamá al principio tuvo alguna resistencia, pero después se dio cuenta de que Pascu era bastante pelotudo, ciclotímico, inseguro, con brotes psicóticos e inconsistente, pero buen pibe".

 

Desafío fatal

 

¿Cómo apareció la idea de casarse en martes 13? En eso también hay relatos idénticos. Fue una ocurrencia de Bratero. "Yo siempre que leía las notas sobre el martes 13, veía que la pelotuda de la gente no se quería casar ese día. Y le dije a ella: rompamos el mito, reservemos el Civil para ese día. Ella dudó, pero al final me dijo que sí".

El acuerdo fue el año pasado, y nunca se diluyó. Cuando el día esquivado por todos asomó en el horizonte, Adriana recordó el compromiso. Una mujer no olvida una oferta de casamiento ni en estado de criogenización. Pascual no arrugó y acudió al Registro para agendar el enlace. "Epa, un valiente", le dijo la señora que atendía en la oficina pública. Él se sintió una especie de superhéroe.

La ceremonia se celebró a las 10.30 de la mañana, y ya allí ambos comenzaron a sentir que algo no calzaba. "Ésta me salió con la pelotudez de si yo estaba seguro del paso que iba a dar", dice él, señalando a Adriana. Ambos nos citaron en el bar El Viejo Café, donde se desarrolla la charla. Aceptaron sin mayores problemas la entrevista conjunta.

"Obvio que le tenía que preguntar eso", dice la joven con gesto de circunstancia. "Pero escuchame -corta Pascual-, ya veníamos de más de un año de recontraempomarnos, de tener que soportar a la guampuda de tu vieja con un montón de planteos pelotudos, de sentir tu aliento a hiena en las mañanas... ¿Qué más seguro tenía que estar?"

Adriana suelta el vaso de cerveza y tira sobre la mesa los maníes que había juntado. "¡Ah bueno, habló Juan Fragancia! ¡A veces en pleno garchamiento te tirabas cada pedo corta-rollo y decís eso, pijacorta!". Pascual pide rabioso bajar el tono de voz y en un susurro iracundo contesta: "Mavale que para alguien que se dejaba pirovar por toda la negrada de la NBA hasta el más dotado es un pijacorta".

Pedimos deponer actitudes para continuar el diálogo.

 

Epílogo

 

El trámite en el Registro Civil fue algo frío. A Adriana también le había molestado un planteo previo de él. "Me dijo que tenía la fantasía de hacerme la cola detrás de un armario mientras los testigos y la tipa del Registro esperaban. ¿A vos te parece?". Pascual se hace el superado: "Ahí me di cuenta que no había reciprocidad en la relación, ella no me amaba a mí como yo a ella".

"Yo te pedí que no fueras con ropa de grafa ni en ojotas y no me diste bola, ¿eso es reciprocidad?", cuestiona Adriana. "Me tenías que aceptar como yo era", rebate Pascual.

"¿A vos nunca se te ocurrió pensar que yo necesitaba contención? Cuando murió papá estuviste diez minutos en el velorio y después te fuiste de joda con tus amigos de la secundaria, para un campeonato de pool en un cabarute lleno de travestis. ¿Eso es amar?", desafía ella. Pascual se siente acorralado, hasta que encuentra lo que cree una salida salvadora: "Es lo que tu viejo hubiera querido, que no lo recordáramos llorando".

El mal clima se trasladó a la fiesta realizada anoche en un club de las afueras de la ciudad. Todo venía tan mal que las amigas de ella fueron todas, claramente a la espera de que ocurriera algún escándalo que les permitiera tener tema de conversación por el resto de sus vidas. No hubo tal cosa, pero sí mucha mala onda entre los novios. Tanto que Pascual bailó toda la noche solamente con su madre.

A la madrugada llegó el clásico traslado a un hotel céntrico. Cuando ella salió del baño con un disfraz de oso Yogui que se había puesto a desgano pero que él le había pedido durante todo el mes anterior, lo encontró roncando. "A la tarde había tenido fulbito con los vagos, tampoco soy Termineitor", explica Pascual.

Ella, resignada, se acostó pero no pudo dormir. A las 9 de la mañana la llamó su hermana, para preguntarle si iba a aparecer o no por el sepelio de su madre. Adriana casi se desmaya. Entonces se enteró de que la llamada que había escuchado mientras se disfrazaba, atendida por Pascual, había sido para darle la infausta noticia. La mujer había sufrido un infarto al volver a la fiesta. "No te quise decir nada para no arruinar el empome. Tu mamá hubiera querido que la recordáramos así, no llorando", dice ahora Pascual, recurriendo nuevamente a aquella estrategia a la que -por lo visto- considera todo un genial descubrimiento propio.

Entonces un movimiento de relámpago nos hace cerrar los ojos instintivamente, y sentimos la cerveza salpicándonos en una lluvia horizontal. Cuando volvemos a mirar, Adriana ya sale por la puerta del bar, y Pascual no termina todavía de caer al suelo por el botellazo en la cara. Y encima el barco con destino a territorio danés ya debe estar yendo por Rosario.

 

 

.

 

 

Comentarios   

 
0 #6 Ponele 14-05-2014 18:40
Che, así que el Pascual anda solo de nuevo?
pasale mi celu :D
Citar
 
 
0 #5 Cuyanita 14-11-2012 08:52
...y aún así ustedes insisten..

Al final, quién es mas pelotudo? el pelotudo hormonal o el pelotudo que insiste en perseguirlo..???

...Qué dilema, no...???
Citar
 
 
+1 #4 Ramoncito 14-11-2012 08:47
Existen otras Maldiciones históricas nunca estudiadas a fondo por la Prensa: "El 14 o 21". "Hay, hoy no, que estoy en fecha. Hoy no, que me duele la cabeza".

Má sí !!! Con un Paracetamol de 500 contraído con anterioridad se les pasa !!!

Y si no se les pasa, que entreguen el toor como sacrificio para conjurar sus cefaleas indómitas y diabólicas.

Y ... tic, tac, tic, tac ... que no vengan a llorar después si la del motomandado está más fuerte y predispuesta que ellas.

Mandada a guardar y de una, vio Admin ?

Es este País faltan yeguas y sobran padrillos !!!
Citar
 
 
+1 #3 peregrino 14-11-2012 08:19
Digamos, es posible que la pelotudez masculina se profundice los martes 13, que es una vez cada tanto. El problema acá es que la femenina se profundiza cada 28 días... es la regla.
Citar
 
 
+2 #2 Cuyanita 14-11-2012 07:51
Chicos que inocentes son. Toda la humanidad sabe a ciencia cierta que la pelotudez masculina no se circunscribe a los martes 13.
Aunque es posible, que en "esos días" se profundice....
Citar
 
 
0 #1 peregrino 14-11-2012 07:43
Ahí tenés. Las minas son todas unas jodidas, no hay p()r()nga que les venga bien. oɾɐɹɐɔ ɐpıɔɹoʇǝɹ ǝʇuǝƃ ǝnb
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso