Angau Noticias

Viernes
18 de Septiembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> ¿A vos y a tu pareja no se les está yendo la mano con la "independencia"?

¿A vos y a tu pareja no se les está yendo la mano con la "independencia"?

E-mail Imprimir PDF
Share

"Tratemos de respetar los espacios del otro y de no perder independencia". El planteo suele aparecer en el inicio de una relación de pareja, y en general la idea tiene prestigio. Se supone que es un modo de advertir que no se bancarán actitudes posesivas, celos extremos ni un continuo contacto contraproducente a los fines de mantener el vínculo.

 

Peeeero, a veces, a alguien se le va la mano con lo de la "independencia" y la conservación de los espacios propios. Fijate si no te está pasando algo de esto:

 

No hay excepciones: Te encontrás con ella y le contás: "Estos últimos días me habrás visto mal. Bueno, te voy a contar la razón, porque ya me siento en condiciones de que lo sepas. Es esto: me encontraron algo en la cabeza y calculan que me quedan dos semanas, a lo sumo tres. Obvio que pensé mil cosas, me desesperé, llegué a evaluar matarme, pero ahora lo único que quiero es que ese último tiempo sea con vos, compartiendo todo lo posible, hasta el último segundo".

Te mira en silencio unos minutos, y te contesta: "Puta, Luis, ya habíamos hablado de no estar pegoteados todo el día. Cómo se nota que te importa una mierda la relación y lo único que vale son vos y tu circunstancia, loco".

 

Cualquier cosa es perseguir: Vas en el auto, y de golpe, a pesar de lo oscura que está la noche en esa zona de la ciudad, ves que por la vereda va ella. Pero ves más: detrás hay tipo en una actitud rara, como si la estuviera siguiendo a la espera del momento adecuado para atacarla.

Casi te reprochás ser tan jodido para evaluar las cosas, cuando ves que, efectivamente, el tipo la ataca por atrás, como si quisiera controlarla, pero ella forcejea desesperadamente, logra zafarse y correr, mientras el otro la sigue con un cuchillo en la mano.

Bajás del auto, corrés tras ellos, y llegás justo cuando él va a acuchillarla. Le frenás el brazo, pelean, él te tajea la cara y la mano, pero finalmente lo noqueás de un ladrillazo en la sien. Te acercás a ella, que llora sobre la vereda, todavía temblando. La abrazás, y recién ahí se da cuenta que sos vos:

-¿Qué hacés acá?¿Me seguías? ¡Pero ves que sos un posesivo hijo de puta malparido!¡¡Rajá de acá porque notequierovernuncamasenmividaaa!!

 

Los límites de los acuerdos: Conversación a la hora del desayuno:

Ella: ¿Qué pasa, Luis?

El: Lo que vos sabés.

Ella (resoplando): Ay, Luis, muchas parejas acuerdan cosas así.

El: Vos me dijiste camas separadas, porque decías que así coger iba a seguir siendo algo mágico, y yo te dije que sí.

Ella: Sí, y sigo pensando que es así.

El: Después me dijiste: "No, camas separadas no alcanza, mejor habitaciones separadas, porque así se coge mejor".

Ella: Sí, creo en eso, no me voy a desdecir.

El: ¿Y me podés explicar por qué entonces anoche te encuentro enhebrada por el tipo ése?

Ella: Yyy... no sé... pensé que por ahí con fechas separadas...

 

Las conversaciones: Hay una hipersensibilidad contra supuestos avances sobre espacios propios. Ejemplo en el siguiente diálogo:

El (atendiendo el celular): ¿Hola?

Ella: Hola, Pablo, soy Andrea, pasa que no tenía crédito en el otro celu y rescaté este chip viejo, por eso no reconocés el número.

El: Aaah, bueno, ¿necesitás algo?

Ella: Nada, quería saber nomás cómo andabas.

El: ¿Pero por qué no te vas un poquito al recarajo? Es un tema mío, ése, ¿no te parece?

 

Los hijos: En acuerdos basados en la "autonomía" de ambos, los hijos de parejas anteriores pueden ser una cuestión grossa en la que los mejores deseos pueden naufragar. Diálogo testigo:

Ella (atendiendo el teléfono y encontrándose con una voz muy nerviosa): ¿Hola?

El: ¡Yanny, por fin te puedo llamar, no sabés lo que pasó, parece que un cable se recargó y se prendió fuego el sillón del living y después casi toda la casa!

Ella (desesperada): ¿¿Y Mateo??

El: Mirá, no sé, yo ya te dije que de él se tienen que hacer cargo vos y el padre, viste.

 

 

Los consumos y bienes "por separado". Pasa en muchas parejas. Cada uno compra lo que va a consumir. La heladera es una especie de Berlín pre-caída del muro, donde todo está dividido. El yogur de él, el yogur de ella. El queso que compró él, el que compró ella. Su agua saborizada, el agua de la otra.

Así, un día él llega y encuentra que ella forcejea desesperada con un sujeto en la cocina. El tipo trata de estrangularla, ella tiene las manos sujetándole el cuello y poco a poco va perdiendo el aire.

El recién llegado queda paralizado por la sorpresa y el horror. El criminal sigue apretando, los ojos de ella se tornan rojizos y se van cerrando. Pero justo en el momento crítico ella manotea sobre la mesada y logra encontrar el mango del cuchillo de cocina. Lentamente acomoda la mano para clavarlo en la espalda del agresor. Está a punto de hacerlo... cuando su pareja le quita el arma.

-¡Ah no, quedamos que cada uno con sus cubiertos!

 

 

Y tú, oh, amigo lector, ¿vives algo parecido?

 

 

 

Nota de Redacción: Este artículo vuelve a ser publicado por AN a raíz de los innumerables llamados de parejas independientes que solicitaron (cada uno por su lado) la reedición del texto, mal que le pese a ciertas lectoras.

 

 

.

.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso