Angau Noticias

Viernes
26 de Febrero
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Informe especial de AN: lo que uno encuentra en los gimnasios

Informe especial de AN: lo que uno encuentra en los gimnasios

E-mail Imprimir PDF
Share

Un gimnasio es una peque√Īa comunidad, donde la consigna es sentirse mejor con el propio cuerpo. Hay all√≠ personajes que suelen repetirse.

Ahí vamos:

 

El Narciso: Fisiculturista que busca mil modos supuestamente sutiles de estar siempre viéndose en los espejos del lugar. Sonríe como en una publicidad de dentífrico y dramatiza sus esfuerzos al levantar pesos con desesperados gritos que hacen pensar que está en pleno trabajo de parto.

Est√° m√≠nimo dos horas diarias, pero porque le cuesta salir y dejar de verse hasta llegar a su casa. En el camino aprovecha ventanas y vidrieras para aguantar hasta poder verse en el botiqu√≠n del ba√Īo.

 

Los pura esperanza: Hombres o mujeres definitivamente hechos mierda, a los que uno tiene ganas de acercarse y decirles: "Che, no sean boludos, no pierdan tiempo ac√°, v√°yanse a seguir comiendo pizza y tomando birra".

Se hacen bosta en todos los ejercicios, y jamás mejoran una mísera micronésima en algo. Pero entre sus amigos, ellos dicen "¡Faaaaa, cómo me siento ahora que voy al gimnasio!".

 

Full paxa: Uno no sabe para qué va. Generalmente son pibes obligados por sus padres, podridos de verlos todo el día tecleando en la compu o jugando con sus consolas.

Tienen una paja del tama√Īo de Asia. Se mueven de un sector a otro con la velocidad de un caracol con acoplado. Dos abdominales, 40 segundos de cinta y despu√©s a elegir temas en la radio.

 

Los relatores: Pueden ser tipos o minas. Llegan, y hablan a los gritos durante una hora, antes de su rutina de ejercicios de 10 minutos. En su voceo, relatan la salida del fin de semana, la visita al médico o la apasionante trama de Duro de Matar XIV.

Un día escuchamos que dicen "¡¡¡No voy a poder venir más porque me voy a vivir a Buenos Aires!!!", y todos los demás saltamos espontáneamente de nuestros bancos y nos abrazamos.

 

Los DJ's: Uno llega y, oh maravilla, el vago del gym puso rock nacional en el equipo de audio. Pero despu√©s llega el boludo que se autoasign√≥ el rol de ser el que sabe elegir "buena m√ļsica". Y ah√≠ desfilan todos los grupos de mierrrrrrda que hacen marcha y abominaciones similares.

Tienen suerte. Nunca el gimnasio queda tan vacío como para estrangularlos con la barra cuando hacen pectorales.

 

La Deseada: No se sabe bien por qué, pero los gimnasios suelen llenarse de bagres. Sin embargo, entre toda esa escoria, siempre aparece una loba im-pre-sio-nan-te. Los vagos, de a poco, junan su horario y van todos en ese rato, aunque haya que cambiar de trabajo. ç

Cuando ella y su culo perfecto se retiran, el rendimiento del resto cae entre un 70 y 85%.

 

El que no se enteró: Franja que incluye a gente grande que parece que nunca fue a un gimnasio ni tuvo actividad deportiva, porque concurren con ropa no muy adecuada (chombas y bermudas de salir, a veces hasta zapatos) y perfumados hasta el orto. Buenos tipos, eso sí.

Sufren como si estuvieran presos, porque para colmo los encargados del gym, en lugar de ubicarse y encomendarles rutinas acordes, los revientan como si tuvieran enfrente a dos atletas rusos de 22 a√Īos cada uno.

Afrontan el martirio con inmensa dignidad, hasta que un d√≠a descubren que es mejor engordar. Verlos pasar morf√°ndose un helado de cuatro bochas es como para un sopre ver al guacho que logr√≥ hacer el t√ļnel y escaparse.

 

El desesperado: El 90% va al gimnasio con la idea de levantarse algo (el porcentaje sube al 100 cuando aparece en escena La Deseada), pero el desesperado está en una situación límite.

Tiene tanta leche acumulada encima, que si lo metieran en una bolsa al sol, se convertiría en poco tiempo en un inmenso queso holanda.

Mira a las minas presentes con ojos de desquiciado, como si estuviera planeando violarlas en los próximos segundos. No perdona ni a las viejas, cuyas tetas descomunales admira en indiscreto silencio y con la boca entreabierta.

 

La desesperada: Se parece al caso anterior, pero no es lo mismo. Ella no quiere dar se√Īales de necesidad, pero aunque ya bande√≥ los 40 se viste con calzas y remeras de loba veintea√Īera, y acude m√°s producida que una pel√≠cula de Spielberg. Cuando se retira, su perfume permanece en el sal√≥n hasta 36 horas despu√©s.

Una maldición inexplicable: a la desesperada nunca le gusta el desesperado.

 

El chanta: Tipo (45 pa'rriba) conminado por su familia a hacer actividad física porque el médico le dijo que se está yendo al carajo.

Su mujer y sus hijos lo llevan hasta la puerta del gym, y lo buscan al cabo de una hora. En el medio, él sólo hizo bíceps cada vez que levantó el vaso de agua.

 

.

 

Comentarios   

 
0 #3 RAR 05-05-2013 13:58
Cuando sale la nota que el Chu√Īi hizo en Holanda.
Me comentaron que le escribió unos versos a Máxima en colaboración con el presidente uruguayo Mujica.
Citar
 
 
0 #2 Sor Rita 04-05-2013 14:40
Y lo que pasa en la vereda? Se olvidan del P√ļblico:
1) Los jóvenes y adolescentes que al pasar avisoran a una o más lobas, y se quedan a mirar sin disimulo, si son varios se envalentonan y gritan palabras alentadoras (?!), sonidos de besitos y otras inconfundibles expresiones de gozo ante el espectáculo.
2) El viejo baboso: no es necesario ser loba para llamar su atenci√≥n. √Čl, a diferencia de los anteriores, se dedica a disfrutar de la vista encerrado en sus pensamientos libidinosos, que pueden leerse claramente por la expresi√≥n de su rostro.
3) Las superadas: mujeres y adolescentes de todo tipo, que salen de la helader√≠a, y van directamente frente del gym para comer gran parte de su s√ļper cono a la vista de todos los sufrientes, sintiendo que ellas s√≠ est√°n en el Para√≠so. Luego contin√ļan su camino, muy reconfortadas.

A: Algo nos hace sospechar que usted est√° refuerte, Sor.
Citar
 
 
0 #1 Ramoncito 03-05-2013 08:06
Mire, Admin, uno que ya pasó los 50 y va al gimnasio por elección y no por prescripción médica, siempre trata de combinar con un amigo para compartir la rutina. Ahí uno se topa con dos ejemplares:

- La Yegua que tiene calza ajustada amarilla sin bombacha abajo (con la que se le ven hasta los ovarios) y que se cuelga de la barra de adelante justo cuando uno se prende de la polea para hacer dorsales (nos pasó anoche) ... hija de p*ta !!! Tira la rutina de uno al carajo. No se puede concentrar nadie !!!

- El Chu√Īi Benite, que viene tranquilo, pela la garompa, se cuelga una pesa de 10 kilos y dice: "G√ľeno, enpesamo con tr√© serie de di√© y depu√© vamo subiendo". Tira la moral de uno al carajo.

Por eso, anoche, con mi compa√Īero de rutina, desistimos de todo y nos comimos una pizza a los 4 quesos con 6 cervezas para acompa√Īarla ...

No se puede tener buen estado físico en este paísss ...

A: ¬°Juaaaaa!
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos