Angau Noticias

Miércoles
30 de Septiembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Las cosas de los parientes que uno se traga por no armar quilombo

Las cosas de los parientes que uno se traga por no armar quilombo

E-mail Imprimir PDF
Share

En la escuela nos enseñaban que la familia es "la célula básica de la sociedad". Pero ya se sabe que a veces la amitosis sale bien, y a veces sale para el lado de los tomates (íbamos a decir para el orto, pero la metáfora verdulera va como gesto fraterno hacia quienes dicen que este portal es muy guaso).


El caso es que en toda célula básica a veces hay elementos que terminan siendo verdaderos tumores. Pero te la tenés que comer doblada, qué le vas a hacer.

 

La tía ñañosa. Lo mejor que le pasó en la vida fue ser hipocondríaca. Eso le permite, en cumpleaños, navidades, aniversarios o fiestas de graduación, hablar toda la noche de su nueva enfermedad. Y cada esfuerzo por salir de esa zona sanatorial será inútil. Ejemplo:

-¡Qué hermosa está la Yenny! Qué bárbaro, 15 años ya, y ayer era una bebita...

-Yo más o menos en la época que ella nació fue que tuve el problema de la rodilla. Era una cossssa... No la podía doblar, o me agarraba un tirón en la nuca, con muchos gases. Imaginate cuando caminaba rápido. Parecía una motoneta, qué horror.

-Rico el servicio, las empanaditas éstas, sobre todo.

-Yo les tengo que sacar el repulgue, porque o sino me raspan cuando bajan al estómago. Se ve que tengo un tumor en el esófago, y ahí es como que se tranca todo. El médico me hizo  varios análisis pero dice que no hay nada. No sé por qué no me dice la verdad.

-¿Y por qué no comés los sanguchitos? Los bocaditos de atún están muy buenos también.

-El atún tiene mucho fósforo, que en general te ayuda, pero a mí me alarga la columna. La otra vez  comí, de idiota que soy, y yo siento cómo se va estirando. En la nuca tocame. ¿Ves la dureza? Es la columna que está empujando, ya para salir, porque no cabe adentro. Y por el otro lado, en la zona del coxis, también. Es un desastre, me va a quedar como una cola, el hueso todo salido.

-Tía, ¿y arreglaste el tema de la casa, lo de la mancha de humedad en el living?

-Y no, porque tengo que ir de día a hablar con el arquitecto, y no puedo porque a mí el sol me da colitis. Además que ahora cinco minutos que te dé el sol y ya te agarra cáncer de piel.

-Nada que ver, tía, si yo ando todo el día por la calle y quedo tostada nomás.

-Pero hacete un estudio y vas a ver, seguro que ya tenés tomados varios órganos. Andá al médico, vas a ver. O no, andá directamente a hacer qumioterapia, no pierdas tiempo. O no vayas, por lo menos pasá los últimos tiempos con tu familia, compartiendo lo que puedan.

 

El sobrino rompebolas. Tenés dos sueños maravillosos. El primero es darle rosca a Romina Gaetani. El segundo es reventarlo a tongos a ese sobrino de mierda, que cuando va a tu casa y ve lo que hay para comer, pone voz de maricón y dice "yo nu voy a cumer eso, mammiiiii".

Vos ponés cara de animador de programa infantil, y cuando ves que su madre lo reprende un poco (tampoco tanto, sólo un "Ay, Martincito, pero si está rico, ¿qué va a pensar el tío?"), decís "jejeje, no, dejalo, los ninios son así, picaronzuelos que suelen caer en el inconformismo".

Pero un día te hace eso sin que su vieja esté presente, apoyás las manos a un lado y otro de su plato, ponés tu cara a diez centímetros de la de él, y te das el gusto: "Escuchame, pelotudo, comé los fideos y callate, que no me voy a poner a preparar hamburguesas para un pendejo cara de orto de mandril como vos".

Por supuesto que ni bien aparezca la madre se pondrá a llorar, momento en que soltarás un "Ayyyyy, pobechitooooo, se quemó con lo fideíiiiito. Mirá cómo le pego: ¡Malo fideíto, malo, tomá, tomá y tomá!"

 

El abuelo mala onda. Ya nadie sabe bien abuelo de quién es ni por qué maldita rama del arbol genealógico lo ligamos. El caso es que ya está asumido que en las reuniones familiares, apostado en algún sillón ubicado estratégicamente, está él con su nihilismo vocacional, sus catarros horrendos que hace sonar como si estuviera interpretando algún blues con ellos, y sus comentarios que nadie pide.

Si la nena muestra el vestido que va a usar para el primer cumple de 15 al que la invitaron, él suelta un "Me imagino que no la van a dejar ir así, que parece una prosti"; si se está brindando por el pibe que terminó ingeniería se preguntará "y ahora dónde puta va a conseguir laburo"; y cuando alguien pida más datos por la nueva novia de uno de los solteros de la familia, informará: "La Elena, la gringuita de a la vuelta a la que la encontraron con los ecuatorianos en el baño de la Terminal".

 

La cuñada ofidio. Tiene más veneno que un flitero del campo. Habla mal de vos, de tu mujer, de tus viejos, de tus hijos, de tus mascotas y de tus plantas, creyendo que no te enterás.

Pero eso sí, en las reuniones, falsa al mango, es más cariñosa que un cocker de seis meses. Con ella sólo caben las módicas revanchas, como escupirle sus costillas al servirle su porción de asado, o acercarle un vaso de Coca luego de sumergir la garompa en él.

 

El tío al que le hicieron creer que canta bien. Plaga muy común en toda familia, que a veces toma la forma de un niño al que siempre lo sientan a atormentar una guitarra, o una nena que jajajatenésqueverlobienquebaila y a los cinco minutos ya querés cortarle las piernas con un serrucho.

En todos los casos, los shows llegan antes de los postres y se hacen eternos. No aplaudas, o se pone peor.

 

El hermano rata. Vé en los encuentros familiares una oportunidad de aliviar el presupuesto familiar destinado a alimentación, por lo que desde 48 horas antes hambrea a toda su familia para que las bestias se sacien en la mesa que otros financiaron.

Interviene sólo ocasionalmente y por compromiso en las conversaciones, ya que en general se ocupa de organizar la desesperada ingesta de su mujer e hijos. "Negra, pasale el pollo a Quico, que ya se le está terminando el asado"; "Piqui, no te sirvas ensalada, que eso no llena, metele a las empanadas que trajo el tío Héctor"; "Ali, comé despacio o te llenás rápido y mañana ya vas a querer almorzar y todo"; e instrucciones por el estilo.

 

La depresiva. Generalmente tiene más de 50 años y es soltera, o en su defecto viuda. En la primera comunión de la nieta llora "porque pobrecita, quién sabe todo lo que va a tener que sufrir en esta vida". Cuando la misma nena se recibe, llora "porque el abuelo, que tanto la quería, no llegó a verla abogada".

Cuando la piba se casa, llora "porque ahora sí que va a dejar atrás la etapa más linda y se va a tener que hacer responsable de muchas cosas".

Y cuando la mina anuncia que está embarazada de su primer bebé, llora "porque quién sabe cómo se la garchó el degenerado del marido para dejarla así de preñada".

 

Y tú, oh, amigo lector, ¿qué especímenes soportas en las gloriosas reuniones de la flía?

 

.

 

Comentarios   

 
0 #3 Ponele 18-05-2014 15:09
"-Nada que ver, tía, si yo ando todo el día por la calle y quedo tostada nomás.

-Pero hacete un estudio y vas a ver, seguro que ya tenés tomados varios órganos. Andá al médico, vas a ver. O no, andá directamente a hacer qumioterapia, no pierdas tiempo. O no vayas, por lo menos pasá los últimos tiempos con tu familia, compartiendo lo que puedan."

jajajjjajajjjajajajajajjajajajjajaaaa!!!! y me sigo riendo.
Citar
 
 
0 #2 Ramoncito 13-05-2013 16:22
La suegra rompebolas: vos te divorciaste bien y le manoteaste la hija, pese a su negativa, vieja ch*ta. Bueno, ella lo aceptó, no le quedaba otra. Pero ahora viene a romper las b*las con cosas irracionales, como que le regales algo para su cumpleaños. Eso es inadmisible y digno de que la pongamos contra el paredón con los ojos vendados y le digamos: "De estas diez garompas, una te va a hacer feliz, tocalas y elegí, vieja de mierrr ..." y le escondemos la de verdad, jio, jio, jiooo ...
Citar
 
 
0 #1 Juan F 09-05-2013 13:40
Nanananana.. es muy buenooo! jajajaja
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos