Angau Noticias

Viernes
19 de Abril
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> ¿Qué nos pasó a los argentinos para que hayamos dejado morir el pan con manteca y dulce de leche?

¿Qué nos pasó a los argentinos para que hayamos dejado morir el pan con manteca y dulce de leche?

E-mail Imprimir PDF
Share

"Primero vinieron por el puchero, pero a mí no me importó, porque no me gustaba nada con caldo. Después vinieron por los autitos de plástico que se rellenaban con arena o masilla para que tuvieran mayor estabilidad y velocidad al ser lanzados, pero a mí no me importó porque prefería jugar a la pelo. Ahora golpean a mi puerta para llevarse el pote de cartón del dulce Ilolay, pero ya es tarde".


De ese modo se expresa el poeta y periodista Yasduit Pepe, capataz de redacción de Angaú Noticias, en su libro "Extinciones y planes macabros en la Argentina contemporánea", recientemente editado y presentado en la Feria del Libro de Buenos Aires. Bueno, no en la feria exactamente, pero sí a una cuadra y media de ahí.

En esa obra, Pepe -con un estilo que remonta al Galeano de "Las venas abiertas..."- recorre la historia de distintos hábitos y consumos sociales argentinos que fueron desapareciendo más o menos misteriosamente, en todos los casos con claros intereses económicos detrás de esos procesos en apariencia "naturales".

Así, por ejemplo, dedica todo un capítulo a explicar cómo el monstruo asiático Valve preparó, indujo y consiguió que los niños dejaran de jugar a "los coboi" (cowboys) a fin de que todo estuviera listo para la llegada de su juego informático Counter Strike.

En otro capítulo se habla también de la creación, con fondos de la CIA, de los canales televisivos infantiles Disney Channel, Nickelodeon y Cartoon Network a fin de exterminar la lectura de los libros de la colección Billiken y las competencias de "tutti-fruti".

 

Disparen al alma

 

Pero probablemente la parte más estremecedora de la investigación se encuentra en "Disparen al alma", el bloque que Pepe destina a explicar que no fue casual la desaparición total del hábito de desayunar y/o merendar acompañando a la infusión preferida (leche, chocolate, matecocido, té, etc) con contundentes panes untados con manteca y dulce de leche, la colación más deliciosa que haya conocido la humanidad en toda su historia.

"No hay sociólogo ni especialista en cuestiones alimentarias que pueda fundamentar -basándose solamente en la lógica del gusto- que millones de personas hayan reemplazado aquellos panes por galletitas que saben todas igual (es decir, a arena fina mezclada con cal y esencia artificial de vainilla o cacao) y que han sido elaboradas con menos amor que un matrimonio de la realeza británica", expresa Pepe.

Cruzando abundante información de procedencia diversa, el autor logra demostrar que la destrucción del pan con manteca y dulce de leche (y de sus equivalentes en otros países de América Latina y del resto del Tercer Mundo) fue ideada por el Pentágono estadounidense en 1981, en base a una instrucción expresa del entonces presidente Ronald Reagan.

Incluso, Pepe llega hasta a dejar abierta la posibilidad de que John Hinckley, el joven que disparó contra Reagan aquel año, no haya sido un enfermizo admirador de Jodie Foster, como se dijo entonces, sino un fanático del dulce Poncho Negro, mítico producto que aún se vende en frascos de vidrio.

"A comienzos de la década (de los '80s) la recesión golpeaba a la economía norteamericana y los despidos masivos más importantes se habían dado en la industria alimentaria -dice el libro-. La administración de los EEUU diseñó una acción de pinzas a largo plazo: por un lado se operó la destrucción de los consumos sociales tradicionales y por otro se inició la avanzada que terminaría dejando todas las grandes galletiterías de América Latina en manos de capitales norteamericanos".

 

Golpes finales

 

La operación siguió más allá de Reagan y de los cambios de la política yanqui. La captación de las fábricas locales fue paulatina e indetenible. Terrabusi, por ejemplo, quedó en poder de Kraft Foods. En poco tiempo las galletitas "Variedad", hasta allí un delicioso combo de sabores, quedaron convertidas en una colección de botones de plástico semimasticables.

Simultáneamente, los canales de TV "para chicos" eliminaron la idea de que los pibes tenían que estar frente a la tele sólo las dos horas diarias que antes la televisión abierta dedicaba a programas infantiles. Ahora el "entretenimiento" estaba disponible las 24 horas. Es decir, jornadas completas con publicidad de Melbas, Manones, Variedades, Duquesas y Rumbas que ya no eran lo que habían sido ni estaban en manos de sus creadores originales.

Colateralmente, Pilusos, Balás, Milikis y Pipos Pescadores fueron sustituidos por Power Rangers, Pokemones y otras manufacturas. El plan reaganeano estaba en plena concreción.

A la vez, se iniciaba el desembarco de las primeras consolas de videojuegos y en los mastodónticos ordenadores de aquel primer tiempo ya aparecían aplicaciones para chicos. Con el tiempo, ya no haría falta jugar a la pelo en la calle: para eso estaban el Fifa Soccer o el Pes. Ya no hacía falta correr jugando a los cowboys o a "policías y ladrones", bastaba con el Counter Strike. Ya no hizo falta tocar timbres y salir a correr con los amigos, la amistad era subir fotos pelotudas y escribir comentarios pajeros en Metroflog o -ahora- en Facebook.

Millones de moscas no podían equivocarse, y el pan con manteca y dulce de leche salió de las mesas argentinas en silencio. Ya jamás lo veríamos salir chorreante de nuestras tazas, tras esa gloriosa inmersión que le agregaba una dosis de sabor sublime.

Y acá estamos, escribiendo/leyendo esto mientras masticamos unas Licoln que tienen sabor a nada. Una nada prolija, limpita, simétrica, mortal.

 

 

.

 

 

Comentarios   

 
+2 #6 Rubén& 18-07-2013 11:15
No te preocupes, Yasduit, ya hay una polìtica de reparación histórica en marcha: pan a diez pesos para todos y todas. Después, si sale bien lo de la re-re, habilitaremos la compra de dulce de leche con cedines. ¡Nunca menos!
Citar
 
 
0 #5 El Tio 18-07-2013 11:11
Ya no se puede comer decentemente una galletita merengada desenroscando primero las tapas para despues saborear el relleno, yankisgoujom!
Citar
 
 
0 #4 Juan1 18-07-2013 10:31
Los tiempos cambian , primero vinieron por el puchero pero a mi no me importo... y asi seguimos, hoy lo tenemos a Milani como Jefe del Ejercito , y quien te dice un dia de estos nos desayunamos que Astiz es inocente y le dan un ministerio!
Citar
 
 
+3 #3 CLETO 18-07-2013 08:49
Al ver la hermosa fotografía de la nota, casi se me escapa el alma.
Había olvidado la belleza de la sencillez de un pan con manteca y dulce de leche, acompañados por la taza humeante de leche con cocido, café o té.
Todo un estilo de vida que marcó nuestra niñez y la previa para ir a la escuela. Ya adultos, fue el lujo primero de los días sin obligaciones, con tiempo para saborear, leer el diario, y hacer de nuestra casa un hogar. Extraño hasta las migas fugitivas por todo el piso, y los pegotes de dulce en el mantel.
A no dudar que hubo una conjura internacional para sacarnos este modesto gozo.
Y con él se fueron también los chicos con las rodillas peladas de tanto jugar en el potrero, hoy convertido en “espacio verde comunitario”, con dos tristes hamacas de colores que ni aún así son atractivas, y se fueron los ágiles trepadores de árboles, el certero disparador de honda (hoy se llama resortera ¡me cacho!), los gloriosos pescadores de mojarras, y también, las siestas de lluvia escuchando la radio.
¡Que lo parió! ¡Si sigo así, el viejazo me va a matar!
Pero no me voy a entregar sin lucha. Sé que no podré contra la tecnología del imperio y las fábricas de galletitas de cartón, ni contra los medios de comunicación que nos lavan el cerebro, pero voy a iniciar ya la recuperación de mi identidad perdida.
No volverá el niño que añoro, ni voy a recuperar el potrero, y los amigos de ese tiempo vaya a saber dónde están, pero que me voy a tomar un flor de cocido con leche, con francés con manteca y dulce de leche, ¡Seguro! ¡Hasta la victoria siempre!
Citar
 
 
+1 #2 letra brava 17-07-2013 18:01
coincido compungido con el expresivo epígrafe de la ilustración de la nota...
Citar
 
 
+1 #1 Ale 17-07-2013 17:49
Valve no es asiático, es "yankee"
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso