Angau Noticias

Lunes
30 de Noviembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Informe AN: cómo son los profesores argentos

Informe AN: cómo son los profesores argentos

E-mail Imprimir PDF
Share

Ayer se celebró el Día del Profesor, y hoy el equipo de psicopedagogos de Angaú Noticias (más precisamente el que se ocupa del mantenimiento eléctrico del edificio de AN) brinda -a modo de homenaje- una detallada clasificación de esos seres que han tenido una participación significativa en nuestros desarrollos cognitivos.

 

Las categorías:

-El dedicado. Se toma el laburo con compromiso, se preocupa por enseñar, pero sobre todo por lograr que el estudiante aprenda, dos cosas que no siempre van de la mano.

Si llegando agosto se da cuenta de que va atrasado con el programa, comienza a envejecer a razón de tres años de deterioro físico por cada semana de tiempo transcurrido.

-El dedicado premium. A las cualidades de la tipología anterior suma un carisma natural desbordante, un talento asombroso para encontrar el modo de captar la atención de su clase y cualidades humanas superlativas que lo tornan no sólo un/a gran profesor/a, sino también una gran persona.

-El remador. Tiene compromiso con su misión docente, pero posee menos luces que cochera de motel. Sin embargo, la rema. Le pone ganas, trata de ver cómo hacen los profes premium, ensaya frente al espejo del botiquín sus chistes supuestamente espontáneos con los que intenta distender las clases y mejorar el vínculo con los alumnos.

Cada primera clase frente a un grupo nuevo, a comienzos del ciclo lectivo, le genera más nervios que un bidé provisto de agua por un tanque situado a cuarenta metros de altura.

-El obrasocialero. Su ingreso económico principal es una actividad no docente. Pero se largó a dar clases "por la obra social", como explica a familiares y amigos sin ponerse colorado. Eso sí, si se lo preguntaran sus alumnos, diría que labura en el colegio "por esa llama sagrada que uno siente en el pecho cuando aporta su granito de arena en pos de moldear las mentes y las almas de ustedes, que son ni más que menos que... ¡el futuro de nuestra amada patria!"

Esa génesis tan utilitaria de su trabajo como profesor hace que en la acción pedagógica haya menos onda que en jugar a la botellita con Beatriz Sarlo.

-El asno valeroso. No tenía condiciones ni para ser alumno, pero el tipo decidió ser profesor. No entiende ni la mitad de las cosas que "enseña", pero repite de memoria (o directamente lee) el material seleccionado para cumplir con el programa de su materia.

Odia que los chicos que no entendieron el tema que acaba de dictar comiencen a hacer preguntas, porque ignora por completo las respuestas. Zafa repitiendo las cosas que ya dijo antes (con lo cual los muchachos siguen sin entender) pero más despacio, o con el recurso de patear la pelota hacia otro sector de la cancha con el ingenioso "a ver quién puede responder a lo que plantea Acuña en su interesante duda", como si simplemente estuviera abriendo la participación en clase cuando en realidad está pidiendo un salvavidas a los gritos.

Este grupo no tiene dudas de que el invento más formidable de la especie humana es la fotocopiadora. Y cuando en alguna charla sobre religiones les preguntan si creen en algo, contestan: "Sí, en Google".

-El voyager. Cualquier tema de la coyuntura local, nacional o internacional que sea mencionado en su hora lo saca totalmente de los objetivos de la clase, y sus alumnos lo saben. Esta categoría está poblada casi exclusivamente por hombres.

Los estudiantes lo tienen todo calculado, y transcurridos diez o quince minutos uno de ellos (elegido previamente por el resto, como parte de una perfecta organización colectiva) se dirige al tipo para salir con algo así como "profe, ¿vio lo de la masacre en los Estados Unidos?"

Con eso es suficiente. El voyager iniciará a partir de allí un viaje de dos módulos de duración (y de cuatro, si fuera posible) por la cuestión propuesta y los 40  o 50 temas que considera conectados al asunto, desplegando teorías propias pero, sobre todo, un descomunal archivo de frases hechas y reflexiones remanidas.

Si en algún momento el docente diera señales de que está redondeando la idea (algo que se advierte con expresiones como "en fin, vayamos a lo nuestro..." o "¿qué fue lo último que vimos la clase anterior?"), el aceitado engranaje preparado por los jóvenes argentos hará que alguien desde otro sector del aula ponga una nueva zanahoria delante del docente con una pregunta onda "profe, cambiando de tema, ¿usted cree que hay vida inteligente en otros planetas?", disparo de gracia que acaba por garantizar que ese día tampoco verán un pomo del programa.

-El "diario íntimo". Especimen similar al anterior, aunque en este caso los larguísimos monólogos del docente (convenientemente mechados por las preguntas interesadas de los alumnos, que sólo quieren impedir que ese barrilete vuelva a tierra) se refieren a su propia vida privada.

Son tanto hombres como mujeres que -sin que luego se recuerde bien de qué modo o a partir de qué excusa- hablan de lo que hicieron el fin de semana, de lo que les costó una parrillada en la costanera, de la aventura de cambiar un televisor en el hipermercado, de cómo lo está cagando la hermana con una operación inmobiliaria y de cómo logró salvar su matrimonio en una crisis de 1994.

-El paranoico. Piensa que todo el tiempo los pibes lo están gastando, que le hacen señas cuando está escribiendo en el pizarrón, que lo imitan en los recreos, que se burlan de sus frases más ingeniosas, que se ríen sarcásticamente de sus chistes, que se silencian sarcásticamente con sus reflexiones serias, que lo destrozan en las redes sociales, que están planeando viviseccionarlo y vender sus órganos.

Todo le parece sospechoso. Observa cualquier movimiento con mirada retorcida, registra del mismo modo cada quietud. No tienen paz. Frase favorita: "Cuente el chiste, Fulanez, así nos reímos todos".

 

-La loba y el langa. Ídolos intramuros del nivel secundario. La loba es la profe que justifica no sólo la asistencia a clases, sino la existencia misma. Generalmente son las que dan las clases de inglés y biología (¿en esos profesorados hay una cátedra que les enseña a tener esos culos-poema que portan?). En sus módulos, moscas y mosquitos caen fulminados por el altísimo nivel de testosterona en el aire.

El langa, a diferencia de la loba, suele ser más consciente de la atracción que genera, y se produce a tal fin desde dos días antes de tener que dar clases. Ensaya horas enteras la sonrisa ganadora. Padecen un altísimo índice de despidos por escraches en las redes sociales.

Misterio de la docencia: el langa y la loba no se tragan.


-El Cinema Paradiso. Tiene menos ganas de enseñar que un mago. Y, entonces, se la pasa llevando películas a la clase con la excusa de que así "entran mejor algunos temas importantes".

Con "La sociedad de los poetas muertas" zafan de hablar sobre paradigmas educativos, con "Sinfonía de un sentimiento" dan por resuelta la historia del peronismo, con "La verdad incómoda" se saltean todo el capítulo ambiental, con "Babel" consideran tratado todo lo vinculado con interculturalidad y husos horarios, con "Tiempos modernos" sienten que ya no es necesario explicar la lógica capitalista y con "Nueve semanas y media" dicen ilustrar bien el principio físico de acción y reacción (más precisamente en la parte en que Mickey Rourke rebota contra las nalgas de Kim Bassinger de tanto bombearla).

 

El chanta irredento. Lo único que tiene claro en su vida es que no tiene ganas de dar clases. Reza a todos los santos pidiendo que sus alumnos se rateen masivamente el día de su materia, y su desbordante onanismo mental hace que ni siquiera se moleste en copiar sus apuntes en la pizarra: se lo encomienda al chupamedias del grupo.

Está menos actualizado que un Nokia 1100, presenta certificados médicos hasta para los domingos, siempre tiene aspecto de haberse despertado diez segundos antes, no disimula su obsesión por las tetas de la gringuita del primer asiento junto a la ventana, recibe las preguntas con el mismo entusiasmo con que se atiende a un mormón que tocó el timbre de casa, tiene perfectamente registrado en qué días caen los feriados de los cinco años siguientes y corrige las pruebas sin leerlas (califica sólo contando cuántas hojas escribió cada uno, y como los pibes lo saben contestan sobre isotermas e isobaras escribiendo en prosa canciones de Charly, Fito y Tan Biónica).

Con todos esos méritos, suelen ser los más elegidos por los estudiantes para acompañar el viaje de fin de curso.

 

ResentidoMan. Superhéroe que encuentra un único sentido en la labor docente: hacerles saber a sus alumnos que el mundo es una porquería, que nunca van a llegar a nada, que les va a costar una vida conseguir un trabajo como la gente, que nada vale la pena y que todos los sueños se terminaron hace siglos.

Un incansable predicador de la frustración, que sólo deja a salvo a un único ser: él mismo, un genio que los demás no supieron comprender. ¡Andácagaaaar!

 

.

 

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #4 noemi 30-11-2013 17:34
Genial Angau! Si bien soy 'teacher', a mi todavia no me mandaron el 'poema' :( pero con respecto a las categorias, todavia no se a cual vendria perteneciendo yo, pero tendria un nombre como minimo de colegas para c/u jajajja Tal cual!!
Citar
 
 
0 #3 LORENA 08-10-2013 19:16
Buena nota... sin querer, me siento identificada con Diario Íntimo y ojalá fuera de inglés para q hablen de mi culo-poema ajajajajajaja
Citar
 
 
+1 #2 graciela flesca 07-10-2013 16:33
Gracias!! Chuñi!! Como profesora de Ingles agradezco la catedra de culos poemas!!! Geniooooo!
Citar
 
 
0 #1 Chivi 18-09-2013 14:37
Angaú..como me hiciste acordar con el último modelo de profe a una que realmente contaba las páginas escritas para dar la mayor nota y la soberana bronca que me daba ante la estúpida explicación dada por la misma...encima puntuaban bien a compañeras que directamente copiaban del libro..en fin.. Lindos recuerdos (asquerosos en realidad) acompañados de esa sensación que tenía en la secu de que en cualquier momento me llamaran a dar lección..
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration