"Rial nos pelotudiza a todos", dicen en Salvemos al Hombre

Lunes, 31 de Marzo de 2014 10:23 Oumaigot Pepe
Imprimir
ShareTweet

El escándalo que tiene por protagonista a Jorge Rial dio lugar a un severo análisis por parte de la organización no gubernamental Salvemos al Hombre, desde la cual su titular, Egberto Milano Garcés, consideró que el camino elegido por el conductor de TV es el peor de todos.


 

"Rial nos pelotudiza a todos", dijo Garcés en una entrevista con Angaú Noticias. Para el dirigente, el chismoso mayor del país, en su intento de lograr que su pareja (Mariana Antoniale, La Niña Loly) lo perdone por un chat cachondo con Marianela Mirra, está arrastrando a todo el género hacia el abismo.

 

-Ustedes están preocupados.
-Muy preocupados. Suponemos que lo que viene pasando es una seguidilla de cosas en la que hay mucho de azar, pero no deja de ser un temporal muy fuerte que tenemos que capear y que va a dejar consecuencias.

-¿Cómo cuáles?
-Porque todo esto no va a ser gratis, y no lo está siendo, desde ya. Primero fue lo del boludo que se escapó el día de su boda, y después de generar toda una ola solidaria como hacía mucho no veíamos en el género, volvió y como un nabo pidió perdón a puro llanto, prometiendo matrimonio y amor eterno. Y ahora este tremendo salame picado grueso que nos arrastra a todos.

-¿Por qué a todos?
-Porque pasan dos cosas cuando él dice “soy un pelotudo”. Primero, no dice nada que alguien no supiera. Segundo, nos pelotudiza a todos. No hace falta explicar esto. Cada uno en su casa sabe de qué hablo. Se nos despedaza en las redes sociales, se nos martillan los testículos en el momento compartido frente al televisor, hay un furor de un discurso totalitario que creíamos superado. Hay casos en que al hombre hasta se le está pegando por las dudas. Es tremendo.

-Sin embargo Rial parecía hacer un mea culpa individual, sincero al menos en eso, en su individualidad.
-Nah, no sea ingenuo, por no decir otra cosa. Ahí hubo pura especulación. Un pésimo manejo estratégico y pura especulación.

-¿Pero ustedes no habían publicado una solicitada de apoyo a él?
-El año pasado, señor, cuando salimos a exigirle a su ex esposa que dejara de hacerle mierda la tarjeta de crédito. Era una causa que nos pareció que debíamos apoyar más allá de cualquier bandería política y de la opinión personal que cada uno tenga sobre Rial.

-Explique lo del manejo estratégico que mencionaba antes.
-Pésimo, le repito. ¿Por qué? Porque hasta un ornitorrinco lobotomizado sabe que uno tiene que negar. A muerte, pero tiene que negar. Es más, si su mujer entra y lo encuentra abotonado con una ex, usted tiene que negar todo. Tiene que negar que está abotonado, tiene que negar que ella es su ex y hasta tiene que negar que ella es una mujer y que usted está ahí. Tiene que intentar convencerla, de ser posible, que todo es parte de la Matrix, que es un deja vú en 3D, que usted encontró una ventana espaciotemporal y se mandó, no sé, lo que sea. ¡Pero aceptar jamás, aceptar jamás!¡Es básico eso, por Dios!¡Y este pelotudo admite de una!

-Probablemente ya estaba entre la espada y la pared.
-¿Porque una tarambana mostró un chat a través de Twitter?¡Pero por favorrrr!

-Por ahí ella tiene material más devastador, y él buscó acotar los daños.
-Mire, yo quiero rendir homenaje a un grande, a un hombre olvidado por todos, Marino Ramiro Santángelo. La mujer lo encontró con tres de sus amigas, enfiestados en la cama matrimonial, con ellas disfrazadas de Gatúbela, de Blancanieves y de enfermera. Él, al cabo de tres horas de intenso cruce de palabras, no sólo que logró que ella creyera que él había actuado bajo hipnosis del reloj-búho que tenían en la habitación, sino que además consiguió que ella se retirara y volviera dos horas después, para no correr el riesgo de que él volviera a “la realidad” de un modo traumático que lo dejara en estado de coma irreversible.

-Sorprendente.
-Murió a los dos días, cuando la mujer comenzó a sospechar, porque recordó que el reloj-búho llevada una semana sin pilas, y le asestó 722 puñaladas mientras estaba acostado. Pero qué ejemplo, qué decisión, qué claridad de metas. Dicen los que llegaron alertados por los gritos, que entre gárgaras de sangre él seguía negando. Qué temple, qué principios.

-¿Y lo de la especulación de Rial por qué lo dice?
-Porque él piensa que vendiéndonos a todos va a zafar. Es una entrega aberrante. Es verdad, casi todo el mundo lo putea, pero porque le tienen bronca de antes. Pero uno ya empieza a escuchar a minas y a sucios traidores diciendo (aflauta la voz y simula modales amanerados) “ay, pero hay que tener unas bolas así de grandes para reconocer en público lo que hizo”. ¡Hay que tener el culo así de roto para arrastrarse de esa manera sin importar a quién cagás con tu campañita de salvación!

-Mucha gente lo ve sincero.
-Escuchemé, si uno dice “sí, soy un pelotudo, me metí en un juego histérico”, pero al mismo tiempo dice“un juego que empezó ella” y “un juego con alguien que después me enteré que vive de arruinar matrimonios”, ¿qué está diciendo? “Ay, perdónenme, yo soy rebueno pero me violó a través del célu una señora mala que quería lastimarme”. El pirata se la banca. De últimas, admite: “Sí, me regustaba la loba, y la surtí guasqueándola por todos lados, perdoname”.

-No deja de ser una apuesta brava la de Rial, porque ya puso el tema en un nivel de exposición tremendo, y ahora si la chica no lo perdona, va a quedar doblemente pelotudo.
-¡La mina lo va a perdonar, eso está cantado, no seamos boludos! Si alguien como la Niña Boly ya aceptó despertarse al lado de semejante suricata, ¿usted se piensa que no se va a morfar esta gansada? Obvio que lo va a hacer parir un poco, digamos que el resto de su vida, si puede, pero lo va perdonar. ¡Y encima el salame ni se la clavó a la Mirra! Manejó mal el tema, es de cuarta lo que hizo.

-¿Cómo hubiera sido manejarlo bien?
-Oiga, si tantas ganas le tenía a la tucumana, la tendría que haber metido al panel poronga de su programa, y listo, si era lo que ella le pedía. Porque si usted me dice que la tenía que meter en la Comisión Nacional de Energía Atómica, bueno, se complica. ¿Pero qué le costaba agregar una silla en ese elenco de mandiocas parlantes?¿O sacar a cualquiera de ahí para enchufarla a ésta?

-¿Tienen datos acerca de qué tanto afecta este episodio al hombre común?
-Mire, estamos recibiendo un aluvión de consultas sobre cómo hacer para borrar diálogos de la memoria del célu, sobre si hay alguna manera de borrar archivos de otros celulares a la distancia, de hasta cuánto es razonable pagarle a una atorranta para que elimine los mensajes de texto que uno le estuvo enviando, si hay precios cuidados en el tema, cosas así... Todo indica que desde que estalló este caso, está habiendo en todo el país una fenomenal razzia femenina.
Las estadísticas que manejamos señalan que en los últimos cinco días se incrementó un 78% la revisión de teléfonos de maridos, un 105% los intentos de averiguar la clave de Facebook del otro, un 44% la revisión de bolsillos en busca de papelitos raros, un 61% el olfateo de cuerpo para ver si en la piel hay fragancia de jabón de telo, y así todo. Incluso la inspección de cuellos de camisa, en busca de cabellos ajenos o marcas de rouge, que era una práctica casi en desuso, reapareció con una fuerza inusitada.

-¿Ustedes qué recomiendan?
-Mantener la calma. Primero que todo, mantener la calma. Con la cabeza fría, pensar en los cabos sueltos que puede haber por ahí. Dejar de ver a la otra preventivamente un mes, que es lo que estimamos que va a durar el pico de esta crisis. Prohibir terminantemente el arañado de espalda en el orgasmo, no hacer ningún regalo con tarjeta de crédito, seguir escondiendo en el auto el chip que se usa para las comunicaciones con la otra, actualizar datos con el amigo de emergencia...

-¿Amigo de emergencia?
-El amigo que siempre, en caso de no haber otro recurso, tiene que estar dispuesto a que lo acusemos de nuestra trampa. Acá Rial, de últimas, en vez de toda esa vergüenza, tendría que haberle dicho a La Niña Boly que el chat era de Ventura, y acusarlo de que se hacía pasar por él. Pero estoy seguro de que Rial nunca habló con Ventura como para coordinar eso en caso de urgencia. Por eso digo que hubo muchísima improvisación. Ni siquiera se respetaron los ocho pasos del protocolo básico.

-¿Cuáles son?
1. Negar. 2. Negar. 3. Negar. 4. Negar. 5. Negar. 6. Negar. 7. Negar. 8. Repetir los siete pasos anteriores.

-O sea que, según ustedes, Rial se salva a costa de todo el resto del género.
-No, aclaremos bien esto: él no se salva más. Al contrario, con esto se hunde irremediablemente. Le repito: la pendeja lo va a perdonar. Pero lo va a perdonar, como siempre en situaciones así, para poder tener la chance de ejecutar el plan de resarcimiento que, en el caso de una mujer, siempre consiste en dedicar el resto de su vida a inflarle los huevos al tipo hasta límites inhumanos.

-El reproche constante.
-Exacto. Por eso siempre le decimos a nuestros asociados que es preferible que hagan todo lo posible por lograr que sus mujeres, en caso de perdón, los guampeen lo antes posible, de modo que queden empatados y puedan llegar a una paz sustentable. De otro modo esto no se detiene nunca. Hasta cuando uno encuentra una nutria muerta adentro de la mayonesa de ave ella saldrá diciendo “¡y qué hablás vos de mi mayonesa a si una vez me guampeaste con la malandra ésa que bla bla bla bla!” Así que Rial no se salva, que es lo peor. Se caga igual, pero con todos nosotros en el mismo bote.

 

 

Artículo relacionado: El otro duro golpe reciente

 

.