Angau Noticias

Miércoles
21 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> El Ogro Fabbiani, destrozado porque Sabella no lo convocó: "Jugó conmigo"

El Ogro Fabbiani, destrozado porque Sabella no lo convocó: "Jugó conmigo"

E-mail Imprimir PDF
Share

Cristian Fabbiani tiene los ojos tan rojos que por un instante pensamos que quizá se le dieron vuelta, que las pupilas le quedaron mirando hacia adentro de la cabeza. "Sientensé, muchachos", nos indica señalando al sillón que está ubicado frente a él, que descansa en un sofá individual. Se pasa las manos por la cara, como si supiera que su aspecto desnuda un estado anímico de devastación.

"Te juro que no me esperaba esto, Sabella jugó conmigo, se cagó en mí", nos dirá luego, cuando las preguntas ya estén apareciendo una detrás de otra. Es el drama de este delantero que ahora no encuentra consuelo por haberse quedado afuera de la lista de 23 seleccionados para el Mundial de Brasil. "Me cortaron la mandíbula", musita Cristian, y se vuelve a fregar el rostro.

 

"Me maté al pedo"

 

El departamento en el que nos recibe El Ogro es pequeño pero con una decoración posmodernista sofisticada. Mucho metal, mucho vidrio y mucho gris por todas partes. Flores de cerámica y otras plantas ficticias ocupan diversos rincones. Y de un gigantesco televisor led cuelga una ristra de salamines que aromatiza toda la sala. Fabbiani corta uno al medio, nos convida, decimos que no, y luego moja su mitad en una taza de Nesquik.

"Ñe maé, e uro e me maé", nos dice, salpicándonos un poquito. "Me maté, te juro", repite luego de tragar el bocado. Entonces se quiebra y da vuelta la cara para que no veamos el llanto. Sentimos la incomodidad que siempre provoca ser testigos directos y próximos del final de la parte feliz de una vida.

El Ogro gimotea. Un inmenso bodoque de sollozos. Nos imaginamos que ni cuando lo dejaron Amalia Granata y Victoria Vanucci (sus dos relaciones más conocidas y tormentosas) estuvo así. "No, ni con ellas", nos dice él, que evidentemente nos ha leído la mente.

"No entiendo -dice luego, sin que haga falta preguntarle algo-, justo ahora, en mi mejor momento. Lo lleva a Lavezzi, que ni un mate te pasa bien. Querés hacer una pared con Lavezzi y te sale un alambrado. ¡Lavezzi! Los relatores, cuando hay un mano a mano entre arquero y delantero, si el delantero es Lavezzi, dicen 'mano a muñón'. Lavezzi erra tantos goles que una vez, cuando jugaba en San Lorenzo, entró en el segundo tiempo durante un partido contra Banfield. San Lorenzo ganaba 2 a 1. Lavezzi erró tanto que San Lorenzo terminó perdiendo 1 a 0. Pero Lavezzi sí está en la lista, yo no. Lavezzi sí, yo no".

No sabemos cómo meter el tema del sobrepeso, pero por suerte él también lo trae a la conversación sin que se lo pidamos. "Estaba esta cuestión de que yo estaba un poco bandeado con el peso, pero ya está. Me maté, le metí pata, pero al pedo nomás. En enero estaba en 144 kilos, hoy, mirá", dice, y se pone de pie para levantarse la camiseta. La panza se descuelga como la bandera gigantesca de una hinchada que no llegamos a ver. "Hoy no paso de 139", acota, y se vuelve a sentar.

 

"Les deso lo mejor"

 

Fabbiani se retira, con los ojos ya convertidos en un par de bifes crudos. Regresa con pañuelos descartables y un blister de Rodhesias. Una señora asoma desde la cocina: "Nene, avisame cuando querés que te sirva el locro". "¿Te acordaste del chorizo colorado?", pregunta él. "Sí -responde la dulce anciana-, y también le puse los dos jabalíes".

Tratamos de salir por un momento del tema más sensible, y le preguntamos por su nuevo club, el poderoso Sport Boys Warnes, de la liga boliviana. "Es una institución que por ahí no se conoce mucho en la Argentina, pero que está con ganas de dar el gran salto. Se está hablando incluso de llevarlos a Jorge Valdano, Mario Alberto Kempes y a Locomotora Castro. Sí, ya sé que es boxeador, pero el técnico dice que le haría bien al grupo. Por eso tampoco hay interés en Tévez".

La prensa boliviana, sin embargo, no está siendo gentil con El Ogro. "Mire, este muchacho está tan falto de velocidad que en un partido que se hizo el domingo pasado, recién llegó a un pase en profundidad que un volante central le había tirado dos fechas antes", nos había dicho por teléfono el periodista Evaristo Cardales, de Radio Oro de La Paz.

Con todo, la dimensión física de Fabbiani le reporta algunas ventajas que probablemente no redunden en una mayor calidad de juego, pero que de todos modos suman. En un encuentro contra Sporting Cristal, el elenco adversario quedó seriamente disminuido cuando El Ogro, en medio de una disputa por la pelota, se dejó caer sobre Irven Avila, la estrella del equipo peruano. El peligroso centrodelantero fue rescatado por los bomberos de debajo de Fabbiani. Los médicos dicen que podría quedar parapléjico.

Cristian, ahora sí, parece en condiciones de retomar la charla que nos interesa.

-¿La expectativa de estar entre los 23 jugadores seleccionados era tuya nada más o habías tenido alguna señal de Sabella?
-¡Señal al mango! Una vez me lo encuentro a él en Los Campeones, y le digo "¿y, maestro, vamos o no vamos a  Brasil?" "Vamos a ver", me dice él.
-¿Cómo fue el momento en que te dice que tenías una posibilidad?
-¡Ahí, como te conté! "Vamos a ver", me dijo. Y así puso la cara.
-¿Cara de qué?
-Como de "si te ponés las pilas te tengo en cuenta". O "vamos a ver, porque te vengo siguiendo y hasta ahora estás entrando". O tipo "sí, vas, pero no te quiero decir nada porque acá hay mucha gente".
-¿Pero no daba como para que lo hables más?
-Es que ya estaban mis pizzas, y viste que frías son una cagada.
-¿Volviste a hablar con Sabella?
-Un día voy con el auto por Libertador, y lo veo a él saliendo de un Blockbuster, y entonces le grito "¿yyyy, maestro???". Y él me hace así, con el pulgar, como que "todo bien". Como tenía un pelotudo atrás tocándome bocina y aparte me iba a cerrar Bonafide, aceleré y lo perdí, pero si te pone el dedo así... No, el tipo jugó conmigo, jugó mal. Mal, mal pero mal.
-¿Creés que tiene chances la selección en Brasil?
-Sí, obvio, me cagaron pero les deseo lo mejor. Es un equipazo, con Messi, Agüero, Di María... Yo creo que sólo nos pueden frenar Alemania y Brasil. Y Lavezzi, claro.

La señora reaparece, con una bandeja en la que humea un plato de dimensiones llamativas. Fabbiani la mira y agita la mano en el vacío, como si echara algo invisible sobre el locro. "Ah, el queso rallado, ya te traigo", dice la mujer. "No, el Chocolino", corrige El Ogro. Un grande dispuesto a morir en la suya.

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #2 RAR 04-06-2014 11:25
Cuando termine el mundial y la selección vuelva cargando su frustración, los cientos de miles de hinchas fanáticos del Ogro Fabiani vamos a escrachar a Sabella y a Grondona por su exclusión (los dos son igualmente responsables).
Todos sabemos que con el Ogro en Brasil estaba garantizada la obtención de la Copa.
!Aguante Ogro! - Estamos con vos en este duro momento que estás viviendo. No somatices tu angustia comiendo. El futbol siempre da revancha.
Citar
 
 
+1 #1 Cuervo Viejo 04-06-2014 11:23
Una lástima lo del Ogro, escuché en la Radio Poronga Hits que se confirmó el amistoso de la Selección Dependientes de Messi contra Viudas Eternas de Román :-P
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration