Angau Noticias

Viernes
24 de Noviembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Por culpa de Google Street View castigan salvajemente al literato Chuñi Benite

Por culpa de Google Street View castigan salvajemente al literato Chuñi Benite

E-mail Imprimir PDF
Share

El periodista y escritor Chuñi Benite debió ser hospitalizado a raíz de la salvaje golpiza que le propinó un hombre que casualmente y mediante el uso de Google Street View descubrió a su esposa en una relación sentimental clandestina con el literato.

El episodio se desencadenó ayer, cuando César Benito Vértiz (59), un exboxeador que trabaja en la Dirección de Vialidad de la Provincia del Chaco, vio a un agente de ese organismo explorar en su computadora la nueva herramienta presentada por Google, que permite acceder a imágenes en 360 grados de las calles de decenas de ciudades de la Argentina, entre ellas Resistencia.

"A ver, mostrame cómo se ve mi cuadra, quiero ver si la cargaron", pidió Vértiz. El trabajador quedó petrificado cuando la imagen se fue despixelizando y pudo ver nítidamente a su esposa, de espaldas y con las nalgas al aire, cruzando la calle y dialogando con Benite, que aparecía semiescondido detrás de un árbol, frente a la vivienda aledaña a su domicilio.

"Es la Chola", alcanzó a musitar el voluminoso marido engañado, tan aturdido que las carcajadas y sapucais de sus compañeros de trabajo le sonaron lejanos y graves.

 

Confesión y búsqueda

 

Vértiz (cuyo apodo AN mantiene en reserva para preservar su identidad), moviéndose con la torpeza de un rinoceronte dentro de un pelotero a raíz de un súbito pico de tensión arterial que lo sumió en un profundo mareo, se retiró de su puesto laboral y se subió rojo de furia a su camioneta F-100, con la que salió haciendo chirriar los neumáticos rumbo a Villa San Juan.

De acuerdo al testimonio de vecinos que en esos momentos -aproximadamente las nueve la mañana- mateaban en la vereda, el hombre pegó la curva en la esquina, para ingresar a su calle, a unos 130 kilómetros por hora, levantando una cerrada polvareda y casi estrellándose contra don Menauta Cáceres, anciano que con admirable entereza y pese a sus 85 años siempre se levanta al amanecder para barrer su vereda y luego quedarse allí, bajo la sombra de un chivato, a ver los culos de las chicas que entran y salen de un gimnasio póximo.

Con una frenada a tono con tanto vértigo, Vértiz se estacionó frente a su casa e ingresó dándole un puñetazo a la puerta, provocando la estampida de cinco hombres que se escaparon desnudos por la ventana de la habitación matrimonial que da al patio trasero. Cuando llegó al cuarto, interpeló a los gritos a su mujer: "¿Me guampiás, así que me guampiás?", la interrogó, según contó a AN una fuente que prefirió mantener su nombre en secreto para no correr el riesgo de perder su trabajo como empleada doméstica de la pareja en crisis.

Eulalia Balquedonia Martínez, la mujer sospechada, arrugó el rostro como si estuviera tomando un vaso con partes iguales de limón, vinagre y Fluido Manchester: "¿De qué demoños hablas?", exclamó, mientras se escuchaba al perro de la casa de atrás gruñendo fuera de control, como si hubiera atrapado una presa.

"¿Y por qué estás desnuda y toda mojada?", inquirió César. "Recién me di un baño de algas", contestó ella. "Si ni bañera tenemos", retrucó él. "Me tiro las algas encima y después abro la ducha", dijo ella.

Entonces el trabajador público jugó la carta infalible, y sacó del bolsillo una impresión que le habían hecho de la foto de Google. Eulalia palideció. "Fue un amor de verano", confesó, bajando la vista. "¡Mentira, seguro que hace años que me venís guampiando, hija de puta!", gritó Benito con la garganta rasgada. "Y qué querés, si acá siempre hace calor", se justificó ella.

El marido se arañó la cara, maldijo, fue a la cocina, tomó un cuchillo de 48 centímetros de hoja y salió como un rayo hacia la calle. Su mujer le dirigió un último mensaje a los gritos: "¡Si pasás por la carnicería traé medio de molida especial!"

 

Cara a cara

 

Vértiz, con los ojos sanguinolentos, cruzó hacia la vereda de enfrente, sin contestar el saludo de los Fulacchiatti, que caminaban en sentido contrario. Golpeó las manos sobre el portoncito de la casa de Benite. "¿Tu papá está?", le pregunto al chico que lo atendió. El literato, por lo visto, había sido advertido de la situación mediante un veloz sms de la esposa infiel, ya que el niño desapareció de la ventana y regresó luego de un par de minutos, para decirle "sí, está, pero dice que está en una reunión muy importante, y que usted le deje nomás sus datos que después él lo llama".

El expúgil peso pesado sacó el portón de sus goznes con una patada e ingresó a la casa. Vio a Benite escondido junto a la ventana por donde lo había atendido la criatura. "Vamo ajuera, viejo hijo de puta, que no te quiero reventar adelante del pendejo", le dijo mientras lo tomaba por el cuello. "No, no salgamos que me puede hacer mal el golpe de la calor", alcanzó a decir  Benite con el resto de aire que tenía en los pulmones.

Una vez en el patio delantero, Vértiz soltó al autor de "Cien año empomando a Soledá" y lo empujó a unos pocos metros de distancia. Entonces sacó el cuchillo, que llevaba oculto bajo la camisa, cruzado bajo el cinturón, en la espalda. "¡Aaaah -toreó Benite-, qué bien, bien de trola peliarle a un hombre desarmado con un cuchillo!". Vértiz arrojó entonces el instrumento de cocina a un lado. "¡A piña limpia entonces, viejo de mierda!", vociferó el otro, con baba blanca en las comisuras de los labios y poniéndose en guardia. Benite lo miró, midió la situación y en un instante se abalanzó sobre el cuchillo, que había caído entre unos helechos.

Sin embargo, los años le jugaron en contra, y el movimiento no tuvo la velocidad necesaria, por lo que Vértiz lo interceptó con un gancho al hígado y lo abarajó de inmediato con un cross a la mandíbula. "¡Defendete, papá, defendete!", le gritaba su hijo. "Dejale nomá, nene, ya va venir un día a pedirme prestada la bordiadora de nuevo", trató de calmar Benite con voz ahogada.

La advertencia no hizo mella en el hombre traicionado, y el periodista que cubrió el Mundial de Brasil para AN siguió siendo golpeado a voluntad. "No importa, Ruli, el que no va podé mirar a su sijo a lo sojo é él", siguió tranquilizando el intelectual a su vástago. "Y capazmente que yo tampoco", agregó.

Benite se encuentra actualmente en la sala de Traumatología del Hospital Perrando, convertido en una especie de momia literaria. Los médicos estiman que en unos dos meses podrá comenzar a mover los dedos, y que probablemente hacia marzo del año que viene ya podrá ingerir sólidos nuevamente. En represalia, anunció que cada vez que busque un dato en internet, usará únicamente el buscador Bing.

 

 

.

 

 

 

Comentarios   

 
+1 #4 peregrino 03-10-2014 13:43
El Hólding An podría mover sus influencias y conseguirla una copia de la silla de ruedas de Stephen Hawking para su redactor estrella, no?
Citar
 
 
+1 #3 RAR 02-10-2014 20:26
Son los riesgos que corre un intelectual, un periodista de investigación como el Chuñi por ir al fondo, a la profundidad en su búsqueda del meollo de la verdad; por trepanar la realidad hasta llegar a lo esencial.

En México le hubiese costado la vida.

Iré a visitarlo y le llevaré unas revistas porno y un tetra camouflado, creo que le ayudarán a pasar este mal momento.
Citar
 
 
+2 #2 El Entrerriano 02-10-2014 09:33
Primero Brasil y ahora esto!!!!, no hay justicia para el maestro!!!!. es injusto!!!!!. espero que Angau le contrate el percçsonal necesario para atenderlo a saber:
_Mayordomo, Ama de llaves, Jardinero, Chef, Secretaria y Un Ghost Writer para que pueda escribir en palabraslos eximios pensamientos de tan preclara figura literaria.
Citar
 
 
+1 #1 Fundación Prometeo 30-09-2014 21:02
¡Muy bueno, muy gracioso, muy creativo!.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso