Angau Noticias

Sábado
25 de Noviembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Descontrol y violencia en los jóvenes: 10 inquietudes, 10 respuestas

Descontrol y violencia en los jóvenes: 10 inquietudes, 10 respuestas

E-mail Imprimir PDF
Share

Las noticias nos abruman: jóvenes que se matan a golpes en las veredas de los boliches, jóvenes que juegan a estrangularse, jóvenes que castigan o queman vivos a sus profesores, jóvenes que esclavizan a sus padres, jóvenes que ni estudian ni trabajan, jóvenes que se drogan hasta vaporizando caramelos Media Hora, y muchísimos etcéteras.

Ser padres, ante este panorama, parece una misión terrorífica e inabordable. Angaú Noticias, con un equipo interdisciplinario del Movimiento de Salvación de Padres, la Liga de Madres de Familia y otras organizaciones filantrópicas, elaboró una guía tan sencilla como eficaz para hacer frente a las 10 principales inquietudes que tienen hoy los jefes de familia en relación con la crianza de sus hijos adolescentes.

De todos depende que vivamos en un mundo mejor.

 

1. "Mi hijo no me hace caso en absolutamente nada. ¿Qué hago?¿Le pego o le hablo?"

Un interminable debate científico es si los jóvenes son seres racionales o no. Si bien es cierto que se trata de mamíferos de nuestra misma especie, la duda persiste. Sin embargo, la recomendación más generalizada es la de evitar las acciones violentas, sobre todo considerando que ellos suelen ser más ágiles y fuertes que sus mayores.

Hablarles, en tanto, es una vía con algunas chances de éxito.

En ese sentido, el psicólogo Eduardo Vélez Sampietri señala que "la aproximación con los jóvenes puede ser dificultosa si lo que se intenta es un diálogo racional interactivo, por lo cual se puede comenzar el contacto con algunos ejercicios sencillos, como por ejemplo arrojar a cierta distancia del joven un palillo o una pelotita, y pedirle que busque y traiga el objeto".

El profesional sostiene que de ese modo se puede generar en el chico una mejor predisposición al diálogo. No obstante, recomienda no extender el juego de la pelotita más allá de las tres horas.

 

2. "El nene se droga. ¿Lo dejo o veo si lo puedo cambiar por otro?"

Todos los profesionales coinciden en que vender o permutar hijos por ser chicos conflictivos no es una solución moralmente aprobable, y señalan que, en todo caso, hay que intentar una salida noble por lo menos durante tres meses antes de desprenderse del adolescente.

En casos de adicciones, el cine ha sido suficientemente claro en cuanto a que una solución infalible es llevar al joven a una granja y vivir con él allí durante un período que puede ir de los seis meses a los treinta y cinco años, durante el cual uno deberá levantarlo al alba para ordeñar vacas y cultivar trigo o girasol, además de cabalgar en días de sol y reír sacando peces de un arroyo.

Al principio, el joven actuará como si nos odiara, aunque al cabo de las primeras semanas el muchacho comenzará a usar un humor sarcástico pero afectuoso cada vez que a las cuatro de la mañana lo despertemos para que se coloque su ropa de fajina. "Maldición, justo que soñaba con unas malteadas en la Florida", dirá, ante lo cual deberemos apretar su cabeza rodeándola con uno de nuestros brazos mientras le decimos "¡jajaja, pues gánatela, bribonzuelo!"

Si usted no tiene granja, pídale prestada la suya a alguno de sus hermanos.

 

3. "Siento que mi hijo me odia".

El odio de hijos a padres no es tan raro como a veces creemos. Recordemos que ya en La Biblia Caín mató a Abel. ¿O éste era el hermano? Bueno, pero bien podría haber sido el padre, ya que es obvio que en los comienzos de la humanidad, habiendo tan pocas personas, la necesidad de reproducción de la raza hacía que se dieran entre todos.

Si su hijo/a llegara a sincerar un sentimiento de odio, no magnifique la situación. Por el contrario, relativice el hecho, con expresiones como "no importa, lo iremos manejando" o "no te preocupes, yo también odié toda la vida a los abuelos y no por eso dejé de tenerles afecto".

 

4. "Me temo que los amigos de mis hijos son seres nocivos para él".

Es muy difícil -por no decir imposible- evaluar las amistades de nuestros hijos si no las conocemos. "Hay un prejuicio muchas veces en los padres, de pensar que porque los amigos de nuestros chicos son violadores, traficantes de órganos o dealers, ya son malas influencias. Pero muchos de estos jóvenes hacen graffitis o pulseras de hilo", indica el psicopedagogo Luis Marcelo Chellabion, de la Fundación Martin Luther King Size.

Analía Perioni, del colectivo Bandana Vive, recomienda "iniciar una aproximación hacia los chicos que forman parte del entorno de nuestros hijos. Si nos dicen que nuestro hijo se vincula con narcotraficantes de barrio o ejecutores de asaltos a mano armada, una buena estrategia puede ser decirle que los invite a casa para una piyamada y participar con ellos, en el patio o la sala, de actividades divertidas como el juego de la silla o el baile de la escoba, para poder analizarlos bien".

 

5. "Mi hijo nunca me habla"

Hacele lo mismo, a ver si le gusta al forro.

 

6. "Me enteré de que mi hijo estrangula amigas con el 'juego de la asfixia'"

Hable con él y bríndele información para que por lo menos no las deje embarazadas.

 

7. "Mi hijo cumplió 18 años y no sé si hablarle o no de sexo".

Un tema recurrente en las consultas de padres. El docente Miguel Lucena Ortiz, de la Liga de Padres en Alerta, señala la conveniencia de "hablar sin tapujos con el joven, para que tenga la información necesaria para desenvolverse en un mundo que es muy distinto del de nuestras propias juventudes".

"Conviene ser muy específico y didáctico -afirma Lucena- para que no haya confusiones ni malentendidos en el joven, que seguramente por la timidez que genera un tema semejante no hará preguntas aunque no entienda lo que se le dice, razón por la cual el requisito de claridad debe ser cumplido a rajatabla. Aunque nos cueste, hay que decirle que el ser humano nace del coito entre hombre y mujer, cuando el primero introduce la protuberancia muscular llamada pene en una cavidad femenina llamada vagina. Si el joven queda conmocionado, se lo puede tranquilizar con frases como 'es parte de la naturaleza, no hay nada de malo en tener relaciones genitales con tu legítima esposa', siempre aclarando que la cópula es válida sólo si lleva fines reproductivos".

Lucena Ortiz aconseja acompañar la explicación "con algún tipo de esquema explicativo, como por ejemplo introducir un plátano verde en una sandía a la que previamente le deberemos hacer una hendija con un cuchillo o con un sacabocados de carpintero". En cambio, desalienta totalmente "la utilización de dibujos y mucho menos fotografías, ya que la idea es generar un ámbito de cálida intimidad entre padres e hijos, no generar un intercambio procaz y denigrante".

 

8. "La nena sale para el boliche casi desnuda a las nueve de la noche y vuelve al otro día a las once de la mañana, y así siempre todas las semanas de jueves a domingos. Tiene 13 años. Le digo que se abrigue y no me hace caso".

"La maduración social se da cada vez a edades más tempranas, mientras que a la vez, y paradójicamente, la adolescencia en la vida personal se extiende más allá de los treinta años", señala la psicóloga Mariela Ayeleff, del Centro de Atención Integral al Joven y su Entorno Circundante Envolvente. "En algunos países, por ejemplo, ya hay chicas de 8 años que forman su familia y viven solas", añade.

Ella recomienda "no interferir con el proceso de conocimiento, socialización e internalización que llevan a cabo los chicos con estas salidas. Un error muy común de los padres es permitir que las obligaciones escolares interfieran con estas necesarias fases de construcción de la identidad cognoscitiva multilateral".

Ayeleff plantea que en estos casos "lo peor que se puede hacer es recurrir a prohibiciones o discusiones violentas. Mucho más conveniente y menos invasivo es esperar a que la nena regrese y plantearle interrogantes movilizadores como '¿a vos te parece que esto que estás haciendo con tu vida te ayuda a estructurar escenarios vitales probables?' o '¿por qué no tratás de separar el flanco proyectante de lo que estás haciendo del aspecto meramente consumatorio para ver realmente qué factores determinantes decantan de la experiencia sensorial o afectiva en que quedás inmersa?' Y si tiene que salir medio putonga, que salga".

 

9. "Nunca se dirige respetuosamente a mí, siempre me insulta".

La clave, en esto, es no perder la paciencia y privilegiar el mantenimiento de la comunicación, pelotudo de mierda.

 

10. "Mi hijo dice que nunca le dedico tiempo".

¡Y qué querés que te diga, si te la pasás pelotudeando en internet!

 

 

.

 

 

 

 

Comentarios   

 
0 #2 El Marucho 23-10-2014 18:01
Interesante artículo e interesante propuesta de Pablo.
Recomiendo a quienes busquen asesoramiento o simplemente compartir experiencias que pueden contactar a Lisandro Dolubetti, presidente de “Padres en Pelotas”, una asociación que agrupa “a todos aquellos adultos que no tienen la más puta idea de cómo educar a sus hijos”.
En este portal se escribió sobre PEP. Ahí les dejo el enlace.

http://www.angaunoticias.com.ar/variete/2650-padresenpelotas2.html

A: Gracias, Marucho, entre todos podemos lograrlo.
Citar
 
 
+3 #1 Pablo 23-10-2014 13:03
La solución es sencilla. Cuando el varón cumple 13 años se le hace una fiesta y de ahí nomás se le lleva a "la lucita roja". Se le dice a la madama que le dé una mansita y que entre con ella mientras el padre espera en el living tomando una de esas cervezas que ahí salen más caras que una moto.
Cuando el ex nene termine sus asuntos, la chica que entró con él te tiene que mostrar el dedo pulgar en alto onda "todo ok" y ahí terminan todos los problemas.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso