Angau Noticias

Domingo
17 de Diciembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Variet茅 >> Chino al que la mujer le cort贸 el pene dos veces: intentan reimplantarle uno a rosca

Chino al que la mujer le cort贸 el pene dos veces: intentan reimplantarle uno a rosca

E-mail Imprimir PDF
Share

La escabrosa historia del hombre chino al que su esposa le cort贸 el pene en dos ocasiones (una en su casa, la otra en el hospital en el que se lo hab铆an reimplantado) est谩 dando vueltas alrededor del mundo, con una multiplicidad de lecturas y debates.

En ese contexto, Anga煤 Noticias pudo saber, de fuentes del hospital de la provincia de Henan, que ahora los m茅dicos analizan un nuevo procedimiento para mantener intacta la vida sexual de Fang Lung, la v铆ctima. "Equipo est谩 analizando posibilidad de inseltal ahola polonga a losca", dijo a AN el doctor Huan Lei Pong, prestigioso pindong贸logo que encabeza el elenco de profesionales a cargo del impactante caso.

Mensajes fatales

Como lo relata la prensa internacional, todo se desencaden贸 cuando Fang Lung (32) se mensaje贸 con Zhang Hung, una joven de 21 a帽os con la que ven铆a manteniendo un romance clandestino. Pero en la acci贸n cometi贸 un inaceptable doble error de principiante: para el cometido le pidi贸 prestado el celular a su esposa y se olvid贸 de cerrar la cuenta de Facebook desde la cual hab铆a enviado los textos, que adem谩s eran de un alto contenido er贸tico.

Cuando Ling Feng, la esposa de Lung, revis贸 su tel茅fono, accedi贸 al caliente intercambio y descubri贸 que su marido le hab铆a mentido al decirle que necesitaba el m贸vil para comunicarse con su madre. Feng hab铆a sospechado por tres razones: a) Lung nunca se mostraba interesado por las novedades familiares; b) en lugar de enviar los mensajes junto a ella se encerr贸 en el ba帽o; c) la madre de Lung hab铆a muerto en 1997.

"Te julo que se lo mand茅 a una tabla de madela, no olvidal que yo soy kalateca", fue la fr谩gil justificaci贸n con la que Lung intent贸 explicar uno de los mensajes, en el que se le铆a "me muelo de ganas de paltilte al medio ya mismo". Tampoco funcion贸 que dijera "es que estoy midiendo bien en las encuestas" para justificar una l铆nea en la que hab铆a escrito "necesito hacel algo con esta tlemenda elecci贸n que estoy teniendo".

Todo estaba perdido. Bueno, su pene todav铆a no.

Locura total

"No pleocupal, yo tlabajal esto con analista y salil adelante paleja", dijo Feng, para sorpresa de 茅l, que ingenuamente crey贸 que su mujer realmente pensaba tomarse con m谩xima racionalidad el descubrimiento de la infidelidad. El muy imb茅cil hasta se anim贸 entonces a decirle: "S茅 que con el tiempo loba Hung caelte bien, polque a ella tambi茅n gustal selie Sex and the city y el colol tulquesa".

La verdad es que en el interior de Feng crec铆an sin cesar las llamaradas del deseo de venganza."Yo te plometo devolvel cl茅dito gastado con mensajes a atolanta", fue lo 煤nico que se le ocurri贸 a Lung para arreglar las cosas.

Durante la cena, Feng llen贸 una y otra vez la copa de vino de su marido, que quebrando sus propias marcas de estupidez se atrevi贸 hasta a contar an茅cdotas que consideraba divertidas de momentos compartidos con su amante en moteles y supuestos viajes de trabajo. Feng sonre铆a, con los ojos inyectados en sangre.

Lleg贸 el momento de ir a la cama. Con la lengua pastosa de alcohol, Lung se dej贸 ayudar por ella para llegar en pie hasta el lecho. Feng lo descarg贸 suavemente sobre las s谩banas y lo acomod贸 en el lado de siempre, quit谩ndole con amabilidad los zapatos, las medias, el patal贸n y la camisa. "Voy a ponelme camis贸n", avis贸 antes de dirigirse al ba帽o. "El de siemple no, pol favor -pidi贸 Lung-, polque me hace sentil que me clavo a la Leina de Inglatela. Zhang usa unos bodies tlanpalentes y disflaces de enfelmela. 驴No tenel algo as铆?"

A Feng el ojo derecho comenz贸 a temblarle suave pero vertiginosamente. Mir贸 fijo a Lung. "Voy a fijalme", dijo al fin, girando sobre s铆 para retomar el camino hacia el cuarto de sanitarios. Revolvi贸 el botiqu铆n y el vanitory, y sali贸 del cuarto para ir al jard铆n. De all铆 regreso con una tijera de podar en la mano y una sonrisa que hac铆a que las comisuras de sus labios se tocaran en la nuca. Lung dorm铆a.

Cero c贸digos

Cuando el joven chino despert贸, por un inquietante sue帽o, la pesadilla era realidad. Vio la espalda de Feng, su paso r谩pido saliendo de la habitaci贸n, la tijera colgando de su mano. Luego sinti贸 el l铆quido tibio entre las piernas. Mir贸 hacia el costado de la cama, temiendo lo peor. Entonces lo vio. "隆Feng, maldita Feng, venil y explical de qui茅n sel polonga olvidada sobre la alfombla!", grit贸. Pero al instante asoci贸 todo, se mir贸 la entrepierna y cay贸 desvanecido.

Sus gritos alertaron a los vecinos. Uno de ellos ingres贸 a la casa y lleg贸 a la terrible escena. Llam贸 al servicio de emergencias. "隆Ulgente, homble desangl谩ndose pol habel sido conveltido en bicicleta sin manublio!", avis贸.

Como relatan las cr贸nicas, en el hospital de Henan lograron reimplantarle el miembro. Pero la rencorosa Feng, esta vez d谩ndole a su marido el gusto de usar un disfraz de enfermera, ingres贸 al nosocomio y lleg贸 hasta el lugar en el que reposaba Lung, al que encontr贸 todav铆a sedado. Entonces volvi贸 a rebanarle el miembro mandioqueril reci茅n restaurado.

Tambi茅n son exactos los relatos period铆sticos acerca de que Feng aferr贸 el pene y lo arroj贸 por la ventana. AN pudo determinar que, no conforme con eso, la mujer, asom谩ndose al exterior, empez贸 a chasquear los dedos de una mano mientras dec铆a "Puuuuqui Puqui Puqui Puqu Puquiiii", llamando a un perrito que caminaba por la vereda de enfrente.

Cuando personal del hospital sali贸 en busca de la matraca de Lung, no pudo hallarla. "Estamos haciendo amplio opelativo de lastillaje", dijo a AN el jefe de polic铆a de Henan, Huao Ling Yei. Los investigadores elaboraron un identikit con el que circulan casa por casa preguntando si vieron a alguien as铆. "Hasta ahola no tenel novedades, m谩s que valios agentes cacheteados pol mujeles que atienden puelta", indic贸 Ling.

El doctor Pong, en tanto, calific贸 de "abelante" la acci贸n de la esposa de Lung, quien permanece pr贸fuga. "Coltal pindonga una vez, vaya y pase, como se帽ola Lolena Bobbit. Pelo dos, ya sel celo c贸digo", opin贸.

El profesional adelant贸 que ante lo ocurrido se eval煤a insertarle a Lung una pindonga a rosca. "脷nica contlaliedad de sistema -explic贸- es que se帽ol Lung debel谩 tambi茅n hacel tlatamiento contla ploblemas de memolia que tiene, de modo que no se olvide pindonga sobe mesita de luz cada vez que tenga cita con alguna mujel".

Ampliaremos.

Art铆culo relacionado: Hab铆a que ponerle un corte al asunto

.

 

Comentarios   

 
0 #3 Rub茅n& 18-01-2015 13:12
Me gust贸 el doctor Pong, se nota que es un profesional que tiene en cuenta integralmente las necesidades y problemas del paciente.
Y s铆, yo creo que el boludo de Lung no tiene arreglo, si no se lo olvida en la mesita de luz, se lo va a olvidar adentro...

A: >D
Citar
 
 
0 #2 MATERO 17-01-2015 11:47
que tengan cuidado para que la rosca no sea al rev茅s, o se sumara otro problema.

A: 隆Jaaaa!
Citar
 
 
+2 #1 El entrerriano 15-01-2015 14:50
Como siempre impecable trabajo periodistico de Anga煤.
Muy buena traduccion del chino,驴 tienen algun corresponsal por esas tierras o lo enviaron para cubrir este aberrante hecho ?

Ahora al chino que se lo cortaron, dejate de joder .......como se puede ser tan dolobu de mandarle mensajes a la loba de turno con el celular de su mujer.......... . 驴donde hizo el master de pelotudo profesional? 驴En academias pitman de china?

A: Imperdonable. Un amateur.
Citar
 

Escribir un comentario


C贸digo de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni帽o estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr谩s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga煤 fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupaci贸n real o abierta, que incluye la encubierta que est谩 formada por los inactivos (desalentados), supera los dos d铆gitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas le铆dos