Angau Noticias

Miércoles
21 de Abril
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Cuidado: los confidentes espontáneos te pueden aparecer en cualquier momento

Cuidado: los confidentes espontáneos te pueden aparecer en cualquier momento

E-mail Imprimir PDF
Share

El confidente espontáneo es un ser muy especial, pero que puede mover a sentimientos sucesivos muy encontrados. La primera reacción de quien los escucha puede ser de ternura, compasión o solidaridad, pero si el personaje en cuestión no tiene un mínimo de ubicuidad, la cosa puede terminar mal.

 

Per esempio:

El de ómnibus: Uno sube al cole para un viaje de larga distancia, mira el boleto, ubica el asiento propio, se sienta, y a los dos minutos el tipo se presenta: "Hoy, Edgardo, mucho gusto. ¿Yo voy a Morón, y vos? Ah, Capital nomás. Yo voy porque mi vieja está grave. Se quiso matar y abrió todas las hornallas de la cocina. Decí que mi cuñada llegó a tiempo, y que allá como tienen red, el gas es barato", empieza.

Y eso es sólo saliendo de Resistencia hacia Retiro, porque después la secuencia es:

Pasando por Reconquista: "Lo que pasa es que ella nunca asumió la muerte de papá. No, no es lo que quería mucho, sino que él murió en un motel con una chica de 15, y en el barrio todos sabían. No, si mamá fue madre y padre para nosotros. Sí, porque después se hizo bisexual".

Llegando a Santa Fe: "Y mi cuñada apareció porque mi hermano la revienta a piñas, ésa es la verdad. Pero yo siempre le digo 'no veas sólo lo negativo de él, acordate que llueva o truene todas las semanas te compra la revista 'Para ti'. Ya son 35 años comprando la revista, yo pienso que eso es lo que lo volvió así a él".

Dejando atrás Rosario: "Tienen tres hijos, viste, varones y todos putos, pobres. Bah, uno no es puto, pero se hizo flogger, que es peor. Mamá siempre decía que era porque ellos les daban mucho Nesquik. El Toddy en cambio no homosexualiza, porque no es el mismo cacao con el que hacen el Nesquik".

Parando en Retiro: "Y ahora el miedo es que se suiciden todos en lo de mi vieja, para gastar gas una sola vez... Ah, llegamos... Pucha, ni te pregunté cómo te llamabas. Yo Edgardo, mucho gusto".

El de consultorio: Sabe que tiene con vos, antes de que alguno de los dos sea llamado por el médico o dentista, un tiempo incierto pero seguramente breve. Entonces se atraganta con la confesión. Por eso, si el tipo es el mismo del caso anterior, su relato será más o menos así: "Hola, soy Edgardo. Ojalá me atiendan rápido porque tengo que averiguar cómo está mi vieja. Se quiso matar porque mi cuñada les da Nesquik a los chicos".

El que te toma de rehén: Es una de las tipologías más nefastas, porque se aprovecha de una situación en la que no lo podés colgar de una. El caso típico es el del empleado público que te tiene que sellar un papel, pero antes de hacerlo te cuenta su vida actual, sus vidas anteriores y dos o tres de las que tendrá en futuras reencarnaciones.

Un tic clásico de esta tipología es decir "y bueno, pero así nomás es la vida", con un amague de poner al fin el puto sello y generándote la ilusión de te queda poco para volver a ser libre. Pero al toque retoman: "Porque lo que no te había dicho era que mi hermano menor, cuando vino de Italia...", y así hasta el infinito. Generalmente, son casos en que es tu vida o la de él, por lo que conviene estrangularlos en cuanto no haya nadie mirando.

El cliente: El caso más común es padecido por remiseros y taxistas, que cuando se encuentran con pasajeros así ya es tarde. Es más, tienen auto, pero usan el servicio público para, justamente, hacer la interminable descarga personal. No se bajan ni pagan hasta completar la catarsis.

Uno se da cuenta si ese taxista que recién bajó a su pasajero fue víctima de un confidente espontáneo porque el pobre laburante arranca el coche y por la ventanilla se lo oye diciendo "y a mí qué mierda me importa tu vida viejo de mierda y la reputa madre que te remil parió".

El que te deja la decisión a vos: Peligrosa especie que en un momento determinado, y después de contarte que encontró a su mujer encastrada con ocho marineros, te cuenta que ella ahora quiere volver y te pregunta: "¿Qué hago?". De nada valdrá que expliques, eludas, dispares excusas, su indagación reaparecerá una vez, y otra, y otra.

Si le decís "volvé", al tiempo te va a cruzar y te va a decir con cara de condena máxima: "Cómo me cagaste la vida, qué flor de hijo de puta que resultaste ser". Y si le decís "mandala a la mierda", alguna vez, con tono melancólico, dirá: "La vi el otro día a la Betty, qué linda está. Pensar que vos me hiciste mierda la posibilidad que tenía de ser feliz con ella. Ahora entiendo por qué me estiraste la lengua para que yo te cuente todo. ¡Y yo, como un boludo, caí!".

 

.

 

Comentarios   

 
0 #10 Acoso laboral 21-03-2009 05:14
Una aclaración, nobleza obliga: el confidente de oficina no es espontáneo, así que lo anterior no califica. ;-)
Citar
 
 
0 #9 Acoso laboral 21-03-2009 05:13
¿Y los compañeros de trabajo? Despiadados, estos personajes abusan de tu derecho constitucional de tener un empleo digno para hacer las más inesperadas catarsis. Saben que tienen todo el tiempo del mundo y no están apurados. De hecho, cuando se les acaba la piola de una historia tienen otra, y si tras años de terapia lograste sobrevivir y el relato llegó a la época contemporánea, tenés que bancarte sus vicisitudes domésticas. Personalmente logré identificar varias categorías de confidentes así, pero también hice un descubrimiento adicional: no es sólo el demente que se esconde en el más conspicuo de los padres de familia, sino el lugar.

La oficina (espacio virtual que puede trasladarse a muchos ambientes laborales como talleres, negocios, la redacción de un diario, la mesa de diseño de una imprenta o la sala de máquinas de un buque carguero), es la locación preferida de estas bestias. Consultorio para ellos, sala de torturas para nosotros, es un territorio que no sé si por la iluminación, por la disposición regular de los muebles o por la rutina del trabajo, predispone inmejorablement e al confidente.

La principal ventaja de la oficina es la dificultad que nos presenta para ensayar una fuga veloz. El confidente sabe que no será bien visto que empecemos a driblear a nuestros compañeros y saltemos sobre los escritorios como Bruce Willys en Duro de Matar. De todos modos suele ubicarse de tal forma que detrás de nosotros quede la pared y, sólo unos centímetros adelante, propinándonos además el placer de su aliento de media mañana, él.

Tampoco hay fórmula ni topografía energética que nos salve (juro que intenté seguir las enseñanzas del feng shui para sobrevivir a alguno de ellos), ni hay mampara, biombo o mampostería que los detenga. Finalmente, un saludo en apariencia inocente como “¿tomamos unos mates? Traje bizcochitos” será, sin una sombra de duda, el principio del fin.

En cuanto al confidente como subespecie, hay algunos datos que pueden servir para planificar su exterminio sin sentir culpa: primero, sabe que se está ahorrando una fortuna en psicólogo (a veces, incluso, en urólogo, ginecólogo, traumatólogo y clínico); segundo, sabe que tiene hasta que te jubiles de viejo o por incapacidad –lo que ocurra primero– para aniquilar tu aparato psíquico con su novela por entregas; tercero, sabe que siempre tendrás suficiente trabajo como para no abandonar tu puesto oigas lo que oigas, porque él mismo convenció a tu jefe de que te cargara con cuanta pelotudez ande dando vueltas por ahí para que tu condición de rehén no termine nunca. ¿Alguna vez te preguntaste por qué no te mandan a vos a buscar el estado de cuenta de la empresa o a comprar la tinta para los sellos fechadores? Ya sabés la respuesta: el confidente lo arregló todo.

Otra cosa: los confidentes tienen cofradías. Si prestás atención vas a ver que cuando se cruzan se saludan con guiños especiales, como masones, y que si los sorprendés conversando en el baño o en la cocina se quedan en silencio y te miran largamente. Cuando el confidente que te tiene atrapado nota que estás sudando mucho y parecés descompuesto, hace el gesto de asentir con la cabeza; no te equivoques: no es sensibilidad: le está pasando la posta a otro confidente de la oficina. Dos minutos después llega el relevo.
Queda claro que el confidente puede ser mujer o varón, y su misión es especialmente exitosa cuando el/la confidente agarra a una víctima del sexo opuesto. Uno es tan pelotudo que se deja llevar por la fantasía de que el contoneo inicial es señal de pasión en ciernes. Nada más alejado de la realidad: una vez que entraste ya estás infectado. Porque sí, además son como vampiros.

Párrafo aparte merece el confidente que ¡Ay! encima es tu jefe. La única salida de una trampa como esa, creeme, es renunciar o suicidarte.

Ahora bien, si llegaste al punto de escuchar de tu confidente anécdotas tales como: “esta mañana me enojé porque Ricardo apretó el tubo de la pasta de dientes por la mitad; ¿recordás que te conté que yo a los cinco años maté un hamster con una botella de agua mineral? Bueno, evidentemente se trata de una conducta...”; si llegaste a ese punto, hay dos buenas noticias: primero, te estás por jubilar; segundo, sos un mártir.
Citar
 
 
0 #8 lu 21-03-2009 04:19
jajaj Matecocido está muy loco..siganle la corriente...
Citar
 
 
0 #7 Matecocido 18-03-2009 15:48
LUUUUU ! ! ! ! ! ! ! !
HIJA QUERIDAAAAAA ! ! ! ! ! !
Que enorme sorpresa!!! Esperá que la llamo a tu madre....


MATILDEEEEEEEE ! ! ! ! ! MIRÁ QUIÉN VINOOOO ! ! ! ! !
Citar
 
 
0 #6 Waldo 18-03-2009 15:11
Martín... ¿vos sos Sabrina L?, la amiga de Adriana Balaguer que mira el techo?

Acá tenés el vínculo a la nota de esta güeb donde habla de vos ...

http://www.angaunoticias.com.ar/variete/842-renovarlapasion.html
Citar
 
 
0 #5 lu 18-03-2009 11:18
jaja Waldo. sos uno de los locos que se me pegan????

Matecocido...NO SOY LA HIJA DE MATILDEEEE..soy ...soy....SOY TU HIJAAAAAAAA....
Citar
 
 
0 #4 Martín 18-03-2009 05:47
Ojo que en el caso del "cliente", también se da en sentido contrario... Muchas veces he quedado con un pie afuera del taxi durante 15 minutos porque el tipo me está contando una anécdota sobre "esa vez que se le cruzó un pibe en moto, que casi lo choca, y que si lo chocaba se le armaba un quilombo, porque viste cómo está el país con tanta inseguridad, y que acá hay que matarlos a todos estos chorros, y ..." laputamadrequet epariósoltameyd ejameirviejoput o!!! Uno queda en stand by, diciendo pedorradas como"y si... aja...claro...u hhhh....es verdad..." mientras pensas en los valiosos minutos de vida que estas desperdiciando en vez de, por ejemplo, mirar el techo desde la cama...

ADMINISTRADOR: Jeje, tal cual.
Citar
 
 
0 #3 Waldo 16-03-2009 15:44
Lu, ahora que te encuentro, sabés, el otro día me quedé con las ganas de contarte, ultimamente, no se, me siento como confundido, por ahí pareciera que voy a tomar una decisión y después me doy cuenta de que no hay que apresurar las cosas.

En realidad, no se trata del Nesquik ni del Toddy, pienso que debe ser la sobredosis de Nestum y el exceso de maizena en la leche cuando me la preparaba mi vieja, pero todo culmina con una sensación angustiante de ambivalencia, ya se... dirás que no entendés pero, cuando se sufre de personalidad múltiple, te das cuenta de que no podés borrar con el codo lo que escribiste con la mano porque ambos están manejados por seres internos ajenos a tu voluntad...

Ah! A propósito, pasamos la rotonda de la sarmiento y avellaneda, tengo tiempo de seguir contándote que....
Citar
 
 
0 #2 Matecocido 16-03-2009 15:22
Ah, pero entonces vos, LU.... no sos la hija de Matilde??? Haberlo sabido antes, caramba!!! Pero bueno, no importa, decile a Matilde que le mando muchos saludos!!
Citar
 
 
0 #1 lu 16-03-2009 10:30
a mi me pasa que engancho a todos los locos..nose por qué, pero vaya donde vaya..siempre hay uno que me sigue...así que estando en el cole chaco - ctes, traté de leer mi libro cuando se sentó una señora, viejita ella..y me dijo..¿Cómo anda tu mamá?, y continuó "porque vos sos la hija de Matilde". Yo le dije, no señora, me está confundiendo, pero no entendió.

Así que traté de seguirle la corriente tooodo el viajecito de 45 min. Hasta llegué a creer que era la hija de matilde...pero antes de bajar me dijo.."No tenes que hacer eso, no es bueno mentir. Yo me di cuenta que no eras la hija de matilde "...wii me queria morir...al pedo todo..quise reirme pero no podia...así que quedé con una cara de idiota terriiiiible... y en el cole habrán creido que la loca era yo...(y podria ser..)
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso