Angau Noticias

Sábado
31 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Los personajes que nunca faltan en una barra de amigos

Los personajes que nunca faltan en una barra de amigos

E-mail Imprimir PDF
Share
Arrugas m√°s, a√Īos menos, la tipolog√≠a de estos grupos de personajes (particularmente mejor identificados en los barrios), con algunos ajustes en el vocabulario y en las modas, parece haber cambiado poco hoy.
El misterio de todo es que a pesar de tanta distancia entre perfiles, éstos no pueden existir si no es en barra. Así que agarren el teclado y sigan, angauceros, que yo que me quedé sin Off! y hay una buena oferta en los chinos.


El puteador: Cualquier situaci√≥n es ideal para abrir su cloaca. Y no tiene lugar, ni modos, ni conflictos con lo que dice. Dentro de su limitado vocabulario de 200 palabras, s√≥lo tiene un pu√Īadito de art√≠culos y preposiciones que le sirven como nexo entre un sorete y otro. Si encima es ingenioso para contar chistes, es ideal para la sobremesa de una choripaneada o para la cerveza post fulbito en la vereda del kiosco. ¬°Un poeta!

El gal√°n: El tipo tiene ese algo que ninguno de los otros tendr√° jam√°s. Y no importa si es lindo o feo. Cualquier cosa que se ponga le queda bien y hasta con el perfume que usa la emboca. Las minitas mueren cuando les sopla algo al o√≠do o las encara de prepo, mientras el resto todav√≠a est√° planeando alg√ļn ataque baboso. Si hay alguna suegra pesada o una hermana intragable, es un buen elemento para mandar al frente y allanar el camino. ¬ŅQu√© tiene el hijo de puta √©ste?

El apestoso: Dedo en la nariz siempre, se ba√Īa s√≥lo cuando llueve, se rasca el culo y las pelotas, se huele la punta de los dedos a cada rato, la ropa siempre mugrienta, aliento a perro muerto, cero desodorante, olor a pata eterno, barba de cinco d√≠as, peinado con una ca√Īita voladora. ¬°Impresentable de contenedor!

El flatulento: Pedos en concierto permanente y en tonos varios. Si el ambiente es cerrado y la concurrencia acorde, su felicidad aumenta. En la escuela, en los velatorios, en los bailes, en los asados. Suele tener, como variante, un exquisito repertorio de eructos que suele combinar en delicada armonía con los pedos. ¡Qué tipo de mierda, la verdad!

El cerebrito: Arregla todo lo que le ponen cerca. O trata. Encima te detalla en un idioma incomprensible lo que está haciendo. Autos, bicis, radios, motos, lavarropas, etc. Siempre tiene una víctima en el barrio y al final la gente termina pagándole sus servicios, algo que a él nunca le interesó mucho. La idea es romper y armar. O al revés. ¡Vení, orientame la antena vení!

El bocón: Nació alcahuete y así morirá. Siempre habrá alguien a quien le llevará el chisme: la madre, el padre, la abuela, cualquier otra autoridad, etc. Cuando se acerca al grupo, hay que empezar a hablar en clave para que el turro no pesque nada. Vuelta y media se come una garroteada por su lengua veloz, pero el tipo insiste e insiste. ¡Sin palabras! (por las dudas).

El rebelde: Buena especie pero siempre sin control positivo. Cada acto de rebeldía es mirado con envidia y asombro por el resto, aunque cada uno de esos actos lo terminen cagando siempre. El tipo, feliz. El mundo diario es el mejor escenario para romper todas las reglas posibles. Con el tiempo, uno termina convenciéndose de que es el más inteligente de todos.

El silencioso: No cuestiona nada. No aprueba nada. No opina. Nunca un sí o un no pero siempre está ahí. Los grillos, chochos de la vida, hacen nido allí donde se para. Un misterio, la verdad. El popular sapo: quietito, calladito… pero te dan ganas de darle una patada. ¡Angacito él!

El sufrido: Un tango que no para desde que arranca el día. Todo el mundo está en su contra: su familia, sus amigos, la escuela, el Gobierno, el almacenero, el perro, el loro... Para qué te cuento el día que se pone de novio y la mina lo patea al tiempito. Lo tenés todo el día taladrándote el oído con su historia, llorando a pata suelta y amenazándote con suicidarse. ¡Ma’ sí, matate idiota!

El socio: Compartís todo con él, desde los primeros juguetes, los machetes en la escuela y hasta la primera novia. Y es tan bueno que se termina casando con esa primera novia, que termina convirtiéndose en una gorda insoportable. ¡Grande, socio!

El pi√Īero: Bestia bruta sin remedio. No tiene un enemigo fijo y todos finalmente lo son Golpe va, provocaci√≥n viene, sus ataques van desde un simple tongo al pasar hasta alguna revolcada en la tierra con dos o tres. En la cancha, una garant√≠a en la defensa; inmejorable a la noche para ir de joda a alg√ļn barrio bravo. Su primera entrada en la cana la festeja con una paliza a su padre. ¬°Animalito de Di√≥‚Äô!

El del centro: Ojo, no es el que vive en el centro: es el que va a las jodas del centro, tiene amigos en el centro, minas en el centro pero siempre vuelve a su casa en el barrio. Poco querido y puteado por lo bajo. Ya empez√°s a sospechar cuando no quiere que le cuentes nada del barrio; √©l est√° en otra. Cuando alg√ļn d√≠a logra irse a vivir a su preciado centro, desilusionado y muerto de nostalgia vuelve de visita al barrio cada d√≠a con m√°s frecuencia, hasta que un d√≠a se muda a su casa natal. Para entonces, la gente del lugar ya aprendi√≥ a olvidarlo. ¬°And√°, garca!

El mentiroso: Su calidad y verdadero talento está en el modo en que, luego de haberse enredado en sus propias mentiras, sale con alguna otra de taquito y zafa. Suele vérselo practicar hablando solo en cualquier lugar y momento y cuando te le parás delante, te mira y engancha con algo sin dejar de hablar y fantasear. Lo peor: le creés todo. ¡Un maestro!

El jetero: Puchos, guita, ropas, zapatillas, bici, hielo, auto, moto, birome, nafta, carb√≥n, una pinza, la bordeadora, algo, algo, siempre algo te pide, ufff‚Ķla lista es larga y eterna como su cara de m√°rmol. Antes de decirte hola ya te pide algo. Y como ya lo conoc√©s, lo repute√°s y humill√°s grit√°ndole para que se sienta mal, pero el tipo simplemente se r√≠e mientras espera que te calles para seguir con el pedido. Cuando te visita, va derecho a la heladera, al tel√©fono o se mete en el ba√Īo a ver qu√© mierda ten√©s en el botiqu√≠n. Lo bueno de todo esto es que si no encontr√°s algo en tu casa, ya sab√©s a la casa de qui√©n ir a buscar. ¬°Juira!
Pepe Argento
 

Comentarios   

 
0 #9 Jorge Alberto 05-03-2011 09:51
Algo para compartir con saber a barrio y amistad, con la excusa de la pelota. ALEJANDRO APO Y SUS HISTORIAS.

http://conafecto.blogspot.com
Citar
 
 
0 #8 carozo 12-04-2009 00:45
El verborragico: no para de hablar tiene una ideología confusa no se sabe si es de derecha o de izquierda si es peronista o radical, ateo o creyente, habla tanto que terminás confundido y sin prestarle atención no se acuerda cual fué el origen de su discurso ni cual era la conclusión a la que quería llegar, no permite que otro integrante de la barra haga una acotación, todos esperamos a que se canse para poder intercambiar ideas, pero ese momento nunca llega, para descansar los oídos le mandamos a ver como va el asado, pero habla a los gritos desde la parrilla..-
Citar
 
 
0 #7 EL SORDO 03-04-2009 15:14
EL SORDO: NO ESCUCHA NI ACA LO QUE SE DICE. LO PEOR DE TODO ES QUE HAY QUE REPETIRSELO PARA QUE ENTIENDA PORQUE SINO EL TIPO SE LA PASA HACIENDO LA CABEZA HACIA ADELANTE COMO ASINTIENDO PERO NO SABE A QUE...Y UNO QUE NO LO QUIERE DEJAR AFUERA SE LO REPITE PERO DE PASO SE PIERDE LO QUE LOS DEMAS SIGUEN CONVERSANDO Y POR ENDE TE PERDES LO MAS JUGOSO DE UNA CONVERSACION. UN VERDADERO FIASCO.

ADMINISTRADOR: ¬ŅC√≥mo?¬ŅEl qu√©?
Citar
 
 
0 #6 Matecocido 31-03-2009 03:46
Parecido al "fan" de Celestita est√° el "TECNOL√ďGICO", ese que rompe soberanamente las pelotas hablando todo el tiempo del nuevo modelo de celular, de TV plasma, de la expansi√≥n de memoria, del SLOT de no se que garompa, del nuevo Audi (ang√°, como si alguna vez pudiera comprarse uno), en fin... a lomejor una clasificaci√≥n general incluir√≠a estos en los "MONOTEM√ĀTICOS"
Citar
 
 
0 #5 DOSSO MILA 30-03-2009 16:56
Sumemos:
1) El/ la pesado/a: Peor que pandorga de m√°rmol. A toda costa quieren ser tu amigo/a.

Te estorba con piquetes de mail y mensajes de texto; te ofrece siempre ayuda, te pasea el perro, llega a tu casa a cualquier hora y aunque los recibas en bolainas y le digas ‚Äúno puedo ahora‚ÄĚ se mete igual y te dice ‚Äúno importa, te espero mientras preparo unos mates‚ÄĚ...

Een fin: m√°s pegote que estampilla en sobre viejo.

Lo banc√°s un tiempo.

Desp√ļes intent√°s varias estrategias: No contest√°s mail ni mensajes de texto. Le estamp√°s la puerta en la cara y le grit√°s ‚Äúperdete paparulo/a‚ÄĚ. Te invent√°s un novio/a celoso/a hasta el crimen. Cuando entra ‚Äúcasualmente‚ÄĚ al bar donde est√°s , sal√≠s corriendo a los gritos ‚Äú¬°Este es el que me quiso violar!‚ÄĚ, mientras lo se√Īal√°s con el dedo.

Con mucha suerte, las estrategias dan resultado de primera instancia. Pero a menudo, redobla el pesado su arsenal invasivo y vos triplicá tus estrategias. Y así hasta el cansancio

2) El agarrado: peor que vieja en moto o mugre en el talón. Jamás tiene cambio para pagar el café

3) El peligroso: más que cirujano con hipo. Siempre, con su sonrisa hipocritona , te hunde el bisturí hasta los tuétanos.

4) El desubicado como aceituna en pan dulce (sub clase del 1¬ļ): siempre se manda un ‚Äúbocadillo‚ÄĚ que te deja delante de todos m√°s colorado que entrepierna de ciclista

5) El enredado como pelea de pulpos: eternamente enroscado: ‚Äú¬ŅSer√°?‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņte parece‚ÄĚ?, ‚Äú¬Ņy si meto la pata?‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņy si me dice que no?‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņy si piensa que yo?‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņy si me miente?‚ÄĚ, ‚Äú¬Ņte parece que hice bien‚ÄĚ? ‚ÄúNo s√© qu√© pensar‚ÄĚ, ‚Äúmir√° si‚ÄĚ , ‚Äúpienso y re pienso‚ÄĚ "esteee","no se que decir"

(Omito un mont√≥n, no quiero ser ‚ÄúLA PESADA‚ÄĚ)
Citar
 
 
0 #4 Waldo 30-03-2009 16:53
Aporto:

El eterno atrasado: siempre llega √ļltimo, despu√©s de media hora de espera, no le hacen mella las puteadas por haber perdido el cole y te saluda como si nada.

El carne de ca√Ī√≥n: siempre dispuesto a dar la cara (a la fuerza), en el baile para invitar a esas dos minitas ¬Ņqui√©n va primero?... √©l... A la hora de pedir fiado... ¬Ņqui√©n pone la cara?... √©l.

El del vino: infaltable, nunca va a venir al asado sin la damajuana de recov√≠n, obvio que lo toma solo bajo la atenta y admirada espectativa de los dem√°s. ¬ŅC√≥mo puede ser que se tome ese vino pedorro solo?

El cocinero: siempre listo a la hora de organizar el morfi, junta la guita, hace las compras, se hace cargo de la parrila o de la olla de hierro. Un grande... aplauso para el asador che.

El de la guitarra, infaltable con su instrumento, lo saca, lo afina, se pone a rasgar cualquier cosa, se la da de Lito Nebia, Cantilo, Charlie, Negra Sosa, Patricia Sosa y cualquiera que se la haya pasado en ese momento, si no toca la balsa no es nadie. Encima, no presta la guitarra.
Citar
 
 
0 #3 Mmmm 30-03-2009 14:37
Tambien esta el MALA ONDA, que nada le viene bien...siempre le encuentra defectos a todos tus proyectos, ya sean politicos, economicos, deportivos... lo que sea, el tipo se las ingenia para tirarte la moral abajo. PERSONAJE NEFASTO y te lleva a reflexionar que puta haces al lado de este energumeno!!!!
EL SABE-LO-TODO... historia, matematica, fisica, quimica, geografia, literatura, construccion, viajes a la luna, china, japon, europa, ovbiamente politica, nacional o internacional, salud, deporte...todo, absolutamente todo son temas por el leidos y estudiados, hasta cita bibliografia donde recurrir en cada caso... y en muchos de estos son pura ZANATA...habla con firmeza tratando de convencerte.
EL FALLUTO, te dice: en 15 minutos voy a tu casa y te comento algo que tengo para vos.... a los 15 dias repite la operacion...cla ro que tampoco vendra como tampoco lo hizo en el primer caso.

ADMINISTRADOR: Con lo del "sabelotodo" me hiciste acordar a otro que suele haber en toda barra, que es "el que todo lo vivi√≥". Si est√°n hablando de la vida del leopardo, el tipo cuenta que un tiempo se dedic√≥ a cazarlo en el Africa sub-sahariano, y si comentan el libro de V√≠ctor Sueyro, te enter√°s que √©l tambi√©n estuvo muerto como cuatro veces y que la luz del t√ļnel ya lo saludaba con familiaridad de tanta ida y vuelta.
Citar
 
 
0 #2 Raqui 30-03-2009 06:21
El Gordo! no se olviden de ese verdadero personaje, sin él no hay barra que se precie de serlo, siempre soportando todas las cargadas, hasta uno se pone en su defensa de tan bueno y gordo que es, claro por ahí siempre se lo esquiva a la hora de invitarlo a comer, todo un presupuesto!
Citar
 
 
0 #1 Celestita 30-03-2009 04:49
Agrego:

El 'fan': es un cl√°sico rompe pelotas obsesionado con alg√ļn grupo de m√ļsica que ni te va ni te viene, pero que empieza a caerte tan pesado como la charla unilateral que este tipo te da a todas horas sobre la m√ļsica de sus amores. Cada vez que lo visit√°s te pone el √ļltimo cd que compr√≥ de la banda y te dice "cuch√°, cuch√°... ese estribisho es de profundo...", te ceba mates por 4 horas mientras hace un repaso de la discograf√≠a... y la repite 3 veces! Cuando el que te visita es √©l, te lleva sieeeempre esos mismos cd's para meterlos en tu equipo de m√ļsica y ver si, alg√ļn d√≠a, logra convertirte a la secta de fan√°ticos de Phil Collins.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration