Alexandre de Moraes Foto AFP
Alexandre de Moraes / Foto: AFP.

El juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil Alexandre de Moraes, a cargo de la megacausa por el intento de golpe de Estado del 8 de enero de 2023, reveló este jueves que los bolsonaristas planificaron tomar el poder y ahorcarlo en la Plaza de los Tres Poderes, en Brasilia, incluso con ayuda de agentes de la agencia de inteligencia del Estado.

Moraes fue desde el inicio del Gobierno de Jair Bolsonaro (2018-2022) blanco de críticas por parte de la ultraderecha brasileña, a raíz de que lleva adelante una causa contra las fake news en las redes sociales y otras tres en las cuales está siendo investigado el expresidente.

Los golpistas tenían tres planes para secuestrar y matar a Moraes, reveló el propio magistrado en una extensa entrevista con el diario O Globo en vísperas del primer aniversario del intento de golpe por el cual fueron procesadas 1.390 personas.

«Hay una causa preliminar que investiga también la participación de la Abin (Agencia Brasileña de Inteligencia) para que siguiera mis pasos sin necesidad de realizar una detención. Era algo que ya esperaba de golpistas criminales, me mantuve tranquilo, nada de eso ocurrió, estoy bien»Alexandre de Moraes

«Había tres planes; el primero preveía que las Fuerzas Especiales del Ejército me detendrían un domingo y me llevarían al cuartel de Goiania (capital del estado de Goiás, vecino a Brasilia). En el segundo ellos pensaban matarme en el camino y abandonar el cuerpo«, narró Moraes.

El tercer plan, continuó el magistrado, indicaba que después de concretado el golpe de Estado contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva «yo debería ser detenido y ahorcado en la Plaza de los Tres Poderes«.

Foto AFP
Foto: AFP.

«Hay una causa preliminar que investiga también la participación de la Abin (Agencia Brasileña de Inteligencia) para que siguiera mis pasos sin necesidad de realizar una detención. Era algo que ya esperaba de golpistas criminales, me mantuve tranquilo, nada de eso ocurrió, estoy bien», aseguró el magistrado, quien fue ministro de Justicia del gobierno de Michel Temer (2016-2018).

Moraes fue consultado sobre la responsabilidad del expresidente Bolsonaro en la intentona del 8 de enero, cuando miles de manifestantes que acampaban frente al cuartel del Ejército fueron al centro de Brasilia y asaltaron y vandalizaron el Palacio del Planalto, el Congreso y el Supremo Tribunal Federal, sin resistencia de la policía de la capital federal.

«Ninguno de estos golpistas sostendría que alguien que robó un portátil (una notebook) no puede ser detenido. ¿Y ellos, que atacaron la democracia, no pueden? Los presos son de clase media, principalmente del campo, y piensan que la cárcel es sólo para los pobres. La justicia tiene que ser igual para todos»Alexandre de Moraes

«Todas las personas sobre las cuales la policía federal encuentre indicios serán investigadas, desde los ejecutores a los eventuales políticos, pero eso hay que demostrarlo con la investigación«, expresó.

Moraes acusó a las redes sociales de no tener reglas ni filtros para poder evitar la diseminación de cadenas de informaciones delictivas utilizadas por los golpistas para financiar y ejecutar el intento.

El magistrado repudió las críticas a las detenciones y condenas no excarcelables a los golpistas que comenzaron a ejecutarse en la corte suprema.

Foto AFP
Foto: AFP.

«Nunca he visto a alguien en la cárcel pensar que su encarcelamiento es justo. Analizo las críticas constructivas, pero ignoro las destructivas. Ninguno de estos golpistas sostendría que alguien que robó un portátil (una notebook) no puede ser detenido. ¿Y ellos, que atacaron la democracia, no pueden? Los presos son de clase media, principalmente del campo, y piensan que la cárcel es sólo para los pobres. La justicia tiene que ser igual para todos«, subrayó.

Moraes encabezó en 2023 el Tribunal Superior Electoral, órgano que condenó a la inhabilitación hasta 2030 al expresidente Bolsonaro a presentarse a elecciones por haber cometido delitos contra el sistema electoral siendo jefe del Estado para fraguar un supuesto fraude en su contra en las elecciones vencidas por Lula.





Fuente Telam