Foto AFP
Foto: AFP

El papa Francisco advirtió que «en el cristianismo no se condena el instinto sexual» y criticó la «cosificación» y las relaciones tóxicas que produce la «lujuria».

«Atención: en el cristianismo no se condena el instinto sexual. Un libro de la Biblia, el Cantar de los Cantares, es un maravilloso poema de amor entre dos parejas de novios», planteó el pontífice durante la Audiencia General que encabezó este miércoles en el Vaticano.

«Atención: en el cristianismo no se condena el instinto sexual. Un libro de la Biblia, el Cantar de los Cantares, es un maravilloso poema de amor entre dos parejas de novios»

La referencia directa del Papa al tema de la sexualidad se da en medio de los ataques que sufre el pontificado por su apertura a habilitar las bendiciones a las denominadas parejas «irregulares«, entre las que entran las de personas del mismo sexo, y que provocó críticas de sectores conservadores de todo el mundo.

Para Francisco, «sin embargo, esta hermosa dimensión de nuestra humanidad no está exenta de peligros» y recordó palabras de la Biblia sobre «un manejo malsano de la sexualidad por parte de algunos cristianos».

En ese marco, el Papa se refirió críticamente a la «lujuria»; considerada uno de los siete pecados capitales, «ante todo, porque devasta las relaciones entre las personas».

«Para documentar tal realidad, desgraciadamente bastan las noticias cotidianas. ¿Cuántas relaciones que comenzaron de la mejor manera se han convertido luego en relaciones tóxicas, de posesión del otro, carentes de respeto y de sentido de los límites?», se preguntó Jorge Bergoglio durante su catequésis en el Aula Pablo VI del Vaticano.

En su encuentro con cerca de 6.500 fieles, el Papa se refirió además a «una segunda razón por la cual la lujuria es un vicio peligroso».

«Entre todos los placeres del hombre, la sexualidad tiene una voz poderosa. Implica todos los sentidos; habita tanto en el cuerpo como en la psique; si no se disciplina con paciencia, si no se inscribe en una relación y una historia en la que dos individuos lo transforman en una danza amorosa, se convierte en una cadena que priva al hombre de libertad«, sostuvo.

«El placer sexual se ve socavado por la pornografía: satisfacción sin relación que puede generar formas de adicción», lamentó de todos modos antes de plantear que «ganar la batalla contra la lujuria, contra la cosificación del otro, puede ser un empeño que dura toda la vida».

Pedido a Davos para que asuman la «responsabilidad moral» de la «lucha contra la pobreza»

El papa Francisco pidió los participantes del Foro Económico que se desarrolla en Davos que asuman la «responsabilidad moral» de la «lucha contra la pobreza», al tiempo que deseó que los debates «tengan en cuenta la urgente necesidad de avanzar en la cohesión social, la fraternidad y la reconciliación».

«Espero que los participantes en el Foro de este año sean conscientes de la responsabilidad moral que cada uno de nosotros tenemos en la lucha contra la pobreza, el logro de un desarrollo de todos nuestros hermanos y hermanas, y la búsqueda de una convivencia pacífica entre los pueblos», planteó el pontífice en un mensaje enviado este miércoles y divulgado por la oficina de Prensa de la Santa Sede.

«Éste es el gran desafío que nos plantea el momento actual. Y si, en la consecución de estos objetivos, «nuestros días parecen mostrar signos de cierta regresión», no deja de ser cierto que cada nueva generación debe asumir las luchas y los logros de las generaciones pasadas, al tiempo que pone sus miras aún más más alto», agregó luego Francisco.

«En un mundo cada vez más amenazado por la violencia, la agresión y la fragmentación, es esencial que los Estados y las empresas se unan para promover una solución ética con visión de futuro y modelos sólidos de globalización, que por su propia naturaleza deben implicar subordinar la búsqueda de poder y ganancia individual, ya sea política o económica, para el bien común de nuestra familia humana, dando prioridad a los pobres, los necesitados y aquellos en situaciones más vulnerables», sostuvo el mensaje dirigido al Presidente Ejecutivo del Foro Económnico Mundial. Klaus Schwab.

«Espero que sus debates tengan en cuenta la urgente necesidad de avanzar en la cohesión social, la fraternidad y la reconciliación entre grupos, comunidades y Estados, para abordar los desafíos que tenemos ante nosotros», enfatizó luego el Papa.





Fuente Telam