Foto Prensa
Foto: Prensa.

Para muchos, el principal atractivo de Jesús María es el Festival Nacional de Doma y Folclore, que en las primeras semanas de enero de cada año convoca a multitudes con una amplia oferta de actividades y atractivos, pero la localidad cordobesa ofrece, además, variadas opciones para que disfruten los turistas.

El tradicional evento es la gran vidriera con la que cuenta la ciudad, cabecera del departamento Colón y distante de la capital provincial unos 55 kilómetros al norte, aunque la gastronomía, los atractivos naturales y culturales son también bondades que los visitantes aprovechan al máximo, en cualquier estación del año.

Este año, en su 58va edición, dos de las veladas programadas en el Anfiteatro José Hernández fueron suspendidas por los temporales que se desataron en gran parte de la provincia de Córdoba. Pero esta situación no alejó a los turistas.

Las autoridades destacaron la «buena vibra» y lo que genera el Festival. El presidente de la Agencia Córdoba Turismo (ACT), Dario Capitani, destacó: «Es increíble lo que generan este tipo de espectáculos. Son una joya del eslabón productivo que tiene la provincia: son espacios que generan cultura, trabajo, inversión, solidaridad, del que participan los vecinos, la comunidad educativa, todos en pos de poner lo mejor de sí para tener un producto de excelencia».

Foto Prensa
Foto: Prensa.

El intendente local, Federico Zárate, detalló que es un evento que «se adapta a todos los bolsillos» y destacó la alta ocupación hotelera que se vive en estos días en la localidad.

«Estamos en un 100% de ocupación en Jesús María, Colonia Caroya, Sinsacate; el derrame económico es muy importante. Si es similar a 2023 son entre 8.000 y 9.000 millones de pesos en toda la región», afirmó.

Además, el jefe comunal valoró el aporte de la tradicional celebración a la identidad de los ciudadanos locales, que genera sentido de pertenencia, y agradeció a la gran cantidad de ellos que colaboran de manera voluntaria.

Músicos de la talla de Soledad, Luciano Pereyra, Los Tekys, Nahuel Penissi, Raly Barrionuevo o Ahyre, entre otros, sobresalen en la grilla que combina cada día lo mejor del folclore con otros géneros.

 

Foto Prensa
Foto: Prensa.

Entre los otros atractivos que ofrece la ciudad, se destacan el Museo Jesuítico Nacional: Estancia de Jesús María, declarado «Patrimonio de la Humanidad» por la Unesco en el año 2000, y el Museo de la Ciudad.

Así como el mismo Festival tiene su propio museo, dentro del Anfiteatro.

Para quienes les guste la vida al aire libre, la Reserva Natural Parque del Oeste es una opción atrayente, con un espacio verde protegido de 60 hectáreas que bordea el Río Guanusacate y conserva la cuenca hídrica, flora y fauna nativa. Este es un lugar elegido por quienes disfrutan de la observación de aves, ya que en él viven más de 120 especies.

También están los que, para asistir al Festival, eligen pernoctar en otras localidades de la región.

Separadas sólo por la Ruta Nacional 9 Norte, se encuentra Colonia Caroya, una tierra de viñedos prácticamente integrada a Jesús María que ofrece una placentera experiencia gastronómica.

Foto Prensa
Foto: Prensa.

Poblados un tanto más distantes, como Río Ceballos, Salsipuedes, Agua de Oro, La Granja o Ascochinga, son opciones de alojamientos para disfrutar durante el día de las sierras.

Y si uno elige aventura e historia, puede atravesar el Camino Real, un recorrido cultural del norte provincial que tiene más de 400 años. Partiendo de la localidad de Colonia Caroya y llegando hasta el límite interprovincial con Santiago del Estero, en sus 176 kilómetros reúne 16 postas y sitios de gran valor.

Con estas opciones, Jesús María se posiciona en la agenda turística cordobesa como el ícono de la primera quincena de enero, con un evento que mantiene su vigencia.





Fuente Telam