El novelista y artista Iosi Havilio es otro de los referentes de la cultura que decidi abrir un espacio gratuito para la escritura Foto Archivo
El novelista y artista Iosi Havilio es otro de los referentes de la cultura que decidió abrir un espacio gratuito para la escritura / Foto: Archivo.

Interpelados por el momento político y la complejidad económica que atraviesa la Argentina, dos escritores y referentes del mundo editorial abrieron a todo el público espacios de escritura creativa con modalidad gratuita, con el objetivo de democratizar el acceso a la cultura y sostener espacios que, según ellos mismos consideran, «son fundamentales en épocas de crisis.»

La primera propuesta surgió y se difundió muy rápidamente a través de redes sociales: la escritora y periodista Malén Denis, quién publicó la novela «Litio» y hoy expande su carrera en la ciudad de Nueva York, tuiteó a fines de 2023: «Estoy planificando dar un taller de escritura y lectura online absolutamente gratis para personas que estén en Argentina, es un momento muy difícil y el arte/la cultura conecta y salva. ¡Más info muy pronto!»

Lo que comenzó como una iniciativa tímida recibió cientos de respuestas a través de la red social X y rápidamente escaló en el debate público. Su propuesta tuvo cientos de interesados e interesadas que contactaron a Denis para saber más sobre el taller. Aunque todavía no tiene fecha de inicio, la escritora contó a Télam cómo se originó la idea y a qué necesidad responde.Tras el tuit, la autora aclaró además que está pensando el mejor formato para poder incluir a la mayor cantidad de alumnos posible.

«Entre mis intereses principales están la justicia social y la igualdad, y creo que el acceso al arte y a la cultura son un derecho fundamental, porque son un campo simbólico desde el cual se genera pensamiento y movimiento. El problema en las crisis es que quienes pueden seguir produciendo arte ya son privilegiados previamente, vienen de determinada esfera. Entonces el riesgo de que en esos momentos los métodos de expresión queden en manos de las personas que pueden invertir o sostenerse mediante sus propios medios, acorta mucho la representación y la interseccionalidad del arte», explica Denis en una entrevista con Télam.

La autora cuenta que ella proviene de una familia de clase media baja, en donde su abuela era empleada de casas particulares y su mamá fue la primera universitaria de la familia. En la crisis del 2001, cuando tenía 12 años, los consumos alternativos, ir a ver a bandas como Fun People y poder conocer historias similares a la suya a través de fanzines «la salvaron», dice.

«Hay un truco liberal que es tender a pensar la cultura por fuera de la política, como si se pudieran separar. Durante estos años hemos hecho muchos avances para tener una pluralidad de voces. No hace falta ser analista para darse cuenta que el ataque contra la cultura no tiene que ver sólo con el presupuesto: cuando se recorta el acceso a la cultura se recorta la posibilidad de pensar de nuestro pueblo», agrega la escritora.

Aunque todavía no tiene definido el formato ni la modalidad, Denis explica que siempre imaginó este espacio desde un punto de vista personal y político. Considera que vivir en otro país, con otra divisa, en donde tiene un trabajo que le deja tiempo libre es el escenario que le posibilita encarar «una iniciativa que se alinea a mis valores», dice.

«Tener la posibilidad de expresar algo de mi identidad me salvó, y no siento que debería quedarle ese espacio sólo a quienes puedan pagarlo y sostenerse gracias a una cadena larga de privilegios. Estar afuera en un momento así es extraño, porque una quisiera estar ahí activamente, realizando acciones con el cuerpo y no sólo con la cabeza. Me parece que dar unas horas de mi semana es lo mínimo y lo justo, son cosas que he hecho en Argentina y lo voy a lanzar lo antes posible», concluye.

El novelista y artista Iosi Havilio es otro de los referentes de la cultura que decidió abrir un espacio gratuito para el ejercicio de la escritura. También decidió lanzarlo a través de una red social, en este caso Facebook: «Me cago en la libertad. Taller de obra 100% gratarola, nada que pagar. Todas las escrituras valen, en desarrollo y sin desarrollo.»

La propuesta del taller tiene una estructura ya definida: los encuentros serán los martes 16, 23, 30 de enero y 6 de febrero, de 18.30 a 21 bajo una modalidad virtual. Los interesados se pueden contactar por mail y explicar, en tres líneas, lo que quieren trabajar. El grupo de alumnos quedará definido el próximo 12 de enero.

El autor de «Pequeña flor» tiene una trayectoria en dar talleres, guías, clínicas o acompañamientos de escritura, lo hace de manera individual o grupal y también en universidades como la Universidad de las Artes (UNA) y la Universidad de Tres de Febrero (Untref). Tras la primera publicación, recibió en apenas algunos días 250 mails de personas interesadas.

«Hay algo del discurso que impera de ‘no hay plata, no hay plata, afuera, afuera’. Esto de la carencia, que fue haciendo algún tipo de sedimento en mi cerebro. Me pregunté de qué manera puedo militar, y lo que yo tengo a mano es mi oficio y mi vocación. Tras la cantidad de mensajes decidí que voy a abrir otro grupo los sábados, un espacio más breve pero con más personas», explicó a Télam Havilio.

«Interpelados por el momento político y la complejidad económica que atraviesa la Argentina, dos escritores y referentes del mundo editorial abren a todo el público espacios de escritura creativa con modalidad gratuita, con el objetivo de democratizar el acceso a la cultura y sostener espacios que, según ellos mismos consideran, «son fundamentales en épocas de crisis»

.

«Es conmovedor porque esta iniciativa interpretó algo, un momento. Recibí mensajes sinceros, agradecidos, algunos locos, otros más tímidos, compartiendo lo que están escribiendo. En esa conversación con los otros está mi paga y mi crecimiento. Esa es la lógica de ofrecerlo ahora: cuando uno escribe, sea lo que sea, entrar en conversación es lo deseable. Y ese es el espíritu del taller, ofrecer esa senda. Donde hay conversación, hay crecimiento. Y cuando no hay plata, es el momento de darlo todo: si no hay plata, hay todo para dar», concluyó el escritor.

A pesar de que en ambos casos los autores recibieron cientos de mensajes y mails, las personas interesadas todavía pueden contactarse a través de X, en el caso de Malén Denis (@malendenis) o del mail en el caso de Iosi Havilio: iosihavilio@gmail.com.





Fuente Telam