Kate Wnslett en El rgimen
Kate Wnslett en «El régimen»

Max, el servicio de streaming en la que se reconvertirá HBO Max, desembarca en Argentina y el resto de Latinoamérica y el Caribe este martes luego de su lanzamiento en mayo de 2023 en Estados Unidos, con un combinado ampliado de series, películas y eventos en vivo que unen en una misma plataforma los catálogos del conglomerado resultante de la fusión entre WarnerMedia y Discovery.

Con más de 37 mil horas de contenido -que representan el doble de lo disponible hasta el momento-, Max llegará con un despliegue de todo el acervo de las marcas HBO, Warner Bros., el universo de DC, Discovery, Discovery Home & Health, Cartoon Network, Discovery Kids y Adult Swim, producto de la integración entre ambas empresas que se completó en abril de 2022, como ejemplo del contexto de concentración y disputa que transita el sector en los últimos años.

En ese sentido, la plataforma albergará algunos de sus productos y franquicias más reconocidas, como «Game of Thrones» y la anticipada segunda entrega de su precuela, «House of the Dragon», junto a «Harry Potter», «The Big Bang Theory», «Rick & Morty» y los realities «Supervivencia al desnudo» y «Todo en 90 días», por nombrar sólo algunos títulos de la voluminosa biblioteca audiovisual de la compañía.

Como anzuelo, la nueva plataforma -que promete una experiencia de usuario mejorada- también tiene entre manos los estrenos de las series «El régimen», con Kate Winslet; «El simpatizante», con Robert Downey Jr.; y «The Girls on the Bus», con Carla Gugino y Melissa Benoist; así como la segunda temporada de la exitosa tira animada para adultos «Royal Crackers».

Robert Downey Jr en El simpatizante
Robert Downey Jr en «El simpatizante»


Además, Max será la primera ventana de exhibición para películas de grandes estudios como Sony Pictures y NBCUniversal, e incursionará en el terreno de la transmisión de eventos en vivo, como las ceremonias de la temporada de premios del mundo del entretenimiento.

En cuanto a la primera prueba que Max llevó a cabo en el país norteamericano, Mariano César, el vicepresidente del área de Contenidos de Entretenimiento General en Latinoamérica, afirmó en diálogo con Télam que ya ven «indicadores que aumentan y que tienen que ver con el ‘engagement’, el compromiso, que significa cuántas horas se consumen por semana o por mes». «Nosotros competimos por el tiempo de atención de la audiencia, y hemos visto que eso ha crecido en Estados Unidos y esperamos eso o más en Latinoamérica», aseguró.

«Como curador de contenido desde Argentina, cuando pertenecés a una compañía global que tiene propiedades tan importantes, la pregunta es qué aportamos desde la región y cómo nos concentramos en esas historias. En esos contenidos también tratamos de tener la ambición de buscar esas grandes propiedades que ya significan algo para la audiencia.»Mariano César


«Además tenemos algunas particularidades, como lo que tiene que ver con el fútbol en vivo, que siempre fue una distinción, o los eventos de premiaciones, con toda la tradición de casi 20 años que tenemos con nuestros propios talentos en TNT. También nos hacen sentir optimistas los géneros puramente latinoamericanos, como las novelas, porque sabemos que son historias que sólo nosotros podemos contar, que creemos que están ligadas a nuestro ADN, y queremos agregarle nuestra mirada especial», agregó sobre la puesta en marcha de la plataforma en estas latitudes.

Trailer «The Girls on the Blues»

VER VIDEO

– ¿Qué expectativas tenés de cara a este lanzamiento?
– Lo que más me entusiasma es el hecho de tener el mismo estándar de calidad y la misma exigencia pero en distintos segmentos y diferentes géneros para varias audiencias. Hay una continuidad de marcas y se suman otras, y eso nos permite presumir que tenemos un contenido para cada miembro de la familia, para cada momento y cada estado de ánimo. En ese sentido tengo una gran expectativa, y creemos que esta plataforma es mucho más amigable, está más enfocada en darle más opciones al usuario en lo que es personalización, en la creación de un recorrido propio en la plataforma.

-Con tantos jugadores ya instalados en el mundo de las plataformas, y en este proceso de ampliación del catálogo, ¿qué desafíos se presentan a la hora de sostener la vara de calidad con la que siempre estuvo ligada la compañía?
-Creo que lo que se llamaba «guerra del streaming» muchas veces pasaba por la cantidad y eso es lo que muchos se han replanteado. Todos nos hemos revisado en relación a qué cantidad de contenidos es suficiente, pero lo que no cambió es la «guerra» por la calidad, por tener los mejores talentos, y en ese sentido la marca HBO sale del nombre de la plataforma, pero va a tener un lugar preponderante hacia adentro. Quitar la marca nos permite aplicar esa misma exigencia a otros géneros que quizás no estaban relacionados con HBO como las novelas, los realities, los deportes, pero sigue siendo el mismo desafío, el de un prestigio definido con parámetros muy claros, eso que nunca viste y que desafía los límites, que tiene una audacia narrativa, estilística y visual. Como curador de contenido desde Argentina, cuando pertenecés a una compañía global que tiene propiedades tan importantes, la pregunta es qué aportamos desde la región y cómo nos concentramos en esas historias. En esos contenidos también tratamos de tener la ambición de buscar esas grandes propiedades que ya significan algo para la audiencia.

Mini Beat Power Rockers
«Mini Beat Power Rockers»


-¿Qué lectura hay detrás de esta decisión de ampliar el caudal de producciones?
-No hay ningún secreto más que entender la naturaleza de la compañía y ser fieles a ella, lo que la caracteriza y lo que inició todo, por más años que tenga, es que somos narradores, queremos conectar contenidos con las audiencias. A veces que eso tiene que ver con volver a las grandes propiedades intelectuales que generan un interés y hay veces que son ideas totalmente originales y nuevas, más audaces e innovadoras. Pero lo que no cambia es que contamos historias, incluso en el contenido en vivo creo que está ese aspecto. Al final cambian los modelos, cambia la tecnología, el tipo de consumo, pero la esencia es la misma.

-En el terreno actual del streaming, ¿qué lugar dirías que ocupan las plataformas en esta industria? ¿Cómo se navega este panorama?
-En mi experiencia tuve que desaprender muchas cosas que se le asignaban al mundo de los canales, porque obviamente el streaming es diferente no sólo por el contenido sino porque permite verlo donde quieras y cuando quieras. Creo que todos llegamos a la conclusión de que no hay género que le resulte ajeno, y de que diferentes públicos fueron llegando a diferentes velocidades, y el streaming va aprendiendo cómo conectar con ellos a medida que es más ambicioso y quiere llegar a más capas demográficas. Creo que vamos a seguir avanzando sobre eso en el negocio, porque sabemos que no es fácil, que no es simplemente incorporar nuevos contenidos y nuevos suscriptores. Siempre hay que estar revisando cuál es la mejor forma de llevarlo adelante. Como compañía, nos parece que el streaming es una opción más y que hay otros negocios como los canales lineales o los videojuegos que son vitales, y nos replanteamos permanentemente cuál es la mejor forma de llegar a las audiencias.

Warner Bros. Discovery refuerza su apuesta en el segmento infantil

Con el lanzamiento este martes en Argentina y la región de Max, la plataforma que sucede a HBO Max como producto del conglomerado Warner Bros. Discovery, el foco del servicio sobre el público infantil se redefine tanto con la incorporación de herramientas específicas para los usuarios como por el agregado de 500 horas de contenido para ese segmento, en un giro que pendula entre las formas de consumo de las nuevas generaciones y los cuidados específicos que requiere su exposición al streaming.

Es que al igual que la notable ampliación del catálogo de entretenimiento general como consecuencia de la unión de las antiguas WarnerMedia y Discovery, fusionadas desde abril de 2022, las series y películas dedicadas a los más chicos también son objeto de una expansión, que sumará a los ya conocidos títulos de Warner, Cartoon Network y Cartoonito aquellos pertenecientes a Discovery Kids.

Allí figuran algunos tanques como «Peppa Pig», un fenómeno inigualable entre las infancias de todo el mundo desde su estreno en 2004, «Jorge, el curioso» y «Ghost Force»; así como «Underdogs United», la tira desprendida de la película argentina «Metegol» (2013), y «Mini Beat Power Rockers», ambas del estudio Mundoloco, del cineasta Juan José Campanella.

Y para navegar ese nuevo combo de contenidos, Max también ejecutará cambios en lo que a usabilidad respecta: ahora ofrecerá por defecto un perfil infantil, que automáticamente propondrá un recorrido particular por la plataforma, y permitirá aplicar controles parentales diseñados para cuatro rangos de edades diferentes.

Frente a este cambio de envergadura para la compañía, Pablo Zuccarino, el encargado de supervisar los contenidos infantiles para la división latinoamericana de Warner Bros. Discovery, charló con esta agencia sobre los desafíos detrás de la construcción de este apartado dedicado a los más chicos.

– Además de las demás plataformas, YouTube también es un espacio muy importante en este rubro. ¿De qué manera se relacionan ustedes con ese jugador en cuanto al contenido para las infancias?
– Obviamente es una referencia ineludible a la hora de hablar de niños, y es tanto un competidor como un lugar para aprender cómo consumen las nuevas generaciones. Para nosotros es un foco de múltiples maneras, porque ahí también tenemos nuestra presencia para cada marca, somos participantes de ese entorno, donde encontramos socios valiosos. Un ejemplo es Reino Infantil, que es uno de los canales más grandes del mundo, y que es un socio muy importante, porque juntos construimos un especial de 22 minutos de «La Granja de Zenón», algo que no habían hecho nunca.

También me parece importante decir que en esas plataformas los niños muchas veces están expuestos a contenidos que no están curados de la manera correcta, sea porque son inapropiados, o porque son apropiados pero tienen una calidad que no está diseñada por expertos, con criterios de desarrollo cognitivo para cada edad, con los mensajes correctos a la hora de estimular una mente infantil. Creo que ese es uno de los aspectos en los que tenemos reconocimiento, porque contamos con un equipo de más de 50 expertos que eligen los mejores contenidos, los producen y los ponen frente a las audiencias correspondientes, y eso hace la diferencia.

– ¿Cómo dirías que se fue transformando la audiencia infantil en estos últimos años, especialmente a partir de la pandemia?
– Es un momento muy interesante, de mucho debate. Hay una fragmentación en el consumo, porque los niños deciden en qué tipo de actividad invierten su tiempo, sea en gaming, redes sociales o contenidos, y cuando entrás a cada una de esas categorías, todo vuelve a fragmentarse, hay mucho para elegir. Para las compañías navegar eso es muy difícil, lograr la atención es muy difícil, y en niños, más todavía. Es una generación nueva que puede redefinir qué tiene calidad y qué no, los parámetros cambian y hay que adaptarse, y por suerte estamos en una compañía privilegiada, con marcas increíbles. Hay millones y millones de niños que solamente en Latinoamérica no ven la TV paga, son 6 de cada 10 los que miran nuestros canales. Realmente tenemos suerte, pero igualmente hay que estar todo el día en puntas de pie, porque se empiezan a diluir algunas barreras y todos empezamos a jugar el juego de otros. Entendemos que en el fondo el consumidor elige diferentes contenidos en diferentes momentos, y hay que estar en todos lados. No hay tanta canibalización, más bien el efecto es multiplicador.

– Con toda la experiencia que tenés desde tus inicios en el cable, ¿cómo estás experimentando este escenario de convergencia que mencionás? ¿Cómo ves el futuro del streaming?
– El cambio es inevitable, ya ocurre y ocurrió, así que no tiene sentido estar a la defensiva, y se transforma en una oportunidad. En ese sentido nos fuimos preparando, abrazamos a YouTube en vez de verlo como competidor, nos metimos de lleno y aprendimos, y lo mismo con TikTok, que vino a disputar ese espacio. Los ciclos de disrupción y aparición son cada vez más rápidos, y aprendimos que no hay que resistirse, hay que abrazar lo que viene, tomarlo como un desafío creativo, abrir el capot, tocar y ver qué pasa.

Tampoco hay que olvidarse de que estamos en la puerta de la inteligencia artificial, que probablemente revolucione aún más no sólo la distribución de contenidos, porque el elemento algorítmico ya está en el ambiente, sino la creación de contenidos, y ahí hay que estar muy atentos. Yo creo que son herramientas, no siento que vayan a reemplazar a los humanos sino a potenciarlos, pero así como genera disrupciones y elevación de la calidad, también genera amenazas en relación al negocio y a lo creativo. Puede que muy pronto cualquiera pueda crear contenido infantil sin ningún conocimiento ni preparación, y termina no siendo tan bueno, porque nuestros niños van a navegar una marea mal diseñada, y hay que cuidarlos porque son el futuro.





Fuente Telam