Angau Noticias

Jueves
13 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Locales >> Las confesiones de Agassi se ponen cada vez peor: admitió que para estudiar cómo mejorar el saque, con su padre les arrancaban los brazos a inmigrantes ilegales vivos

Las confesiones de Agassi se ponen cada vez peor: admitió que para estudiar cómo mejorar el saque, con su padre les arrancaban los brazos a inmigrantes ilegales vivos

E-mail Imprimir PDF
Share

André Agassi era uno de los tipos más carismáticos de la historia del tenis, pero su decisión de publicar un libro autobiográfico en el que revela que se dopaba para mantenerse entre los mejores, y las entrevistas posteriores en las que contó que su padre le daba estimulantes cuando era un adolescente, están a punto de destrozar aquella condición. Es más, el norteamericano hasta reconoció que jugó una final de Roland Garros con peluca, avergonzado por el avance de su calvicie.



Pero nada se compara a a lo que André acaba de confesarle a Angaú Noticias: "Yo sé que algunos van a pensar que es un poco fuerte, pero bueno, cuando uno es joven por ahí se zarpa un poco. Igual, lo digo: con mi viejo, para estudiar mejor cómo mejorar el saque y de qué modo se acomodaban los músculos en el movimiento para ese golpe, les arrancábamos los brazos a inmigrantes ilegales vivos y los analizábamos, jio jio jioooo".

A continuación, el mano a mano de A.A. con A.N.

AN: Tu primera confesión en tu libro fue que en algunos tramos de tu carrera consumiste metanfetaminas para incrementar el rendimiento en la cancha. ¿Te arrepentís?
-Sí, obvio que me arrepiento, no tendría que haber confesado nada.

AN: Me refería a si te arrepentís de haber consumido drogas.
-Es un libro de 312 páginas, tapa dura, que de precio está muy bien. Un saludo para todos los argentinos.

AN: En una entrevista posterior a todo el ruido que ocasionó tu libro, también dijiste que tu padre te daba estimulantes cuando eras adolescente.
-Sí, pero fue sin mala onda. Pasa que cuando yo tenía 4 años, hablaba muy mal, casi como un bebé. Entonces el pediatra le dijo a mi viejo que yo tenía que estar más estimulado. Y bueno, papá, que no entendía mucho del tema, ni bien salió de ahí fue una farmacia donde tenía un amigo y me empezó a poner todo tipo de pastillas en el Nesquik.

AN: ¿Notaste cambios?
-Sí, fue como que me aceleraba bastante.

AN: ¿En qué sentido?
-Como te dije, eso empezó a los 4 años. Bueno, a los 5 había formado una banda de rock sinfónico, a los 6 tuve mi primer divorcio, a los 7 llegué a semifinales del Abierto de Roma y a los 8 la dejé embarazada a Barbra Streisand.

AN: Tu esposa, Steffi Graf, ¿te respalda en todas estas confesiones tan delicadas?
-Sí. Aparte no puede ser tan caradura de cuestionarme nada, si ella me contó que a Gabriela Sabatini siempre le ganaba porque se metía ocho palas de merca antes de cada partido con la argentina.

AN: ¿¿Qué??
-Uy, qué pelotudo, le cagué el libro a Steffi. ¿No podrías borrar la respuesta anterior?

AN: No.
-¡Qué garcha! Eso me pasa por darle al crack antes de los reportajes.

AN: Nadal te criticó muy duramente. Dijo que dañaste al deporte con todo lo que contaste.
-Mirá, que Nadal mejor se compre un bidet antes de andar hablando mal de los demás. Es un asco, no lo tienen que dejar jugar más mientras se siga rascando el ojete todo el partido. Después encima, cuando termina, te saluda con esa mano. Te queda un olor a orto que cómo carajo le hacés creer después a tu mujer que venís de jugar un partido de tenis. Por culpa de eso me colgó Brooke Shields.

AN: ¿Hay algo más que deba saberse de tus actitudes antideportivas?
-Y, qué se yo. Sé que algunos van a pensar que es un poco fuerte, pero bueno, cuando uno es joven por ahí se zarpa un poco. Igual, lo digo: con mi viejo, para estudiar mejor cómo mejorar el saque y de qué modo se acomodaban los músculos en el movimiento para ese golpe, les arrancábamos los brazos a inmigrantes ilegales vivos, jio jio jioooo.

AN: ¿?
-Los llevábamos engañados a casa, diciéndoles que les íbamos a dar trabajo, y después los sedábamos y los atábamos sobre una mesa en el tallercito del fondo. Cuando se despertaban ya los estábamos viviseccionando jio jio jio.

AN: ¿Podés dormir en paz?
-No, por supuesto que no. Más de una vez me despierto gritando, hasta tres veces en una misma noche. Después me toco la cabeza y me llega un inmenso alivio, porque veo que era sólo una pesadilla, y que no se me cayó la peluca en aquella final de Roland Garros. 


Artículo relacionado: Un padre que da pastillas, más que padre es un dealer






.


 

Comentarios   

 
0 #1 El Monotributista 04-11-2009 04:54
Jaaaaaaaa! Pero si todos los deportistas hablaran...
Para mi los mas zarpados deben ser los jockeys de carrera de caballos. ¿Te imaginás las partuzas y orgías de sangre qué se deben mandar con esos equinos?


Joaquin (17 años, posadeño y amigo de un jockey)

ADMINISTRADOR: Aaah
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso