Foto Prensa GBA
Foto: Prensa GBA

Ministros bonaerenses rechazaron «el ajuste sobre los trabajadores y los jubilados» y afirmaron que «defenderán» al pueblo de la provincia en la previa del paro general con movilización -de la que participarán junto al gobernador Axel Kicillof- convocado por la CGT y las CTA contra el DNU 70/2023 de desregulación económica y el proyecto de ley de «Bases» impulsados por el gobierno de Javier Milei.

El director general de Cultura y Educación, Alberto Sileoni, remarcó ante esta agencia que desde el gobierno bonaerense adhieren al paro, porque tienen «diferencias profundas con el gobierno de Javier Milei» y aclaró que si bien aceptan su legitimidad electoral, «ésta confronta con otras, como la que tiene el gobernador Axel Kicillof, a quien el pueblo mandató para tener más Estado, más trabajo, más educación y más productividad».

«Hay una diferencia profunda con las medidas de este Gobierno expresadas en el DNU (70/2023) y Ley Ómnibus: rifar el patrimonio nacional, poniendo de remate 41 empresas del Estado; medidas económicas que llevan al padecimiento de la población, la concentración de la riqueza», dijo y señaló no estar de acuerdo «con un presidente que ante el mundo en Davos hizo gala de un anarcocapitalismo que no entiende la realidad».

Por su parte, el ministro de Trabajo, Walter Correa, ratificó en diálogo con esta agencia el Ejecutivo de la provincia «participará de la movilización con todos los intendentes porque somos un gabinete militante y porque somos parte de la clase trabajadora».

El funcionario vaticinó que la marcha será «masiva porque el pueblo trabajador va a acompañar», expresó que el rol del peronismo «no es ser opositores sino patriotas: defender la democracia, la república, el pueblo y la soberanía nacional».

En esa línea, el director ejecutivo de ARBA, Cristian Girard, opinó que «hasta acá, el gobierno de Milei es el segundo tiempo de Mauricio Macri, una etapa más autoritaria de un mismo proyecto».

Girard criticó además que «pretenda la suma del poder público al arrogarse facultades legislativas» y apuntó que «además, amedrenta a los gobiernos provinciales ejecutando una asfixia financiera».

La ministra de Hábitat, Silvina Batakis, dijo a Télam que «el paro va a ser muy contundente» porque el gobierno lleva adelante un «ajuste clásico sobre los trabajadores y eso no es lo que votó la gente».

«En lo que es mi área, Hábitat, el presidente de la Nación atenta de manera muy fuerte contra las posibilidades del acceso a la casa propia, agudizando la crisis habitacional», reflexionó y apuntó que «con la obra pública nacional parada y las desregulaciones, las problemáticas relacionadas con el acceso a la vivienda aumentarán considerablemente y construir un hogar será simplemente para unos pocos, generando más exclusión y desigualdad».

El ministro de Salud, Nicolás Kreplak, sostuvo ante esta agencia que «hay que retomar la organización y la discusión sobre las acciones de un gobierno (como el de Javier MIlei) que en apenas un mes pateó el tablero y avanzó sobre todas las conquistas y derechos que como sociedad habíamos adquirido».

El titular de la cartera de Desarrollo Agropecuario, Javier Rodríguez, indicó a Télam que «las políticas implementadas por el gobierno nacional ya están generando un enorme daño al pueblo argentino, y el DNU y la Ley Ómnibus van a agravar mucho más la situación» y señaló que «este paro es en contra del avasallamiento de los derechos de todos los argentinos».

En igual sintonía, el ministro de Transporte, Jorge D’Onofrio, aseveró a esta agencia: «Tenemos la obligación de acompañar a los trabajadores en esta convocatoria que hace las CGT en repudio y rechazo a la Ley Ómnibus y al DNU, que no tiene necesidad, ni urgencia».

La jefa de Asesores bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, dijo que participará del paro general convocado por la CGT y apuntó que «todos tenemos que acompañar la marcha, porque vienen por los recursos y los derechos de los bonaerenses y los argentinos».

La presidenta del Instituto Cultural, Florencia Saintout, afirmó: «Sabemos que, para la cultura, esto el inicio de algo. Que los trabajadores de la cultura sean parte de una columna de la CGT y de las dos CTA habla del peso y de la importancia que están teniendo en este tiempo de resistencia».





Fuente Telam