Renata Rezende Prensa Warner
Renata Rezende. /Prensa: Warner.

En momentos en los que la globalidad y los atractivos fiscales pelean con la calidad técnica y creativa para las producciones audiovisuales, para Warner Bros. Discovery (WDB) Argentina continúa con un nivel que está «en la media mundial» para producir contenidos.

«De nada vale la idea si no tenés una capacidad de realización excelente. Y Argentina, siempre, es un mercado con una entrega que está muy en la media mundial, es un país que tiene mucha tradición de dramaturgia de excelencia. Lo de la realización siempre para nosotros es tan importante como la idea que hay que desarrollar», dijo en una entrevista exclusiva con Télam la directora general de Producción para América Latina de WBD, Renata Rezende.

Rezende recibió a esta agencia en las oficinas de la compañía en el distrito financiero de San Pablo con una gran vista a esta megametrópolis de 22 millones de habitantes, donde explicó que al momento, la empresa tiene 53 proyectos en Brasil, con un total de 80 en América Latina, de los cuales siete son para Argentina: «Margarita», «Felices los seis», «Del otro lado del jardín» y otras cuatro que todavía no puede anunciar. De esas producciones cuyos títulos guarda con candado, dos son series en coproducción con Flow, con ideas traídas por la empresa de Telecom, mientras que las otras dos son series para la plataforma HBO Max (que en breve pasaría a llamarse Max).

«Yo creo que la estrategia de la compañía es hablar para todo el público, nos focalizamos en un mercado único. En Argentina la estrategia es similar al resto de los países, que sean producciones que puedan viajar. La estrategia es la misma», señaló Rezende, quien tiene una vasta trayectoria en producción.

Así, la compañía tiene un vínculo estrecho con el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, donde suele aportar películas para ciclos históricos, como también tiene presencia en el mercado audiovisual Ventana Sur con paneles o contenidos.

Según su perfil de Linkedin, Rezende comenzó en 2007 de manera freelance para Struendo Filmmakers y así se mantuvo hasta que en 2014 ingresó a la productora brasileña Paris Entretenimiento para, seis años más tarde, ser parte de O2 Filmes, la productora de Fernando Meirelles, con la que WBD produce hoy la serie «Ciudad de Dios». En 2022 entró a WarnerMedia y a fines de ese año, con la fusión con Discovery, se convirtió en la Directora General de Producción para América Latina de la empresa.

Prensa Warner
Prensa: Warner.

-¿Cómo es este trabajo de buscar historias en todo el mundo?
-Renata Rezende: El primer filtro lo hace el área de Mónica (Alburqueque, líder de Desarrollo Guionado), nosotros estamos presentes en mercados, siempre, y luego hacemos pitchings. Trabajamos con productoras de diferentes perfiles, grandes, pequeñas e independientes.. El número de inversión es estratégico, no se puede dar a conocer (risas).

-¿Cuánto influye la situación económica de cada país al momento de trabajar en ellos?
-Nuestra área no tiene la información de cada país para invertir, no es algo que conozcamos, nos enfocamos en lo creativo y en la ejecución, según la estrategia actual de la compañía. Qué es lo que busca la compañía, esa es la dirección para la producción. Yo creo que tenemos ya unos parámetros. Hay ideas que caminan más rápido que las demás, pero también hay excepciones para ideas que no entran en los parámetros. Pero desde que buscamos, esos parámetros ya los tenemos en ese momento.

– El año pasado, la ficción argentina más vista fue «La Extorsión», una coproducción de Warner. ¿Cómo se siente conseguir buenos números en un mercado que cada vez se aleja más de las salas?
– La sensación de éxito sorprende, aunque es lo que se espera. No es algo matemático. Cuando el éxito se materializa, da mucho orgullo.

-Warner produce cine de autor, cine arte, pero también blockbusters. ¿Cómo es la selección de historias con un abanico tan grande en el catálogo?
-Yo creo que ahora el gran desafío es llegar al público. El negocio de la plataforma no es y nunca serán las producciones herméticas, cerradas. El gran desafío es comunicar y traspasar las barreras.





Fuente Telam