Angau Noticias

Viernes
14 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Juicio y castigo en los años de la escuela

Juicio y castigo en los años de la escuela

E-mail Imprimir PDF
Share

En la escuela de antes, directores y maestras, con frecuencia, parecían creer que estaban asignados a disciplinar una escuadra de samurais del siglo XIX antes que sólo a transmitirles algunos conceptos elementales a unos pendejitos que 6 a 12 años. En ese fundamentalismo escolar, había variedad de castigos. Algunos van acá:

 

El tongo: Las maestras tenían particular predilección por este castigo, más instantáneo que el Nescafé. Las más turras habían adquirdo, al cabo de unas 500 cabezas, un extraordinario conocimiento del arte del tongueo, de modo que tan pronto detectaban una cagada por parte del educando, sabían de inmediato y con precisión qué intensidad de cocotazo aplicar y en qué punto del marote del pobre infeliz.

Habitualmente, optaban por el golpe estándar, que era un tongo de cumbre, que se descargaba en la parte superior del cráneo. Pero si la querida docente (a la que uno, como un pelotudo, igual le llevaba un regalo el 11 de septiembre) estaba con la regla o uno se había zarpado en la metida de pata, ensartaba otros modelos tongueriles, como ser:

a) El "flagelante lateral" (FL, en la jerga de las maestras), consistente en un nudillazo calzado justo sobre el pabellón de la oreja, que te dejaba aturdido casi una hora.

b) El "retaguardiero seco", un tongo que no era de abajo hacia arriba, sino de trayectoria horizontal, que golpeaba en la parte posterior de la cabeza, a medio camino entre el remolino y la nuca.

c) El "lethal wepon zero", tongo aplicado de tal modo que el dedo golpeador tomaba un tremendo poder de fricción con el cabello, por lo que provocaba un doble dolor, el del golpe en sí y el del violento tirón de pelo.

Si bien los castigos eran elegidos arbitrariamente, el tongo se usaba, más que nada, para castigar charlas en el aula o denuncias de madres ajenas en nuestra contra. En este último caso, la maestra, a modo de ofrenda y de demostración de eficiencia, nos llamaba delante de la progenitora en cuestión, nos preguntaba si era cierto que le habíamos pateado el culo a Jorgito mientras estaba agachado juntando bolitas (el famoso "salvo bien calzado", que sólo se podía evitar cantando "meno salvo" antes de agacharse), y con o sin respuesta de nuestra parte nos aplicaba el "lethal wepon zero".

Mientras -a pesar de mordernos los labios- los lagrimones se nos caían redondos, ella seguía hablando como si nada con la reventada madre de Jorgito, y ambas se despedían como si hubieran acabado de elegir juntas un corpiño.

El tirón de cabello: Tan popular entre las docentes de aquellas épocas como el tongo. Las guachas no se conformaban con la profunda herida que la sanción nos provocaba en el orgullo (porque además, se ocupaban con mucha dedicación de que la humillación tuviera como mínimo 30 espectadores), sino que además ponían en el sacudón capilar tanta enjundia que la zona nos quedaba latiendo el resto del día, como si la viejademier se hubiera quedado con el mechón en la mano y también con la correspondiente parcela de cuero cabelludo.

El movimiento no era una simple estirada, sino un vertiginoso vaivén que nos convertía en una mezcla de yo-yo y puchingball.

Este castigo se utilizaba principalmente para reprimir conversaciones en la fila mientras se izaba o bajaba la bandera, intentos de espiar adentro del baño de las nenas, risas en actos por las pelotudeces que decía la directora y violaciones a aquella estúpida norma que establecía que los recreos terminaban con un primer timbre en el que todos los chicos debían quedarse parados donde estaban y había que esperar a un segundo para poder caminar hacia las aulas. El desafío que cualquiera gozaba era transgredir el congelamiento del primer llamado, y dar pequeños pasos cuando las cacatúas miraban para otro lado.

El punterazo: Acá ya tenemos que ir más atrás en el tiempo, pero no tanto. El punterazo rigió hasta los '60, y en otros casos incluso hasta los '70. El puntero era una vara -similar a un taco de pool- que las maestras utilizaban para señalar cosas en el pizarrón. Al final, terminó siendo un arma sin la cual algunas se sentían desnudas.

Este golpe se aplicaba sobre cabeza, hombros, brazos, manos, piernas y espalda, según la posición en que se encontrara el alumno y la destreza y deseos de la tarada de turno.

El lanzamiento de borrador: Alternativa elegida por mujeres que se comían de sus maridos entre dos y tres guampeadas por semestre, lo que las desequilibraba enormemente.

Estas locas, ante faltas nimias (distraerse unos segundos mirando el borrador con forma de autito y olor a frutilla que tenía nuestro compañero de banco, por ejemplo), reaccionaban de una manera totalmente desproporcionada, tomando el borrador del pizarrón y lanzándolo contra nosotros con una furia digna de mejores causas.

El objeto casi siempre impactaba en otro chico, pero a ella eso le importaba un pedo, porque en el instante siguiente, con las venas del cuello a punto de reventar, nos gritaba: "¡Me tiene podrida, García, quién se cree que es usted para faltarme el respeto asíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!"

La exposición: Era un recurso psicológico bastante utilizado, que habitualmente aparecía cuando un pibe hablaba durante un acto, mientras la directora o una maestra leía el infaltable texto repelotudamente solemne sobre la fecha patria del momento. La maestra-guardia que pillaba la falta, aprovechaba el silencio imperante para decir el apellido del hereje lo más fuerte posible, y sin sumario ni juicio, agregaba al toque: "Petorutti, vaya al frente, así todos pueden ver quién es el maleducado que no quiere saber cómo se llamaban las tres carabelas que le permitieron a usted ser lo que es".

Uno pasaba hacia el escarnio lentamente, y una vez allí, sintiendo todos los ojos en uno, hacía un balance diverso: percibía la solidaridad de algunos chicos, que nos miraban como diciendo "estamos con vos, pensá en que cuando tengas 30 todas estas viejas ya van a estar agusanadas"; veía la repugnante traición de clase de los pelotuditos que nos gozaban; y se lamentaba de que la gordita de 6°A nos viera capturados por el régimen.

Además, sentíamos que ya nunca más la maestra tetona de los de séptimo nos sonreiría, tras ver que éramos terroristas que buscaban la destrucción de la sociedad.

"Vaya a la Dirección": Era lo peor que te podía pasar. Cuando la maestra te daba esa orden, la incertidumbre se transformaba en pánico. El director -o directora- era un monstruo de la mitología escolar que veías siempre de lejos, e invariablemente con cara de culo. Uno se imaginaba que luego del izado de la bandera, el tipo se metía en su despacho y desayunaba una taza de matecocido en la que en lugar de meter una tostada, mojaba una pierna de alumno de primer grado.

Lo más común era que vos mismo tuvieras que hacer un informe de la cagada que habías perpetrado. El truco más querido por esta gente era luego hablarte despacito, como si comprendiera que al fin de cuentas eras un ninio, hasta que en un microsegundo estallaban, te gritaban cosas como "¡papanatas, bobeta, piojoso de mierda!" y, ya que estaban, gozaban de su propia ración de tongueada y tironeo de pelo.

Los besos: Sí, pocas cosas eran más revulsivas en aquellas incursiones escolares como los besos de las maestras más añejas. Era evidente que sus maridos no las sacaban ni cuando había un incendio en la casa, así que los esperpentos amortizaban sus gastos en cosméticos y colonias metiéndose descomunales cargas diarias de esos productos en peinados, prendas y jetas.

El resultado era estremecedor: cual húmedas lagartijas gigantes, inundaban las aulas de fragancias mortuorias que provocaban estornudos alérgicos, irritaciones de ojos y erupciones cutáneas.

Pero lo peor, lo peor, era cuando una acción tuya (una frase en una composición tema, una oración que a la tipa le pareció tierna o conmovedora) hacía que la tipa tuviera un breve derrame de sentido maternal, y te llevara hacia ella para abrazarte y besarte.

Ni pasándote un cepillo de acero embebido en creolina lograbas sacarte ese perfume dulcemente hediondo que te penetraba la piel ni bien hacías contacto con las capas de cremas, pinturas y cementaciones que nunca terminaban de fraguar sobre el asqueante rostro de la segunda mamá.

¿Y tú, oh, lector, qué recuerdas de todo esto?

 

.

 

 

 

Comentarios   

 
0 #15 Ramoncito 08-03-2010 21:19
Já !!!

Y de los tíos y padrinos que, si les traíamos un buen boletín, nos llevaban a ver las "p0rn" de la época (a escondidas de nuestros viejos), nadie dice nada ?

Esos sí que eran tíos y padrinos, carajo !!!
Citar
 
 
0 #14 Monaguillo 08-03-2010 14:44
Jajajaja, esta buenismo.
Yo pase por todas esas tecnicas punitorias e incluso alguns variantes, como el tiron de pelo de patilla, (uno torcia el cuello de la misma manera que ante el tiron de orejas pero ademas se ponia en puntas de pie, a veces, para practicar tu habilidad para la danza clasica te llevaban asi hasta a direccion, de puntillitas) , la expsiscion tambien se llamaba planton o "de plantero", porque te dejaban ahi parado hasta que te germinaba alguna cosa.
El plantero tenia la variante de que te dejaban ahi hasta la salida, y entonces todo el colegio desfilaba frente a vos al son de "febuasoma", y todos te miraban con una sonrisa entre aliviada (por no estar ellos en tu lugar) y morbosa y mintras esto courria vos rezabas para que la rubia de colitas de la otra division hubiera faltado ese dia . Despues que salian todos te dejaban ir.
La variante del beso era el beso con abrazo y cacheteo, la señora en cuestion te abrazaba (ella y su perfume) luego te besaba (beso pegajoso de rouge, por lo general ultrarojo pasion de fuego, que se le despintaba de los labios a la vieja pero que de tus cahetes no se iba mas), y luego venia el cacheteo, la maniobra consistia en tomar tus mejillas entre nudilo de dedo indice y pulpejo de pulgar, y luego proceder a sacudir.
La cosa en general venia mal parida de entrada porque el beso cacheteto se te aplicaba luego de alguna exhibicion publica, como cuando te hacian decir el verso (nunca de menos de veinte estrofas, lo peor que podia uno hacer era decirlo bien, porque a partir de ahi uno quedaba de recitador para todos los actos, el problema era que quien se animaba a decirlo mal a proposito ) a Sarmiento del acto del dia del maestro. Ocasion para la cual, la vieja te peinaba con gomina, porque no es cuestion de que el nene diga el poema frente a todo el colegio con el remolino erecto.
A eso sumarle el guardapolvos nuevo (siempre dos numeros mas grande porque se reservaba para cuando uno creciera, digamos hasta los 22 años) , encima despues el beso...era una situacion brava y dejo mas de una psicosis postraumatica.
Pero lo peor era la nota en el cuaderno, esa sentencia de muerte en azul scheafer que le hacian escrbir a uno mismo , y que al otro dia controlaban, no fuera ser quepresa del panico y la desesperacion la victima hubiera arrancado la hoja.
El problema pasaba luego por elegir el momento para mostrar la nota, de eso dependia no solo la integridad glutea, sino la posiblidad de ver la ultima de "Django" en la matine del domingo.
Espero mi colaboracion ayude a despertar otras memorias, ya que el topico esta bueno.

El Monaguillo

ADMINISTRADOR: Muy bueno, Monaguillo, gracias.
Citar
 
 
0 #13 Ramoncito 07-03-2010 16:37
No conozco a "termaleño nostálgico" ... debe ser un aborrecible ser del cyberespacio que intenta desestabilizar las políticas de comunicación de AN !!!

Resista, Admin, Resista !!!

P.D.: Admin, si lo entrevista por TE, va a tener pácortárdelolin do !!!
Citar
 
 
0 #12 termaleño nostalgico 06-03-2010 11:24
Espectacular, soy de la city termal y algunos recordaran al Departamento de Aplicacion del Bachillerato N3 M Moreno cuando funcionaba en la calle 16 e 13 y 15 (años 60' -70') con la Sra de Huerta, de Bauer, las hermanas "no me acuerdo.. pero las mas lindas lejos", Elsa Order, la señoriota Nanny Petroff, Cachon Macarro y la sra de Centeno en manualidades, La gordita amorosa Doner en musica, etc etc, la Regente caraculica que no me acuerdo (creo que es negacion , poir el terror que le teniamos a la reverenda guacha) y algunas anecdotas, en 4 grado tuvimos un maestro (varon) que nos sacudia con el llavero en la zabiola y como dolia, creo que lo rajaron por las quejas de los padres, despues vino una seño gringacha tipo amazona alemana ursa, y justo alguno mas vivo me dice un dia que nos estaba reputeando "decile -NO SE SULFURE SEÑORITA-" juajajaj, todavia me da vueltas la cabeza del sopapo que me encajo y me quedarosnlos dedos marcados hasta que me case mas o menos! ovvvbiamente mi vieja lo qu emenos hizo fue volver conmigo como chicharra del ala y la mando a cosechar (eso fue lo mas cerca .. ) claro, la vieja se saco las ganas .. pero el que tenia qeu volver era el tipo este (elque subscribe) y enfrentar a la ogra todos los dias.. y bueno asi paso. Despues vino otra (creo que eran suplentes todos) y comenzaban a aparecer las practicantes de maestras, y ahi si que tenias que portarte bien porque al rincon de espaldas al grado era lo minimo y las aulas eran de madera , frias, humedas, y alberto holzer le pego una cachetada a roxana perez y llamaron a la madre de el el show fue demoledor la vieja no paraba de gritar QUIERO VER SANGRE!!! SI NO HAY SANGRE NO ME MOLESTEN!!! era 5to grado, el actual gober estaba en ese grupusculo ... te acordas Coqui? . Si era mas grave el tema A LA DIRECCION !! y era como entrar a la cueva de quien sabe que monstruo, la carretilla te temblaba desde 5 metros antes y al verle la cara de oj.te a la regente el temblor era 9.5 de la escala de richter no se salvaban de castañear los dientes y de tener ganas de cagar , mear , todo junto y por supuesto salir corriendo hacia la china septentrional, la desgraciada SIN TUTEARTE se bajaba los medios lentes y te decia" que hace Ud Aqui" ... nada , vi luz (jeje) ME MANDARON SRA , A si y aho venia rodo el relajo de contar tus miserias como en le peor de los confesionarios y depende de los antecedentes iba puteada, puteada y llamada a los padres, eso y firma en el libro de disciplina (y ojo que no izabas la bandera ese mes) y la verguenza de volver conlos ojos rojos (por la tierrita que soplaba en le patio) al grado con la mirada atenta y despiadadamente gozoza de todos, si todos , hasta al maestra. Bueno seguiria , pero ya es sufi, te felicito adminisrador , sos un capo , gracias al dr bonzon que lo posteo en el facebook y aclaro que todos los personajes son de la ficcion y cualquier semejanza con al realidad es pura coincidencia. Abrazos a toda la promo 76 del glorioso departamento de aplicacion, claudia cuevas, el famoso fabio echarri, el gober coqui un grande entre todos, jose luis vonka, ismael lovey, el tordo gustavo alarcon, marcelito order, ruben zalazar, blanca no se que, marcela gomez, y alguno mas que el aleman ese no me deja recordar!

ADMINISTRADOR: Gracias por tantos recuerdos, viejo. Ahora, por el perfil de maestros que tenías, eso más que una escuela parecía una cuartel!
Citar
 
 
0 #11 PajaroJako 05-03-2010 15:13
Juaaaaaaaaaaa!! !!! Me mató la del borrador!! Una maestra me lo tiró y yo lo levanté y se lo devolví más fuerte .... y con mejor puntería, con el consabido "vaya a la dirección!!!" .... 24 y 1/2 amonestaciones, reunión con los padres a solas y toda la música jajaja y no hubo argumento de "quien tiró primero" que valga jajajaj.
Citar
 
 
0 #10 CHICHARRA 18-09-2009 05:52
HUMILLACION SICOLOGICA.
Si habia algo embromado en la escuela era cuando tipo 10 de la mañana empezaban los retorcijones , pedias permiso para ir al baño y obvio .No Habia papel Higienico , venias corriendo como podias , entrabas al aula mirando pa abajo y le pedias a la señorita...algo con señas ... ella se bajaba el anteojo hasta la mitad de la nariz te miraba como diciendo , que mierda queres ahora ...miraba a la clase con gesto de esperen atiendo a este gil , motivo por el cual tosdos te miraban dejando de cambiar figuritas , pintar dibujos o sacarse los mocos , entonces conteniendo la respiracion le decias ... ael higie...COMO!!! !??? dijo ... papel ... le decias tratando de modular , PAPEL !!! QUE???., para que , . ..la platea estaba mas atenta que cuando miraban el chavo... y tomabas todo el valor del mundo y le susurrabas PAPEL HIGIENICO ... AAAHHHHH!!!.... PAPEL HIGIENICO !!!!, porque no lo dice fuerte mijo !!!, si es lo mas natural!!!. . (A todo esto sabias que se venian semanas de cargadas ), entonces sacaba el rollo , de su clasica valija de cuero negro y lo enrollaba de manera tal que lo vean hasta los posibles transeuntes del patio . error ... si al recibir el preciado tesoro salias corriendo , uno porque delataba lo complicada de tu situacion , sino porque indefectiblemen te te cagabas , pasando automaticamente a la fase dos de las cargadas ... de primero a septimo de toda la escuela ...entonces venia el ejercicio mas dificil inventado , caminar lo mas rapido posible , frunciendo el culo tratando que parezca que caminabas por la playa como si nada ...al llegar al baño estaba el otro problema mas grave EL INODORO A LA TURCA... con una mano te sostenias contra la pared , con la otra el guarapolvo , el pantalon el cinto ... y el rollo de papel , que a esta altura era mas preciado que la figurita de la tarantula . si venia largo el tema se te acalambraba el brazo , las piernas el culo.... y si no te caias , por al lado andabas ... al final venia lo mas triste ....volver...

ADMINISTRADOR: Chicharra, estamos descubriendo en vos a un maestro del relato de las pequeñas cosas convertidas así en verdaderas y desopilantes novelas de suspenso. Un placer. Gracias.
Citar
 
 
0 #9 Bernie 11-09-2009 10:03
Che. Admin: ¿Esto que escribís, es recopilación de relatos ajenos, o vivencias propias? Si es así, te mereces un monumento por martir y una indemnización del estado.

ADMINISTRADOR: Me piden algo publicado para el trámite de la indemnización, justamente.
Citar
 
 
0 #8 CLAO 10-09-2009 05:23
Mi viejo siempre cuenta anécdotas de su paso por la escuela primaria y los particulares métodos de disciplinar que tenian sus "dulces maestras". El, como toda su familia trabajaban en el campo, y la escuela no era mas que una de las responsabilidad es que les tocaba asumir desde muy temprana edad. Una de sus historias sobre su relacion educador-educan do (y sin ignorar lo grave de la situación) que siempre me causan mucha risa, es cuando se ligo un punterazo en las uñas por tenerlas con tierra, un poco por el trabajo en el campo..y otro poco por mugriento nomas,supongo. jeje. uyyy que dolor!
"Sólo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos" (Màximas de Paulo Freire) .
Citar
 
 
0 #7 Marito 09-09-2009 20:43
Me acuerdo que memandaban a firmar el libro de disciplina, pero mas me acuerdo de la maestra que pellizcaba de forma unica, en las piernas si estaba sentada o en los brazos si estaba parada, y su especialidad el pellizco-tiron de orejas, te tiraba de la oreja y te clavaba la uña detras de la oreja apretandolo fuertemente varias veces pensè que me habia perforado la oreja que claro quedaba enrojecida, creo que lo hacia para marcar los que estaban en falta, y todo por pegarle a pipito que lo traia siempre su mama a la escuela y hablaba con la maestra. Que par de arpias.
Citar
 
 
0 #6 Rubén0,0001 09-09-2009 09:55
Javirulo, no te creas lo que decís. Aquella manga de pavotes reprimidos que vivimos esas historias somos los que les dejamos esta pujante nación que hoy sufrimos a nuestros descendientes. Algo habremos hecho...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso