Angau Noticias

Viernes
14 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> De la Guía de la Buena Esposa de 1953, de cómo la cagamos y de los nefastos resultados obtenidos

De la Guía de la Buena Esposa de 1953, de cómo la cagamos y de los nefastos resultados obtenidos

E-mail Imprimir PDF
Share

Por internet anda circulando un correo con imágenes supuestamente escaneadas de una "Guía de la Buena Esposa" que habría sido publicada en 1953. Real o no, todo lo que allí se lee sin dudas representa el pensamiento y los principios de aquella época, un mundo maravilloso en el que las mujeres se esmeraban por agradar a sus esposos y no se ponían a mirar Cosmopolitan, canal según el cual si el marido pide que le busquen las medias marrones significa que está destruyendo a su media mandarina como persona y faltándole el respeto a su individualidad.



Pero también debemos decir que de la lectura de aquellas consignas surge automáticamente la reflexión acerca de cómo hemos sido nosotros mismos, los hombres, derrochadores de condiciones históricas que podrían haber sido perpetuadas si no hubiéramos caído en la tentación de ser excesivamente forros. Y también llegan a la mente, de inmediato, los contrastes con la actitud mujeril actual.


Los hechos


Pero vayamos directamente a las conmovedoras sugerencias de la lejana Guía de la Buena Esposa.

Consejo 1: "Planea con tiempo una deliciosa cena para su llegada. Esta es una forma de dejarle saber que has estado pensando en él y que te preocupan sus necesidades. La mayoría de los hombres están hambrientos cuando llegan a su casa".

Cómo cagamos esto: Los maridos de mediados del siglo pasado fueron jodiendo todo con terribles errores estratégicos expresados en frases como "yo le hubiera puesto un poco más de mostaza al bife", "¿qué pasa que el guiso no tiene tanto juguito para pasar el pan?" o la fatídica "este arrocito no es como el que me hacía mamá".

Resultado: La mina te llama cuando estás saliendo del laburo y te dice; "No te olvides de pasar por el San José y traer una grande de provolone. Ah, no, dos, porque los chicos todavía no comieron".

 

.

 




 

Consejo 2: "¡Luce hermosa! Descansa 5 minutos antes de su llegada para que te encuentre fresca y reluciente. Retoca tu maquillaje, ponte un listón en el cabello y luce lo mejor posible para él. Recuerda que ha tenido un día duro y sólo ha tratado con compañeros de trabajo".

Cómo la cagamos: El tipo llegaba y quedaba paralizado al verla: "¿Qué hacés pintada como una putaaa???" Y sí, sólo había tratado con compañeros de trabajo. Concretamente, se había empomado a la recepcionista, a la encargada de la cocina, a la supervisora y a la jefa.

Resultado: Lo que nos recibe es algo que está detrás de una máscara de crema repugnante y debajo de una masa de cabello pringoso atado por todos lados con broches y pequeños lazos.

 

.



Consejo 3: "Sé dulce e interesante. Su aburrido día de trabajo quizá necesite mejorar. Una de tus obligaciones es distraerlo".

Cómo la cagamos: Mientras ella trataba de ser dulce e interesante, hablando de lo que había leído en el Selecciones sobre la reproducción del salmón, nuestros compañeros de género seguían pensando en la partusa que se había armado en la oficina con la delegación de contadoras misioneras que había llegado por la mañana, y hacían esfuerzos por no morirse del aburrimiento escuchándola a ella.

Y cuando la jermu buscaba aportar más distracción haciendo malabarismos con seis naranjas que hacía rodar en el aire al mismo tiempo, decían: "Con naranjas, cualquiera, a ver si te sale con los platos que nos regaló tu vieja".

Resultado: Llegamos y ella y sus amigas están fumando tabaco negro en el living, mientras miran novelas brasileñas llenas de tipos en bolas y con músculos abdominales hasta en la frente.

 

.


Consejo 4: "Arregla tu casa. Debe lucir impecable. Haz una última ronda por las principales áreas de tu casa, justo antes de que tu marido llegue. Levanta libros de escuela, juguetes, etc. Y limpia con plumero las mesas".

Cómo la cagamos: El tipo entraba y recién en la habitacións se sacaba los zapatos mugrientos llenos de barro que habían cagado todo el encerado del living y el pasillo. Después, desde el baño, antes de ducharse, gritaba: "¡Está rajado el mango de la sopapa!¡Claro, yo rompiéndome el culo y la guacha de joda todo el día y encima rompiendo los electrodomésticos como si yo cagara guita!"

Resultado: Él se saca el calzado antes de entrar para no ensuciarlo con la mugre que hay adentro.

 

 

 

 

.



Consejo 5: "Hazlo sentir en el paraíso. Durante los meses más fríos del año debes preparar la chimenea antes de su llegada. Tu marido sentirá que ha llegado a un paraíso de descanso y orden. Esto te levantará el ánimo a ti también. Después de todo, cuidar de su comodidad te brindará una enorme satisfacción personal".

Cómo la cagamos: Él llegaba, veía el fueguito, y aprovechaba para hacer un asadito con los amigos del fútbol, que dejaban la casa hecha mierda, el inodoro meado por todos lados menos adentro y encima le manoseaban el culo a ella.

Resultado: Durante los meses más fríos del año ella nos recibe durmiendo tapada con tres frazadas y una notita en la mesa que dice "creo que hay una hamburguesa en el freezer".

 

 

.


Consejo 6: Prepara a los niños. Cepíllales el cabello, lávales sus manos y cámbiales la ropa en caso de ser necesario. Ellos son sus pequeños tesoros y él los querrá ver relucientes".

Cómo la cagamos: Llegábamos, ella nos mostraba a los niños relucientes, descubríamos que nos habían estado usando las naipes para armar casitas y cada tesoro se iba llorando a dormir con un hermoso tongo en la cabeza.

Resultado: Llegamos y saludamos a los chicos sin abrir la puerta de su cuarto, para no tener que aspirar la fetidez que sale de la habitación.

 

 

 

.


Consejo 7: "Minimiza el ruido.  A la hora de su llegada apaga la lavadora, la secadora y la aspiradora e intenta que los niños estén callados. Piensa en todo el ruido que él ha tenido que soportar durante su pesado día de oficina".

Cómo la cagamos: El silencio de monasterio que ella lograba imponer a nuestra llegada era aprovechado para que el clásico concierto masculino de pedos resonara en toda la casa, para orgullo del autor, que disfrutaba de la olorosa acústica hogareña con carcajadas, ante la mirada de espanto de ella.

Resultado: Hoy no nos molesta tanto el ruido de la aspiradora, la lavadora y la secadora como el hecho de que las tenemos que manipular nosotros.

 

 

 

.


Consejo 8: "Procura verte feliz. Regálale una gran sonrisa y muestra sinceridad en tu deseo de complacerlo. Tu felicidad es su recompensa por su esfuerzo diario".

Cómo la cagamos: Al abrir la puerta, él veía el rostro sonriente de ella, que ponía su mejor actitud a pesar de las llagas en las manos, las contracturas en la espalda y la peste bubónica contraída en las lides de la limpieza. Entonces él decía: "Con esa cara cómo se nota que estás al pedo todo el día y no tenés que laburar!"

Resultado: Llegamos cagados de hambre y de sueño, a las once de la noche, después de laburar catorce horas corridas, pero todavía hay que escuchar que ella siente que le jodemos su individualidad y no respetamos sus espacios cuando en lugar de permitir que sus ojotas estén sobre nuestros libros las ponemos adentro de un placard.

A eso de las dos y media de la madrugada ya termina el sermón y podemos comer las galletitas Desayuno con fetas de paleta sandwichera.

 

 

.

 

Consejo 9: "Escúchalo. Puede que tengas una docena de cosas importantes que decirle, pero a su llegada no es el mejor momento para hablarlas. Déjalo hablar antes, recuerda que sus temas son más importantes que los tuyos".

Cómo la cagamos: Ella tenía que decirle que el nene dice que ve en todos lados cadáveres que le hablan, que la nena se chupa la rodilla las 24 horas del día, que llegó una intimación para levantar en dos días la hipoteca de la casa, que el carnicero intentó violarla sobre un colchón de molida y que le encontraron ocho manchas raras en el cerebro, pero él la corta para contarle cómo lo jodieron al gordo Gutiérrez en el laburo haciéndole creer que ganó la lotería, y ya engancha el asunto con anécdotas de la colimba porque ahí había un cabo hijo de puta que también se apellidaba Gutiérrez "y tenés que ver lo que le hacíamos jio jio jiooooo".

Resultado: No le podemos contar que nos rebajaron un 70% el sueldo, ni que los de la tarjeta de crédito nos van a embargar el auto, ni que la úlcera se nos volvió sangrante, porque ella nos sienta tres horas y cuarto para decirnos que le parece que el sábado anterior, cuando en el asado familiar le pedimos la mayonesa, la dejamos ante los demás con un papel de mujer-objeto que sólo puede dar eso en la vida, y que le parece mejor que nos vayamos de la casa dos o tres meses así pensamos bien qué rol queremos para ella en nuestra vida.

.


Consejo 10: "Ponte en sus zapatos. No te quejes si llega tarde, si va a divertirse sin ti o si no llega en toda la noche. Trata de entender su mundo de compromisos y su verdadera necesidad de estar relajado en casa".

Cómo la cagamos: Inventamos inverosímiles reuniones de trabajo que empezaban a las diez de la noche y terminaban a las ocho de la mañana, volvíamos de supuestas jornadas de pesca con la poronga llena de escoriaciones y mordidas, retornábamos ojerosos y oliendo a perfume femenino de presuntos partidos de fútbol que duraban un día y medio, y estábamos fuera de casa noches enteras para acompañar a un amigo al que siempre se le moría la misma madre.

Resultado: Hacemos todo sin que ella nos joda. Es más, nunca sabemos dónde está, ni entendemos por qué ninguno de nuestros hijos sacó siquieraun mínimo parecido con nuestro dedo gordo.

 

 

.

 

Consejo 11: "Hazlo sentir a sus anchas. Deja que se siente en un sillón o se recueste en la habitación. Ten una bebida caliente para él. Arregla su almohada y ofrécele quitarle sus zapatos. Habla con voz suave y placentera"

A este último consejo lo dejamos sólo por dos motivos. Uno es el dibujo, y esa  cara del tipo que parece decir claramente "¡pero qué hermoso pedazo de pelotuda me conseguí!!".

Y lo otro es preguntar: con esta recomendación final de aquellos tiempos, ¿no les dan ganas de llorar por ese maravilloso mundo perdido en el infinito?

 

 

Y tú, oh, amigo lector ¿qué opinas de los tiempos idos y los tiempos venidos?

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #14 elisa 08-12-2010 16:59
weee Admi, encima que explotan a la mujer con el laburo, está mal esperar un poco de cariño o roce por no decir sexo...????
con razón todos estos matrimonios se fueron a la puta....
no habia sexo....
Citar
 
 
0 #13 María L. 05-12-2010 07:47
Cierto, Admi, qué pregunta la mía, me pasa por aceptarle un mate a la Ceci ese día cuando nos reunimos las Diosas para leer la nota y comentarla.
Citar
 
 
0 #12 María L. 03-12-2010 13:32
La primera vez que recibí ese mail con los "consejos para esposas", no pude parar de reír, de sólo imaginarme cómo reaccionaría una mujer actual, si su noviecito/parej a/maridito le insinúa que tiene que comportarse así. Y yendo más allá en mis dudas, después de que al tipo le den el alta, podría denunciar a su mujercita, o para le ley es como defensa de la propia dignidad? A quién defenderían los organismos de derechos humanos?

A: Como su nombre -derechos humanos- lo indica, defenderían al hombre.
Citar
 
 
0 #11 Ceci 03-12-2010 05:18
Como estoy bajo el influjo de la yerba paraguaya (y por lo tanto soy inimputable) le digo y me despacho, señor Admi, que usted es un guacho, así sin más. Y aprovecho y le mando la peor, la más terrible y aterradora de las maldiciones gitanas, preste atención:
"Ojalá que se enamore."

A: ¡Güe,che, con esas cosas no se juega!
Citar
 
 
0 #10 elporo 02-12-2010 13:48
Eh! más respeto, che... que es una lista de lo que acumulé a lo largo de muuuchos años y varios intentos fallidos, aunque debo reconocer que a la larga, uno aprende por su cuero..pero siempre duele (y cuesta ) más
Citar
 
 
0 #9 she wolf 02-12-2010 11:24
Yo hice todo tal como dice el manualcito e igual me metieron una patada y me dejaron en medio de la nada.Si tengo una próxima,cambio las dos horas que lleva preparar la cena por tiempo invertido en comprar y probarme lencería hot. Por insulsa me dejaron,parece. ..
Citar
 
 
0 #8 elisa 02-12-2010 08:11
ese matrimonio no va andar...ahí no hay sexo....

A: Ya sabíamos que no iba a faltar el/la degenerado/a que plantease una mezcla entre matrimonio y sexo.
Citar
 
 
0 #7 loli 01-12-2010 23:08
menos mal que fui madre con los pañales descartables inventados, y cónyuge con varias consignas feministas logradas!

p.d: elporo se casó con Barbie?
Citar
 
 
0 #6 elporo 01-12-2010 13:56
Las mujeres al poder!!!! REIVINDICACION YA!!!
Así nosotros nos dedicamos a descansar, hablar boludeces por telefono, dormir hasta tarde, QUEJARNOS POR TODO, chocar el auto, hacer mierda la tarjeta de débito y crédito, perder 3 horas(y varios miles de pesos) en un shoping, tardar cuatro horas en el baño, GRITAR CUANTO QUERAMOS CON LA EXCUSA DE QUE "NOS VINO", y un larguísimo etcetera que de poder desglosarlo, llenaría las páginas de la biblioteca perdida de Alejandría...
Pero va con onda, chicas...
Citar
 
 
0 #5 Ella 01-12-2010 12:59
Lo bueno es que siempre hay tiempo de redimirse...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso