Angau Noticias

Miércoles
12 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Un estudio de Angaú cataloga detalladamente los tipos de personas que salen a hacer caminata aeróbica

Un estudio de Angaú cataloga detalladamente los tipos de personas que salen a hacer caminata aeróbica

E-mail Imprimir PDF
Share

Un trabajo interdisciplinario de la redacción de Angaú Noticias permitió dar a luz el primer catálogo científico que clasifica detalladamente a los distintos tipos de personas que día a día cumplen la rutina de caminar, no buscando empleo o para tocar timbres y salir a correr, sino como un ejercicio físico recomendado por médicos, vecinos y conductores de televisión.

 

El estudio, coordinado por la Universidad de la Clueca del Plata, hizo tareas de observación desde el 11 de noviembre hasta el 30 de diciembre, para evaluar un total de 2.011 casos. Las tipologías definidas son las siguientes:

El caminante novato: Se lo detecta fácilmente, por la magnitud de la inversión realizada en sus prendas y su calzado, siguiendo al pie de la letra algo leído en la revista Muy Interesante o en Cosmopolitan. En el caso de hombres, llevan zapatillas ultralivianas de suela aireada, con un sensor que mide calorías consumidas, kilómetros recorridos, nivel de azúcar en la sangre y días remanentes de vida. Lleva pantalón y chomba (nunca remera) impecables, y almidonados como si fuera un niño yendo a su primer día de clase. Se siente perfecto, pero los demás lo ven como un reverendo pelotudo.

El caminante experto: Hace todo lo posible por lograr que los demás noten su condición de avezado andador de plazas, avenidas y parques. Goza como un cosaco al pasar a los novatos a una velocidad inalcanzable para ellos. Siente que los nuevos lo admiran, temen y respetan. Pero la verdad es que el tranco rápido les da un aspecto de trolangas que les arruina el marketing.

La atorranta: Mujer que hace lo suyo en más que visible plan de levante. No eligen la ropa en función de la actividad aeróbica, sino de sus cualidades a favor de la provocación. Antes de salir de sus casas, controlan frente al espejo si la calza se les mete suficientemente en el orto, y si al caminar las tetas se mueven lo bastante como para llamar la atención de los demás caminantes y automovilistas próximos.

La desesperada: Tipo de mujer que, a diferencia del caso anterior, está urgida por la obtención de resultados inmediatos. También la distingue el hecho de que no espera encontrar un experto en el Kamasutra, sino el amor de su vida. Camina 45 minutos, pero empieza a prepararse para la caminata a las 2 de la tarde y sale de su casa a las 7. Si al cabo de una semana no logra que alguien le dé bola, cae en un estado depresivo y hace correr el rumor de que el vecino con el que suele cruzarse en las tardes es puto. En ocasiones, mata por envenamiento a las atorrantas que están buenas de verdad, convidándoles Gatorade con gamexane.

El renegado: Está gordo, el colesterol no deja de subirle desde hace 35 años, y la familia está harta de verlo al pedo tirado en el living y mirando los partidos de fútbol hasta de la liga taiwanesa. Entonces lo llevan por la fuerza hasta el lugar elegido, y lo sueltan allí como si fuera un autito a cremallera, orientándolo hacia donde van los demás pecadores en penitencia. El tipo camina hasta la estación de servicio más próxima, se mete ahí a comer papas fritas y tomar birras, y reaparece una hora y media después en su punto de partida, convertido en módico héroe familiar.

El tramposo: Está casado pero está a punto de levantarse la loba por la que venía tirando anzuelos desde hace un lustro. Ella, a veces ingenuamente, a veces con insidia, lo invita a caminar. El acepta, apostando a que en algún atardecer la pueda llevar a un telo cercano y ponerle broche a la historia. Pero claro, antes hay que caminar. Y por la Sarmiento, donde pasan 1.000 personas por minuto. El tramposo se identifica claramente. Lleva unas gafas oscuras que él mismo se fabricó con dos pantallas LCD de 42 pulgadas cada una, y cada vez que ve venir un auto que le parece conocido se tapa la cara con las manos de manera nada disimulada. Si ella se da cuenta y le pregunta qué le pasa, él dirá que de paso se va haciendo reiki facial.

El corrupto: En estos lugares suelen circular prominentes corruptos conocidos, a los que no se les puede dejar de reconocer su coraje o caradurez. Los putean desde colectivos, remises, autos, bicicletas y barriletes, pero los tipos siguen a paso firme, y con cara de "¡qué país de mierda, que no reconoce a los que nos rompemos el culo por él!". Es verídico, por ejemplo, el caso en Resistencia de un chorro notable, que ahora viaja mucho a Buenos Aires, quien fue puteado casi dos kilómetros por el ciudadano caminante que iba detrás y lo identificó. Corruptolino marchó el trecho sin girarse ni una sola vez, como todo un duque.

El superado: Casi siempre son hombres. Quieren caminar, pero a la vez sienten vergüenza de hacerlo, por sentirse medio imbéciles (y la verdad, convengamos que caminar sin ton ni son, sin seguir a nadie ni querer llegar a parte alguna, es de pelotudos). En conclusión: quedan en el peor lugar de todos, a medio camino de la adhesión total o el rechazo. Por eso, caminan no con ropa deportiva, sino vestidos como si estuvieran yendo a tramitar un préstamo en el banco. Ponen cara de "yo no soy acá uno más de ustedes, eh, lo mío es otra cosa, otro nivel". ¡Andáaaaaaaa!

El enigmático: Son el equivalente masculino a la mujer desesperada de la que hablamos antes. En este caso, el tipo va en plan levante. En el fondo, se ilusiona con encontrar al amor de su vida. Pero de últimas, aceptaría encontrar aunque sea al amor de su semana. Como está hecho mierda de tanto faso, tanta pizza y tanta Quilmes, apuesta todo a dar una imagen de tipo interesante, de una inconmensurable riqueza interior. Caminan despacio, y en cada movimiento intentan que las minas que los cruzan piensen que son la reencarnación de Cortázar. Generalmente logran menos conquistas que las que conseguiría La Mole Moli en la Feria del Libro, y terminan rumbeando para la zona roja de la ciudad con los 10 pesos que se ahorraron de la cerveza a la que nunca pudieron invitar.

Los desubicados: Son gente -hombres y mujeres- que van solamente a caminar. ¡Pero qué pedazos de hijos de puta!

¿La lista es más larga? Denunciá y escrachá las otras tipologías cargando abajo tu comentario.

 

.

 

Comentarios   

 
0 #11 Gunchi 31-01-2011 10:16
Che hablando de caminatas. No pusieron una con Personal Training, eso sí que es alto nivel chamigo!!!!.
A continuación va mi chivo:
Atención Resistencia – Corrientes. Entrenamientos personalizados / Rehabilitación:

* Entrenamiento 100% personalizado con lo último en avances de ciencias de la actividad física y del deporte.
* Entrenamiento de alta calidad al alcance de todos.
* Ponte en forma. Mejora tu imagen. Cuida y mejora tu salud. Pierde peso adelgaza.
...* Se el mejor el mejor en el deporte que practicas.
* Rehabilitación física termina con los dolores de columna y articulaciones en general.
* Actividad física adaptada: niños, embarazadas, tercera edad, obesos. Hipertensos, diabéticos, estado colesterolémico , ACV.

Hugo R. Sikora. Máster Personal Training. Certificador Internacional

Entrevistas personales al celular 03732-15610011. Tel. fijo. 03722-570617. Mail.
Citar
 
 
0 #10 chejo 29-01-2011 08:20
che, pero en ves de caminar corran(recomend ado para las buenas delanteras), es mejor en media hora hiciste lo que un nabo en 1 hora, corran. Aunque caminar y ver esos flor de culinis ffaaa deja no corran nada caminen muchachos/as hasta que se les gaste las zapatillas
Citar
 
 
0 #9 gladysbr 28-01-2011 17:38
por eso prefiero hacer bicicleta!!!

:P
Citar
 
 
0 #8 Cuyanita 27-01-2011 09:08
Aquellos que sufren de delirio de persecución: parecen enajenados escapando de alguien o de algo.
Siempre van a delante y cuando alguien quiere sobrepasarlo se cruza en el camino, acelera el paso y empieza a sacudir las caderas de tal modo que pareciera que corre.

Igual , no me importa...!!! me gusta caminar asi..!!! y no voy a permitir que nadie se me adelante ...!!
Citar
 
 
0 #7 Billy Puertas 26-01-2011 18:18
Creo que en este profundo estudio falta tipificar a aquellos que son arrastrados por sus mujeres/amantes /chica de turno, la que se da cuenta que un poco de actividad camineril puede mejorar la performance camística. Y los boludos, con tal de seguir poniendola, van y dan vueltas, y vueltas, y vueltas. Despúes se cruzan al café mas cercano para degustar unas medialunas.
Por cierto, en donde está estandarizado el sentido de giro de la caminata plazística?
Citar
 
 
0 #6 LEAN 26-01-2011 04:39
Aplaudiendo y continuando el comentario de Leo, lo que yo no entiendo son esas perras que se ponen un increíble short/calza bien ajustado pero aún así se ponen una remera/bucito atado en la cintura (ver foto).
O dejás que te leamos los labios o te ponés una pollera hasta el piso. ¡¡Medias tintas no!!
Citar
 
 
0 #5 Sor Prendida 25-01-2011 19:36
Y los que van con el perro? Con el perrito chiquito que en cualquier momento le da el infarto (porque los hacen caminar, eh) y te da una bronca por el animalito. Y con el perrazo tipo rotwailer que le viene jadeando el trasero al de adelante, esos son unos guachos, parece que disfrutan con el pánico del sufrido caminante que acelera el paso hasta que ya no es caminata sino trote! Ah, y los perros onda cariñosos que en la misma situación anterior, te vienen olisqueando con la nariz pegada al cu... casi como empujándolo, eh?

A: No negarás que si te empujan es más fácil caminar.
Citar
 
 
0 #4 Sor Prendida 25-01-2011 19:29
Me ganó de mano el Ramoncito, yo iba a despotricar un rato contra los que caminan al revés del sentido del tránsito en las plazas. Las que yo conozco son mujeres, sí, pero no siempre de las tetonas, generalmente son de las súperproducidas que hasta bijouterie al tono llevan, se visten y se peinan como pendex pero te asustan con la cara che! No hay derecho!
Citar
 
 
0 #3 Ramoncito 25-01-2011 15:25
Me copan las minas que caminan contra el reloj. S uno mira una plaza desde arriba tooodo (casi) el mundo camina en sentido contrario a las agujas del reloj. Se podría decir que (casi) tooodo el mundo va siguiendo los culos y los pedos que provienen de ellos (confiesen, ché, que a los sordos los estimula la caminata y el viento los trae para atrás). De repente, aparece ella (con un tren delantero de novela) y camina en sentido antihorario ... ¡Se despelota todo! ... Es al dope, Admin, es la misma joda que con el sentido de giro de las calesitas. De chico me mareaba la calesita y ahora me marean las tetonas que vienen de contramano. Me dan ganas de pararlas y decirles "Llevame a dar una vuelta en esas gomas que yo pago la nafta". En fin, eso en la Sarmiento no pasa, ahí la cosa no es circular, es pendular. Menos mal que yo no camino, voy de paso por la plaza a hacer mandados nomás.
Citar
 
 
0 #2 Ceci 25-01-2011 11:37
Acá falta la discriminación por el horario: no es lo mismo el caminante diurno que el vespertino o el nocturno. El que camina por la mañana, casi casi ni bien sale el sol, hace décadas que no tiene sexo. Este caminante merece respeto porque en lugar de convertirse en asesino serial o cura, camina, desanda el derrotero de su amordazada libido (¿qué tul, eh?). Ahora, los que andan por la tarde y por la noche son una vergüenza social, una lacra aeróbica que propende al nihilismo y la anarquía. ¿Por qué? Porque no sólo nos hacen evidente nuestra propia pachorrez, sino la inutilidad y la falta de sentido de la existencia, qué lo parió... La vida da vueltas y vueltas sin llegar a ningún lado... Es algo terrible.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso