Angau Noticias

Miércoles
12 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Contundente prueba de que el crecimiento económico llegó acompañado de una profunda degradación moral de los argentinos

Contundente prueba de que el crecimiento económico llegó acompañado de una profunda degradación moral de los argentinos

E-mail Imprimir PDF
Share

Más de una vez se ha dicho que el progreso no siempre es progreso, o al menos no en todos los sentidos. Con él llegan también cambios que en nada nos benefician, sino que, por el contrario, nos hacen rodar ladera abajo rumbo al hedonismo y la pérdida de valores morales que nuestros mayores supieron darnos y defender a ultranza.


 

Y por si alguien cree que hace falta probar tales afirmaciones, aquí estamos con una imagen que vale más que mil palabras y que tres millones de espermatozoides.

Lo que se observa junto a estas líneas es un aviso publicado en diario Norte, de Resistencia, el domingo 3 de julio, pero que suponemos también apareció en otros medios. Se trata, como puede verse, de un descarado anuncio de una empresa que se encuentra a la búsqueda de vendedores de semen.

O sea que Carrió tenía razón: vienen por la tierra, vienen por el agua, vienen por todo.

 

¿De quién es esa manito?

 

AN, obviamente, no iba a quedarse de brazos cruzados ni de manos enguantadas ante la escandalosa propuesta de Genpro, la firma promotora de la convocatoria. Uno de nuestros redactores se dirigió a la empresa simulando ser un interesado más (y quizás lo era). Allí obtuvo sugestiva información.

Tras una larga espera (ese día había otros 150 pajeros esperando entregar su curriculum, todos aguardando en un amplísimo salón repleto de mesas ratonas colmadas de revistas pornográficas y de fotos de modelos chaqueñas tomadas por Sapo Cáceres), nuestro periodista pudo entrevistarse con el encargado de la selección de personal, en una oficina cuya puerta tenía un cartelito que rezaba: "Una vez que su número sea llamado, pase sin golpear y si piensa saludar con un apretón de manos por favor colóquese uno de los guantes colgados en la pared a la derecha de esta puerta. Gracias".

Ya antes, en la sala, había observado cuadros colgados con la clásica foto de la enfermera pidiendo silencio, y debajo la leyenda: "No jadee ni gima, recuerde que otras personas están intentando concentrarse". Y en otros sectores, carteles de "Su derecho termina donde comienzan los derechos de los demás. Por favor, no salpique".

Al ingresar, un hombre de extrema pulcritud y aspecto híbrido, vestido con delantal, cabello corto engominado, bigotes, y unos gruesos anteojos de marcos marrones. La oficina sin más que un escritorio blanco y una intensa luz. Nada de cuadros, adornos u otro mobiliario. Sobre el escritorio, un cartelito discreto pero advertidor: "No nos venga con el cuento de nunca acabar. La Gerencia".

-Buenos días, tome asiento por favor.
-Yo vengo por el aviso.
-Sí, al verlo ya me lo imaginé.

Advierto que conviene simular no haber captado su sutileza ni su sonrisita de mierda.

-¿Ya vendió semen antes?

-Eeeh... no... No directamente, digamos.
-¿Qué significa no directamente?
-Cuando era pendejo le daba a la mujer del carnicero, y ella me daba plata para las figuritas.
-¿Cuáles son sus pretensiones?
-Gozar y que me quieran un poco aunque sea.
-Qué espera como remuneración, le estoy preguntando.
-Ah... Y, no sé, no tengo idea de cómo se paga esto. ¿Tres pesos por espermatozoide podría ser?
-No, mire, acá se le da un básico más una comisión por ventas.
-¿Un básico de cuánto?
-Un básico. O sea, un pete rápido y después tiene que salir a vender.
-Eso también quería saber bien. ¿No es venta de semen de toros ni esas cosas, no?
-No, para nada.
-¿Y por qué en el aviso piden "joven con formación técnica agropecuaria"?
-Se pone así por una cuestión de delicadeza. Quedaría feo ser directos y poner "pendejo que se haya criado en el campo a puras pajas y que haya aprendido hasta a fregarse con los pies".
-Bueno, yo creo dar para el trabajo, porque como piden ustedes, tengo "marcado perfil comercial, actitud dinámica y de progreso".
-En realidad lo que valoramos es lo de la actitud dinámica.
-¿Sí?
-Sí, la manopla tiene que ser rápida o no nos rinden los tiempos.
-¿Y lo de "se valorarán conocimientos y contactos en la zona"?
-Sí, que haya contacto, y no venir con pelotudeces. Una vez tuvimos un empleado que con el cuento del sexo tántrico se mandaba unas masturbaciones de 16 horas para soltar cinco mililitros.
-También capté lo del "sólido equipo de ventas"... "Sólido", jejeje.
-Jejejeje.
-¿Lo de dedicación exclusiva es importante?
-Sí, nada de tener novia ni andar garchando por ahí. El trabajo tiene que ser en la empresa.
-En qué consisten las "posibilidades de desarrollo".
-Hay gente nuestra que entró acá con 15 centímetros y ahora ya anda por los 20.
-Bueno, sí, me interesa.
-Perfecto, el puesto ya es casi suyo. Sólo un último detalle. ¿Qué auto tiene usted?
-El de mi viejo, un Honda Fit.

Al salir, la secretaria me informó que quedaba afuera. En la empresa, me enteré después, no aceptan gente que usa vehículos con caja automática en vez de manual. Lo parió.

 

.

 

Comentarios   

 
0 #9 Ramoncito 06-07-2011 16:09
Creo que la clave del asunto pasa por el ancho de la palanca de la caja en el caso de este pobre muchacho. Muchas lectoras de AN podrán dar fe de que no es lo mismo sentarse en una de esas palancas en T que en una manual.
Es al pedo, estos autos modernos están diseñados para prohibirle el placer a la mujer mientras espera la luz verde de un semáfoto en la Castelli.
Además, si se fijaron, el espejo del conductor del Fit no se puede orientar para el medio para retocarse el maquillaje mientras espera la luz verde y hace uso de la palanca.

Se está negando la paja femenina y la industria automotriz es su cómplice o partícipe necesario en este acto discrimatorio.

Se está negando a los Libros Sagrados, que coinciden en que un vaso de agua o un buen polvo no se le niegan a nadie.

Estamos negando toda la realidad pajeril femenina. Estamos perdidos.
Citar
 
 
0 #8 lulu 06-07-2011 04:35
......Ahora si que me hicieron enojar!!!!! Por que tanta discri-
minacion? Esta empresa no incorpora mujeres!!!!!!
Justo que Cristina liquido el rubro 59.... Urgente chicas
llamen a los de los Derechos Humanos, los Derechos
del niño y afines!!!!!

A: No es nuestra culpa, hablamos en su momento con Florencia de la V y no quiso laburar acá.
Citar
 
 
0 #7 BB 05-07-2011 17:33
Me imagino que la única razón por la cual los chochamus de la "rama masturbatoria pejotista" no fueron a buscar laburo, es porque en este "hay mucho blanco" y ellos si los blanquean, no pueden seuir cobrando el plan.
Citar
 
 
0 #6 DrFeinstone 05-07-2011 16:20
Me llamaron de un trabajo similar , pero me dió paja ir ...
Citar
 
 
0 #5 nosama bin laden 05-07-2011 14:32
Hablando de manoplas y otras yerbas
vieron que apareció la Máxima de calsa junto a vilas en la inauguración de los caños pajeros de la sarmiento
Se le nota el sapito?
o yo veo visiones de lo obsesionado que estoy con el sap de la máxima
Citar
 
 
0 #4 Rubén& 05-07-2011 05:59
Y también está la denuncia de ese vendedor seminal que al entrar a la zona de "ejaculation boxes" vio a un señor que era ardorosamente estimulado por tres deliciosas enfermeritas. En cambio, a él le tiraron un par de suples de los sábados (evidentemente usados) del diario Norte y le dijeron que hiciera rápido porque necesitaban el box.
Al reclamar por la evidente discriminación, le explicaron que aquel señor era parte de la planta pemanente de la empresa, mientras que él entraba subcontratado por una cooperativa trucha. El "modelo" funciona igual para cualquier negocio, che.

A: Doloroso, pero es así. Y al que no le guste, a pelarse (bah, al que le guste también).
Citar
 
 
0 #3 CLETO 05-07-2011 05:38
¡Ah Señor, qué días aciagos! ¡Se ve venir el Apocalipsis!
Como dijo el compadre brasilero Toquihno Da Souza Alberto Bebe, mas conocido como: “Negro”…”triste za no tem fin”.Y sabía bien lo que decía.
Un conocido, a quien no nombraré para que no le digan pajero, epíteto ofensivo si los hay, se apersonó a la mencionada empresa con la sana intención de ganarse unos pesitos, curtiendo el deporte al que le dedica tiempo de modo amateur.
Si bien por la edad ya no hace hoyo en uno, el primoroso flequillo que luce en la palma de su mano derecha entre el índice y el meñique (mechón al que permanentemente acomoda con el dedo gordo), nos revela a un verdadero apasionado de las manualidades.
Ciertamente no está para competir como el “vendedor del mes” con jóvenes de entre 20 y 30 años, pero su basta experiencia y los malabares que hace, haciendo saltar el chivito de aquí para allá, lo convierten en un verdadero artista de la especialidad.
Aún así, no consiguió conchabar ni siquiera como entrenador de las divisiones inferiores, quienes ya están contaminadas de modernismo. Usan guantes, calentadores eléctricos (como para las gomas de F1), cremas lubricantes y quitamanchas en aerosol.
La calidad se ha dejado de lado en pos de la cantidad.
¿Para cuándo la marcha del orgullo manual?

A: Si a la historia la escriben los que acaban, eso quiere decir que hay otra historia.
Citar
 
 
0 #2 KirkSen 05-07-2011 04:16
y nada de llevarse trabajo a la casa.
Citar
 
 
0 #1 coco14 05-07-2011 03:09
Nuestro consejo profesional deberia fijar los honorarios x este tipo de labores.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos

Ingreso