El padre Chasqui, ese ser lleno de paz y sabiduría que nos enseña que la vida es una maravilla simple que sólo espera que la disfrutemos

Miércoles, 02 de Noviembre de 2011 11:19 Oumaigot Pepe
Imprimir
ShareTweet

Quienes a diario leen las columnas del padre Chasqui en diarios de todo el país, o ven sus micros de cierre de transmisión en canales de TV, saben que a él van asociadas dos palabras que lo definen cabalmente: paz y sabiduría. Temas complejos como la homosexualidad, el aborto, la infidelidad o la pesificación se tornan sencillos y fácilmente comprensibles cuando él los toma en sus manos y los analiza. "Yo siempre digo que la vida está ahí, en la esquina, esperándonos para que la vivamos", dice abriendo la charla que AN mantuvo con él aprovechando su presencia en Resistencia, donde presentará su libro "¡No mueras, vive!"


Catalogado de conservador y retrógrado por sectores de la sociedad que basan su accionar en el escándalo, el padre Chasqui responde a esas descalificaciones de la única manera que sabe: con cariño y amor por el prójimo. "Yo nunca me enojo con los hermanitos y hermanitas que me critican. Cuando me arrojaron huevos en aquella conferencia en la que yo dije que el gobierno debía crear institutos adecuados para la cura de la homosexualidad, no me enojé. Al contrario, recé con más fuerza aún para que dejen de ser aberraciones inmundas de la naturaleza", dice con su voz de tono calmo y timbre dulce.

 

-Padre,  en estos momentos se debate en el Congreso la despenalización del aborto. Usted, que siempre condenó esa posibilidad, ¿cómo vive esta instancia institucional?
-Con dolor, claro, pero también con fe. Fíjese qué feo es lo que hacemos como seres humanos con este planetita hermoso que nos dio Dios, que en lugar de estar debatiendo la penalización de la masturbación, nuestros representantes discuten la despenalización del aborto, que es un fusilamiento de niños. ¡Marchamos al revés, como el gruñón cangrejo! Pero insisto: lo vivo con fe. Sé que Dios y las Fuerzas Armadas van a mover su mano para que esos espíritus traviesos que hay por ahí se vayan pronto de nuestra hermosa nación.
-Ahora que menciona la masturbación, usted dijo en uno de sus artículos, hace un par de años, que hay una relación directa entre la autosatisfacción y el crimen.
-Un estudio del prestigioso profesor Estrogonoff Woodyat, catedrático de distintas escuelas nocturnas del estado de Alabama, señala sobre un relevamiento en torno de 172 hombres condenados a muerte en los Estados Unidos, que 133 se habían masturbado en algún momento de sus vidas. Contundente, ¿no?
-Pero seguramente que una proporción igual o mayor también en algún momento de sus vidas vio películas de Disney o jugó un partido de básquet.
-Exacto. Las películas de Disney y el básquet también son diabólicos. Y qué terrible ese mensajito escondido a favor de la zoofilia que hay en "La Bella y la Bestia", por ejemplo, ¿no? Y en cuanto al básquet, qué casualidad que sus máximas estrellas sean seres negros. Que, ojo, no tengo nada contra ellos. Tengo un amigo que conoce a un vecino de su sobrino que chatea con una persona de color. O sea que el que me diga racista tropezará una y otra vez, como el payaso Pepín, pinchándose la nariz.
-Su libro sobre la educación de los niños, titulado "El látigo sanador", fue muy cuestionado por psicólogos, psicopedagogos, pediatras, docentes...
-Pero fíjese que los niños no dijeron nada. Ellos entendieron. Y el que no entendió, ya va a entender. Ya va a entender.
-En el capítulo sobre los niños que se orinan en la cama, usted dice: "No sucumba a las tontas teorías que hablan de traumas o necesidades de contención. Dé al niño cariñosos chirlitos con ramitas de ortiga en los genitales hasta que cese el problema. Si al cabo de un tiempo prudencial, por ejemplo cuando cumpla 20 años, se sigue haciendo pis, consulte a un médico". ¿No es una posición extrema?
-No creo, todos deberíamos ir al médico alguna vez.
-¿Sigue funcionando su polémica granja de recuperación de homosexuales?
-No, lamentablemente tuvimos que cerrarla, por una legislación nacional que hace inviables estos emprendimientos.
-¿Se refiere a las leyes impositivas?
-No, a la ley de matrimonio igualitario. Todos  los enfermeros y encargados se terminaron casando con los internos.
-¿Sigue pensando que Messi es el Anticristo?
-Sí, y día a día se confirma. Si uno analiza los mensajes encerrados en el Apocalipsis, él se revelará en 2014. Después de ganarle la final a Brasil en el Mundial, asumirá el control del mundo. Allí será el llanto y el crujir de dientes.
-¿De quiénes?
-De los impíos, y sobre todo de los impíos brasileños, claro.
-Usted en la columna titulada "Pereza", del 10 de mayo de este año, dijo que los beneficiarios de planes sociales no irán al Cielo.
-Y claro, si acá no tienen que laburar y allá quién sabe.
-También se pronunció contra los juicios a militares involucrados en crímenes de lesa humanidad.
-Sí, y se interpretó mal, se me dijeron muchas cosas dolorosas. Yo creo que si hay arrepentimiento, tiene que haber perdón, y eso está faltando en nuestra patria.
-Pero los genocidas y torturadores nunca mostraron arrepentimiento.
-Tampoco los otros perdonaron. Todos sabemos que el argentino es avivado, sagaz, mañoso. Perdonémoslos primero, y después veamos si se arrepienten o no. Si al cabo de tres o cuatro décadas vemos que no hacen su parte, pues bien, enjuiciémoslos con toda la dureza de la ley. Y si hay que darles seis meses de prisión por lo que hicieron, pues bien, que se los den.
-¿A qué se refiere cuando en sus artículos habla de la necesidad de una "intimidad respetuosa" entre los integrantes de un matrimonio?
-A eso, justamente, jaja.
-¿Es la vieja idea de que para la Iglesia las relaciones sexuales deben ser solamente en la posición "del misionero"?
-La posición del misionero es procaz. El hombre encima de la mujer, los dos aplastados uno contra el otro, generando malos pensamientos, hmmmm... Seguramente es algo que hace llorar a los ángeles cuando lo ven.
-¿Entonces?
-Cualquiera que quiera pensar esto con la mente limpia sabe que Dios creó el sexo con un único fin: la procreación. Si esto claramente es así, una intimidad respetuosa sería aquella que contemple sólo ese fin. Para el placer Dios creó otras cosas, como el ludo-matic o el té de menta.
-¿Cuál sería entonces la posición autorizada o aceptable?
-Sentados.
-Citando al Kamasutra, ¿cuál sería?¿La doma, la medusa, la hamaca?
-No, sentados uno al lado del otro. El hombre se estimula, eyacula, carga el semen en una botella bendecida en su parroquia y se la pasa a la la mujer para que ella se unte las partes, hasta quedar embarazada.
-Y nada de sexo oral, supongo.
-No, callados los dos.
-¿Un mensaje para el final?
-Un aforismo que va a estar en mi próximo libro, y que comparto con ustedes y con todos esos duendecillos picarones que trabajan en Angaú Noticias: "La vida es eso que nos sucede mientras estamos ocupados haciendo otras cosas que no son ir a misa".

 

 

.