Angau Noticias

Viernes
17 de Septiembre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> La nueva tendencia en las parejas modernas es vivir cada uno en su casa, no dormir juntos y no haberse conocido

La nueva tendencia en las parejas modernas es vivir cada uno en su casa, no dormir juntos y no haberse conocido

E-mail Imprimir PDF
Share

El modelo de pareja en los conglomerados urbanos modernos no deja de modificarse. Ya quedó bien atrás el paradigma de relación que incluía sólo dos instancias: noviazgo y posterior casamiento para toda la vida.

Luego lleg√≥ el fin del matrimonio indisoluble, se naturaliz√≥ la idea del divorcio y se torn√≥ com√ļn que una persona tenga varias parejas convivientes a lo largo de su vida.

Después comenzó a propagarse la idea de que dormir en habitaciones separadas es un buen recurso para oxigenar la convivencia, e incluso se aceptó sin mucha sorpresa que hubiera parejas cuyos integrantes tenían distintos lugares de residencia. Pero ahora vamos por más.

 

Se profundiza el modelo

 

Actualmente la sociedad vuelve a girar las tuercas y valida otro modelo de amor. "La tendencia, cada vez más instalada, es que ambos miembros de la pareja privilegien la protección de sus propios espacios personales de un modo más marcado que lo conocido hasta ahora, y por eso estamos viendo muchos casos en los que no sólo no se comparte un mismo techo o se duerme en cuartos separados, sino que además los integrantes de la relación no se conocen", explicó a AN el psicólogo Damián Sobam Elaya.

Sobam dice que de ese modo "es cierto que el compromiso y el compa√Īerismo brillan por su ausencia, pero tambi√©n hay que reconocer que se trata de un modelo en el cual son muy poco frecuentes las discusiones, los conflictos por temas de dinero, los choques por malas relaciones con las respectivas familias y los embarazos indeseados".

El profesional mencion√≥ a modo de ejemplo que el a√Īo pasado le toc√≥ tratar a un hombre y una mujer que llevaban ya doce a√Īos en pareja y hab√≠an entrado a una crisis. "El, de 35 a√Īos, ten√≠a un comercio en Puerto Madryn; ella, de 33, era m√©dica y viv√≠a en Corrientes. Nunca se hab√≠an visto, pero todo comenz√≥ a derrumbarse cuando √©l no le mand√≥ ninguna tarjeta para Navidad, que era el contacto anual que ten√≠an, junto con los saludos por los respectivos cumplea√Īos. Entonces ella pens√≥ que √©l ten√≠a otra, y le propuso romper. Ah√≠ fue que √©l decidi√≥ hacer la terapia de pareja para salvar la relaci√≥n. Es dif√≠cil, porque yo la atiendo a ella en Resistencia, y √©l se hace atender por un colega en Madryn. Y ninguno tiene la m√°s puta idea de c√≥mo le est√° yendo al otro ni qu√© est√° planteando", cont√≥.

 

El amor siempre triunfa

 

Pero se trata de experiencias que est√°n mucho m√°s pr√≥ximas que lo que uno cree. Griselda, taqu√≠grafa de 39 a√Īos, le relat√≥ a AN sus propias vivencias en la materia. "Yo siempre fui de defender mucho mi espacio. Por eso me separ√© de mi primer marido. Me despert√© y su pierna estaba en mi mitad de la cama. Era una clara invasi√≥n de mi espacio, de ese lugar que todos necesitamos para estar con nosotros mismos. Entonces le mord√≠ la mejilla y le destroc√© varios m√ļsculos faciales, por lo que qued√≥ desfigurado. Fue por eso que me interes√≥ lo que me planteaba Nahuel, el hombre al que conoc√≠ despu√©s, con la idea de no vernos, no encontrarnos, no dormir juntos, no tocarnos, no coger, no saber nuestros apellidos ni escribirnos o llamarnos jam√°s", explic√≥.

Luis, de 59, confiesa que a pesar de todo, teme perder a Elisa, la joven de 23 con que la que est√° desde hace dos a√Īos, tras un largo matrimonio de casi cuatro d√©cadas con una mujer que lo llen√≥ de tantos cuernos que su cabeza parec√≠a una manifestaci√≥n de vikingos. "No s√© bien d√≥nde est√° viviendo ella, y francamente tampoco estoy seguro de si se llama Elisa o Elo√≠sa o Felisa, pero es una linda relaci√≥n. En mis cumplea√Īos mi ex mujer nunca se acordaba de m√≠, y no me saludaba. En cambio Elisa tampoco. Pero yo s√© que s√≠ se est√° acordando. Pero por ah√≠ me da miedo que ella tampoco conozca a otro tipo y se sienta mejor con √©l", confiesa.

Sobam Elaya dice que un aspecto negativo es el cuidado de los hijos. "No es lo com√ļn que parejas as√≠ se decidan a procrear, pero a veces sucede, gracias a la tecnolog√≠a con que se cuenta hoy y gracias a Correo Argentino. Los padres tienen una relaci√≥n bastante pobre con los hijos nacidos en estas circunstancias. Una comunicaci√≥n tan exigua, por ambas v√≠as, que se trata de criaturas que normalmente comienzan a hablar reci√©n a los 35 o 40 a√Īos, y dejan la mamadera a los 50. Pero lo que hay que rescatar es que hay amor, que es lo m√°s lindo que le puede pasar a un ser humano", agrega Sobam.

 

 

 

 

.

 

Comentarios   

 
0 #1 Cuyanita 10-02-2012 11:11
Me sumo a la nueva tendencia, solo que yo voy un paso mas adelante, no tengo contacto alguno, ni siquiera nos enviamos tarjetas de conmemoración.
Es mas, actualmente, mantengo una relación paralela con tres hombres de disistintos continentes: uno en India, otro en Sudáfrica y el tercero en Groenlandia. Ninguno sabe de la existencia del otro..es mas ni siqiera saben de mi existencia...No es eso maravilloso...???
Cuando quiero un momento "íntimo", apelo a mi imaginación y al entretenimiento manual...siempr e, siempre...me hacen feliz..!!!

A: Igual, los cient√≠ficos recomiendan hacer un uso parejo de los dispositivos, para no sufrir hipoanularesis, como se llama al cuadro femenino en el que el dedo anular es apenas la mitad de largo que el dedo me√Īique.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos