Angau Noticias

Martes
11 de Mayo
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> Los indicadores que te pueden permitir darte cuenta de que sos un dominado

Los indicadores que te pueden permitir darte cuenta de que sos un dominado

E-mail Imprimir PDF
Share

Pocas cosas averg√ľenzan m√°s a un hombre y ensombrecen m√°s su vida que terminar entrampado en un matrimonio donde es un simple lacayo de una mujer extremadamente dominante. El "dominado", adem√°s, no s√≥lo padece su condici√≥n de tal intramuros, sino que en cuanto esa circunstancia es advertida por su entorno, nada ni nadie puede salvarlo del escarnio, el desprestigio y la total p√©rdida del derecho a ser respetado.

Si bien todos los médicos hombrólogos coinciden en que el dominado a lo sumo puede controlar el avance de su enfermedad, para jamás logra curarse, no está de más, al menos, estar al tanto de si uno forma parte de esa legión de infelices o está a salvo.

Un dominado se identifica con las siguientes se√Īales:

Los faltazos a los asados: El dominado siempre falta a los asados con los vagos, ya sea que se trate de compa√Īeros del laburo, los muchachos del f√ļtbol o los de la promoci√≥n de la secundaria. Sus excusas empiezan siendo comunes y luego, al irlas agotando, se tornan inveros√≠miles.

a)¬†"Se muri√≥ mi suegra.¬†¬ŅYa la otra vez hab√≠a faltado por lo mismo? No,¬†lo que pasa es que la otra vez¬†muri√≥ la que pari√≥ a mi mujer, y ahora muri√≥ la que hab√≠a donado el¬†√≥vulo".

b) "Che, no voy a poder ir, se me cag√≥ el auto. ¬ŅQu√©?¬ŅMe podr√≠a pasar a buscar Fabi√°n con su coche? Eehh, y no, dejen nom√°s, no le puedo hacer eso a mi Fordcito".

c) "Se me cruzó una espina de surubí en la garganta y chocaba con los marcos al querer pasar por la puerta".

La expropiación de los gustos: El dominado ya no elige lo que le gusta, sino lo que su mujer le indica que debe gustarle. Diálogo típico antes de ir a una reunión de amigos:

Ella: ¬ŅEsa camisa vas a llevar? Pero si ten√©s la violeta...

El: Prefiero la marrón, la violeta me deja muy puto, Yoli.

Ella: ¡Aaaayyyy, guardaaaaa, habló Rodolfo Valentinoooo! Con la busarda que tenés, la marrón te deja como un palo borracho. Dale, dale que todavía tenemos que ver qué pantalón te ponés.

Obvio que uno llega a la casa donde se hace el encuentro, y lo primero que se oye es al gracioso de turno gritando: "¬°Che, miren la camisa del Nacho, se nos volvio trolanga!".

Langa castrado: El dominado es mir√≥n. Cuando anda solo por el centro, tiene una especie de esc√°ner incorporado que le permite detectar buenos culos en 100 metros a la redonda, y los mira sin ning√ļn disimulo, casi con la esperanza de que la due√Īa del traste le diga: "Dale, nene, servite si tanto te gusta".

Pero cuando sale con la mujer, el dominado ve pasar a Jessica Cirio con una calza blanca y no atina a nada. Mantiene un inescrutable rostro de pr√≥cer que mira s√≥lo al futuro,¬†totalmente conciente de que su esposa tiene activado el radar que capta el m√°s infinitesimal movimiento de pupilas de √©l. Sabe que una micromirada a la loba le puede costar una hermosa cagada a pi√Īas al llegar a la casa.

Las miserias expuestas: Para la mujer del dominado, √©ste es una especie de electrodom√©stico de cuyas fallas se puede hablar en p√ļblico sin ning√ļn tapujo. Ejemplo en un restor√°n al hacer el pedido:

El: Yo quiero una milanesa con fritas, con un vinoli totín.

Ella: No, no, no, que despu√©s llegamos a casa y te dormis enseguida. Mire, a √©l tr√°igale alg√ļn jugo de algo, y no s√©, una comida que tenga nueces y todo eso, bien afrodis√≠aca. Porque √ļltimamente...

El cuidado de los chicos: Lo ven todos en las reuniones familiares. Los hijos del dominado y la dominadora son casi siempre unos pendejos de mierda, rompequinotos a m√°s no poder. ¬ŅY qui√©n se hace cargo de ellos? El boludo, obviamente. Es el dominado el que intenta controlarlos, los alza, les canta, les corta la comida, se deja insultar por ellos. Mientras, ella fuma comentando la novela con las dem√°s minas presentes.

Los hombres miran al dominado andar de aquí para allá, invadidos por una mezcla de asco y solidaridad de género.

Las puteadas: La dominadora falt√≥ el d√≠a que ense√Īaban discreci√≥n. Resultado: le importa un pomo cagarlo a pedos al imb√©cil delante de cualquiera. Si tienen empleada dom√©stica, la mina ser√° testigo reiterada de sopapos, bolsazos y ceniceros voladores.

Ante otros p√ļblicos, la descalificaci√≥n toma formas menos f√≠sicas, pero m√°s letales. Si, por ejemplo, el dominado al querer agarrar el pan tumba una botella de gaseosa, ella, sin dejar de manducar, soltar√°: "La culpa es de ustedes por poner cosas cerca de √©l, si saben que es un in√ļtil".

Lo terrible es que √©l no desmentir√° nada. A lo sumo dir√°: "Pero si √ļltimamente casi no ven√≠a volcando nada, Yoli".

La tele: El dominado no mira lo que le gusta, sino lo que ella decide que se puede mirar. Eso lo convierte en vergonzante experto en telenovelas y series pelotudas de minas. No ser√≠a tan grave si ella, en reuniones, no gritara de tanto en tanto, desde la otra punta de la mesa: "Che, Nacho, ¬Ņcon qui√©n era que se casaba Natacha Vergara Rosales despu√©s de que recuperaba la vista en 'Vientos de amor apasionado'?".

El dominado, tratando de decirlo lo m√°s bajito posible, responder√°: "Con el se√Īor Lautaro Gonochea Velorza". ¬°Pero qu√© pedazo de pelotudo, por Dios!

Barreda, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

 

 .

 

 

Comentarios   

 
0 #12 Wemipedia 13-04-2012 16:41
En este blog pueden encontrar una visión irónica del tema:

http://wemipedia.blogspot.com.ar/2012/04/los-10-mandamientos-del-wemipedio.html
Citar
 
 
0 #11 Estratus Varius 25-01-2009 17:50
Cada relaci√≥n es un mundo particular que se rige bajo normas √ļnicas que est√°n mezcladas con las circunstancias que se propiciaron para el encuentro entre ambas personas, por lo que es muy dif√≠cil hacer proyecciones sobre el "ella" o el "el" en forma categ√≥rica sobre su interacci√≥n en pareja, sin embargo si nos remitimos a la cuesti√≥n de g√©neros y particularmente en una sociedad machista como la nuestra, puede hacerse alg√ļn tipo de esbozo de proyecci√≥n general en un marco de mediana razonabilidad.

Mi esbozo particular consiste en que, si bien las necesidades fisiol√≥gicas del hombre y la mujer son id√©nticas, hablando en t√©rminos de inform√°tica, las mujeres traen un "chip" con muchas funcionalidades adicionales a las que trae el de los hombres, y con un "hardware" preparado para funciones de mayor grandeza como la de engendrar vida. Partiendo de esa diferencia abismal en lo estructural, los hombres s√≥lo podemos tratar de imaginar tama√Īa complejidad y como nos es inconmensurable , nos contentamos con ser inconcientes de ello cometiendo locuras en nombre de nuestro ego.

Si a esto lo encuadramos en una sociedad como la nuestra, que inclusive desmedra a las mujeres respecto de los hombres y las relega desde esa formación en el mismo hogar (salvo por supuesto las por suerte honrosas excepciones que cada vez son más gracias al rol más y más protagónico de las mujeres (madres que de a poco van mezclando lo nuevo con lo viejo) para bien de esta sociedad) tendremos una gran cantidad de parejas formadas por un hombrecito criado por una madre machista y su "ejemplar" padre, y una mujercita criada bajo los mismos "preceptos" que son los del servilismo, dedicación y sumisión al hombre que le toque en suerte. (Estoy generalizando desde mi punto particular de vista y , como todos los temas que tocan relaciones interpersonales , esto dá para mucha más charla y debate).

Iniciada la relaci√≥n entre el hombrecito y la mujercita puede pasar cualquier cosa que estar√° ligada a la formaci√≥n de cada uno. Mayormente, la muchachita ha sido bombardeada sistem√°ticament e y desde todos los medios a cumplir con los est√°ndares sociales como ser casarse de blanco, tener hijos, acompa√Īarlo a su marido , prepararle la cena, cuidarlo, protegerlo y servirlo hasta que la muerte los separe. Por otro lado (y principalmente desde la madre amorosamente frustrada que sabe que su vida podr√≠a haber sido distinta) recibe se√Īales que podr√≠a ser una gran profesional, independiente, que podr√≠a viajar por el mundo, tener acceso a libertades impensadas y dedicarse a perfeccionarse y dedicar tiempo a sus hobbies, amigas , amigos etc. y esto s√≥lo se puede lograr sin estar atada a un hombre. Por otro lado, el hombrecito carga con toda la responsabilidad de saber que tiene que ser el macho dominante, proveedor que tiene que estar siempre fuerte ante todo para proteger a los suyos y as√≠ garantizar la vivienda, la salud, la educaci√≥n, las finanzas etc.etc. y que en el camino tiene que ser atendido de la misma forma que mam√° , que lo mec√≠a, arrullaba, cantaba, alimentaba etc.etc.

Independienteme nte de lo que suceda de ah√≠ en m√°s, que para cada pareja ser√° √ļnico, paso a responderte , Administrador a (estas alturas ya puedo decir "Querido Administrador" ?) sobre el tema de las tachas.

Ambas partes hacen renuncias por estar juntos, lo cual, en la línea de partida los equipara, pero a mi entender, las que más renuncian son las mujeres por estar al lado de un hombre en esta sociedad. Lo hacen porque aman, pero siempre queda latente el "qué hubiera sido de mi vida si yo en vez de , hubiera ? "

Por esa cuesti√≥n del "chip" del que hablaba al principio, las mujeres, son siempre m√°s responsables, discretas, menos voladoras y son las que tienen los pies en la tierra : se encargan de lidiar con los problemas cotidianos, de borrar esos problemas para proteger a su hombre de esas molestias que puedan distraer a la hora de recibirlo a la vez que contin√ļan sus estudios, y que cuando llegan los hijos , tiene que seguir desdobl√°ndose en miles de partes para poder cumplir con todo y todos, y as√≠ la van llevando mientras, en apariencia, al hombrecito se le presenta m√°s f√°cil la vida.

Algunas tienen suerte de comprobar que tienen un buen compa√Īero que las alienta y apoya para que logren sus objetivos personales ya desde la fortaleza de la compa√Ī√≠a matrimonial actuando como verdaderos compa√Īeros de la vida independienteme nte del resultado del esfuerzo que ella haga o deje de hacer, y otras deber√°n batallar sin ese reconocimiento y seguramente deber√°n pelear m√°s de la cuenta para lograrlo.

Durante esta convivencia se producen los temas de los que habl√°bamos en la "contestaci√≥n" anterior y que tienen mucho que ver en c√≥mo el hombre acompa√Īa a su mujer y viceversa.

En ese "viceversa" el hombre también necesita sentirse el centro del universo de su mujer y ser reconocido y enaltecido.

Por supuesto que cada pareja es un mundo, pero que alguno me desmienta si los momentos de la intimidad no son los m√°s esperados luego de cada jornada (o la periodicidad que cada uno le ponga ) de lucha por ambos?.

En alg√ļn punto del recorrido, el tipo reloje√≥ el trasero de alguna guaina, o charl√≥ con alguna amiga, o ex o lo que sea, y eso basta para que la mujer levante campamento.

Ac√° hay 2 caminos posibles por parte de la parte herida: Primero la charla abierta en ambos sentidos (como plantea el forista Gustavo , donde la mujer deber√≠a darle al hombre alg√ļn indicio del prospecto femenino para que esa informaci√≥n vaya alimentando el chip masculino y sobre todo advirti√©ndolo sobre los nuevos alcances de la palabra "respeto") o Segundo la acci√≥n de llamarse al silencio y comenzar a manipular h√°bilmente los hilos de la culpa subyacente en el subconciente del no enterado (e inconciente ) compa√Īero traidor de la causa desde el despecho y el rencor por suponer que no es el centro del universo de su amado.

Por lo que , a tus preguntas contesto:

"¬Ņella tacha algo? "

- Ellas relegan todo , pero exigen todo para que su mundo sea perfecto y en ese mundo perfecto su hombre tiene que calificar de acuerdo a la imagen que ellas se hicieron en su mente, a√ļn antes de conocernos y sin que podamos saberlo (hasta que pasan a√Īos ) todos los ajustes a los que tienden a someternos son para que no haya mucha diferencia respecto a ese ideal.

"¬Ņtener que renunciar a cosas que son parte de la personalidad de uno no es contraproducent e a largo plazo?"

- No es honesto renunciar a c√≥mo es uno, ya que te√≥ricamente nos quieren tal cual somos. El problema se sucita cuando algunos aspectos de la personalidad de uno chocan contra ese ideal puesto en el pedestal de nuestra compa√Īera y , dependiendo de su estructura emocional esto puede derivar en las situaciones m√°s diversas , es decir, desde 1) motivar un cambio para ajustar el ideal a la realidad (bancarse las particularidade s reales del compa√Īero sin pensar que son ataques a su autoestima) o sea madurar en pareja 2) pretender que son fallas propias que generan una sensaci√≥n de culpa que estamos siendo "desatendidos" por ella y lo toma como una falla de ella y no como una particularidad de car√°cter que en nada la deber√≠a afectar y 3) Pensar que cualquier falta a ese ideal por parte de su hombre es una falta contra ella en forma directa y dirigida a prop√≥sito cosa que merece como reacci√≥n tratarlo como a un repugnante dominado.

Hasta la próxima.

ADMINISTRADOR: Gracias, Estratos. ¬ŅCon esto ya terminamos la Bolilla 2, no?
Citar
 
 
0 #10 Alexia 25-01-2009 03:06
Guauuuu,que aleccionadora respuesta.No s√© si a Estratos Varios se lo explicaron con los gr√°ficos correspondiente s,lo fue aprendiendo a trav√©s de los a√Īos de convivencia,o simplemente es uno de los pocos iluminados que logra comprender el tejido humano que se esconde detr√°s de una mujer y que es justamente eso:Humano.
Después de leer esto,dejé de sentirme la "rana de otro pozo",la alienada,extrat errestre que colocó a su "amado" en un pedestal y lo idealizó más allá de todos los límites.Así tambien me fue,jaja.
Al menos no me siento tan desubicada,porq ue siento celos(nunca infundados),por que detesto que me oculten cosas y que me mientan.
Qu√© alivio!.S√© que tal vez nada cambie en mi relaci√≥n porque hay gente que no renuncia a cosas que son parte de su personalidad pensando que eso es contraproducent e a largo plazo,pero me queda la certeza de que no es necesario hacer terapia de por vida,por pretender ser el centro de la vida afectiva,y ser √ļnica,adem√°s para la persona que eleg√≠ y me eligi√≥.Que no es lo mismo que ser el centro del universo,porque es demasiado pesada la carga,jaja,muy grande la responsabilidad.
Lo super difícil es hoy por hoy,encontrar hombres que no mientan,pero como el universo es extremadamente sabio,éstos tienden a desaparecer espontáneamente ,por decantación de la vida de quienes no serían capaces de sostener una relación de mentiras,aunque sean de las "piadosas"(esto merece foro aparte)
Gracias,Estratos.
Citar
 
 
+1 #9 Estratus Varius 24-01-2009 14:35
En devolución al interés demostrado , tanto por el curioso Administrador de este revolucionario sitio (por lo menos en lo que a mí respecta) , como a la sensible y perceptiva Alexia, quiero, antes que nada, llamar a una reflexión : El "dominado" ELIGE (o al menos es lo que el piensa) quedarse con su "dominadora" SIEMPRE. No es una decisión difícil. Resulta más difícil explicarle a los vagos que no va a poder asistir al compromiso y generalmente no alude al metejón que tiene con la "dominadora" porque eso lo haría perder posiciones de respeto en el escalafón machista frente a esos "borrachos sin familia exiliados de sus casas", sino que hace uso de las excusas más comunes y que han sido expuestas a modo de ejemplo universal en la hilarante nota que precede a todos estos comentarios.

Ahora bien.. cómo se llega a una situación como esta ? Es acaso magia ? , hechizo ? brujería ? , es tan difícil de entender ?

Cuando se comienza a recorrer una relaci√≥n, todo es nuevo, bello, se comparten momentos y , en el af√°n de agradar al otro, se producen mutaciones de car√°cter transitorias por temor justamente a no ser lo que el otro necesita. Esto es natural, ya que en el cortejo, se hace uso de todo el armamento necesario para atraer y mantener al objeto del deseo que moviliza toda esa revoluci√≥n interna y se esconde lo que puede espantar o alejar. (l√©ase que los hombres somos m√°s dedicados , atentos , sensibles etc.etc. y las mujeres son m√°s accesibles, cari√Īosas, dedicadas y fogosas etc.)

Indefectiblemente, el tiempo se encarga de sacar a la superficie las características aletargadas y si éstas difieren en un grado considerable a la imagen vendida y comprada se producirán sismos de acomodamiento.

Cuando esto sucede, lo que se ven√≠a haciendo con total normalidad, e inclusive contando con el apoyo "sincero" e "incondicional" del/la compa√Īero/a, se transforma lentamente en una pesadilla con efectos retroactivos. La confianza dada por el avance de la relaci√≥n hace que alguna de las partes comience a hacer los desplantes "correspondient es" como ser.

El : Escuchame.. vos estás rara .. qué te pasa ? qué tenés ?
Ella : No nada, no me pasa nada.

El : Seguro ? y por qué estás con esa cara ?
Ella: No nada, no me des bola, ya se me va a pasar.

El : entonces te pasa algo , contame, dale. Confi√° .
Ella : No no, no tiene importancia.

Y la cara larga sigue durante varios días, en los que uno piensa lo peor... revisa lo que permite la memoria de corto y mediano plazo y no encuentra qué evento habrá sido el que disparó este comportamiento. "Seguramente algo que me dirá luego" y a otra cosa.

Las cosas se van encausando pero la incógnita persiste, pero como quedó dando vueltas, un buen día , luego de otra vez insistir unas 5000 veces para que lo cuente en confianza, al final accede y cuenta: "no me gustó que cuando estabábamos paseando por el centro hace 6 meses en la vereda de ETAM a las 21:38:27, ví como mirabas a una mina que cruzaba la calle con un pantaloncito blanco ajustado, solerita , pelo suelto y tacos aguja ( y otras descripciones que no vienen al caso porque el cerebro de un hombre no se centra en tantos detalles) y hace 2 semanas viendo el recital de Shakira con vos me acordé y me sentí re-mal.

Se√Īales de alarma comienzan a sonar tratando de ubicar esa precisa franja temporal que por supuesto no se recuerda (pero ellas s√≠) tal como no se recuerda la de hace un rato (pero ellas s√≠) , pero como est√° junto a vos llorosa, d√©bil, fr√°gil y tan sensual, y prima sobre todo su bienestar, por sobre todo lo dem√°s en la tierra, en un gesto caballeresco la primer renuncia se firma y queda la pluma lista para firmar cualquier renuncia que venga con tal de no herirla nunca m√°s.

No obstante, en el fragor diario, y en la confianza que impone una relaci√≥n, nos toca darnos cuenta que hay cosas que no se pueden decir abiertamente, como por ejemplo : Me encontr√© con fulana en el s√ļper, estuvimos charlando un buen rato, me cont√≥ que su hijo tal ya est√° en tal grado , y que todav√≠a tiene materias del a√Īo pasado. Realmente tenemos suerte que los nuestros la llevan bien.....
CHAN !!! ... Es necesario continuar ? Bueno:Se vuelve a repetir la historia de ETAM.

Es necesario insistir en que hay cosas que no hay que decirle a la compa√Īera porque indefectiblemen te sentir√° celos, inseguridades, angustias y dem√°s sensaciones ? .

El prospecto femenino, que deber√≠a ser aprehendido desde nuestros mayores bienintencionad os y no de los contempor√°neos en proceso de formaci√≥n nos deber√≠a advertir que lo que una mujer pretende no es lo que necesita. Una mujer pretende ser el centro absoluto de la vida de su hombre y se desespera por serlo y est√° bien que as√≠ sea. Cualquier cosa que haga el hombre que atente contra esa pureza har√° a√Īicos lo que ella necesita para creer en el. Las mujeres necesitan poner a su hombre en un pedestal en el que lo idealizan y act√ļan en concecuencia. Cuando los toscos, burdos e insensibles hombres, osamos mostrarles que somos humanos con necesidades de las que ellas mismas nos despojan en haras de su necesidad de comuni√≥n principalmente emocional , les producimos un desbarajuste importante.

Estas conclusiones se adquieren con los a√Īos de convivencia. Mientras tanto y en el fragor diario y cotidiano forman parte de la dulce sensaci√≥n de renuncia por el otro con tal de que no sienta su existencia amenazada por peligros inexistentes (para uno) y, en ese convencimiento nos ponemos a tachar actividades de la lista con todo gusto, porque es por ella.
Por supuesto que todo esto provoca a la corta o a la larga ese efecto tan buscado por los hombres en ellas , que es la entrega absoluta e incondicional que, aunque esporádicas (en relación a lo que nos gustaría ) es el motivo principal de todas las renuncias hechas y por hacer.


Y así, contestando al Administrador su inquisición, dejando ya expuestos los hilos invisibles con los que las mujeres nos mantienen a su lado y a riesgo de ser considerado con todos los honores como el abanderado de los dominados me despido enumerando algunas de las tachas de la lista:

TACHAMOS PASEAR POR LA VEREDA y si lo hacemos es mirando siempre la vereda y ocasionalmente las vidrieras.
TACHAMOS MIRAR PEL√ćCULAS CHANCHITAS
TACHAMOS HABLAR CON VECINAS, AMIGAS, EX ETC.ETC.
TACHAMOS CHATEAR CON AMIGAS, CONOCIDAS ETC.

La lista es más larga, pero creo que la idea quedó bien expuesta que es sobre todo lo que la haga sentir que no es el centro de nuestro universo.

Seguramente Los foristas podrán agregar más y seguro serán comunes a todos los del género.

Alexia, gracias y espero tu nuevo aporte.

Administrador para lo que guste mandar.

ADMINISTRADOR: Tu contestaci√≥n es casi una nota en s√≠ misma, que merecer√≠a lugar aparte en el portal, pero en honor a su origen la dejamos aqu√≠ como comentario. Otra pregunta que me surge es: ¬Ņella tacha algo? En caso de respuesta negativa: ¬Ņno es ego√≠sta (de su parte) que el 'dominado' tenga que dejar cosas y ella no? Y en cualquier caso: ¬Ņtener que renunciar a cosas que son parte de la personalidad de uno no es contraproducent e a largo plazo?
Perdón por la rotura de guindas.
Citar
 
 
0 #8 Gus 24-01-2009 10:07
Y adem√°s de dejarse poner el delantal con patitos p*titos el vago curte una face coloradoncha. Se ve que ni siquiera con dos tetra encima lo dejaron ir a apolillar sin lavar los platos.

Triste destino para otro dominado argentino.

¬ŅQu√©? ¬°Ya voy, Mi Cielo! ¬°No, no estaba escribiendo ninguna pavada, Mi Sol! ...
Citar
 
 
0 #7 Piba de rioba 24-01-2009 08:33
Tengo un amigo que me confesó hace unos días que le encantan los patos...Se fijaron el detalle del delantalito de cocina del que esta fregando la osha??...No...p ero mi amigo,está un poco más reshenito que ese.Se me cruzó nomas,fue un flash.Pido disculpas....
Citar
 
 
0 #6 Gus 24-01-2009 08:21
Como este tema es tristemente legendario, les cuento OTRA leyenda.

Había una vez un afamado y muy lucrativo "comunicador ocial" (no usa la letra "s") que vio la veta de dar "empleo trucho" a un pibe con capacidades diferentes (con su altamente positiva ventaja impositiva), pero muy bien estimulado y desarrollado. Un chico muy bien estimulado y educado para superar la adversidad que la vida le puso enfrente.

Lo que no tuvo en cuenta el comunicador ocial es que estos chicos siempre dicen la verdad. Inocentemente, la dicen.

La leyenda también cuenta que un día cualquiera, el comunicador ocial se subió a su auto con su esposa y llevó en en el asiento de atrás al pibe.

Resulta ser que la Se√Īora Esposa del comunicador ocial le pide al mismo que se detenga en el centro. Ella baja del auto, entra a una jugueter√≠a, compra un autito de juguete, vuelve a ingresar al veh√≠culo, se lo da al chico y le dice:

"Esto es para vos, te lo regalo".

... (silencio de radio) ...

El chico dijo, inocentemente:

"La novia de él me regala cosas más lindas que vos".

Cayó granizo ese día. Fin de la Leyenda.

¬ŅC√≥mo termin√≥, realmente, esta Leyenda?

CON UN BALURDO LEGAL DE LA P*TA MADRE PARA EL QUE SE COME LAS ESES.

Eso le pasa por Coprófago.

¬ŅA qui√©n se le ocurre, en su sano juicio, comerse las heces que a diario revolea por la onda radiale altamente positiva?

¡Qué c*gada que la ATP no pueda detectar la otra sociedade que tuvo que armá pá disimulá el bolonqui!
Citar
 
 
0 #5 Alexia 24-01-2009 07:20
Nuevamente Estratos Varios logró enternecerme.Me suena a que se encuentra encarcelado por propia decisión y purgando una culpa.Debe ser la vida que eligió de manera responsable,por que parece muy reflexivo y con síntomas de tener todo muy claro.
A las facturas habría que pagarlas una sola vez,y de contado,de lo contrario,las cuotas podrían durar toda la vida y los intereses terminan consumiéndonos.
Citar
 
 
0 #4 luis 24-01-2009 06:59
a la foto esa le ponemos la cara de cada uno si nadie se salva del dominio
o por que juegan al futbol y se quedan al asado no lavan los platos, vo noma sabe, hace como yo que tomo yogur para evitar los platos pero quedan otras lavar planchar, los pendejos, pero bueno es para consevar el amor como dicen en el otro articulo
Citar
 
 
0 #3 Estela 24-01-2009 06:46
q lo pario !!! donde se encuntra alguno de estos ejemplares !!! a mi me tocaron ( un poco mas que ) todos vagos y atorrantes jajaja, voy a la sarmiento ?

ADMINISTRADOR: Y sí, Estela, andá, seguro que tuviste una mala racha, nomás.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El ni√Īo estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detr√°s de la cabeza y los...

module by Inspiration

Anga√ļ fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration

Mas leídos